El cooperativismo entre adolescentes  

La etapa de la adolescencia es sin duda alguna la más controvertida de todas por las que pasa un ser humano. A medio camino entre niño y adulto, el adolescente ha sido muchas veces infravalorado, sobre todo en las últimas décadas, cuando el avance de las nuevas tecnologías y de las sociedades ha terminado por alargar esta etapa, que cada vez se extiende desde edades más tempranas y termina también más tarde. Una etapa difícil, aunque las nuevas generaciones están demostrando que quieren tener su propia voz y que se pueden hacer grandes cosas a pesar de la juventud. Movimientos estudiantiles que nos advierten de que no hay un planeta B o que luchan por la protección de nuestros mares o las especies en peligro de extinción. El cooperativismo entre adolescentes existe, lo analizamos.

 

Adolescentes reivindicativos

 

Los programas para jóvenes cooperantes se han extendido en los últimos años por todo el territorio y son cada vez más demandados por adolescentes con inquietudes sociales y de mejora del entorno en el que viven. Estos son algunos de los programas de cooperación con más éxito:

 

  • Estancias con ONG’S en países en vías de desarrollo. Muchas Organizaciones No Gubernamentales preparan programas durante el verano en países del extranjero, en concreto en zonas empobrecidas en las que ayudan a las comunidades con material para la construcción de escuelas, pozos y otro tipo de infraestructuras sanitarias y sociales.
  • Voluntariado local. Suele ser el que más practican los adolescentes, ya que les permite realizar colaboraciones a lo largo del año sin descuidar sus estudios. Desde ONG’s que prestan ayuda a colectivos desfavorecidos o en riesgo de exclusión social, el banco de alimentos, asociaciones de protección de especies y monumentos locales…
  • Donaciones. Suele ser la menos habitual, ya que por norma general los adolescentes estudian y no trabajan, por lo tanto, su poder adquisitivo es reducido. Aún así es cada vez más habitual que las familias enseñen valores de convivencia y cooperación a través de las donaciones. Muchos padres instan a sus hijos a donar el dinero que ahorran en sus huchas, algo que mantienen en la adolescencia.

 

Webs como Hacesfalta.org se pueden encontrar todas las formas de cooperación posibles en el caso de que quieras iniciarte en el mundo del cooperativismo.

¿Por qué es obligatorio el seguro de convenio colectivo?  

Los convenios colectivos se atribuyen a los diferentes sectores profesionales y se pactan y renuevan periódicamente. En estos artículos “Qué es el seguro de convenio colectivo” y “Los seguros obligatorios de convenio colectivo” ya hablamos sobre este tipo de tratos laborales, te contamos las razones por las que son obligatorios.

 

La obligatoriedad del seguro de convenio colectivo

 

Los seguros de convenio colectivo marcan las directrices que deben cumplir trabajadores y empresarios, es más bien una carta de derechos y obligaciones por ambas partes. Aquí se regulan desde los días de vacaciones, los tiempos de descanso o la jornada laboral hasta el salario base según las categorías.

 

Cada tipo de convenio cuenta con su propio seguro obligatorio y su regulación, tienen que ver con las coberturas por accidentes, bajas por incapacidad, enfermedad y fallecimiento.

 

Son obligatorios porque este tipo de situaciones pueden derivar en indemnizaciones económicas importantes, de esta manera el empresario y también el trabajador se aseguran el pago y cobro de la totalidad. Este tipo de seguros obligatorios de convenio no deben confundirse con las mutuas de accidentes que pueden contratar opcionalmente las compañías para atender exclusivamente las necesidades médicas de los empleados.

 

Al tratarse de seguros obligatorios el incumplimiento por parte del empresario en su contratación puede suponer una falta muy grave penada con multas que pueden alcanzar los 187.000 euros.

