¿Ser ordenado afecta positivamente a nuestra salud?

En la época del Do It Yourself, la repostería creativa, el yoga y las redes sociales ahora también triunfa algo que siempre se ha visto poco cool y alejado de lo bohemio: Hablamos del orden. Influencers de Instagram y Youtube como la japonesa Marie Kondo han devuelto esta práctica a la actualidad y ya no solo eso, la han erigido como un modelo de vida. Ella, una auténtica gurú del orden y el almacenaje en el hogar ha convertido su método, denominado “KonMarie” en una meta para muchos de sus seguidores que quieren parecerse a ella. Dice en su libro “la magia del orden” que “Cuando ordenas tu casa, también ordenas tus asuntos y tu pasado”. ¿Realmente ser ordenado afecta positivamente a nuestra salud? Te contamos qué beneficios te aporta ser ordenado.

 

La ¿magia? del orden

 

El estudio “El lado oscuro del hogar” de Joseph Ferrari, profesor de la facultad Saint Vincent de Paul en Chicago desveló que cuanto más desordenadas son las personas, menor es su satisfacción vital y su productividad también cae. Por lo tanto, podríamos afirmar que el desorden no es bueno, pero tampoco un exceso de él, ya que pude conllevar trastornos compulsivos, angustia y ansiedad. ¿Cuál es el límite?

 

Gurús del orden como Marie Kondo apuesta por el minimalismo llevado al extremo, muy criticado fue su consejo de no acumular más de 30 libros en casa o de deshacernos prácticamente de todas nuestras posesiones basándonos en si ese objeto nos aporta buena energía o no.

 

Como en todo, el sentido común es el que debe primar según los expertos y empezar a tirar los objetos que hemos ido acumulando tampoco es la solución. ¿Qué debemos hacer entonces?

 

  • Acumular menos. Muchas veces guardamos o compramos objetos a los que luego no les damos uso. Esto es algo que deberíamos evitar.
  • Desechar los objetos que ya no utilizamos. Ropa, electrodomésticos, complementos… Si ya no los usas o simplemente los has renovado, puedes regalarlos a otras personas que lo necesiten o depositarlos en puntos verdes para que se les pueda dar una segunda vida útil.
  • Ordenar con criterio. La ropa del armario por temporadas, los libros por temáticas… El caso es que a nivel decorativo una casa desprende calor si da la sensación de que cada cosa está en su sitio, aquí la clave son los espacios de almacenaje, para poder guardar allí las cosas que no utilizamos a diario y evitar dejar objetos encima de las mesas y estantes.

 

Para Marie Kondo, ordenar te cambiará la vida y nosotros añadimos que y también cambiará tu salud y tu estado de ánimo.

 

 

 

Evitar las quemaduras solares en primavera  

La primavera es para muchos, una de las mejores estaciones del año, las horas de sol se alargan, el tiempo mejora y parece que se incrementa nuestra vida social. Apetece más realizar actividades al aire libre y esto, en principio saludable, puede convertirse en algo peligroso si no tenemos en cuenta que los rayos de sol en primavera, también queman. Aquí tienes los mejores 5 consejos para proteger tu piel en la época de las flores.

 

Cómo evitar las quemaduras solares primaverales en 5 pasos

 

Llega el calor de primavera, el sol, las ganas de terraza y de playa y empezamos a atrevernos con la manga corta, las faldas… Todo mientras paseamos, tomamos un aperitivo o hacemos deporte al aire libre. No nos damos cuenta, pero el sol sigue cumpliendo su función y sus rayos son inevitables. Sus efectos son igual de dañinos que en verano.

