Septiembre: El mes ideal para emprender un negocio

Septiembre no es exclusivamente el mes de la “vuelta al cole”, al trabajo, de la apertura de las matriculaciones en las escuelas de idiomas y las ofertas para apuntarse al gimnasio después de los excesos del verano. Septiembre es también el mes ideal para emprender un negocio porque volvemos de vacaciones y las empresas tienen las pilas muy cargadas, las plantillas están al 100% de sus trabajadores, es una etapa para iniciar nuevos proyectos después del parón del verano, entran en vigor muchas medidas económicas, en los últimos meses del año se hacen más solicitudes de ayudas y subvenciones y también se acerca la Navidad, una época en la que el consumo se dispara. Analizamos todos los motivos que hacen que septiembre sea el mes ideal para emprender un negocio.

 

5 motivos para emprender un negocio en septiembre

 

Emprender un negocio en nuestro país no es fácil en ningún mes del año pero septiembre es uno de los mejores por varios motivos:

  1. Vuelta de vacaciones. Septiembre es el mes en el que más trabajadores vuelven de sus vacaciones de verano. Así que las plantillas vuelven a estar al 100% de sus activos y todos llegan descansados y con las pilas muy cargadas después de unas semanas de descanso y ocio. Esto también comporta más energía para emprender nuevos proyectos y llevarlos a cabo.
  2. Se instauran nuevas medidas económicas. Septiembre y enero son los meses más habituales durante los que las administraciones públicas ponen en marcha nuevas medidas económicas, cambios de tarifas y actualizaciones, etc.
  3. Se acerca la Navidad. Esto significa que el consumo se dispara en las semanas previas. También cada vez más, los consumidores son previsores y hacen las compras escalonadamente a lo largo del último trimestre del año.
  4. Subvenciones. A partir de septiembre se publican las últimas subvenciones y ayudas del año y es un buen momento para poder beneficiarte.
  5. Facilidad para conseguir clientes. Después del verano, a pesar de que algunas familias tienen que hacer frente a los gastos del inicio del curso escolar, los clientes están más predispuestos a consumir que en verano. Una manera de conseguir visibilidad y clientes para un nuevo negocio.

Consejos para volver al gimnasio después de las vacaciones  

Tras las vacaciones toca volver a la rutina, es lo que tiene el mes de septiembre. Si ya has empezado a poner en práctica los trucos que te dábamos en este artículo, pero sientes que te va a costar algo más lo de volver a practicar deporte, tenemos la solución. Guarda este artículo en favoritos para que puedas consultarlo siempre que estés a punto de abandonar. ¡No lo hagas! Tú puedes.

 

¿Qué es imprescindible para que volver al gimnasio no te dé pereza?

 

  1. Motivación.
  2. Objetivos realistas
  3. Buscar un gym cerca de casa.
  4. Intensidad progresiva.
  5. Complementarlo con una alimentación saludable.

 

Estos serían los tips básicos, te damos también las claves para que se convierta en una verdadera rutina.

 

5 consejos si quieres que tu relación con el gimnasio sea duradera

 

Septiembre es junto a enero, uno de los dos meses del año en los que más personas se plantean objetivos saludables para mejorar su estilo de vida. Quizás quieras empezar a comer más sano, a llevar una vida activa o a practicar algún deporte, pero en realidad, todo es lo mismo, porque está conectado.

 

Sin una buena alimentación no puede haber una buena práctica de deporte con garantías y energía suficiente. Y al revés, lo mismo. Así que el primer consejo sería cambiar el estilo de vida en general. Pero como por algo hay que empezar, nos centramos en el deporte y te contamos algunas pautas para poder volver al redil del gym:

 