 

Los seguros obligatorios de convenio colectivo en Previsora General

 

Desde Previsora General ofrecemos la contratación de diferentes seguros obligatorios de convenio colectivo, puedes informarte aquí. Además, contamos con uno de los sistemas más avanzados del mercado: Actualización automática de los datos, regularización anual de los trabajadores asegurados, sistema online y garantía de las coberturas especificadas en los convenios colectivos.

 

Cada año se actualizan los capitales cubiertos de cada convenio según los datos que se publican oficialmente.

 

 

 

Consejos para consensuar las vacaciones en el trabajo  

Apenas hemos estrenado la primavera y ya estamos pensando en el verano, llega el buen tiempo y empezamos a imaginarnos cómo serán nuestras vacaciones este año. El problema llega cuando tenemos que ponernos de acuerdo no solo con nuestras familias, parejas, ex parejas, repartos de custodia y demás, también hay que consensuarlas con los compañeros de trabajo y obtener el visto bueno de la dirección de la empresa. ¿Misión imposible? Te damos algunos consejos para intentar hacerte con los mejores días.

 

La anticipación es primordial

 

Aunque es algo que no todas las empresas practican, cada vez son más las compañías que prefieran resolver este asunto a principios de año y contar con una previsión de todos los días en los que faltará cada miembro de la plantilla.

 

Y aquí podemos encontrarnos con el primer problema, puede que nosotros ya podamos solicitar las vacaciones, pero nuestra pareja aún no. Aquí nos arriesgamos a tener que quedarnos “con lo que quede” cuando ya todos hayan elegido. Por eso te damos algunos consejos para que no te quedes el último:

 

  • Que tu pareja tantee los días que suelen tocarle y que es probable y existen posibilidades reales de obtener. A partir de aquí realiza tu solicitud de los días deseados.
  • Si los días deseados entran en conflicto con algún compañero, estudiad si es viable que los dos estéis fuera y en el caso de que uno de los dos deba quedarse irremediablemente, valorad lo siguiente: Si uno cedió el año anterior, esta vez le toca al otro. Si la situación de uno de los dos es más complicada (reparto de custodias de menores, etc) puedes cederle esos días a cambio de otros beneficios para ti (como pueden ser puentes vacacionales o días libres).

 

Qué debes saber para que no te engañen

 

Bien por parte de la empresa, bien por parte de compañeros más veteranos, te damos una serie de conceptos que debes tener muy claros para evitar confusiones:

 

  • El período de vacaciones se fijará en base a los convenios colectivos, si no lo hay o no dice nada, es la empresa la que elige. Aunque lo habitual en todos los casos es el consenso.
  • Durante tus vacaciones cobrarás tu remuneración habitual exceptuando los pluses asociados, por ejemplo, a horas extras o de otro tipo.
  • Dependiendo de tu convenio colectivo la empresa contará días naturales o laborables, el mínimo son 30 naturales.
  • Por cada mes trabajado tienes derecho a 2’5 días naturales o 1’92 días laborables.
  • Si trabajas a media jornada tienes derecho a los mismos días de vacaciones que si trabajaras a completa.
  • Todos los trabajadores deben tener conocimiento de sus vacaciones con un mínimo de 2 meses de antelación, aunque todo depende de los convenios colectivos.

 

 

Consejos para organizar mejor la limpieza diaria del hogar

Nadie dijo que mantener la casa en orden fuera fácil. Y es que casi todos culpamos a las revistas de decoración de nuestras altas expectativas en cuanto a hogares. Al final, una casa no puede convertirse en un catálogo de muebles impolutos, orden y perfección al milímetro. Los hogares son eso, lugares en los que habitan familias de todos los tipos, que ahuecan los cojines, arrugan las mantas y ensucian la tapicería. Pero hay varios métodos para mantener el hogar limpio y lo más ordenado posible que te desvelamos.

 

La organización es la clave para mantener la limpieza y el orden

 

Si consideras que tu hogar necesita más organización en cuanto a la limpieza y el orden lo mejor es comenzar de cero, así podrás crear una rutina desde una buena base sin pretender empezar la casa por el tejado.