 

  1. Preparar la piel. Después del invierno, las bajas temperaturas y la ropa de abrigo, nuestra piel se encuentra en el momento de mayor debilidad de todo el año. Ha estado meses protegida y ahora sale al exterior y debe enfrentarse a los rayos solares, el viento y todavía las temperaturas algo bajas de la primavera, sobre todo por las noches. Lo más importante para preparar nuestra piel en su salida de nuevo al exterior es la hidratación: Beber mucha agua, aplicarse cremas faciales y corporales y llevar una buena alimentación.
  2. Limpieza diaria. La gran mayoría cree que simplemente se trata de un truco de belleza más, pero nada más lejos de la realidad, es importante limpiar la piel para evitar problemas médicos.
  3. Empezar con tiempos de exposición cortos. Imprescindible para que la piel se acostumbre a los rayos solares y la melanina se desarrolle con normalidad.
  4. Aplicarnos crema solar antes de salir de casa y repetir con asiduidad en el caso de que vayamos a exponernos al sol por periodos largos (paseos, terrazas con sol directo, deportes al aire libre, etc.) Igual que en verano se deben evitar las horas centrales del día (12 a 16h).
  5. Controlar los medicamentos que incrementan la sensibilidad a la luz solar. Puede que no lo sepas, pero muchos medicamentos pueden ver alteradas sus propiedades con la exposición al sol. Por ejemplo, los antibióticos no funcionan si nos exponemos al sol, de igual manera otros fármacos pueden hacer que nuestra sensibilidad sea mayor y pueden provocarnos quemaduras graves si no controlamos esa exposición.

 

Consejos de salud para incrementar nuestra longevidad  

El secreto de la eterna juventud. Un mito que ha inspirado novelas y películas de cine pero que en el fondo no es más que el reflejo de un deseo subyacente al ser humano desde tiempo inmemoriales. Algo que ha dado lugar también a la creación de seres fantásticos como los vampiros. ¿Quién no querría ser inmortal? Hoy por hoy es del todo imposible, pero te damos algunos consejos de salud para incrementar nuestra longevidad.

 

Los 5 consejos infalibles para conseguir llegar a los 100 años

 

El experto investigador en el campo del envejecimiento, Valter Longo, asegura que para conseguir vivir más años y ser lo más longevos posible, lo principal depende únicamente de nosotros y de nuestra actitud. Se pueden reprogramar las células y reducir factores de riesgo de enfermedades. ¿Cómo? La alimentación juega un papel muy importante.

 

  1. La dieta debe ser prácticamente vegana. Con un consumo principal de judías, garbanzos, guisantes y otras legumbres como fuente principal de proteínas vegetales. También es recomendable el consumo de aceite de oliva y frutos secos.
  2. Incluir como única fuente de proteína animal el pescado y no más de 2 veces por semana. Además, es aconsejable evitar el consumo de atún, una de las especies que contiene más mercurio.
  3. Las ingestas recomendables van de 2 a tres al día repartidas a lo largo de una franja de 12 horas. Las otras 12 horas deben ser de ayuno integral.
  4. Se recomienda que la última ingesta del día sea 3 o 4 horas antes de irse a dormir.
  5. También se apuesta por la realización de varios ayunos al año y la práctica de ejercicio físico diario.

 

Todavía existe cierta polémica en torno a las mejores formas de alimentación y nutricionistas y dietistas expertos no se ponen de acuerdo, por eso existen diferentes corrientes. En cualquier caso, los estudios de Longo se basan en las poblaciones más longevas de la tierra y que incluyen, entre otros, a los habitantes de Calabria, Okinawa o Loma Linda en California.

 

Longo dirige el Instituto de Longevidad de la Facultad de Gerontología de la Universidad Southern California. Ha estudiado en profundidad la relación entre los alimentos y los genes que controlan nuestra protección celular, las células madre y la regeneración.

 

 

Desfibriladores en la vía pública  

Parece que llevan con nosotros desde hace mucho tiempo, pero lo cierto es que la instalación de desfibriladores en la vía pública es algo nuevo, muy nuevo. Hace apenas unos años que España se unió a un movimiento global que hace décadas que funciona. En Japón se contabilizan 25 desfibriladores por cada 10.000 habitantes, un país pionero en cuanto a la instalación de estos mecanismos que salvan vidas. Nuestro país está lejos de acercarse a las cifras del país nipón, pero en el último lustro se han potenciado los planes de instalación de los denominados DEAS en espacios públicos.

