Consejos para elaborar la fiambrera perfecta para pasar el día en la playa  

Con la llegada del verano, hayamos empezado las vacaciones o todavía no, todos sacamos un hueco o disfrutamos de un día libre en la playa. Sol, mar y unos cuantos chapuzones son la fórmula perfecta para desconectar y vivir intensamente la estación más popular de todo el año. Una de las grandes problemáticas tiene que ver con la comida. ¿Almuerzo en el chiringuito? ¿Bocadillos preparados? ¿Tupper con un plato fresco? Si quieres ahorrar te aconsejamos que descartes la opción del chiringuito y que apuntes nuestros consejos para prepararte la mejor fiambrera playera.

 

5 consejos infalibles para preparar una fiambrera playera

 

Leyenda urbana o no, hay una cosa en la que coinciden casi todos los bañistas: La playa da hambre. Así que comer más tarde o no llevarnos nada, nunca es una opción. En realidad, ni para ir a la playa ni a ningún otro lugar, ya que una alimentación saludable se basa en una correcta ingesta diaria de alimentos equilibrados. Apunta nuestros consejos para elaborar la mejor fiambrera.

 

  1. Planificación. Si lo dejas todo para el domingo a las 8 de la mañana cuando te levantes para ir a pasar el día a la playa, al final acabarás comprando unos bocadillos en el bar de abajo y preparando cualquier cosa con los restos de la cena de la noche anterior. Piensa qué quieres comer, compra los alimentos y déjalo preparado el día antes para ahorrar tiempo.
  2. Alimentos refrescantes. No es plan de llevarse un cocido o unas lentejas a la playa, aunque el calor mantenga los platos en buenas condiciones o utilices un termo para transportarlos lo cierto es que se trata de un almuerzo demasiado potente para una jornada al sol. De hecho, alimentos tan calóricos pueden contribuir a que te veas afectado por un golpe de calor. Apuesta por alimentos fríos y ligeros (ensaladas de pasta, de arroz, de verduras, bocadillos de panes de calidad con harinas integrales y masa madre, etc).
  3. Evita los platos que precisen de accesorios. Nos referimos a los alimentos que necesiten cortarse con cuchillo, etc. Sí que puedes llevar cubiertos pero que sean de bambú o biodegradables para evitar que se rompan o rasguen tu bolsa-nevera y no contaminen.
  4. No olvides hidratarte. Una buena fiambrera debe ir acompañada de líquidos que nos hidraten, agua fresca y zumos naturales. Evita los envasados ya que te aportarán más azúcar del necesario y por su parte los refrescos te darán más sed y contribuirán a tu deshidratación.
  5. Fiambreras ecológicas y ligeras. La toalla, una silla plegable, la sombrilla, las cremas… ¡Necesitamos un camión para irnos a la playa! Como vamos tan cargados lo mejor es apostar por materiales ligeros para nuestras fiambreras: Acero inoxidable, silicona o bambú son materiales que no pesan y tampoco contaminan.

 

 

¿Por qué es importante contratar un seguro de viaje?  

En los tiempos de las compañías aéreas y hoteles low cost, viajar ya no es un privilegio antes reservado a unos pocos y se ha convertido en algo a lo que tiene acceso incluso un mileurista. Esta “democratización” de los viajes tiene también su lado negativo: Ha nacido una despreocupación sobre los que significa viajar a la otra punta del mundo. Hace unas décadas los viajes se preparaban con sumo cuidado, ahora tan solo se piensa en la documentación necesaria para entrar en el país de turno y la maleta que llevaremos. Pero un viaje fuera de nuestro país significa mucho más, los accidentes pueden ocurrir y si tienen lugar en países sin sistemas de salud públicos como el nuestro, todo se complica. Esta es solo una de las razones por las que es importante contratar un seguro de viaje.