 

  1. Limpieza a fondo de la casa. Es imprescindible para comenzar con unos buenos hábitos. Con limpieza a fondo nos referimos a retirar todos los objetos de los diferentes armarios (de la cocina, del comedor, de las habitaciones…) y limpiarlos, también los objetos que volverás a ordenar de nuevo. Es un buen momento para deshacernos de aquello que ya no necesitamos (reciclar, regalar, darle un nuevo uso) o para tirar, por ejemplo, productos que se hayan caducado (un clásico de todas las despensas). También deberíamos limpiar a fondo persianas, ventanas, espejos, cristales, baldosas y juntas; y electrodomésticos (también es una oportunidad para organizar la nevera y desechar todo aquello que sea innecesario). Aspirar tapicerías y suelos haciendo especial hincapié en las esquinas. Limpieza de las puertas de la casa, paredes, suelos, encimeras, picas, mamparas…
  2. Organización de la limpieza mensual. Partimos ya de un hogar completamente limpio, aquí comienza la organización. Lo mejor es hacer unas plantillas sencillas en Excel o Word, o incluso a mano, de la manera que nos resulte más sencilla para poder incluir la organización de la limpieza. En el apartado de limpieza mensual te damos algunos consejos sobre lo que deberías incluir:
    1. Cambio de mantas y fundas nórdicas.
    2. Limpieza de persianas.
    3. Limpieza de baldosas y juntas.
    4. Limpieza de cortinas (dependiendo de la necesidad, puede ser mensual o trimestral, depende de si en casa hay niños y mascotas).
    5. Limpieza del horno.
    6. Limpieza y organización del interior de la nevera y el congelador.
    7. Reorganización de los armarios.
  3. Organización de la limpieza semanal. Se trata de las tareas que se deben realizar mínimo una vez cada 7 días. Lo mejor es aprovechar un momento del fin de semana para llevarlo a cabo.
    1. Limpieza a fondo del baño y la cocina (sanitarios, grifos, vitrocerámicas, encimeras, etc).
    2. Aspiración y limpieza de suelos.
    3. Cambio de sábanas y toallas.
    4. Limpieza de cristales y espejos.
    5. Limpieza del polvo de muebles y objetos.
    6. Lavadoras de gran carga (sábanas y toallas).
  4. Organización de la limpieza diaria. Tareas que si se parte de una base en la que se cumple con las anteriores tareas, no tendría que llevarnos más de 15 o 20 minutos.
    1. Limpieza rápida del polvo (pasar un trapo húmedo por encima de los muebles).
    2. Limpieza exprés de sanitarios (pasar un trapo húmedo en elementos como el retrete, algo rápido, para eliminar la suciedad del día a día).
    3. Limpieza de encimeras y vitros (cada vez que cocinamos, dejarlo todo en orden).
    4. Barrer el suelo.
    5. Lavadoras de la ropa diaria (dependiendo del volumen de la familia, serán necesarias más o menos).

 

Si apuntamos las tareas que vamos realizando en nuestro calendario personal podremos prever también los productos de limpieza que nos faltan, qué necesitamos comprar y cómo organizamos despensas y armarios.

Cómo afrontar el cambio horario si tienes turno de noche en el trabajo  

Este fin de semana dejamos atrás el horario de invierno, adelantamos los relojes una hora y empezaremos a disfrutar de más horas de luz solar. Un cambio que ya de por sí afecta al 100% de la población, lo hace con más profundidad en el caso de los trabajadores con horarios nocturnos. La Encuesta de Población Activa (EPA) publicada en marzo de 2018 aseguraba que el 12’5% de los ocupados había trabajado en jornada nocturna. Si eres uno de ellos, te damos algunos consejos para afrontar el nuevo cambio horario.

 

El cambio al horario de verano

 

La madrugada de este sábado 30 al domingo 31 de marzo deberemos volver a cambiar las agujas del reloj, a las 2 serán las 3, con lo que teóricamente perdemos una hora de sueño. Algo que se produce únicamente si nos ponemos el despertador porque tenemos que ir a trabajar o tenemos algún evento o cita.