 

¿Por qué es importante la instalación de desfibriladores en la vía pública?

 

Estos dispositivos son los responsables de doblar la supervivencia en las maniobras de resucitación cardiopulmonar. En nuestro país se calcula que alrededor de 30.000 personas fallecen al año por la denominada “muerte súbita”, el uso de desfibriladores podría reducir la cifra y salvar 7.500 vidas de media.

 

Todavía debe trabajarse la concienciación y es que un gran porcentaje de las paradas cardiorrespiratorias que se producen, ocurren fuera de un ámbito sanitario. Los lugares idóneos para su instalación son aquellos en los que se acumulen muchas personas y el riesgo sea mayor como, por ejemplo: centros deportivos.

 

Decíamos que la concienciación es clave y es que en nuestro país mueren al año menos de 200 personas a causa del fuego, sin embargo, hay extintores en todos los lugares públicos y privados (existen normativas que exigen un extintor por rellano en los edificios residenciales, por ejemplo). Los expertos hablan de voluntad para conseguir que España deje de estar a la cola en Europa en el número de instalaciones de desfibriladores: Tenemos 2,6 por cada 10.000 habitantes, lo que se traduce en un total de 10.000. En Francia cuentan con 100.000 y en Alemania con 80.000.

 

El uso de los desfibriladores

 

Su uso debe llegar en los primeros 4 minutos de parada cardiorrespiratoria y su uso es sencillo. De hecho, los expertos aseguran que es imposible causar daño a nadie con un desfibrilador. Las instrucciones son claras, concisas y efectivas.

 

Cada Comunidad Autónoma tiene su propia normativa y en los últimos años se han ido adaptando para incorporar el máximo número posible de desfibriladores. Hoy por hoy Girona es la demarcación más avanzada, con un dispositivo por municipio. Sin embargo, todavía hay 7 comunidades autónomas que no están “cardioprotegidas”: Galicia, Baleares, Extremadura, Murcia, La Rioja, Castilla-La Mancha y Castilla y León.

Cómo hacer frente a la astenia primaveral

Llega la primavera y comienzas a sentirte más decaído, con síntomas de agotamiento y falta de energía, en principio, injustificables. ¿Qué está ocurriendo? La astenia primaveral ataca de nuevo. No hay estudios probados, pero se calcula que casi la mitad de la población puede sufrir este fenómeno, que se debe a la adaptación que tiene que hacer el organismo para amoldarse al cambio de estación.

 

Los síntomas de la astenia primaveral

 

La astenia primaveral no es más que un esfuerzo extra que nuestro cuerpo tiene que hacer para adaptarse a todos los cambios que trae consigo la primavera: Incremento de las horas de luz solar, cambios bruscos de temperatura, el cambio horario (este año tendrá lugar de la madrugada del sábado 30 al domingo 31).

 

También debemos sumar las alergias primaverales que alteran el sistema inmunológico y contribuyen a la sensación general de cansancio. Algunos de los síntomas más comunes son:

 

  • Cansancio y falta de energía.
  • Problemas de concentración.
  • Falta de apetito.
  • Dificultad para conciliar el sueño y para descansar.
  • Cambios de humor.
  • Dolor de cabeza.
  • Apatía.

