7 remedios naturales para las quemaduras del sol  

Con la llegada del tiempo de playa y piscina, las vacaciones y las largas jornadas bajo el sol se multiplican los casos de quemaduras solares. La sociedad cada vez está más concienciada sobre los efectos dañinos que tiene una sobreexposición al sol o la falta de protección. La más grave el cáncer de piel, pero también comporta efectos colaterales no deseados como el envejecimiento prematuro o la pérdida de hidratación, sedosidad y brillo. La piel es un órgano y hay que cuidarlo, de todas maneras, si has tenido algún incidente con el sol te damos unos cuantos remedios naturales para las quemaduras del sol.

 

Los remedios naturales para combatir las quemaduras solares

 

  1. Aloe Vera. Se trata de uno de los remedios más extendidos. El extracto de esta planta consigue calmar y refrescar las pieles más irritadas, especialmente tras una sobreexposición solar. Se puede encontrar en el mercado en geles y cremas que contienen su extracto. Adquiere aquellas que incluyen un porcentaje más alto de aloe vera para beneficiarte al máximo de sus propiedades. También puedes aplicar directamente el extracto si tienes una de estas plantas en tu casa. Bastará con cortar una de sus hojas y poner el líquido que salga de su interior en contacto directo con la zona afectada.
  2. Leche fresca. Los ácidos grasos y los lácteos de la leche tienen propiedades calmantes que producirán un alivio inmediato de las zonas afectadas por quemaduras solares. Por eso también te servirá la aplicación de un yogur natural en el caso de que no tengas leche. En cualquier caso, deberán estar a una temperatura fría para que el efecto sea aún mayor. Se recomienda realizar la aplicación con un paño, gasa o algodón empapado.
  3. Agua fría. Esto hará que la piel de la zona afectada se refresque y baje la temperatura a la que se queda expuesta la piel, que retiene esa sobreexposición de rayos UVA. Si las zonas son específicas se recomienda aplicar paños bien fríos o gasas empapadas en agua bien fría. Pero nunca lo intentes con hielos en contacto directo con la piel ni con bolsas de gel o compresas de frío de las que se dejan en el congelador. Esto podría agravar las heridas o el estado de la piel, ya que el frío directo también puede quemar la piel. Si las quemaduras son muy amplias se recomienda tomar baños y duchas de agua fría.
  4. Tomate. Esta hortaliza bien fría de la nevera consigue calmar y bajar la irritación de la piel tras una sobreexposición solar. Tiene propiedades calmantes y lo mejor es rallarlo y aplicarlo directamente sobre la zona afectada durante unos minutos. Otra recomendación en mezclarlo con una cucharada de bicarbonato, creando un ungüento, una crema natural que disminuirá el escozor y el dolor.
  5. Hojas de llantén. Esta planta tiene propiedades antiinflamatorias y además combate los microbios. Se pueden aplicar las hojas directamente y vendar la zona afectada (después de haberlas lavado previamente) o también se pueden triturar y con el ungüento resultante aplicarlo en las quemaduras.
  6. Patata. Otro alimento que nos servirá para calmar las zonas quemadas por los rayos UVA. En este caso sus compuestos de almidón alivian la irritación de la piel. La forma más beneficiosa de utilizar este remedio es triturando la patata bien fría de la nevera y aplicar el ungüento como si fuera una cataplasma
  7. Aceite de coco. En realidad, nos serviría cualquier aceite natural, también el AOVE, ya que su textura sedosa ayuda a calmar la irritación y alivia el picor y dolor causado por las quemaduras solares. El mejor consejo consiste en tomar una ducha bien fría y luego aplicar suavemente el aceite por las zonas afectadas y dejar que penetre y se seque. Repetir la misma acción todas las veces que sean necesarias.

Dietas saludables para embarazadas  

“Ahora tienes que comer por dos”, una frase que se ha instaurado en nuestra sociedad y que se le dice a toda mujer que esté esperando un bebé. Se trata de una idea totalmente equivocada, que puede conllevar problemáticas graves para la salud del feto y de la madre y que es el resultado de la nula educación en nutrición que tenemos en nuestro país. “Hay que comer pensando en dos”, así la reformula el conocido nutricionista Aitor Sánchez, autor de “Mi dieta cojea”.