  1. Sal a caminar. Es imprescindible antes de ponerte a practicar deporte de nuevo. Conseguirás despertar a tus músculos del largo letargo veraniego y evitarás las indeseadas y dolorosas agujetas.
  2. Planifica tus días de práctica deportiva. Es imprescindible para poder crear una verdadera rutina que sigas más allá de las primeras semanas. Así podrás organizarte tus horas de práctica teniendo en cuenta tus horarios laborales y otras responsabilidades diarias. Un ejemplo, busca los huecos libres, si los lunes y los miércoles a las 20h de la tarde sabes que habrás terminado con tus obligaciones laborales y familiares, es un buen momento para practicar deporte.
  3. Apúntate al gimnasio o a las clases que te interesen. Una vez planificados tus horarios podrás valorar si te interesa regresar al gimnasio o apuntarte a clases específicas en centros deportivos especializados. Consulta los horarios de las actividades dirigidas, las salas de fitness, piscina, etc.
  4. Convence a un amig@. Estamos de acuerdo en que en el caso de la práctica de deporte no puedes depender de nadie y la iniciativa debe ser tuya para evitar las excusas. Pero es cierto que un acompañante es una dosis muy alta de motivación que no debes desaprovechar.
  5. Busca la diversión. Si eres un amante del deporte seguramente te habrías saltado los 4 pasos anteriores. Pero si la actividad deportiva te cuesta y nunca ha sido tu fuerte será difícil incorporarlo a tus hábitos, así que tienes que buscar la parte divertida o positiva. Practica solo los deportes en los que se sientas más a gusto o se te den mejor, eso te motivará. Por el contrario, si te empeñas en hacer algo que odias, acabará en fracaso.

Consejos para recuperar la rutina después de las vacaciones  

Es importante regresar al trabajo con las pilas bien cargadas como ya te contamos en este artículo, pero también es necesario recuperar nuestra rutina cuanto antes para poder evitar la depresión postvacacional. Desde Previsora General te damos algunos consejos para que regreses lo antes posible a tus prácticas diarias después de las vacaciones de verano.

 

Los mejores consejos para volver a la rutina tras el descanso estival

 

Días de vino y rosas, así los llaman. En vacaciones hay dos tipos de personas: Las que aprovechan para viajar y llenan sus días de descanso de actividades, planes, excursiones, visitas culturales, deporte, experiencias gastronómicas y de otro tipo; y los que aprovechan para tumbarse a la bartola para disfrutar de una buena lectura, de la música, el mar, la playa, la piscina, los paseos al atardecer y las cenas íntimas a la luz de las estrellas y la luna. Seas del equipo que seas, volver a la rutina no será fácil, así que apunta nuestros consejos:

 

  1. Recupera tus hábitos de sueño días antes. Será algo complicado, pero en vacaciones nos acostumbramos a irnos a dormir más tarde de lo habitual y también nos despertamos más tarde. Para que la noche antes de volver al trabajo no la pases en vela, se recomienda regresar poco a poco a los horarios habituales unos 3 o 4 días antes.
  2. El primer día de trabajo, ponte al día con calma. No intentes recuperar el tiempo perdido o ponerte a hacer todo el trabajo pendiente sin más. Lo primero que debes hacer para poder regresar a tu rutina laboral es ponerte al día, esos asuntos tan urgentes seguro que pueden esperar unas horas. Lee tranquilamente los correos electrónicos que tengas y aquellos que no puedas resolver al momento, apúntalos en la lista de tareas pendientes. Siéntate con subordinados y compañeros para conocer las novedades que se hayan podido dar en tu ausencia y después elabora un listado de prioridades. Es importante que no te agobies intentando terminarlo todo. Mejor empieza y termina por proyectos.
  3. Regresa a tus rutinas deportivas. Si habitualmente vas al gimnasio, vuelve a practicar deporte poco a poco, al principio con 40 minutos de ejercicio diario bastará. A partir de ahí puedes ir incrementando la frecuencia hasta alcanzar tu rutina habitual. Si lo tuyo son las clases, vuelve a apuntarte a aquellas que ya practicabas para que no te quedes sin plaza.
  4. Vuelve a tu dieta habitual. Tras unos días de descanso en los que solemos consumir alimentos que no están tan presentes en nuestro día a día (normalmente con muchos azúcares y grasas saturadas) es importante que el regreso a una dieta saludable sea paulatino. Primero elimina los alimentos con calorías vacías y puede ser que lo primeros días sientas más hambre de lo habitual, come más cantidad y después reduce las ingestas con el paso de los días.
  5. Date un descanso. Aunque parezca contradictorio, una de las fórmulas más efectivas para regresar a la rutina es intentar saltársela un poco los primeros días en cuanto a ocio se refiere. Es importante que estés motivado y tengas planes más allá de ir a trabajar y volver a las rutinas diarias de la casa. Te motivará hacer planes tras la jornada laboral y disfrutar de las horas de sol de las últimas tardes de verano.

