La guía definitiva para pedir un aumento de sueldo  

El fantasma de la crisis se aleja poco a poco y aunque los mercados siempre están ahí para pedir contención, los trabajadores comienzan a respirar y el consumo se reactiva. Eso se traduce en que son muchos los que buscan crecimiento personal, de expectativas laborales y también de sueldo. Si crees que ha llegado el momento de pedir un aumento de sueldo, te dejamos una guía definitiva con algunos consejos infalibles.

 

6 consejos para pedir un aumento de sueldo

 

Antes de tomar la decisión de solicitar un incremento de tu nómina, haz un análisis sobre la marcha de la empresa, tus logros y tus expectativas. Es importante que lo hagas en buen momento, justo cuando una campaña ha terminado con buenos resultados o tu equipo ha recibido una felicitación por un trabajo concreto. Por el contrario, guarda la idea en el cajón si notas que el ambiente está caldeado.

 

En cuanto encuentres ese buen momento deberías seguir una guía para no dar, como se suele decir, puntada sin hilo:

 

  1. Pide una reunión específica, no lo hagas en un encuentro informal.
  2. Pon en valor tu trabajo y tu esfuerzo.
  3. Haz un resumen de tus logros y avances.
  4. Destaca los puntos positivos de la empresa por los que quieres continuar y crecer.
  5. No hables de cifras concretas, pide una revisión al alza del rango salarial.
  6. Evita estrategias de comparación con otros compañeros de trabajo.

 

Una vez que hayas solicitado el aumento de sueldo ofréceles un tiempo de evaluación, para que no tengan que tomar una decisión de forma precipitada ya que, en la mayoría de los casos, puede perjudicarte.

 

Sea cual sea la decisión final, acéptala de buen grado y en caso de ser negativa, vuelve a intentarlo más adelante. Si al final consigues el incremento recuerda que en Previsora General aseguramos tu salud y la de toda tu familia. La póliza más contratada es el Previsalud, pero también contamos con la categoría Previsalud Oro, descubre aquí sus ventajas.

Mutualidades: 3 ejemplos de cómo convertir los beneficios en servicios  

Las mutualidades como Previsora General son entidades sin ánimo de lucro, formadas por personas (los mutualistas) y no por capitales, que se auto gestionan y en las que existe la participación democrática. Todo esto les permite que los beneficios conseguidos con el pago de las mutualidades reviertan en los propios mutualistas. Te damos 3 ejemplos de cómo convertir los beneficios en servicios.

 

3 ejemplos en los que Previsora General convierte sus beneficios en servicios

 

Cada mutualidad decide libremente en qué tipo de servicios prefiere invertir sus beneficios, servicios que en última instancia beneficiarán a los mutualistas. En el caso de Previsora General se ofrecen coberturas gratuitas y precios especiales en servicios de bienestar.

 

  1. Protección de pagos para los trabajadores que se encuentren en situación de desempleo o aquellos autónomos con incapacidad temporal reconocida. Previsora General reembolsa las cuotas íntegras durante los 6 primeros meses. Esto significa, que, a pesar de no poder abonar los pagos correspondientes, el mutualista podrá continuar disfrutando de las ventajas y servicios de la póliza de salud porque estarán garantizados. Además, todos aquellos mutualistas que demuestren estar pasando por una situación de concurso de acreedores podrán beneficiarse de esta cobertura de protección de pagos.
  2. Defensa Jurídica para todos los mutualistas. Una cobertura que permite el asesoramiento legal telefónico ilimitado y que incluye también 3 visitas anuales presenciales. Además, la defensa jurídica gratuita de Previsora General permite gestionar los trámites para presentar recursos de multas y consultas sobre contratos de alquiler.
  3. Club Salud que incluye servicios de bienestar para los mutualistas. Los asegurados de Previsora General pueden acceder a precios especiales en servicios que no cubre la póliza:
    • Reproducción asistida.
    • Cirugía estética.
    • Pedagogía.
    • Psicología.
    • Acupuntura.
    • Veterinarios.