 

Si nos despertamos de manera natural, no notaremos tanto el cambio y únicamente seremos conscientes de ello cuando por la tarde veamos que la puesta de sol se produce una hora más tarde y nos cueste conciliar el sueño al irnos a dormir a nuestra hora habitual (que en realidad será una hora antes que el día anterior).

 

Consejos para afrontar el cambio al horario de verano si eres un trabajador nocturno

 

En el caso de los trabajadores con horario nocturno, los síntomas del cambio horario se acrecientan, te damos algunos consejos para solventarlos:

 

  • Si la madrugada de este domingo tienes que trabajar, lo positivo es que harás 7 horas en vez de 8, ya que por el camino desaparecerá esa hora.
  • Intenta irte a dormir nada más terminar el turno o a la misma hora que lo suelas hacer habitualmente, aunque a nivel orgánico tu cuerpo sienta que es una hora menos. Esto te ayudará a adaptarte más rápidamente al cambio. Y, además, te costará mucho menos que al resto de la población, siempre es más fácil irse a dormir antes cuando hablamos de la madrugada que de la noche.
  • Duerme las 7-8 horas habituales para poder tener un buen descanso Normalmente los turnos nocturnos se producen entre las 10 de la noche y las 6 de la mañana. Si a las 7 ya estás en casa, intenta despertarte entre las 2 y las 3 de la tarde.
  • Dedícate tiempo para ti, sal a comer fuera, lee, descansa, escucha música, relájate. Es bueno que estés distraído/a pero que tampoco realices grandes esfuerzos, reserva tu energía.

 

Es normal que durante los primeros días te sientas algo más cansado, pero es algo que se pasará. Y sobre todo, en tus días libre mantén los mismos horarios que en los turnos nocturnos para no alterar tus biorritmos.

Descubre el consumo de productos de temporada

Los invernaderos y la mejora de los transportes han hecho que en los últimos años cambiemos nuestros hábitos alimentarios. Comemos fresas en noviembre y calabaza en abril, nos hemos olvidado de cuáles son los productos de temporada y el calendario de los denominados alimentos de proximidad y kilómetro cero. Las mejoras técnicas nos permiten cultivar todo tipo de frutas y verduras en cualquier época del año, aunque el resultado no sea siempre el más natural y ecológico. Además, importamos frutas desde países lejanos que se pasan semanas en cámaras frigoríficas, con lo que el alimento pierde textura y sabor. Te ayudamos a descubrir las cestas ecológicas que preparan muchas cooperativas de consumo para ayudarte a regresar a una alimentación con productos de temporada.

 

¿Qué es un producto de temporada?

 

Cada fruta y verdura cuenta con unas propiedades intrínsecas que hacen que madure en una época del año determinada según las condiciones climatológicas y el terreno. Con la tecnología esto ya no es necesario, pueden cultivarse en invernaderos, aunque es preciso la utilización de sustancias químicas que ayudan a su maduración y reducen la calidad nutricional del alimento.

 

Por otro lado, las cámaras frigoríficas permiten conservar productos durante todo el año y que nosotros disfrutemos de sandías en invierno, por ejemplo, pero este proceso ha hecho que pierda muchas propiedades. Algo que también ocurre con las frutas y verduras que son originales de otros países y se transportan hasta nuestras fronteras congeladas.

 

¿Qué es un producto de kilómetro cero?

 

Un producto de kilómetro cero se refiere a todos aquellos alimentos que han sido cultivados en un margen inferior a los 100 kilómetros a la redonda desde el punto de venta final. Insistimos, la tecnología nos permite traer naranjas de Marruecos, baratas y deliciosas, pero en Valencia tenemos uno de los mejores enclaves del mundo para el cultivo de cítricos. Y siempre es mejor para el medio ambiente apostar por los productos próximos. La huella de carbono que dejamos cuando se transportan los alimentos desde otros alimentos repercute en las emisiones de C02 que repercuten en la capa de ozono y contribuyen al cambio climático.