 

 

5 consejos para volver al trabajo con energías renovadas  

Como si de un espejismo se tratara, las vacaciones siempre llegan a su fin. La mayoría de las veces saben a poco y duran menos de lo que nos gustaría, por eso es bastante habitual que se den los denominados casos de “depresión postvacacional”. Para que no te ocurra, apunta nuestros consejos para volver al trabajo con energías renovadas.

 

Los 5 mejores consejos para volver a la rutina con las pilas cargadas

 

La ansiedad y el estrés son dolencias psicológicas muy extendidas en la actualidad y que han inundado nuestras vidas a consecuencia de los horarios y ritmos de trabajo y ocio frenéticos. En este artículo hablamos sobre el estrés laboral al regresar de un período vacacional, ahora te contamos cómo darle la vuelta a la tortilla y que puedas comenzar de nuevo tu jornada laboral con energías renovadas.

 

Es normal sentir cierta ansiedad tras regresar de las vacaciones de verano. Tenemos que procesar varias cosas: La vuelta a la rutina, los horarios fijos, las tareas diarias del hogar e incluso los planes de ocio habituales. Apunta estos consejos infalibles para volver al 100%:

 

  1. Tómate un par de días de descanso. ¿Cómo? ¿Pero no estaba de vacaciones? Muchas veces volvemos más cansados de las vacaciones de lo que nos fuimos, viajes a países lejanos, días planificados al detalle, excursiones, actividades… No llegues el domingo a última hora en un intento de exprimir al máximo los días de vacaciones. Nuestra recomendación pasa por tomarte un par de días de descanso en los que tener tiempo para deshacer tranquilamente la maleta, poner lavadoras, recoger la ropa, descansar, salir a tomar un vermut. Dos días de relax son necesarios.
  2. Planifica tu regreso. Volver al trabajo significa regresar a los madrugones, los tápers de comida, el transporte público… No es nada fácil volver a habituarse a la rutina, nos cuesta a todos. Por eso te proponemos planificar la primera semana laboral y así evitarás agobios y momentos de ansiedad. Coge hoja y papel, o ponte frente al ordenador, dibuja un calendario de tareas y ponte a ello: Compra en el supermercado para volver a llenar la nevera, busca hueco para la peluquería tras las vacaciones, pon orden en la casa, prepara el menú semanal, saca tiempo para comprar el material escolar (si tienes hijos)… Si lo tienes todo organizado, será menos complicado y no te olvidarás de nada.
  3. Haz deporte. La práctica de ejercicio se ha convertido en un consejo comodín, casi podemos afirmar que sirve para todas las situaciones, pero así es. Está demostrado que la práctica de deporte mejora y controla nuestros niveles de estrés y ansiedad, nos ayuda a estar en forma, a evadirnos, tranquilizarnos y potencia las endorfinas responsables de la felicidad. Te sentirás con más energía que nunca.
  4. Recupera una dieta equilibrada. Otro consejo comodín, pero igual de efectivo. Para regresar con las pilas cargadas es importante que vuelvas a comer saludable lo antes posible, desde el momento en el que cojas el avión de regreso a casa. Quizás intentar comer bien en un avión sea una utopía, pero inténtalo de todas maneras… Esto te ayudará a recuperar las rutinas y también las fuerzas. Normalmente en vacaciones consumimos alimentos con calorías vacías de forma más habitual, como bollería industrial y comida basura. Volviendo a los alimentos con nutrientes lograremos incrementar nuestra energía.
  5. Evita concentrar todas las vacaciones en verano. Si te dejas algunos días para disfrutarlos a lo largo del año, conseguirás algo de oxígeno para afrontar con alegría y las baterías bien cargadas el resto del año laboral.