 

Todas las mutualidades cumplen una serie de requisitos que acreditan que sus beneficios revierten en los mutualistas. El sello Ethsi (Ethical and Solidarity Based Insurance) es una muestra de ello. Te dejamos AQUÍ una relación de las entidades que junto a Previsora también lo tienen.

3 consejos para escoger la mejor técnica de aumento de pecho  

España practica casi 400.000 operaciones de cirugía estética al año. La intervención estrella sigue siendo el aumento de mama, que supone un 17% del total según los últimos datos publicado por la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE) basadas en la encuesta “La realidad de la Cirugía Estética en España 2017-2018” que se publicó en diciembre del año pasado. Si estás pensando en realizarte una mamoplastia sigue nuestros consejos para elegir la técnica de aumento de pecho que más te conviene.

 

Con el seguro médico PreviSalud de Previsora General podrás acceder a la tarjeta del Club Salud con la que beneficiarte de servicios de bienestar a precios especiales, entre ellos los de cirugía estética.

 

Cómo elegir la mejor técnica de aumento de pecho

 

El pecho se puede aumentar con prótesis o implantes o bien con grasa propia. Desde Previsora General te damos 3 consejos para que puedas elegir el mejor método para ti. ¿Qué debes tener en cuenta?

 

  1. Si el pecho es muy pequeño se recomienda un implante redondo porque aumenta de arriba abajo.
  2. Para un resultado más natural se recomienda un implante anatómico.
  3. Si se necesita reducir depósitos de grasa no deseados del abdomen, flancos y caderas, se recomienda utilizar la técnica del aumento de mamas con grasa propia.

 

Los implantes mamarios son las técnicas más utilizadas y se realizan a través de una pequeña incisión alrededor de la areola, en el surco bajo el pecho o en la axila. El lugar escogido dependerá de la anatomía de la paciente y permitirá crear un bolsillo en el que colocar la prótesis, normalmente debajo del tejido mamario o debajo del músculo pectoral. La cicatriz que dejará la incisión suele ser mínima, ya que los cortes se diseñan para dejar marcas casi imperceptibles. Una intervención de este tipo suele durar de una a 2 horas y no suele conllevar complicaciones.

5 consejos para encontrar trabajo si estás en el paro  

Más de 3 millones de personas estaban desempleadas en septiembre de 2019 según los últimos datos publicados por el Ministerio de Trabajo. Lejos ya de las altas tasas de paro que se registraban hace algunos años y que superaron la barrera del 25%, parece que el mercado de trabajo se ha estabilizado; aunque sindicatos y trabajadores reconocen que lo está de una manera más precaria. Desde Previsora General te damos algunos consejos para encontrar trabajo si estás en el paro.

 

Una de las principales preocupaciones de los desempleados tiene que ver con el abono de facturas, el pago de hipoteca o alquiler y otras obligaciones monetarias. Por eso en Previsora General, al tratarse de una mutualidad, puede revertir parte de sus beneficios y una de sus principales coberturas gratuitas es la protección de pagos durante 6 meses para desempleados.

 

Consejos para encontrar trabajo si estás desempleado

 

Si te has quedado en el paro o hace algún tiempo que buscas trabajo, pero no has tenido suerte, lo principal es no desesperarse y seguir confiando en uno mismo, siempre. Todos tenemos un lugar que podemos ocupar y en el que desarrollar un buen trabajo. Mientras lo encuentras, sigue estos 5 consejos:

 