 

Consejos para combatir la astenia primaveral

 

La astenia primaveral es un fenómeno que suele repetirse todos los años en ciertas personas y suele desaparecer a las 3 semanas. Lo más importante es mantener nuestro sistema inmunitario fuerte para combatirlo mejor:

 

  • Dieta equilibrada. Tanto para evitar gripes y resfriados, como para mitigar los efectos de una posible astenia primaveral, lo más importante es alimentarse bien. No olvidarnos de nutrientes importantes que incluyen alimentos como las frutas y verduras que nos aportan vitaminas y minerales. La primavera es una época indicada para incrementar el consumo de frutos secos y plátanos que aportan un extra de energía a nuestro cuerpo.
  • Hidratación. Imprescindible en cualquier época del año teniendo en cuenta que nunca debemos esperar a tener sed, algo que ya es un indicador de deshidratación, algo que a su vez causa fatiga.
  • Evitar la cafeína y las bebidas excitantes. Si las usas para hacer frente al cansancio y al sueño pueden provocar el efecto contrario, dificultando el descanso e incrementando el nerviosismo general.
  • Deporte. Aunque parezca contraproducente es perfecto para combatir el cansancio y los síntomas de decaimiento.
  • Horarios ordenados. Es imprescindible intentar irse a dormir, levantarse por la mañana y comer a las mismas horas para no alterar el ritmo habitual.

Cómo evitar los resfriados con la llegada de la primavera

Llega la primavera. La época del año que espera con más ilusión gran parte de la población, representa la antesala del verano y del buen tiempo. Empezamos a deshacernos de los abrigos y a disfrutar de más horas de sol y mejor climatología. Pero esto también comporta la llegada de los primeros resfriados a consecuencia de los cambios de temperatura constantes, te ayudamos a evitarlos.

 

Consejos para evitar los resfriados esta primavera

Tener un sistema inmunitario en buenas condiciones durante todo el año es imprescindible para evitar los resfriados. Las épocas de entretiempo como la primavera y el otoño, con constantes cambios de temperatura, pasando del frío al calor repentinamente, facilitan la propagación de los virus del resfriado.

 

  • Una buena alimentación. Lo dicen los expertos médicos y los nutricionistas, llevar una alimentación saludable sin déficit de ningún nutriente o vitamina ayuda a reforzar el sistema inmunitario y por lo tanto a prevenir el contagio de virus como el del resfriado.
  • Práctica de deporte. Es recomendable practicar algún tipo de deporte un mínimo de 2 días a la semana. Esto mejora nuestra salud física y mental y nos aporta energía y bienestar que refuerzan el sistema inmunitario.
  • Vida activa. Bajar y subir escalas a pie, ir a los lugares andando… En definitiva, movernos más es imprescindible para estar fuertes, sanos y preparados para los resfriados que puedan venir.
  • Lavarse las manos. El virus del resfriado se transmite por el aire y por contacto, así que es muy importante mantener las manos limpias después de tocar objetos en la calle. Si no tenemos la oportunidad de hacer el lavado de manos es aconsejable usar un gel de alcohol que venden a cualquier farmacia.
  • Evitar tocarse los ojos, nariz o boca. Es una forma de contagio directo y más vale evitarlo mientras no podamos lavarnos las manos o aplicarnos gel de alcohol.
  • Evita respirar el aire cuando alguien estornuda a tu lado. Evidentemente no podemos dejar de respirar, pero nos podemos tapar la cara con un pañuelo y sacar aire hacia fuera para intentar que los virus pasen de largo.
  • Un buen descanso. Dormir entre 7 y 8 horas es imprescindible para que nuestro organismo descanse y se regenere y así cargue las pilas y no esté débil, momento que pueden aprovechar los virus para atacarnos.
  • Beber líquidos. Imprescindible para eliminar toxinas y renovar el cuerpo.
  • ¡Abrígate! Aunque empiece a hacer buen tiempo es muy importante que nunca te fíes de la climatología que hace por la mañana cuando sales de casa, en épocas primaverales puede cambiar de golpe. Así que lleva contigo siempre una chaqueta más gruesa y un pañuelo. El frío facilita la circulación de los virus del resfriado.

Cómo evitar las infecciones de oído

Las infecciones de oído, también conocidas como otitis, son muy frecuentes entre los niños más pequeños, a pesar de que se pueden manifestar en cualquier momento de la vida, sobre todo en épocas frías y primaverales. Te damos algunos trucos para evitar las molestas infecciones de oído.

¿En qué consiste una infección de oído?