 

Las pautas para una dieta saludable para embarazadas

 

La mayoría de expertos en nutrición y dietas coinciden con Aitor Sánchez en que, evidentemente, las necesidades calóricas cambian, sobre todo a partir del segundo trimestre, pero esto no significa que las mujeres embarazadas tengan que comer el doble. Se calcula que deberían ingerir aproximadamente unas 300 calorías más de lo habitual a partir de la segunda mitad del embarazo.

 

  • Alimentación “normal”. Y cuando hablamos de normal nos referimos a una dieta saludable que puede seguir cualquier otra persona sana.
  • A esta alimentación “normalizada” hay que añadir nutrientes que son muy necesarios: Hierro y ácido fólico.
  • El embarazo no debe representar nunca una carta blanca para alimentarnos como queramos. “Si total voy a engordar”, “me merezco comer dulce”, etc. de hecho se debe tener más cuidado y procurar comer de forma muy saludable, ya que todo lo que ingerimos llega al bebé. No es bueno que ya se desarrolle con un exceso de azúcares y grasas saturadas. De hecho, está demostrado que el exceso de azúcar libre incrementa las posibilidades de que el bebé sea diabético o padezca sobrepeso en un futuro.
  • Potenciar el consumo de pescado y semillas y frutos secos por sus ácidos grasos esenciales.
  • Evitar los productos de origen animal crudos como el embutido, los patés o el sushi. De esta manera se evita ingerir alimentos que contengan el parásito que desarrolla la toxoplasmosis.

Consejos para cuidar de nuestra piel en verano  

Sol, playa, mar, piscina, paseos al atardecer… En apenas 10 días se inaugurará oficialmente el verano 2019 pero parece que el tiempo acompaña y ya apetece adelantarse un poquito y darse un buen chapuzón, aunque el agua todavía esté fría. Ahora que llega el calor y las actividades playeras se van a multiplicar es importante cuidar nuestra piel. De hecho, debe cuidarse durante todo el año porque cada estación tiene sus problemáticas concretas, en verano el principal enemigo es el sol en exceso. Te damos algunos consejos para cuidar de nuestra piel en verano.

 

5 consejos para cuidar nuestra piel en verano

 

  1. Hidratación. Es la más importante de todas, la piel necesita “beber” igual que nosotros para poder mantenerse viva. Si notas que se descama es un síntoma de deshidratación y que más allá del “problema” estético que puede suponer también puede acarrear otras dolencias que pueden llegar a ser importantes. Así que bebe agua antes de esperar a tener sed y también aplícate crema corporal después de la ducha para mantener el Ph natural de la piel. Y, sobre todo, presta especial atención en el caso de que tengas la piel seca, deberás hidratarte aún más.
  2. Protección solar. Y no solo cuando acudas a la playa, la piscina o realices actividades acuáticas y de ocio al aire libre, debemos aprender a protegernos del sol desde el momento que salimos de casa por la mañana. El sol en primavera y verano está más cerca de la Tierra que en las otras estaciones y por eso nos puede afectar más. Por eso es muy importante utilizar productos con factor de protección. Para ir al trabajo o a hacer recados puedes optar por cremas hidratantes con factor 10 o 15; si eres de los que optas por el maquillaje, también los hay que incluyen factor de protección. Y si vas a la playa o piscina imprescindible utilizar factores más altos (serán efectivos durante más tiempo en nuestra piel) y repetir asiduamente su aplicación.
  3. Alimentación. Es clave para que la piel luzca radiante y saludable. Los nutricionistas recomiendan dietas ricas en frutas y verduras y que incluyan todo tipo de alimentos reales y no envasados ni procesados (huevos, pescado, carne magra, legumbres, pasta y arroz integral…). Es mejor evitar las bebidas azucaradas como los zumos industriales o los refrescos con y sin gas.
  4. Descanso. En verano dormimos menos horas porque se hace de noche más tarde y aprovechamos la buena temperatura para hacer más planes de afterwork pero no debemos descuidar nuestro descanso y se debe intentar dormir 7-8 horas, el cansancio también puede pasar factura a una piel ya castigada de por sí por el sol y los baños de sal y cloro.
  5. Ropa adecuada. Utilizarla ligera, fresca y de colores claros para que no se adhiera a la piel con el sudor, que evite precisamente también la sudoración y la aparición de granitos o manchas propias de las épocas de calor.

Las causas que provocan la cistitis  

La cistitis o infección de orina es una dolencia muy común con la llegada de la primavera y el verano. Las altas temperaturas, las largas horas con los bañadores y bikinis húmedos, el incremento de la actividad sexual… Todo contribuye al incremento de esta infección leve pero que puede convertirse en una problemática importante si no se trata adecuadamente.