La importancia de contratar seguros de viajes

 

Algunas de las razones por las que contratar un seguro de viajes son bastante evidentes, aunque a veces es necesario recordarlas, porque el sentido común no siempre nos acompaña en la toma de decisiones más emocionales como puede ser el destino de unas vacaciones.

 

  • Cobertura sanitaria completa en caso de enfermedad o accidente.
  • Traslados medicalizados.
  • Indemnización por pérdida del equipaje o retrasos.
  • Repatriación en caso de fallecimiento.

 

Tendemos a pensar que el seguro de viaje representa un gasto añadido a los billetes de transporte y al alojamiento, pero en realidad se trata de un servicio que ofrece tranquilidad y eso no está pagado. Muchos países no ofrecen las mismas garantías sanitarias que el nuestro o su gestión de accidentes no es igual de ágil y exhaustiva. Por eso lo mejor es “curarse en salud” y contratar una póliza que nos permitirá disfrutar de nuestras vacaciones con todas las garantías.

¿Hasta cuándo debemos guardar las nóminas?

La conocida popularmente como nómina no es más que un recibo del salario percibido por el trabajador que permite justificar el pago que recibe por parte de la empresa. Pero ¿es necesario que las conserve todas? En un mundo cada vez más digitalizado hemos dejado de tener espacio para los documentos en papel. Las cajas de zapatos con los recibos de la luz y el agua han pasado a la historia. ¿Podemos hacer limpieza y deshacernos de nuestras nóminas?

 

El archivo de las nóminas por parte del trabajador

 

La firma de la nómina es un justificante de la percepción del trabajador de su salario, aunque eso no supone que esté de acuerdo con la cantidad que se refleja. Cada vez más empresas envían la nómina digitalizada y ya no es necesaria su firma, aunque antes tampoco en los casos en los que el pago se realizaba por transferencia bancaria. Ese ingreso ya suponía la percepción por parte del trabajador del sueldo.

 

No existe ningún tipo de obligación por parte del trabajador de conservar sus nóminas, aunque guardarlas se convierte en un justificante de sus derechos, de lo cobrado y de lo cotizado. En este caso, conservar las nóminas le permitirá defenderse en caso de errores de cotización, prestaciones de la Seguridad Social, etc.

 

Todos los trabajadores tienen un plazo de un año para reclamar su salario si no están conformes con las cantidades. Asimismo, desde la Seguridad Social tienen hasta 4 años para reclamar cotizaciones sociales. Por eso se recomienda a los empleados que conserven las nóminas de los últimos 5 años para cubrirse las espaldas. En todo caso, año a año la S.S envía la hoja de la vida laboral y se pueden hacer las comprobaciones oportunas por parte del trabajador.

 

Todo lo anterior a los últimos 5 años ya no se puede reclamar y en principio está registrado por la Seguridad Social para poder calcular en un futuro, por ejemplo, la pensión de jubilación a percibir.

 

Las empresas, obligadas a conservar la documentación

 

En el caso de las empresas, sí que están obligadas a conservar durante un período mínimo de 5 años (4 años según el Real Decreto de Infracciones y Sanciones) las nóminas de sus trabajadores y los boletines de cotización para que se puedan realizar las comprobaciones oportunas.

Consejos para cuidar de nuestra piel en verano  

Sol, playa, mar, piscina, paseos al atardecer… En apenas 10 días se inaugurará oficialmente el verano 2019 pero parece que el tiempo acompaña y ya apetece adelantarse un poquito y darse un buen chapuzón, aunque el agua todavía esté fría. Ahora que llega el calor y las actividades playeras se van a multiplicar es importante cuidar nuestra piel. De hecho, debe cuidarse durante todo el año porque cada estación tiene sus problemáticas concretas, en verano el principal enemigo es el sol en exceso. Te damos algunos consejos para cuidar de nuestra piel en verano.