La otitis se manifiesta cuando alguna de las partes principales de la oreja se inflama o se infecta con algún agente externo. Existen diferentes tipos:

 

  • Otitis media. Afecta la mucosa de la parte central de la oreja. Es la más habitual y la consecuencia directa es una infección vírica o bacteriana. También se puede dar por alergias o traumatismos, entre otras dolencias.
  • Otitis externa. Afecta normalmente a personas que pasan mucho tiempo en contacto con el agua. La causan bacterias y hongos y se localiza en la parte más externa de la oreja.
  • Otitis externa maligna. Una otitis muy grave que se extiende a los huesos de alrededor del cráneo. Acostumbra a manifestarse entre la gente mayor o en personas con un sistema inmunitario débil.

 

La mejor prevención contra las infecciones de oído

Lo más efectivo es tener en cuenta los factores que favorecen su aparición para intentar evitarlos:

 

  • Lavarse las manos frecuentemente para evitar la propagación de bacterias y virus.
  • Cumplir con el calendario infantil de vacunación. Algunas vacunas como la antineumocócica los protege de las bacterias que pueden causar otitis y otros problemas de salud como las infecciones respiratorias.
  • La lactancia materna es la más recomendable, ya que la leche contiene anticuerpos que ayudan a prevenir la otitis.
  • Usar tapones en la piscina, sobre todo en el caso de los más pequeños.
  • Secar bien las orejas con una toalla después de la ducha y así expulsar el agua que pueda haber entrado.
  • Evitar el uso de palillos de algodón para limpiar las orejas. El conducto auditivo externo ya lo hace de forma natural, si se usan solo se tienen que pasar por la parte exterior.

El oído es un órgano que nos permite escuchar, pero también a mantener el equilibrio por eso es muy importante cuidarlo y hacer una buena prevención de las infecciones de oído.

Prevenir la gripe cuando alguien se contagia en casa  

Llega el invierno y es inevitable, en todas las casas hay alguien que se pone enfermo. Resfriados, gripe, anginas… ¿Cómo podemos evitar contagiarnos? Viviendo bajo el mismo techo es muy complicado, pero podemos seguir unas pautas para ponérselo difícil a los virus y bacterias que en las épocas de frío circulan a sus anchas.

 

¿Cómo se contagian los virus y bacterias?

 

La principal fuente de propagación de los virus es el aire, su medio ideal para viajar y depositarse en un nuevo cuerpo al que “atacar”. Y es que la mayoría de virus como el de la gripe solo puede transmitirse de persona a persona, a través de las gotas de saliva y secreciones nasales que expulsamos al toser o hablar. Unas gotas que pueden permanecer en las manos, en las superficies que toquemos (platos, libretas, cubiertos, ordenadores o los asideros del metro) y también dispersarse en el aire.

 

Por eso, en cuanto toquemos una superficie que contenga el virus o le demos la mano a alguien que esté contagiado estaremos expuestos y podremos enfermar. También si hablamos con alguien muy cerca.

 

La mejor forma de evitar el contagio: Lavarse frecuentemente las manos

 

Todos los expertos coinciden en que la mejor manera de evitar un contagio es lavarse frecuentemente las manos. No es una solución 100% efectiva, pero sí lo bastante como para evadir una gripe con una probabilidad bastante alta.

 

Si nos tocamos las mucosas (ojos, nariz y boca) después de haber estado en contacto con el virus, las probabilidades de contagio se disparan. Por eso lo más recomendable es:

 

  • Lavarse las manos después de viajar en transporte público (los asideros entran en contacto con cientos de personas cada día y son un foco de virus y suciedad).
  • Lavarse las manos al llegar de la calle, antes de cocinar y de comer y también después de haber estado trabajando con un ordenador, Tablet o cualquier otro tipo de objeto para el que necesitemos tocarlo asiduamente con las manos.
  • Cuando no se tenga la oportunidad de lavarse las manos con agua y jabón es recomendable llevar siempre con nosotros un gel de manos desinfectante con alcohol. Listo para utilizar en cualquier momento, elimina las bacterias y virus y no se necesita agua.
  • Si nosotros somos los enfermos debemos evitar ponernos la mano en la boca al estornudar y colocar la parte interior del codo. Así evitaremos transmitir los virus por el uso frecuente que hacemos todos de las manos.