 

El consumo de los productos de temporada

 

Consumir productos de temporada no significa únicamente contribuir a la protección del medio ambiente y disfrutar también de alimentos con más sabor y menos uso de químicos en su elaboración, también significa ahorrar dinero, porque son más baratos al poder conseguirlos fácilmente.

 

Cada vez con más frecuencia se han puesto en marcha cooperativas que facilitan el consumo de las denominadas “cestas ecológicas”, que se venden semanalmente e incluyen únicamente productos de temporada para consumir en los siguientes 7 días.

 

Si quieres saber más sobre el calendario de los productos de temporada te dejamos este enlace, en el que encontrarás toda la información que puede ayudarte a comenzar a comer más conscientemente.

Consejos para elaborar el menú semanal  

Decidir qué desayunar, comer y cenar no es nada fácil. Si queremos llevar una dieta saludable, comer variado y sacar tiempo para cocinar, la planificación es imprescindible. Te damos algunos consejos para elaborar el menú semanal y no morir en el intento.

 

Cómo idear los platos del menú semanal

 

El primer paso es coger papel, boli y nuestro Smartphone en busca de inspiración para los platos que elaboraremos a lo largo de una semana. Existen multitud de webs y blogs de recetas que pueden ayudarte a elegir los menús. Nuestro consejo es que los platos sean:

 

  • Saludables.
  • Fáciles de elaborar.
  • Rápidos de cocinar.
  • Variados.
  • Incluyan fruta, verdura, proteína y grasas buenas.

 

A partir de aquí puedes dejar volar tu imaginación, algunas webs como Canal Cocina te proponen todo tipo de recetas, de diferentes dificultades, para que cada semana puedas elegir opciones diferentes y no sientas que comes lo mismo cada día.

 

Te recomendamos que la comida sea algo un poco más elaborada y las cenas más sencillas y ligeras, con menos cantidad y alimentos que ayuden a la digestión.

 

Suelen decir que muchas veces comemos por la vista, así que, si quieres que tus platos a parte de saludables, deliciosos y fáciles de preparar sean vistosos, date una vuelta por Pinterest, una aplicación en la que encontrarás cientos de imágenes de recetas con el link a la web para que puedas consultar cómo elaborar el plato.

 

La lista de la compra

 

Una vez que has decidido qué platos quieres cocinar, debes anotar en la libreta todos los ingredientes que necesitas comprar. Lo más recomendable es que aproveches los alimentos al máximo para sacarles todo el rendimiento posible. Si por ejemplo, quieres cocinar algo que lleva pollo, aprovecha los huesos para cocinar caldo para otra comida de la semana.

 

También debes ser cuidadoso con los alimentos perecederos: Si compras pescado fresco, por ejemplo, debes cocinarlo enseguida y congelarlo. No deberías dejarlo en la nevera ya que es posible que acabe estropeándose antes de que lo cocines. Por eso, otra buena idea es anotar debajo de los menús los días en los que los cocinarás, puede que quieras hacer batchcooking y cocinarlo todo el fin de semana, o quizás prefieres elaborarlo día a día.

 

Deja espacio en la nevera

 

La organización en la nevera es muy importante, tanto si vas a cocinar los platos como si no, es imprescindible que lo tengas todo colocado de tal manera que puedas identificarlo rápidamente y así no perder tiempo.

 

Con una buena organización y planificación elaborar el menú de la semana será algo fácil y rápido.

¿Por qué escoger una banca ética para guardar nuestros ahorros?  

Nadie pone en duda que en la sociedad actual en la que vivimos es imprescindible contar con una entidad bancaria en la que depositar nuestros ahorros. Y ya no solo eso, cada día realizamos operaciones económicas que precisan de un banco para que se puedan llevar a cabo, el cobro de la nómina, los recibos de la luz, el agua y el gas, las compras online y con tarjeta, etc… Por eso, decidir en qué entidad financiera confiamos no es algo baladí. Si has pensado en elegir una banca ética, te damos algunas razones para que optes por esta decisión y no acudas a la banca tradicional.