 

5 consejos para escoger un seguro con cobertura de viajes  

 

Cuidar nuestra salud es una cuestión a la que se le presta cada vez más atención. Deporte, dieta saludable y también un buen seguro médico son aspectos que se han convertido en imprescindibles para una gran mayoría. Escoger una buena póliza de salud no siempre es tarea fácil, que además incluya una buena cobertura de asistencia en viajes, menos aún. Te damos 5 consejos infalibles para escoger un seguro con cobertura de viajes.

 

Consejos para escoger un seguro con cobertura de viajes

 

Llega el verano y la mayoría de trabajadores, a excepción del sector turístico, se marchan de vacaciones. La proliferación de las compañías aéreas low cost y los portales de internet para conseguir alojamiento a precios muy competitivos han provocado un incremento de los viajes al extranjero. Aunque la Tarjeta Sanitaria Europea nos ofrece cobertura en todos los países miembros, algunos aspectos se quedan fuera y, además, no nos sirve si salimos de las fronteras de la U.E.

 

Si queremos contratar un seguro de asistencia en viajes, la mayoría incluirá cobertura de salud para todos los incidentes que puedas sufrir en el destino. Atención médica por enfermedad o accidente: Urgencias, hospitalización, cirugía, etc. Pero al margen de esto deberías obtener otros beneficios que también son importantes. Ten en cuenta estos 5 consejos infalibles para que escojas el mejor seguro con cobertura de viajes. ¿Qué debería incluir al margen de la póliza de salud?

 

  1. Repatriación y retorno anticipado. En caso de fallecimiento del asegurado o de un familiar, este punto del seguro es imprescindible para evitar molestias burocráticas y gastos económicos innecesarios.
  2. Pérdida de equipajes. Es importante leer la letra pequeña para asegurarnos que la póliza incluye este punto, más importante de lo que podemos llegar a pensar en un principio. La pérdida de maletas es algo bastante habitual por el incremento de los vuelos en temporada turística. Debería también cubrir los retrasos o la cancelación de los vuelos.
  3. Seguro adaptado a tu viaje. No es lo mismo marcharse de crucero, que subirse a una avioneta para llegar a una isla perdida del pacífico, dormir en una tienda de campaña en la sabana rodeado de fieras o irse a un apartamento al lado del mar. Es importante especificar a la aseguradora el motivo del viaje, el lugar y si se desarrollarán actividades peligrosas.
  4. Cancelación del viaje. A veces, antes de salir de viaje es posible que la agencia anule la ruta por motivos operativos o porque no se hayan llenado las plazas suficientes. También puede ocurrir que nos convoquen a un examen oficial, por ejemplo, unas oposiciones o que un asunto familiar nos retenga y nos impida viajar. Para esto es importante contar con un seguro de cancelación para poder recuperar todo el dinero invertido.
  5. Contratarlo antes de salir de España y el tiempo necesario. Algunas personas piensan que es mejor viajar sin seguro para ahorrar dinero y si les ocurre algún incidente contratarlo en el momento. Si lo haces así, la mayoría de aseguradoras no correrán con los gastos. Contrátalo antes de iniciar tu viaje y hazlo por los días completos que estarás fuera. Se recomienda que el seguro cuente a partir del día de partida y hasta el día de regreso, para evitar problemas.

 

Descubre la cobertura de nuestras pólizas de asistencia en viaje con nuestro tarificador online.