 

¿Qué es la cistitis?

 

La cistitis no es más que una inflamación de la vejiga y esa inflamación suele estar causada por una infección bacteriana Es dolorosa y molesta y a pesar de todos los remedios caseros que recomiendan propios y extraños; y de toda la información que se vierte en internet, al tratarse de una infección solo puede ser tratada con antibiótico. Un antibiótico que además debe ser de corta duración, de lo contrario se debilitaría el sistema inmunitario, lo que provocaría estar expuestos a más infecciones y también a más cistitis.

 

Las causas que provocan la cistitis

 

Al tratarse de una inflamación sus causas son múltiples y muy diversas, pero una cosa está clara: Afecta a muchas más mujeres que a hombres por una cuestión fisiológica. La uretra en las mujeres es mucho más corta y esto facilita las infecciones.

 

  • Alteración de la flora vaginal. Es importante prescindir de jabones intensos y apostar por los que tienen un PH neutro, ya que los anteriores pueden alterar el nivel de acidez de la orina y la flora vaginal.
  • Falta de higiene. Igual de dañino es el exceso de limpieza y el uso de jabones como la falta de higiene, que facilitará que las bacterias entren en contacto con la vejiga.
  • Retención urinaria. Se recomienda miccionar cada 3 horas, más o menos. Retener la orina provoca que las bacterias, si ya han entrado en nuestro cuerpo, se queden en vez de ser expulsadas.
  • Mantener la ropa de baño mojada durante mucho tiempo. Típico del verano, la humedad y el frío allana el terreno para que las bacterias se desarrollen.
  • Las relaciones sexuales. El intercambio de fluidos facilita la entrada de bacterias, por eso se recomienda extremar la higiene en estas zonas antes de mantener relaciones sexuales, intentar que esté lubricada al máximo y orinar después.
  • Los anticonceptivos. Sobre todo, los que implican la introducción de cuerpos extraños en la vagina como los diafragmas o el anillo vaginal. Además, el riesgo se incremento en el caso del diafragma por el uso necesario de espermicidas. Todo esto contribuye a la sequedad de la zona y dificulta la lubricación.
  • Estreñimiento. Esto también favorece que las bacterias aniden y no sean expulsadas.
  • Cambios hormonales. Algo que puede darse con frecuencia durante el embarazo.
  • El uso de antibióticos. Baja las defensas del cuerpo y por tanto nuestro organismo es más propenso a las infecciones.
  • La ropa ajustada y sintética. Se recomiendan prendas de algodón que permitan transpirar la zona.
  • Uso prolongado de sondas en la vejiga. Algo que ocurre mayoritariamente en el caso de personas convalecientes tras una operación quirúrgica o en personas mayores que precisan del uso de catéteres.

 

Estas son las causas más frecuentes que provocan la cistitis, si quieres prevenirla, en este artículo ya te dimos algunos consejos.

Consejos para iniciarte en la meditación  

Vivimos deprisa, quizás demasiado. La mayoría de nosotros empleamos todas las horas del día con obligaciones, algunas necesarias como el trabajo o las tareas del hogar, otras impuestas como los cursos y las clases en el gimnasio. ¿Cuándo fue la última vez que te paraste y pensaste… en nada? Parece que la meditación se ha puesto de moda, pero detrás de este nuevo “producto” hay muchos más beneficios que problemáticas.

 

¿Qué es la meditación?

 

El diccionario de la Real Academia Española de la Lengua describe la palabra meditación como la “acción y efecto de meditar”, que no es más que lograr un estado profundo de relajación en el que dejar de lado los pensamientos para centrarnos en nosotros mismos.

 

Formas de meditar hay muchas y formas de conseguir un estado de relajación, también. Pero la manera clásica que a todos nos viene a la cabeza es sentados con las piernas cruzadas y los ojos cerrados en una sala tranquila. Los expertos recomiendan utilizar aquella con la que nos sintamos más cómodos, pero siempre con un punto de introspección necesario. Porque entonces… ¿Cuál sería la diferencia con cualquier otra actividad que realicemos a diario?

 

Consejos para iniciarte en la meditación

 

Internet y las nuevas tecnologías han conseguido que la meditación haya llegado al gran público y se haya popularizado. Esto, inevitablemente, ha comportado una mercantilización de una actividad tan espiritual y alejada del consumismo, pero los beneficios que aporta la meditación a nuestra salud traspasan cualquier crítica.