 

Cómo evitar el contagio de nuestros familiares, pareja o compañeros de piso

 

Al margen de los consejos anteriores que siempre deben tenerse en cuenta, si no quieres que tu familiar o pareja te contagie lo mejor es:

 

  • Evitar dormir en la misma cama y si no hay otra opción, deben cambiarse las sábanas cada día y lavar las sucias a un mínimo de 60 grados para eliminar cualquier resto de bacteria.
  • No compartir platos, ni cubiertos, ni vasos.
  • Siempre es mejor lavar los objetos de menaje utilizados por el enfermo en el lavavajillas, ya que la temperatura del agua nos garantiza una limpieza total que no puede conseguirse a mano.
  • Limpiar constantemente los muebles y lugares que toque el enfermo como puede ser el tirador de la nevera.
  • Utilizar pañuelos de papel y desecharlos inmediatamente. Solo debería recogerlos la persona enferma para evitar que otros entren en contacto con el virus.
  • Evitar las muestras de cariño: besos, abrazos, caricias…

 

A pesar de todo esto, la posibilidad de contagiarse sigue siendo alta, por eso lo más indicado es llevar una buena alimentación, dormir lo suficiente y hacer ejercicio; de esta manera nuestro cuerpo estará más preparado y menos vulnerable a los virus.

 

Consejos para escoger el deporte indicado para ti  

Año nuevo, vida nueva. En estas primeras semanas de 2019 son muchos los que se plantean comenzar a llevar una vida más activa, comer sano y practicar deporte. Pero este último punto, aunque no lo parezca, puede llegar a convertirse en el más difícil de conseguir. ¿El problema? La Educación Física en las escuelas no deja de ser una asignatura menor, que como mucho se practica 2 veces a la semana y de forma aislada al resto del programa educativo. Muchos expertos piden que se integre como un hábito más, parecido a lavarse los dientes y a sentarse a la mesa para comer. Si los “peques” no lo integran en su día a día, cuando sean adultos les será más complicado practicarlo y escoger el deporte más indicado.

 

El deporte como forma de vida

 

El deporte no debe convertirse en un método para conseguir perder kilos o para socializar e ir “a la moda”. Sí que es cierto que puede utilizarse con estos objetivos, pero lo principal debe ser integrarlo en nuestro día a día para poder llevar una vida activa y más saludable.

 

Para ello es imprescindible que se practique deporte desde pequeños, esta es la forma más fácil de verlo como algo habitual y rutinario que forma parte de nuestro día a día y no como un suplicio, una imposición o un peaje que debemos pagare para conseguir bajar de peso o estar más en forma.

 

Si el deporte no ha formado parte de nuestras rutinas, como se suele decir: Nunca es tarde. Eso sí, de adultos nos costará un poco más y aquí juega un papel esencial la fuerza de voluntad. Es imprescindible superar la barrera de los 21 días en los que una actividad pasa a convertirse en rutina.

 

¿Cómo escoger el deporte indicado?

 

Si no has practicado deporte desde pequeño, es bastante habitual que no sepas por cuál empezar y te dejes guiar por modas o que simplemente te apuntes al gimnasio porque parece que es lo que hace todo el mundo. A principios de año ya te dimos algunos consejos en este artículo con los pros y los contras de ir al gym. Es posible que los recintos cerrados o los deportes que allí se practican no sean lo tuyo. Así que lo mejor es:

 