Consejos para elaborar la fiambrera perfecta para pasar el día en la playa  

Con la llegada del verano, hayamos empezado las vacaciones o todavía no, todos sacamos un hueco o disfrutamos de un día libre en la playa. Sol, mar y unos cuantos chapuzones son la fórmula perfecta para desconectar y vivir intensamente la estación más popular de todo el año. Una de las grandes problemáticas tiene que ver con la comida. ¿Almuerzo en el chiringuito? ¿Bocadillos preparados? ¿Tupper con un plato fresco? Si quieres ahorrar te aconsejamos que descartes la opción del chiringuito y que apuntes nuestros consejos para prepararte la mejor fiambrera playera.

 

5 consejos infalibles para preparar una fiambrera playera

 

Leyenda urbana o no, hay una cosa en la que coinciden casi todos los bañistas: La playa da hambre. Así que comer más tarde o no llevarnos nada, nunca es una opción. En realidad, ni para ir a la playa ni a ningún otro lugar, ya que una alimentación saludable se basa en una correcta ingesta diaria de alimentos equilibrados. Apunta nuestros consejos para elaborar la mejor fiambrera.

 

  1. Planificación. Si lo dejas todo para el domingo a las 8 de la mañana cuando te levantes para ir a pasar el día a la playa, al final acabarás comprando unos bocadillos en el bar de abajo y preparando cualquier cosa con los restos de la cena de la noche anterior. Piensa qué quieres comer, compra los alimentos y déjalo preparado el día antes para ahorrar tiempo.
  2. Alimentos refrescantes. No es plan de llevarse un cocido o unas lentejas a la playa, aunque el calor mantenga los platos en buenas condiciones o utilices un termo para transportarlos lo cierto es que se trata de un almuerzo demasiado potente para una jornada al sol. De hecho, alimentos tan calóricos pueden contribuir a que te veas afectado por un golpe de calor. Apuesta por alimentos fríos y ligeros (ensaladas de pasta, de arroz, de verduras, bocadillos de panes de calidad con harinas integrales y masa madre, etc).
  3. Evita los platos que precisen de accesorios. Nos referimos a los alimentos que necesiten cortarse con cuchillo, etc. Sí que puedes llevar cubiertos pero que sean de bambú o biodegradables para evitar que se rompan o rasguen tu bolsa-nevera y no contaminen.
  4. No olvides hidratarte. Una buena fiambrera debe ir acompañada de líquidos que nos hidraten, agua fresca y zumos naturales. Evita los envasados ya que te aportarán más azúcar del necesario y por su parte los refrescos te darán más sed y contribuirán a tu deshidratación.
  5. Fiambreras ecológicas y ligeras. La toalla, una silla plegable, la sombrilla, las cremas… ¡Necesitamos un camión para irnos a la playa! Como vamos tan cargados lo mejor es apostar por materiales ligeros para nuestras fiambreras: Acero inoxidable, silicona o bambú son materiales que no pesan y tampoco contaminan.

 

 

¿Por qué es importante contratar un seguro de viaje?  

En los tiempos de las compañías aéreas y hoteles low cost, viajar ya no es un privilegio antes reservado a unos pocos y se ha convertido en algo a lo que tiene acceso incluso un mileurista. Esta “democratización” de los viajes tiene también su lado negativo: Ha nacido una despreocupación sobre los que significa viajar a la otra punta del mundo. Hace unas décadas los viajes se preparaban con sumo cuidado, ahora tan solo se piensa en la documentación necesaria para entrar en el país de turno y la maleta que llevaremos. Pero un viaje fuera de nuestro país significa mucho más, los accidentes pueden ocurrir y si tienen lugar en países sin sistemas de salud públicos como el nuestro, todo se complica. Esta es solo una de las razones por las que es importante contratar un seguro de viaje.

La importancia de contratar seguros de viajes

 

Algunas de las razones por las que contratar un seguro de viajes son bastante evidentes, aunque a veces es necesario recordarlas, porque el sentido común no siempre nos acompaña en la toma de decisiones más emocionales como puede ser el destino de unas vacaciones.

 

  • Cobertura sanitaria completa en caso de enfermedad o accidente.
  • Traslados medicalizados.
  • Indemnización por pérdida del equipaje o retrasos.
  • Repatriación en caso de fallecimiento.