 

La banca ética como forma de ver y entender la vida

 

Lo más importante antes de escoger una banca ética para depositar nuestros ahorros es analizar qué impacto queremos que tenga nuestra participación monetaria en la entidad en cuestión.

 

  • La elección de banco también es un acto de consumo responsable. Así que una de las principales ventajas de decantarse por esta opción es que conseguirás que el impacto social sea menor. ¿Por qué? Porque los beneficios de estas entidades revierten en la sociedad.
  • Si apuestas por la banca ética tu dinero estará al servicio de la economía real. Esto significa, que como decíamos antes, los beneficios de estas entidades revierten en proyectos reales para el bien común, para la sociedad. Es decir, no se utiliza en ningún caso la especulación.
  • Banca ética igual a transparencia. Este tipo de entidades proporcionan toda la información necesaria antes de contratar cualquier tipo de servicio que se ofrezca.

 

Una de las partes más importantes a la hora de decidirse por una banca ética, es su carácter no especulativo respecto al uso que le darán a nuestro dinero. Que suele ser algo que los usuarios de la banca nunca nos preguntamos, ¿en qué utilizarán los bancos el dinero de nuestros ahorros? Es habitual que queremos saber los intereses que nos generará y sin embargo no interiorizamos que con nuestro capital se puede invertir en cosas en las que nosotros jamás lo haríamos como, por ejemplo, la producción de armas o especulaciones inmobiliarias. Todo esto con la banca ética desaparece, ya que se caracterizan por un uso exclusivo para fines sociales y por la máxima transparencia.

El aprovechamiento de alimentos: Una costumbre que habíamos olvidado  

“Aquí no se tira nada”. Es una frase que muchos habrán oído en sus casas de pequeños. Abuelos y padres que vivieron la postguerra y la falta de alimentos, muy conscientes del regalo que significa poder comer tres veces al día. El progreso de los países y algunos avances tecnológicos provocaron que en las últimas dos décadas comenzáramos a practicar aquello del “usar y tirar”, a comprar alimentos empaquetados y a darles un solo uso. Desechar lo que ya no necesitábamos o peor aún, comprar más de lo necesario provocando que algunos alimentos terminaran en la basura antes de poder consumirlos. Poco a poco se ha creado una conciencia colectiva que clama por volver a las buenas costumbres: Hablamos del aprovechamiento de alimentos.

 

¿Por qué no debemos tirar los alimentos?

En una sociedad que se mueve por impulsos, que come por los ojos y que en cierta manera es caprichosa, es probable que no nos apetezca la crema de verduras que habíamos preparado hace 2 días y es más fácil tirarla y comprarnos otra cosa. En países como el Yemen, muere un niño de hambre cada diez minutos según ACNUR, algo que muchas veces nos suena lejano, pero está demostrado que la agricultura mundial podría alimentar a 12.000 millones de personas, casi dos veces la población actual.

Según datos de 2016 en España se desperdician cada año alrededor de 7’7 millones de toneladas de alimentos. Un estudio elaborado por la Universitat Autónoma de Barcelona apunta que cada habitante desperdicia 34’9 kilos al año, un 7% de la comida que adquirimos.

 

Consejos para aprovechar los alimentos

 Muchas veces no nos damos cuenta de que desperdiciamos alimentos, por las costumbres sociales adquiridas. Te ayudamos a conseguir que aproveches mucho mejor los alimentos.