  • Probar los deportes que más te atraen y quedarte con el que más disfrutas.
  • Sí, disfrutar forma parte del hecho de practicar deporte. Nunca debe convertirse en un suplicio.
  • Si disfrutamos, eliminamos el componente de pereza.
  • ¿Existen los deportes divertidos a la par que efectivos? ¡Por supuesto! Solo tienes que encontrarlos.
  • Valorar si eres más de juego en equipo o individual.
  • Debes analizar tus propias capacidades: Si eres flexible te gustarán actividades como el método Pilates o el yoga; si por el contrario tienes una alta capacidad de resistencia deberías apostar por deportes como el running, el atletismo o la natación; y si en realidad lo tuyo es la fuerza, seguro que practicar pesas y los ejercicios de mantenimiento te vendrán muy bien.
  • Y es muy importante conocer nuestras limitaciones a nivel de salud: Si tenemos contracturas, facilidad para resentirnos de las cervicales, las rodillas o las muñecas, no todos los deportes serán para nosotros.
  • Lo más importante es el sentido común y escoger un deporte que nos llene.

 

Apuesta por la salud los días de cada día  

 

Con la llegada del nuevo año lo más habitual es elaborar una lista de propósitos para mejorar nuestras vidas y una gran mayoría de ellos suelen enfocarse al ámbito de la salud. Queremos perder peso, hacer más deporte, dejar de fumar…. Pero ahora que estamos ya cerrando el primer mes del año ¿cuántos de vosotros ha abandonado ya esas buenas intenciones? A veces lo que mejor funciona es introducir poco a poco hábitos en nuestro día a día que vayan cambiando nuestra forma de enfrentarnos a los propósitos más grandes. Te explicamos cómo hacerlo.

 

Un cambio de hábitos diario

 

Si quieres perder peso y por eso te has puesto a dieta y te has apuntado al gimnasio, lo principal es que comiences a llevar una vida más activa y menos sedentaria. Si no cumples con esta base, lo otro no funcionará. ¿Cómo hacerlo?

 

  • Sube y baja escaleras. Olvídate del ascensor y apuesta por subir caminando hasta tu casa, tu oficina y otros lugares que visites. Es una actividad cardiovascular muy recomendable que además te ayudará a tonificar gemelos, glúteos y cuádriceps, además de reducir grasa y celulitis. Este ejercicio permite gastar energía además de mejorar la frecuencia cardíaca y la capacidad pulmonar. ¿Mejor subir escaleras o bajarlas? Los expertos aseguran que ambas opciones son saludables, aunque se trabajan músculos diferentes, por eso recomiendan practicar ambas.
  • Camina. Siempre que puedas evitar utilizar los medios de transporte, hazlo. Caminar es una opción muy saludable y además ecológica. Se trata de una de las actividades más saludables que puedes practicar, con la que conseguirás activar los músculos y perder la grasa acumulada, aunque el ritmo sea de poca intensidad. Si lo conviertes en algo para practicar a diario, entrará a formar parte de tu día a día y lo notarás en tu forma física.
  • Ve a la compra tú mismo. Vale que en el día a día siempre tenemos que acudir para adquirir algunos productos básicos, pero no te centres en un único comercio, camina, busca los mejores precios, apuesta por los comercios de proximidad y prescinde de los servicios de entrega a domicilio. Sobre todo, deja esta tarea para momentos relajado, como el fin de semana o al salir del trabajo. No es buena idea ir a comprar con prisas, acabarás comprando con estrés y optarás por llevártelo todo del mismo sitio. Si repartes la compra, harás ejercicio, despejarás tu mente y consumirás productos de mejor calidad: La fruta en la frutería, la carne en la carnicería, etc.
  • Baila. Es una actividad que reservamos únicamente para momentos de ocio, asociados al fin de semana o a alguna celebración. Pero bailar debería se algo que practicásemos con mayor asiduidad. Nuestro cuerpo necesita moverse y sentir la música. Puedes bailar mientras ordenas la casa o haces la comida.
  • Juega con tus hijos o tu mascota. Te ayudará a desconectar y además conseguirás mantenerte activo y aunque no lo creas, a realizar ejercicio.