 

Tendemos a pensar que el seguro de viaje representa un gasto añadido a los billetes de transporte y al alojamiento, pero en realidad se trata de un servicio que ofrece tranquilidad y eso no está pagado. Muchos países no ofrecen las mismas garantías sanitarias que el nuestro o su gestión de accidentes no es igual de ágil y exhaustiva. Por eso lo mejor es “curarse en salud” y contratar una póliza que nos permitirá disfrutar de nuestras vacaciones con todas las garantías.

¿Hasta cuándo debemos guardar las nóminas?

La conocida popularmente como nómina no es más que un recibo del salario percibido por el trabajador que permite justificar el pago que recibe por parte de la empresa. Pero ¿es necesario que las conserve todas? En un mundo cada vez más digitalizado hemos dejado de tener espacio para los documentos en papel. Las cajas de zapatos con los recibos de la luz y el agua han pasado a la historia. ¿Podemos hacer limpieza y deshacernos de nuestras nóminas?

 

El archivo de las nóminas por parte del trabajador

 

La firma de la nómina es un justificante de la percepción del trabajador de su salario, aunque eso no supone que esté de acuerdo con la cantidad que se refleja. Cada vez más empresas envían la nómina digitalizada y ya no es necesaria su firma, aunque antes tampoco en los casos en los que el pago se realizaba por transferencia bancaria. Ese ingreso ya suponía la percepción por parte del trabajador del sueldo.

 

No existe ningún tipo de obligación por parte del trabajador de conservar sus nóminas, aunque guardarlas se convierte en un justificante de sus derechos, de lo cobrado y de lo cotizado. En este caso, conservar las nóminas le permitirá defenderse en caso de errores de cotización, prestaciones de la Seguridad Social, etc.

 

Todos los trabajadores tienen un plazo de un año para reclamar su salario si no están conformes con las cantidades. Asimismo, desde la Seguridad Social tienen hasta 4 años para reclamar cotizaciones sociales. Por eso se recomienda a los empleados que conserven las nóminas de los últimos 5 años para cubrirse las espaldas. En todo caso, año a año la S.S envía la hoja de la vida laboral y se pueden hacer las comprobaciones oportunas por parte del trabajador.

 

Todo lo anterior a los últimos 5 años ya no se puede reclamar y en principio está registrado por la Seguridad Social para poder calcular en un futuro, por ejemplo, la pensión de jubilación a percibir.

 

Las empresas, obligadas a conservar la documentación

 

En el caso de las empresas, sí que están obligadas a conservar durante un período mínimo de 5 años (4 años según el Real Decreto de Infracciones y Sanciones) las nóminas de sus trabajadores y los boletines de cotización para que se puedan realizar las comprobaciones oportunas.

Consejos para cuidar de nuestra piel en verano  

Sol, playa, mar, piscina, paseos al atardecer… En apenas 10 días se inaugurará oficialmente el verano 2019 pero parece que el tiempo acompaña y ya apetece adelantarse un poquito y darse un buen chapuzón, aunque el agua todavía esté fría. Ahora que llega el calor y las actividades playeras se van a multiplicar es importante cuidar nuestra piel. De hecho, debe cuidarse durante todo el año porque cada estación tiene sus problemáticas concretas, en verano el principal enemigo es el sol en exceso. Te damos algunos consejos para cuidar de nuestra piel en verano.

 

5 consejos para cuidar nuestra piel en verano

 