  1. Elabora un buen currículum. Se trata de nuestro documento base en el que se centrará la búsqueda de empleo externa. Es importante ser breve, lo más recomendable es que no ocupe más de una página, sea fácil de leer y directo. Los departamentos de Recursos Humanos no van a gastar más de 2 minutos y tienen que detectar que tu CV vale la pena como para que pase a una siguiente fase en la que lo analizarán más detenidamente.
  2. Prepárate las entrevistas de trabajo. Ocurre con más frecuencia de lo que creemos, muchos aspirantes acuden a las entrevistas sin preparación. Es imprescindible acudir bien preparado/a: Leer sobre la empresa, saber a qué se dedica, cuantos trabajadores tiene, cuál es su filosofía. Al margen de esto, busca vídeos y artículos en internet que desvelan las preguntas que suelen hacerse en todas las entrevistas de trabajo: “Dinos 3 aspectos positivos y negativos sobre ti”, “¿Te gusta trabajar en equipo”, “¿Sueles estresarte con facilidad?”
  3. Regístrate en los portales de búsqueda de empleo más importantes de tu sector. No todo empieza y termina en Infojobs, claro que debes estar presente en este portal generalista, al igual que en Linkedin, Indeed e Infoempleo, pero también debes buscar en portales especializados. Si por ejemplo eres un profesional de la comunicación buscarás en BeBee o Domestika.
  4. Ofrece tus servicios a empresas del sector. Prepara un listado de empresas de tu sector en las que te gustaría trabajar, estudia su filosofía, las necesidades que puedan tener y contacta con ellos. Bien por teléfono o por correo electrónico enviando tu CV, carta de presentación, portfolio y propuesta si fuera necesario. En el asunto del correo debes ser claro y conciso y sorprendente para llamar la atención. Si llamas, pide que te pasen directamente con el departamento de Recursos Humanos, ellos te explicarán cómo puedes hacerles llegar tu propuesta.
  5. Elabora un vídeocurrículum para llamar la atención. Se han puesto de moda, Youtube está plagado de videocurrículums, una forma original y muy directa de presentarte y decir por qué deberían contratarte. Eso sí, la edición debe ser buena, el vídeo breve y tu imagen impecable.

 

 

 

 

Consejos para asegurar tu salud si eres autónomo

La vida y el trabajo se difuminan hasta que es imposible separar una cosa de la otra cuando alguien se lanza a emprender. Trabajar como autónomo tiene sus pros y sus contras, pero, en cualquier caso, si quieres dar el paso es muy importante que seas previsor y estés preparado para solventar situaciones que se pueden dar en el futuro. Una de las más comunes es la incapacidad temporal por una enfermedad o accidente, lo recomendable es contratar un seguro de salud que cubra, ya no solo la atención sanitaria, si no también aspectos como el hecho de no cobrar durante el tiempo que dure la inactividad del asegurado.

 

Tips para asegurar tu salud si trabajas por cuenta propia

 

Antes de contratar un seguro de salud para autónomos debes tener en cuenta algunos aspectos que te ayudarán a elegir la mejor opción, la que mejor te convenga. Como en casi todos los sectores, existen pólizas adaptadas a la mayoría de necesidades: Tanto en precio como en coberturas.

 

  1. Contrata un seguro privado. Esto te permitirá disponer de una amplia cobertura sanitaria que complemente los servicios de la Seguridad Social. Antes debes tener en cuenta tus necesidades sanitarias, por ejemplo, si tienes algún problema de salud crónico (diabetes, enfermedad autoinmune, etc).
  2. Elige pólizas con coberturas amplias. Lo habitual es que los seguros médicos cubran como mínimo las urgencias, hospitalización y especialidades médicas.
  3. Evita los seguros de copago. No es la mejor opción para los autónomos, ya que en este caso se comparten los gastos sanitarios y si padeces alguna dolencia crónica que te obligue a acudir con asiduidad al médico, se disparará tu presupuesto.
  4. Guarda tu comprobante de póliza para poder beneficiarte de ventajas fiscales. Los seguros médicos desgravan en el IRPF, en concreto sobre la base imponible de este impuesto. El ahorro fiscal puede ser de hasta un 30%.
  5. Asegúrate de si tu contrato incluye exclusiones y carencias. Esto evitará que te encuentres con sorpresas desagradables.