 

5 consejos para cuidar nuestra piel en verano

 

  1. Hidratación. Es la más importante de todas, la piel necesita “beber” igual que nosotros para poder mantenerse viva. Si notas que se descama es un síntoma de deshidratación y que más allá del “problema” estético que puede suponer también puede acarrear otras dolencias que pueden llegar a ser importantes. Así que bebe agua antes de esperar a tener sed y también aplícate crema corporal después de la ducha para mantener el Ph natural de la piel. Y, sobre todo, presta especial atención en el caso de que tengas la piel seca, deberás hidratarte aún más.
  2. Protección solar. Y no solo cuando acudas a la playa, la piscina o realices actividades acuáticas y de ocio al aire libre, debemos aprender a protegernos del sol desde el momento que salimos de casa por la mañana. El sol en primavera y verano está más cerca de la Tierra que en las otras estaciones y por eso nos puede afectar más. Por eso es muy importante utilizar productos con factor de protección. Para ir al trabajo o a hacer recados puedes optar por cremas hidratantes con factor 10 o 15; si eres de los que optas por el maquillaje, también los hay que incluyen factor de protección. Y si vas a la playa o piscina imprescindible utilizar factores más altos (serán efectivos durante más tiempo en nuestra piel) y repetir asiduamente su aplicación.
  3. Alimentación. Es clave para que la piel luzca radiante y saludable. Los nutricionistas recomiendan dietas ricas en frutas y verduras y que incluyan todo tipo de alimentos reales y no envasados ni procesados (huevos, pescado, carne magra, legumbres, pasta y arroz integral…). Es mejor evitar las bebidas azucaradas como los zumos industriales o los refrescos con y sin gas.
  4. Descanso. En verano dormimos menos horas porque se hace de noche más tarde y aprovechamos la buena temperatura para hacer más planes de afterwork pero no debemos descuidar nuestro descanso y se debe intentar dormir 7-8 horas, el cansancio también puede pasar factura a una piel ya castigada de por sí por el sol y los baños de sal y cloro.
  5. Ropa adecuada. Utilizarla ligera, fresca y de colores claros para que no se adhiera a la piel con el sudor, que evite precisamente también la sudoración y la aparición de granitos o manchas propias de las épocas de calor.

Consejos para iniciarte en la meditación  

Vivimos deprisa, quizás demasiado. La mayoría de nosotros empleamos todas las horas del día con obligaciones, algunas necesarias como el trabajo o las tareas del hogar, otras impuestas como los cursos y las clases en el gimnasio. ¿Cuándo fue la última vez que te paraste y pensaste… en nada? Parece que la meditación se ha puesto de moda, pero detrás de este nuevo “producto” hay muchos más beneficios que problemáticas.

 

¿Qué es la meditación?

 

El diccionario de la Real Academia Española de la Lengua describe la palabra meditación como la “acción y efecto de meditar”, que no es más que lograr un estado profundo de relajación en el que dejar de lado los pensamientos para centrarnos en nosotros mismos.

 

Formas de meditar hay muchas y formas de conseguir un estado de relajación, también. Pero la manera clásica que a todos nos viene a la cabeza es sentados con las piernas cruzadas y los ojos cerrados en una sala tranquila. Los expertos recomiendan utilizar aquella con la que nos sintamos más cómodos, pero siempre con un punto de introspección necesario. Porque entonces… ¿Cuál sería la diferencia con cualquier otra actividad que realicemos a diario?

 

Consejos para iniciarte en la meditación

 

Internet y las nuevas tecnologías han conseguido que la meditación haya llegado al gran público y se haya popularizado. Esto, inevitablemente, ha comportado una mercantilización de una actividad tan espiritual y alejada del consumismo, pero los beneficios que aporta la meditación a nuestra salud traspasan cualquier crítica.