 

Xuan Luan es conocida por haber sido la profesora de yoga de las últimas ediciones de Operación Triunfo y también practica la meditación, nos da algunos consejos básicos:

 

  • Requiere dedicación, disciplina y regularidad, igual que cualquier otra actividad física o mental. Porque el entrenamiento es imprescindible.
  • La meditación no significa dejar la mente en blanco, si no mantenerla atenta al momento presente sin agarrarse a los pensamientos.
  • Fijarla como una práctica en tu agenda, siempre el mismo día y a la misma hora.
  • Comenzar con poco tiempo, unos 5 o 10 minutos serán suficientes. A medida que entrenemos nuestra mente podremos aumentar ese tiempo.
  • Busca un lugar tranquilo, limpio y espacioso. Debes tener una sensación de libertad de movimientos, aunque no vas a moverte.
  • Lo más recomendable es comenzar con meditaciones guiadas o en grupo.

 

Descubre cuáles son los niveles de hierro saludable

La falta de hierro suele ser la causa principal de algunas dolencias como la anemia. A las madres siempre les ha preocupado que comamos las lentejas para asegurarnos unos buenos niveles de este nutriente tan necesario para nuestro cuerpo. Pero, ¿es bueno es exceso? Todos los estudios indican que no y además existen ciertas enfermedades graves asociadas a cantidades elevadas de hierro.

 

Los niveles de hierro saludable

 

La anemia no es la única consecuencia de un nivel bajo de hierro en la sangre, también lo son otras dolencias como los déficits cognitivos (afectación de la capacidad memorística, cambios de humor, de personalidad, fatiga…) o la disfunción inmunológica, muy peligrosa, porque elimina la capacidad de nuestro sistema inmunológico de hacerle frente a cuerpos extraños o patógenos.

 

El hierro está presente, sobre todo, en nuestra sangre, que contiene el 70% de este elemento. Esto y las importantes consecuencias que conllevan sus bajos niveles han provocado que se extendiera una especie de psicosis que se ha ido transmitiendo de generación en generación bajo la premisa de que había que consumir muchas lentejas, pero lo cierto es que ni se trata del alimento que más hierro contiene, ni es necesario su consumo en exceso.

 

Altas cantidades de hierro en el organismo pueden derivar en enfermedades como la hemocromatosis que se manifiesta cuando el cuerpo absorbe demasiado hierro de los nutrientes.

 

Una dieta que incluya el consumo variado de todo tipo de nutrientes es la clave. De todas maneras, hay que estar atento, porque muchas veces enfermedades como la hemocromatosis son genéticas, es decir, se heredan.

 

Las consecuencias de un excesivo consumo de hierro

 

Un excesivo consumo de hierro provoca daños en los tejidos del cuerpo en los que se deposita. En concreto puede derivar en:

 

  • Cáncer.
  • Insuficiencia hepática.
  • Enfermedades cardíacas.

 

Estas son las consecuencias físicas directas de las que se tenía conocimiento hasta ahora, pero un estudio concluye que existe una relación entre el exceso de hierro y el envejecimiento. Ingerir menos calorías permite vivir más años por las bajas concentraciones de hierro en la sangre si comemos menos alimentos.

 

 

¿Ser ordenado afecta positivamente a nuestra salud?

En la época del Do It Yourself, la repostería creativa, el yoga y las redes sociales ahora también triunfa algo que siempre se ha visto poco cool y alejado de lo bohemio: Hablamos del orden. Influencers de Instagram y Youtube como la japonesa Marie Kondo han devuelto esta práctica a la actualidad y ya no solo eso, la han erigido como un modelo de vida. Ella, una auténtica gurú del orden y el almacenaje en el hogar ha convertido su método, denominado “KonMarie” en una meta para muchos de sus seguidores que quieren parecerse a ella. Dice en su libro “la magia del orden” que “Cuando ordenas tu casa, también ordenas tus asuntos y tu pasado”. ¿Realmente ser ordenado afecta positivamente a nuestra salud? Te contamos qué beneficios te aporta ser ordenado.

 

La ¿magia? del orden

 

El estudio “El lado oscuro del hogar” de Joseph Ferrari, profesor de la facultad Saint Vincent de Paul en Chicago desveló que cuanto más desordenadas son las personas, menor es su satisfacción vital y su productividad también cae. Por lo tanto, podríamos afirmar que el desorden no es bueno, pero tampoco un exceso de él, ya que pude conllevar trastornos compulsivos, angustia y ansiedad. ¿Cuál es el límite?