 

También es importante tener en cuenta antes de contratar una póliza de salud, el cuadro médico que la compañía aseguradora te ofrece. Si sueles tratarte con un especialista en concreto, tienes que comprobar que podrás visitarte con ese facultativo. En caso de que no dispongan del cuadro médico que te interesa deberías buscar otra compañía o contratar un seguro concertado en el que el paciente asume el coste sanitario y tras enviar la factura a la compañía, se le devuelve un tanto por ciento que va entre el 70 y el 100%.

 

Con las pólizas de salud de Previsora General podrás elegir entre varias opciones y quedarte con la que mejor se ajuste a tus necesidades. Además, al tratarse de una mutualidad de previsión social está garantizada la protección de pagos en caso de incapacidad laboral. Esto significa que durante 6 meses no tendrás que preocuparte del pago del seguro.

Consejos para gestionar tus pólizas por internet  

Las nuevas tecnologías inundan todos los sectores económicos y avanzan a pasos acelerados, a veces a un ritmo tan vertiginoso que las instituciones públicas no son capaces de adaptar esos avances a las nuevas leyes. A pesar de tratarse de un sector tradicional, las aseguradoras se adecuan poco a poco al progreso de las nuevas tecnologías y hacen suyos los beneficios que suponen para los asegurados muchos de los nuevos gadgets y aplicaciones que ven la luz.

 

La gestión de las pólizas por internet

 

Una póliza es un contrato que firma el tomador del seguro con una aseguradora, que en este caso podía ser una mutualidad como Previsora General, una póliza que en la mayoría de entidades ya se puede gestionar digitalmente a través de portales internos en la red. De todas maneras, todavía queda un largo camino para poder situarse en un escenario parecido al de los bancos, el sector que más se ha digitalizado y que cuenta con aplicaciones móviles propias, a parte de los ya tradicionales portales de internet. ¿Qué beneficios comporta una gestión digitalizada?

 

  • Permite la autogestión del cliente o mutualista: Control de los tiempos y sin esperas.
  • Mejora la percepción de los usuarios sobre su mutualidad o aseguradora.
  • El entorno es seguro, con claves y accesos.

 

Consejos de gestión de pólizas de seguros por internet

 

  • Utilizar ventanas de incógnito para asegurar que tus datos no los verán otros posibles usuarios del ordenador.
  • No guardes las contraseñas en los dispositivos que utilices.
  • Evita consultar tus pólizas en tu trabajo y hazlo desde ordenadores personales en casa.
  • Si la consulta la haces desde el móvil es mejor que sea personal y que no estés conectad@ a una red wifi desconocida y abierta.
  • Lo recomendable es utilizar tus huellas dactilares para entrar en tus pólizas desde el móvil en vez de usar claves, es más seguro.

 

De todas maneras, el sector de los seguros todavía convive con otras fórmulas clásicas y necesarias como es la atención directa a través del teléfono. De todas maneras, el sector de los seguros se ha puesto las pilas y ha incrementado sus partidas de inversión en desarrollo digital.

 

Septiembre: El mes ideal para emprender un negocio

Septiembre no es exclusivamente el mes de la “vuelta al cole”, al trabajo, de la apertura de las matriculaciones en las escuelas de idiomas y las ofertas para apuntarse al gimnasio después de los excesos del verano. Septiembre es también el mes ideal para emprender un negocio porque volvemos de vacaciones y las empresas tienen las pilas muy cargadas, las plantillas están al 100% de sus trabajadores, es una etapa para iniciar nuevos proyectos después del parón del verano, entran en vigor muchas medidas económicas, en los últimos meses del año se hacen más solicitudes de ayudas y subvenciones y también se acerca la Navidad, una época en la que el consumo se dispara. Analizamos todos los motivos que hacen que septiembre sea el mes ideal para emprender un negocio.