 

Xuan Luan es conocida por haber sido la profesora de yoga de las últimas ediciones de Operación Triunfo y también practica la meditación, nos da algunos consejos básicos:

 

  • Requiere dedicación, disciplina y regularidad, igual que cualquier otra actividad física o mental. Porque el entrenamiento es imprescindible.
  • La meditación no significa dejar la mente en blanco, si no mantenerla atenta al momento presente sin agarrarse a los pensamientos.
  • Fijarla como una práctica en tu agenda, siempre el mismo día y a la misma hora.
  • Comenzar con poco tiempo, unos 5 o 10 minutos serán suficientes. A medida que entrenemos nuestra mente podremos aumentar ese tiempo.
  • Busca un lugar tranquilo, limpio y espacioso. Debes tener una sensación de libertad de movimientos, aunque no vas a moverte.
  • Lo más recomendable es comenzar con meditaciones guiadas o en grupo.

 

10 Consejos para tener ordenada la mesa de trabajo  

Hay personas ordenadas y otras que no lo son tanto… De hecho, las hay que son un completo desastre, pero consiguen mantener su propio orden dentro un aparente caos visual. Si eres de estos últimos y te gustaría mantener en orden tu mesa de trabajo, al menos aparentemente, te damos 10 consejos infalibles para que sea una realidad.

 

¿Por qué deberíamos mantener en orden nuestra mesa de trabajo?

 

Existen 2 razones potenciales para mantener nuestros escritorios y mesas de trabajo en orden:

 

  • Social: Está comprobado que nuestra cultura occidental aprecia el orden. Las mesas llenas de papeles, los materiales dispersados de forma caótica y los objetos que nada tienen que ver con el trabajo que se realiza (comida o bebida, por ejemplo) dan la sensación de suciedad, desorden y baja productividad. Diversos estudios apuntan que los directivos consideran que los trabajadores con mesas caóticas son desorganizados también en sus tareas y dan peores resultados que aquellos más pulcros.
  • Productividad: Es cierto que una persona caótica, visualmente hablando, puede ser más creativa y obtener mejores resultados que el resto de compañeros. Porque al final lo que importan son los resultados, pero una mesa en orden puede ayudar a desarrollar las tareas diarias de forma más positiva.

 

Los mejores consejos para mantener en orden tu mesa de trabajo

 

  1. Sobre la mesa, lo básico. Seguramente es la parte más difícil y complicada, pero todos deberíamos aplicarnos este cuento. Mantener sobre la mesa estrictamente lo necesario, lo que necesitemos en ese momento. Pantalla, teclado, teléfono, bloc de notas, bolígrafos…
  2. Prescinde de los elementos decorativos. Lo que van a hacer es ocupar espacio y crear la sensación de saturación, aunque por otra parte contribuyan a mejorar el aspecto decorativo…. Si tu mesa es pequeña, desecha la idea. Si tienes la suerte de contar con un escritorio grande, prescinde de todos los que puedas (marcos de fotos familiares, jarrones, plantas…).
  3. Archiva documentos semanalmente. Así conseguirás hacer desaparecer las montañas de papeles de tu mesa. Quédate solo con aquellos documentos que necesites.
  4. La basura a la papelera. Puede parecer algo de sentido común, pero es más frecuente de lo que parece: Guardar borradores, notas telefónicas arrugadas, pañuelos, servilletas…
  5. Hazte digital. Sabemos que es difícil, pero por el bien del medio ambiente y del orden debes evitar la impresión de documentos y la redacción a mano. ¿Cómo? Guíate, por ejemplo, con agendas y calendarios en línea y estarás evitando las tradicionales agendas. Y antes de imprimir un documento asegúrate de que puedes leerlo y trabajarlo sobre la pantalla.
  6. Un cajón para objetos. El primer cajón de tu escritorio, el que tienes más a mano debería saber para guardar objetos como: Clips, grapadora, celo, calculadora, papeles autoadhesivos …
  7. Un cajón personal. Chaquetas y abrigos en la silla, bufandas y bolsos sobre la mesa, el almuerzo de la mañana… Todo ayuda a crear un ambiente de caos: Guárdalo todo en un cajón y siempre lo tendrás a mano.
  8. Finaliza las tareas. No empieces 10 tareas y lo tengas todo a medias. Sabemos que hay cosas del día a día que no van a poder esperar, pero si hablamos de proyectos, primero empieza uno y no lo dejes hasta terminarlo. Así conseguirás mantener en orden tus ideas y todos los archivos que necesitas para llevarlo a cabo.
  9. Trabaja en la nube. Eso hará que siempre tengas a mano tus archivos y no los tengas que imprimir si te quieres llevar algo de trabajo a casa.
  10. Limpia tu mesa cada semana. A pesar de seguir todos estos consejos es normal que tu mesa acabe un poco caótica a final de la semana. Por eso te recomendamos que cada viernes antes de marcharte de la oficina, dediques 10 minutos de tu tiempo a dejarlo todo en orden para comenzar la semana con energía.