 

Gurús del orden como Marie Kondo apuesta por el minimalismo llevado al extremo, muy criticado fue su consejo de no acumular más de 30 libros en casa o de deshacernos prácticamente de todas nuestras posesiones basándonos en si ese objeto nos aporta buena energía o no.

 

Como en todo, el sentido común es el que debe primar según los expertos y empezar a tirar los objetos que hemos ido acumulando tampoco es la solución. ¿Qué debemos hacer entonces?

 

  • Acumular menos. Muchas veces guardamos o compramos objetos a los que luego no les damos uso. Esto es algo que deberíamos evitar.
  • Desechar los objetos que ya no utilizamos. Ropa, electrodomésticos, complementos… Si ya no los usas o simplemente los has renovado, puedes regalarlos a otras personas que lo necesiten o depositarlos en puntos verdes para que se les pueda dar una segunda vida útil.
  • Ordenar con criterio. La ropa del armario por temporadas, los libros por temáticas… El caso es que a nivel decorativo una casa desprende calor si da la sensación de que cada cosa está en su sitio, aquí la clave son los espacios de almacenaje, para poder guardar allí las cosas que no utilizamos a diario y evitar dejar objetos encima de las mesas y estantes.

 

Para Marie Kondo, ordenar te cambiará la vida y nosotros añadimos que y también cambiará tu salud y tu estado de ánimo.

 

 

 

Evitar las quemaduras solares en primavera  

La primavera es para muchos, una de las mejores estaciones del año, las horas de sol se alargan, el tiempo mejora y parece que se incrementa nuestra vida social. Apetece más realizar actividades al aire libre y esto, en principio saludable, puede convertirse en algo peligroso si no tenemos en cuenta que los rayos de sol en primavera, también queman. Aquí tienes los mejores 5 consejos para proteger tu piel en la época de las flores.

 

Cómo evitar las quemaduras solares primaverales en 5 pasos

 

Llega el calor de primavera, el sol, las ganas de terraza y de playa y empezamos a atrevernos con la manga corta, las faldas… Todo mientras paseamos, tomamos un aperitivo o hacemos deporte al aire libre. No nos damos cuenta, pero el sol sigue cumpliendo su función y sus rayos son inevitables. Sus efectos son igual de dañinos que en verano.

 

  1. Preparar la piel. Después del invierno, las bajas temperaturas y la ropa de abrigo, nuestra piel se encuentra en el momento de mayor debilidad de todo el año. Ha estado meses protegida y ahora sale al exterior y debe enfrentarse a los rayos solares, el viento y todavía las temperaturas algo bajas de la primavera, sobre todo por las noches. Lo más importante para preparar nuestra piel en su salida de nuevo al exterior es la hidratación: Beber mucha agua, aplicarse cremas faciales y corporales y llevar una buena alimentación.
  2. Limpieza diaria. La gran mayoría cree que simplemente se trata de un truco de belleza más, pero nada más lejos de la realidad, es importante limpiar la piel para evitar problemas médicos.
  3. Empezar con tiempos de exposición cortos. Imprescindible para que la piel se acostumbre a los rayos solares y la melanina se desarrolle con normalidad.
  4. Aplicarnos crema solar antes de salir de casa y repetir con asiduidad en el caso de que vayamos a exponernos al sol por periodos largos (paseos, terrazas con sol directo, deportes al aire libre, etc.) Igual que en verano se deben evitar las horas centrales del día (12 a 16h).
  5. Controlar los medicamentos que incrementan la sensibilidad a la luz solar. Puede que no lo sepas, pero muchos medicamentos pueden ver alteradas sus propiedades con la exposición al sol. Por ejemplo, los antibióticos no funcionan si nos exponemos al sol, de igual manera otros fármacos pueden hacer que nuestra sensibilidad sea mayor y pueden provocarnos quemaduras graves si no controlamos esa exposición.

 

Consejos de salud para incrementar nuestra longevidad  

El secreto de la eterna juventud. Un mito que ha inspirado novelas y películas de cine pero que en el fondo no es más que el reflejo de un deseo subyacente al ser humano desde tiempo inmemoriales. Algo que ha dado lugar también a la creación de seres fantásticos como los vampiros. ¿Quién no querría ser inmortal? Hoy por hoy es del todo imposible, pero te damos algunos consejos de salud para incrementar nuestra longevidad.