 

5 motivos para emprender un negocio en septiembre

 

Emprender un negocio en nuestro país no es fácil en ningún mes del año pero septiembre es uno de los mejores por varios motivos:

  1. Vuelta de vacaciones. Septiembre es el mes en el que más trabajadores vuelven de sus vacaciones de verano. Así que las plantillas vuelven a estar al 100% de sus activos y todos llegan descansados y con las pilas muy cargadas después de unas semanas de descanso y ocio. Esto también comporta más energía para emprender nuevos proyectos y llevarlos a cabo.
  2. Se instauran nuevas medidas económicas. Septiembre y enero son los meses más habituales durante los que las administraciones públicas ponen en marcha nuevas medidas económicas, cambios de tarifas y actualizaciones, etc.
  3. Se acerca la Navidad. Esto significa que el consumo se dispara en las semanas previas. También cada vez más, los consumidores son previsores y hacen las compras escalonadamente a lo largo del último trimestre del año.
  4. Subvenciones. A partir de septiembre se publican las últimas subvenciones y ayudas del año y es un buen momento para poder beneficiarte.
  5. Facilidad para conseguir clientes. Después del verano, a pesar de que algunas familias tienen que hacer frente a los gastos del inicio del curso escolar, los clientes están más predispuestos a consumir que en verano. Una manera de conseguir visibilidad y clientes para un nuevo negocio.

Consejos para volver al gimnasio después de las vacaciones  

Tras las vacaciones toca volver a la rutina, es lo que tiene el mes de septiembre. Si ya has empezado a poner en práctica los trucos que te dábamos en este artículo, pero sientes que te va a costar algo más lo de volver a practicar deporte, tenemos la solución. Guarda este artículo en favoritos para que puedas consultarlo siempre que estés a punto de abandonar. ¡No lo hagas! Tú puedes.

 

¿Qué es imprescindible para que volver al gimnasio no te dé pereza?

 

  1. Motivación.
  2. Objetivos realistas
  3. Buscar un gym cerca de casa.
  4. Intensidad progresiva.
  5. Complementarlo con una alimentación saludable.

 

Estos serían los tips básicos, te damos también las claves para que se convierta en una verdadera rutina.

 

5 consejos si quieres que tu relación con el gimnasio sea duradera

 

Septiembre es junto a enero, uno de los dos meses del año en los que más personas se plantean objetivos saludables para mejorar su estilo de vida. Quizás quieras empezar a comer más sano, a llevar una vida activa o a practicar algún deporte, pero en realidad, todo es lo mismo, porque está conectado.

 

Sin una buena alimentación no puede haber una buena práctica de deporte con garantías y energía suficiente. Y al revés, lo mismo. Así que el primer consejo sería cambiar el estilo de vida en general. Pero como por algo hay que empezar, nos centramos en el deporte y te contamos algunas pautas para poder volver al redil del gym:

 

  1. Sal a caminar. Es imprescindible antes de ponerte a practicar deporte de nuevo. Conseguirás despertar a tus músculos del largo letargo veraniego y evitarás las indeseadas y dolorosas agujetas.
  2. Planifica tus días de práctica deportiva. Es imprescindible para poder crear una verdadera rutina que sigas más allá de las primeras semanas. Así podrás organizarte tus horas de práctica teniendo en cuenta tus horarios laborales y otras responsabilidades diarias. Un ejemplo, busca los huecos libres, si los lunes y los miércoles a las 20h de la tarde sabes que habrás terminado con tus obligaciones laborales y familiares, es un buen momento para practicar deporte.
  3. Apúntate al gimnasio o a las clases que te interesen. Una vez planificados tus horarios podrás valorar si te interesa regresar al gimnasio o apuntarte a clases específicas en centros deportivos especializados. Consulta los horarios de las actividades dirigidas, las salas de fitness, piscina, etc.
  4. Convence a un amig@. Estamos de acuerdo en que en el caso de la práctica de deporte no puedes depender de nadie y la iniciativa debe ser tuya para evitar las excusas. Pero es cierto que un acompañante es una dosis muy alta de motivación que no debes desaprovechar.
  5. Busca la diversión. Si eres un amante del deporte seguramente te habrías saltado los 4 pasos anteriores. Pero si la actividad deportiva te cuesta y nunca ha sido tu fuerte será difícil incorporarlo a tus hábitos, así que tienes que buscar la parte divertida o positiva. Practica solo los deportes en los que se sientas más a gusto o se te den mejor, eso te motivará. Por el contrario, si te empeñas en hacer algo que odias, acabará en fracaso.