El cooperativismo entre adolescentes  

La etapa de la adolescencia es sin duda alguna la más controvertida de todas por las que pasa un ser humano. A medio camino entre niño y adulto, el adolescente ha sido muchas veces infravalorado, sobre todo en las últimas décadas, cuando el avance de las nuevas tecnologías y de las sociedades ha terminado por alargar esta etapa, que cada vez se extiende desde edades más tempranas y termina también más tarde. Una etapa difícil, aunque las nuevas generaciones están demostrando que quieren tener su propia voz y que se pueden hacer grandes cosas a pesar de la juventud. Movimientos estudiantiles que nos advierten de que no hay un planeta B o que luchan por la protección de nuestros mares o las especies en peligro de extinción. El cooperativismo entre adolescentes existe, lo analizamos.

 

Adolescentes reivindicativos

 

Los programas para jóvenes cooperantes se han extendido en los últimos años por todo el territorio y son cada vez más demandados por adolescentes con inquietudes sociales y de mejora del entorno en el que viven. Estos son algunos de los programas de cooperación con más éxito:

 

  • Estancias con ONG’S en países en vías de desarrollo. Muchas Organizaciones No Gubernamentales preparan programas durante el verano en países del extranjero, en concreto en zonas empobrecidas en las que ayudan a las comunidades con material para la construcción de escuelas, pozos y otro tipo de infraestructuras sanitarias y sociales.
  • Voluntariado local. Suele ser el que más practican los adolescentes, ya que les permite realizar colaboraciones a lo largo del año sin descuidar sus estudios. Desde ONG’s que prestan ayuda a colectivos desfavorecidos o en riesgo de exclusión social, el banco de alimentos, asociaciones de protección de especies y monumentos locales…
  • Donaciones. Suele ser la menos habitual, ya que por norma general los adolescentes estudian y no trabajan, por lo tanto, su poder adquisitivo es reducido. Aún así es cada vez más habitual que las familias enseñen valores de convivencia y cooperación a través de las donaciones. Muchos padres instan a sus hijos a donar el dinero que ahorran en sus huchas, algo que mantienen en la adolescencia.

 

Webs como Hacesfalta.org se pueden encontrar todas las formas de cooperación posibles en el caso de que quieras iniciarte en el mundo del cooperativismo.

¿Por qué es obligatorio el seguro de convenio colectivo?  

Los convenios colectivos se atribuyen a los diferentes sectores profesionales y se pactan y renuevan periódicamente. En estos artículos “Qué es el seguro de convenio colectivo” y “Los seguros obligatorios de convenio colectivo” ya hablamos sobre este tipo de tratos laborales, te contamos las razones por las que son obligatorios.

 

La obligatoriedad del seguro de convenio colectivo

 

Los seguros de convenio colectivo marcan las directrices que deben cumplir trabajadores y empresarios, es más bien una carta de derechos y obligaciones por ambas partes. Aquí se regulan desde los días de vacaciones, los tiempos de descanso o la jornada laboral hasta el salario base según las categorías.

 

Cada tipo de convenio cuenta con su propio seguro obligatorio y su regulación, tienen que ver con las coberturas por accidentes, bajas por incapacidad, enfermedad y fallecimiento.