  • Comprar únicamente lo necesario y en pequeñas cantidades. La gran mayoría de las veces compramos más alimentos de los que necesitamos y muchos acaban pudriéndose en nuestras despensas y neveras. Es mejor comprar en cantidades más pequeñas, aunque eso nos obliga a visitar más veces el mercado.
  • Aprovechar los alimentos de temporada. Ahorraremos en la cesta de la compra y los alimentos tendrán una duración más larga, ya que al ser de temporada conservan mejor sus nutrientes
  • Busca más de un uso a los alimentos. Si compras un pollo, puedes hacer filetes, caldo con los huesos y croquetas con lo que sobre. La cuestión es no tirar nada. Igual que si haces zumo de frutas, la pulpa consérvala para convertirla en compota o en el ingrediente principal de una salsa o crema, también en un dulce.
  • Compra los productos que estén a punto de caducar. Así conseguirás que no terminen en un contenedor y ahorrarás dinero, ya que suelen rebajar su precio para darles salida de venta.

 

En internet se pueden encontrar multitud de recursos para el aprovechamiento de alimentos (talleres, blogs de recetas etc.). También ha visto la luz la primera empresa que vende productos cuyo origen son alimentos que se iban a desechar. Hablamos de Es Im-perfect, que no utiliza aditivos, apuesta por la calidad, la sostenibilidad y el respeto por el medio ambiente. Su especialidad son las compotas y mermeladas elaboradas con frutas que iban a desecharse, bien por su aspecto poco atractivo para la compra, o por excedente.

 

 

 

¿Qué es lo que no debes hacer nunca si tienes agujetas?  

Tener agujetas es algo bastante habitual, sobre todo entre aquellas personas que no están acostumbradas a practicar deporte o bien, han realizado un sobreesfuerzo un día en concreto. Existen miles de remedios para combatirlas, pero poco o nada se habla de lo que no se debe hacer nunca si ya las estamos sufriendo.

 

¿Qué son las agujetas?

 

Las agujetas no son más que el término coloquial que se utiliza para referirse al Dolor Muscular de Aparición tardía (DMAT) o DOMS en sus siglas en inglés. Se trata de dolores musculares que suelen aparecer al día siguiente o a las pocas horas de haber realizado un sobreesfuerzo físico al que nuestro cuerpo no está acostumbrado. En realidad, son micro roturas en los músculos y pueden durar de 3 a 5 días después de su inicio.

 

Suelen aparecer tras el primer día de entrenamiento, ya sea en el gimnasio o fuera. También después de épocas de “parón” del ejercicio físico que solemos practicar (vacaciones, Navidad, puentes festivos…). Cualquier elemento que modifique nuestra rutina puede provocar la aparición de las temidas agujetas.

 

Lo que no debemos hacer nunca si tenemos agujetas

 

Como decíamos antes, parece que existen mil remedios para combatir las agujetas, pero nadie nos dice qué es lo que no debemos hacer cuando las estamos sufriendo. ¿Qué debemos evitar?

 

  • No estar activos. Puede parecer contradictorio, pero es muy importante que no nos quedemos quietos, los músculos y articulaciones deben estar siempre activos para un correcto funcionamiento. Es posible que en las primeras horas sea muy molesto, pero podemos aliviar el dolor con bolsas de hielo y masajes.
  • Cambiar tu rutina de ejercicios de forma constante. De esta manera tus músculos jamás podrán acostumbrarse a una actividad física concreta. Hay que darles tiempo. Practicar un tipo de rutina y cuando ya estés totalmente cómodo o cómoda, entonces podrás probar cosas nuevas y diferente.
  • Evita los sobreesfuerzos. Uno de los consejos más extendidos tiene que ver con el hecho de practicar la misma rutina que te ha provocado las agujetas. Esto puede ser cierto mientras que evites un sobreesfuerzo. Tus músculos están doloridos, les has provocado mini roturas, así que no fuerces la máquina.

 

Al margen del dolor muscular debido a la inflamación provocada por las mini roturas, las agujetas también causan pérdida de fuerza y de movilidad a nivel articular. Todo esto se recupera al cabo de unos días. Y lo más importante es que las agujetas se “curan” de forma totalmente natural, debe seguirse un proceso.