Consejos para recuperar la rutina después de las vacaciones  

Es importante regresar al trabajo con las pilas bien cargadas como ya te contamos en este artículo, pero también es necesario recuperar nuestra rutina cuanto antes para poder evitar la depresión postvacacional. Desde Previsora General te damos algunos consejos para que regreses lo antes posible a tus prácticas diarias después de las vacaciones de verano.

 

Los mejores consejos para volver a la rutina tras el descanso estival

 

Días de vino y rosas, así los llaman. En vacaciones hay dos tipos de personas: Las que aprovechan para viajar y llenan sus días de descanso de actividades, planes, excursiones, visitas culturales, deporte, experiencias gastronómicas y de otro tipo; y los que aprovechan para tumbarse a la bartola para disfrutar de una buena lectura, de la música, el mar, la playa, la piscina, los paseos al atardecer y las cenas íntimas a la luz de las estrellas y la luna. Seas del equipo que seas, volver a la rutina no será fácil, así que apunta nuestros consejos:

 

  1. Recupera tus hábitos de sueño días antes. Será algo complicado, pero en vacaciones nos acostumbramos a irnos a dormir más tarde de lo habitual y también nos despertamos más tarde. Para que la noche antes de volver al trabajo no la pases en vela, se recomienda regresar poco a poco a los horarios habituales unos 3 o 4 días antes.
  2. El primer día de trabajo, ponte al día con calma. No intentes recuperar el tiempo perdido o ponerte a hacer todo el trabajo pendiente sin más. Lo primero que debes hacer para poder regresar a tu rutina laboral es ponerte al día, esos asuntos tan urgentes seguro que pueden esperar unas horas. Lee tranquilamente los correos electrónicos que tengas y aquellos que no puedas resolver al momento, apúntalos en la lista de tareas pendientes. Siéntate con subordinados y compañeros para conocer las novedades que se hayan podido dar en tu ausencia y después elabora un listado de prioridades. Es importante que no te agobies intentando terminarlo todo. Mejor empieza y termina por proyectos.
  3. Regresa a tus rutinas deportivas. Si habitualmente vas al gimnasio, vuelve a practicar deporte poco a poco, al principio con 40 minutos de ejercicio diario bastará. A partir de ahí puedes ir incrementando la frecuencia hasta alcanzar tu rutina habitual. Si lo tuyo son las clases, vuelve a apuntarte a aquellas que ya practicabas para que no te quedes sin plaza.
  4. Vuelve a tu dieta habitual. Tras unos días de descanso en los que solemos consumir alimentos que no están tan presentes en nuestro día a día (normalmente con muchos azúcares y grasas saturadas) es importante que el regreso a una dieta saludable sea paulatino. Primero elimina los alimentos con calorías vacías y puede ser que lo primeros días sientas más hambre de lo habitual, come más cantidad y después reduce las ingestas con el paso de los días.
  5. Date un descanso. Aunque parezca contradictorio, una de las fórmulas más efectivas para regresar a la rutina es intentar saltársela un poco los primeros días en cuanto a ocio se refiere. Es importante que estés motivado y tengas planes más allá de ir a trabajar y volver a las rutinas diarias de la casa. Te motivará hacer planes tras la jornada laboral y disfrutar de las horas de sol de las últimas tardes de verano.