 

Son obligatorios porque este tipo de situaciones pueden derivar en indemnizaciones económicas importantes, de esta manera el empresario y también el trabajador se aseguran el pago y cobro de la totalidad. Este tipo de seguros obligatorios de convenio no deben confundirse con las mutuas de accidentes que pueden contratar opcionalmente las compañías para atender exclusivamente las necesidades médicas de los empleados.

 

Al tratarse de seguros obligatorios el incumplimiento por parte del empresario en su contratación puede suponer una falta muy grave penada con multas que pueden alcanzar los 187.000 euros.

 

Los seguros obligatorios de convenio colectivo en Previsora General

 

Desde Previsora General ofrecemos la contratación de diferentes seguros obligatorios de convenio colectivo, puedes informarte aquí. Además, contamos con uno de los sistemas más avanzados del mercado: Actualización automática de los datos, regularización anual de los trabajadores asegurados, sistema online y garantía de las coberturas especificadas en los convenios colectivos.

 

Cada año se actualizan los capitales cubiertos de cada convenio según los datos que se publican oficialmente.

 

 

 

Consejos para consensuar las vacaciones en el trabajo  

Apenas hemos estrenado la primavera y ya estamos pensando en el verano, llega el buen tiempo y empezamos a imaginarnos cómo serán nuestras vacaciones este año. El problema llega cuando tenemos que ponernos de acuerdo no solo con nuestras familias, parejas, ex parejas, repartos de custodia y demás, también hay que consensuarlas con los compañeros de trabajo y obtener el visto bueno de la dirección de la empresa. ¿Misión imposible? Te damos algunos consejos para intentar hacerte con los mejores días.

 

La anticipación es primordial

 

Aunque es algo que no todas las empresas practican, cada vez son más las compañías que prefieran resolver este asunto a principios de año y contar con una previsión de todos los días en los que faltará cada miembro de la plantilla.

 

Y aquí podemos encontrarnos con el primer problema, puede que nosotros ya podamos solicitar las vacaciones, pero nuestra pareja aún no. Aquí nos arriesgamos a tener que quedarnos “con lo que quede” cuando ya todos hayan elegido. Por eso te damos algunos consejos para que no te quedes el último:

 

  • Que tu pareja tantee los días que suelen tocarle y que es probable y existen posibilidades reales de obtener. A partir de aquí realiza tu solicitud de los días deseados.
  • Si los días deseados entran en conflicto con algún compañero, estudiad si es viable que los dos estéis fuera y en el caso de que uno de los dos deba quedarse irremediablemente, valorad lo siguiente: Si uno cedió el año anterior, esta vez le toca al otro. Si la situación de uno de los dos es más complicada (reparto de custodias de menores, etc) puedes cederle esos días a cambio de otros beneficios para ti (como pueden ser puentes vacacionales o días libres).

 

Qué debes saber para que no te engañen

 

Bien por parte de la empresa, bien por parte de compañeros más veteranos, te damos una serie de conceptos que debes tener muy claros para evitar confusiones:

 

  • El período de vacaciones se fijará en base a los convenios colectivos, si no lo hay o no dice nada, es la empresa la que elige. Aunque lo habitual en todos los casos es el consenso.
  • Durante tus vacaciones cobrarás tu remuneración habitual exceptuando los pluses asociados, por ejemplo, a horas extras o de otro tipo.
  • Dependiendo de tu convenio colectivo la empresa contará días naturales o laborables, el mínimo son 30 naturales.
  • Por cada mes trabajado tienes derecho a 2’5 días naturales o 1’92 días laborables.
  • Si trabajas a media jornada tienes derecho a los mismos días de vacaciones que si trabajaras a completa.
  • Todos los trabajadores deben tener conocimiento de sus vacaciones con un mínimo de 2 meses de antelación, aunque todo depende de los convenios colectivos.