 

Los 5 consejos infalibles para conseguir llegar a los 100 años

 

El experto investigador en el campo del envejecimiento, Valter Longo, asegura que para conseguir vivir más años y ser lo más longevos posible, lo principal depende únicamente de nosotros y de nuestra actitud. Se pueden reprogramar las células y reducir factores de riesgo de enfermedades. ¿Cómo? La alimentación juega un papel muy importante.

 

  1. La dieta debe ser prácticamente vegana. Con un consumo principal de judías, garbanzos, guisantes y otras legumbres como fuente principal de proteínas vegetales. También es recomendable el consumo de aceite de oliva y frutos secos.
  2. Incluir como única fuente de proteína animal el pescado y no más de 2 veces por semana. Además, es aconsejable evitar el consumo de atún, una de las especies que contiene más mercurio.
  3. Las ingestas recomendables van de 2 a tres al día repartidas a lo largo de una franja de 12 horas. Las otras 12 horas deben ser de ayuno integral.
  4. Se recomienda que la última ingesta del día sea 3 o 4 horas antes de irse a dormir.
  5. También se apuesta por la realización de varios ayunos al año y la práctica de ejercicio físico diario.

 

Todavía existe cierta polémica en torno a las mejores formas de alimentación y nutricionistas y dietistas expertos no se ponen de acuerdo, por eso existen diferentes corrientes. En cualquier caso, los estudios de Longo se basan en las poblaciones más longevas de la tierra y que incluyen, entre otros, a los habitantes de Calabria, Okinawa o Loma Linda en California.

 

Longo dirige el Instituto de Longevidad de la Facultad de Gerontología de la Universidad Southern California. Ha estudiado en profundidad la relación entre los alimentos y los genes que controlan nuestra protección celular, las células madre y la regeneración.

 

 

Desfibriladores en la vía pública  

Parece que llevan con nosotros desde hace mucho tiempo, pero lo cierto es que la instalación de desfibriladores en la vía pública es algo nuevo, muy nuevo. Hace apenas unos años que España se unió a un movimiento global que hace décadas que funciona. En Japón se contabilizan 25 desfibriladores por cada 10.000 habitantes, un país pionero en cuanto a la instalación de estos mecanismos que salvan vidas. Nuestro país está lejos de acercarse a las cifras del país nipón, pero en el último lustro se han potenciado los planes de instalación de los denominados DEAS en espacios públicos.

 

¿Por qué es importante la instalación de desfibriladores en la vía pública?

 

Estos dispositivos son los responsables de doblar la supervivencia en las maniobras de resucitación cardiopulmonar. En nuestro país se calcula que alrededor de 30.000 personas fallecen al año por la denominada “muerte súbita”, el uso de desfibriladores podría reducir la cifra y salvar 7.500 vidas de media.

 

Todavía debe trabajarse la concienciación y es que un gran porcentaje de las paradas cardiorrespiratorias que se producen, ocurren fuera de un ámbito sanitario. Los lugares idóneos para su instalación son aquellos en los que se acumulen muchas personas y el riesgo sea mayor como, por ejemplo: centros deportivos.

 

Decíamos que la concienciación es clave y es que en nuestro país mueren al año menos de 200 personas a causa del fuego, sin embargo, hay extintores en todos los lugares públicos y privados (existen normativas que exigen un extintor por rellano en los edificios residenciales, por ejemplo). Los expertos hablan de voluntad para conseguir que España deje de estar a la cola en Europa en el número de instalaciones de desfibriladores: Tenemos 2,6 por cada 10.000 habitantes, lo que se traduce en un total de 10.000. En Francia cuentan con 100.000 y en Alemania con 80.000.

 

El uso de los desfibriladores

 

Su uso debe llegar en los primeros 4 minutos de parada cardiorrespiratoria y su uso es sencillo. De hecho, los expertos aseguran que es imposible causar daño a nadie con un desfibrilador. Las instrucciones son claras, concisas y efectivas.

 

Cada Comunidad Autónoma tiene su propia normativa y en los últimos años se han ido adaptando para incorporar el máximo número posible de desfibriladores. Hoy por hoy Girona es la demarcación más avanzada, con un dispositivo por municipio. Sin embargo, todavía hay 7 comunidades autónomas que no están “cardioprotegidas”: Galicia, Baleares, Extremadura, Murcia, La Rioja, Castilla-La Mancha y Castilla y León.