 

 

5 consejos para volver al trabajo con energías renovadas  

Como si de un espejismo se tratara, las vacaciones siempre llegan a su fin. La mayoría de las veces saben a poco y duran menos de lo que nos gustaría, por eso es bastante habitual que se den los denominados casos de “depresión postvacacional”. Para que no te ocurra, apunta nuestros consejos para volver al trabajo con energías renovadas.

 

Los 5 mejores consejos para volver a la rutina con las pilas cargadas

 

La ansiedad y el estrés son dolencias psicológicas muy extendidas en la actualidad y que han inundado nuestras vidas a consecuencia de los horarios y ritmos de trabajo y ocio frenéticos. En este artículo hablamos sobre el estrés laboral al regresar de un período vacacional, ahora te contamos cómo darle la vuelta a la tortilla y que puedas comenzar de nuevo tu jornada laboral con energías renovadas.

 

Es normal sentir cierta ansiedad tras regresar de las vacaciones de verano. Tenemos que procesar varias cosas: La vuelta a la rutina, los horarios fijos, las tareas diarias del hogar e incluso los planes de ocio habituales. Apunta estos consejos infalibles para volver al 100%:

 

  1. Tómate un par de días de descanso. ¿Cómo? ¿Pero no estaba de vacaciones? Muchas veces volvemos más cansados de las vacaciones de lo que nos fuimos, viajes a países lejanos, días planificados al detalle, excursiones, actividades… No llegues el domingo a última hora en un intento de exprimir al máximo los días de vacaciones. Nuestra recomendación pasa por tomarte un par de días de descanso en los que tener tiempo para deshacer tranquilamente la maleta, poner lavadoras, recoger la ropa, descansar, salir a tomar un vermut. Dos días de relax son necesarios.
  2. Planifica tu regreso. Volver al trabajo significa regresar a los madrugones, los tápers de comida, el transporte público… No es nada fácil volver a habituarse a la rutina, nos cuesta a todos. Por eso te proponemos planificar la primera semana laboral y así evitarás agobios y momentos de ansiedad. Coge hoja y papel, o ponte frente al ordenador, dibuja un calendario de tareas y ponte a ello: Compra en el supermercado para volver a llenar la nevera, busca hueco para la peluquería tras las vacaciones, pon orden en la casa, prepara el menú semanal, saca tiempo para comprar el material escolar (si tienes hijos)… Si lo tienes todo organizado, será menos complicado y no te olvidarás de nada.
  3. Haz deporte. La práctica de ejercicio se ha convertido en un consejo comodín, casi podemos afirmar que sirve para todas las situaciones, pero así es. Está demostrado que la práctica de deporte mejora y controla nuestros niveles de estrés y ansiedad, nos ayuda a estar en forma, a evadirnos, tranquilizarnos y potencia las endorfinas responsables de la felicidad. Te sentirás con más energía que nunca.
  4. Recupera una dieta equilibrada. Otro consejo comodín, pero igual de efectivo. Para regresar con las pilas cargadas es importante que vuelvas a comer saludable lo antes posible, desde el momento en el que cojas el avión de regreso a casa. Quizás intentar comer bien en un avión sea una utopía, pero inténtalo de todas maneras… Esto te ayudará a recuperar las rutinas y también las fuerzas. Normalmente en vacaciones consumimos alimentos con calorías vacías de forma más habitual, como bollería industrial y comida basura. Volviendo a los alimentos con nutrientes lograremos incrementar nuestra energía.
  5. Evita concentrar todas las vacaciones en verano. Si te dejas algunos días para disfrutarlos a lo largo del año, conseguirás algo de oxígeno para afrontar con alegría y las baterías bien cargadas el resto del año laboral.