 

 

Consejos para organizar mejor la limpieza diaria del hogar

Nadie dijo que mantener la casa en orden fuera fácil. Y es que casi todos culpamos a las revistas de decoración de nuestras altas expectativas en cuanto a hogares. Al final, una casa no puede convertirse en un catálogo de muebles impolutos, orden y perfección al milímetro. Los hogares son eso, lugares en los que habitan familias de todos los tipos, que ahuecan los cojines, arrugan las mantas y ensucian la tapicería. Pero hay varios métodos para mantener el hogar limpio y lo más ordenado posible que te desvelamos.

 

La organización es la clave para mantener la limpieza y el orden

 

Si consideras que tu hogar necesita más organización en cuanto a la limpieza y el orden lo mejor es comenzar de cero, así podrás crear una rutina desde una buena base sin pretender empezar la casa por el tejado.

 

  1. Limpieza a fondo de la casa. Es imprescindible para comenzar con unos buenos hábitos. Con limpieza a fondo nos referimos a retirar todos los objetos de los diferentes armarios (de la cocina, del comedor, de las habitaciones…) y limpiarlos, también los objetos que volverás a ordenar de nuevo. Es un buen momento para deshacernos de aquello que ya no necesitamos (reciclar, regalar, darle un nuevo uso) o para tirar, por ejemplo, productos que se hayan caducado (un clásico de todas las despensas). También deberíamos limpiar a fondo persianas, ventanas, espejos, cristales, baldosas y juntas; y electrodomésticos (también es una oportunidad para organizar la nevera y desechar todo aquello que sea innecesario). Aspirar tapicerías y suelos haciendo especial hincapié en las esquinas. Limpieza de las puertas de la casa, paredes, suelos, encimeras, picas, mamparas…
  2. Organización de la limpieza mensual. Partimos ya de un hogar completamente limpio, aquí comienza la organización. Lo mejor es hacer unas plantillas sencillas en Excel o Word, o incluso a mano, de la manera que nos resulte más sencilla para poder incluir la organización de la limpieza. En el apartado de limpieza mensual te damos algunos consejos sobre lo que deberías incluir:
    1. Cambio de mantas y fundas nórdicas.
    2. Limpieza de persianas.
    3. Limpieza de baldosas y juntas.
    4. Limpieza de cortinas (dependiendo de la necesidad, puede ser mensual o trimestral, depende de si en casa hay niños y mascotas).
    5. Limpieza del horno.
    6. Limpieza y organización del interior de la nevera y el congelador.
    7. Reorganización de los armarios.
  3. Organización de la limpieza semanal. Se trata de las tareas que se deben realizar mínimo una vez cada 7 días. Lo mejor es aprovechar un momento del fin de semana para llevarlo a cabo.
    1. Limpieza a fondo del baño y la cocina (sanitarios, grifos, vitrocerámicas, encimeras, etc).
    2. Aspiración y limpieza de suelos.
    3. Cambio de sábanas y toallas.
    4. Limpieza de cristales y espejos.
    5. Limpieza del polvo de muebles y objetos.
    6. Lavadoras de gran carga (sábanas y toallas).
  4. Organización de la limpieza diaria. Tareas que si se parte de una base en la que se cumple con las anteriores tareas, no tendría que llevarnos más de 15 o 20 minutos.
    1. Limpieza rápida del polvo (pasar un trapo húmedo por encima de los muebles).
    2. Limpieza exprés de sanitarios (pasar un trapo húmedo en elementos como el retrete, algo rápido, para eliminar la suciedad del día a día).
    3. Limpieza de encimeras y vitros (cada vez que cocinamos, dejarlo todo en orden).
    4. Barrer el suelo.
    5. Lavadoras de la ropa diaria (dependiendo del volumen de la familia, serán necesarias más o menos).

 

Si apuntamos las tareas que vamos realizando en nuestro calendario personal podremos prever también los productos de limpieza que nos faltan, qué necesitamos comprar y cómo organizamos despensas y armarios.