  1. Hidratación. Es la más importante de todas, la piel necesita “beber” igual que nosotros para poder mantenerse viva. Si notas que se descama es un síntoma de deshidratación y que más allá del “problema” estético que puede suponer también puede acarrear otras dolencias que pueden llegar a ser importantes. Así que bebe agua antes de esperar a tener sed y también aplícate crema corporal después de la ducha para mantener el Ph natural de la piel. Y, sobre todo, presta especial atención en el caso de que tengas la piel seca, deberás hidratarte aún más.
  2. Protección solar. Y no solo cuando acudas a la playa, la piscina o realices actividades acuáticas y de ocio al aire libre, debemos aprender a protegernos del sol desde el momento que salimos de casa por la mañana. El sol en primavera y verano está más cerca de la Tierra que en las otras estaciones y por eso nos puede afectar más. Por eso es muy importante utilizar productos con factor de protección. Para ir al trabajo o a hacer recados puedes optar por cremas hidratantes con factor 10 o 15; si eres de los que optas por el maquillaje, también los hay que incluyen factor de protección. Y si vas a la playa o piscina imprescindible utilizar factores más altos (serán efectivos durante más tiempo en nuestra piel) y repetir asiduamente su aplicación.
  3. Alimentación. Es clave para que la piel luzca radiante y saludable. Los nutricionistas recomiendan dietas ricas en frutas y verduras y que incluyan todo tipo de alimentos reales y no envasados ni procesados (huevos, pescado, carne magra, legumbres, pasta y arroz integral…). Es mejor evitar las bebidas azucaradas como los zumos industriales o los refrescos con y sin gas.
  4. Descanso. En verano dormimos menos horas porque se hace de noche más tarde y aprovechamos la buena temperatura para hacer más planes de afterwork pero no debemos descuidar nuestro descanso y se debe intentar dormir 7-8 horas, el cansancio también puede pasar factura a una piel ya castigada de por sí por el sol y los baños de sal y cloro.
  5. Ropa adecuada. Utilizarla ligera, fresca y de colores claros para que no se adhiera a la piel con el sudor, que evite precisamente también la sudoración y la aparición de granitos o manchas propias de las épocas de calor.

Consejos para iniciarte en la meditación  

Vivimos deprisa, quizás demasiado. La mayoría de nosotros empleamos todas las horas del día con obligaciones, algunas necesarias como el trabajo o las tareas del hogar, otras impuestas como los cursos y las clases en el gimnasio. ¿Cuándo fue la última vez que te paraste y pensaste… en nada? Parece que la meditación se ha puesto de moda, pero detrás de este nuevo “producto” hay muchos más beneficios que problemáticas.

 

¿Qué es la meditación?

 

El diccionario de la Real Academia Española de la Lengua describe la palabra meditación como la “acción y efecto de meditar”, que no es más que lograr un estado profundo de relajación en el que dejar de lado los pensamientos para centrarnos en nosotros mismos.

 

Formas de meditar hay muchas y formas de conseguir un estado de relajación, también. Pero la manera clásica que a todos nos viene a la cabeza es sentados con las piernas cruzadas y los ojos cerrados en una sala tranquila. Los expertos recomiendan utilizar aquella con la que nos sintamos más cómodos, pero siempre con un punto de introspección necesario. Porque entonces… ¿Cuál sería la diferencia con cualquier otra actividad que realicemos a diario?

 

Consejos para iniciarte en la meditación

 

Internet y las nuevas tecnologías han conseguido que la meditación haya llegado al gran público y se haya popularizado. Esto, inevitablemente, ha comportado una mercantilización de una actividad tan espiritual y alejada del consumismo, pero los beneficios que aporta la meditación a nuestra salud traspasan cualquier crítica.

 

Xuan Luan es conocida por haber sido la profesora de yoga de las últimas ediciones de Operación Triunfo y también practica la meditación, nos da algunos consejos básicos:

 

  • Requiere dedicación, disciplina y regularidad, igual que cualquier otra actividad física o mental. Porque el entrenamiento es imprescindible.
  • La meditación no significa dejar la mente en blanco, si no mantenerla atenta al momento presente sin agarrarse a los pensamientos.
  • Fijarla como una práctica en tu agenda, siempre el mismo día y a la misma hora.
  • Comenzar con poco tiempo, unos 5 o 10 minutos serán suficientes. A medida que entrenemos nuestra mente podremos aumentar ese tiempo.
  • Busca un lugar tranquilo, limpio y espacioso. Debes tener una sensación de libertad de movimientos, aunque no vas a moverte.
  • Lo más recomendable es comenzar con meditaciones guiadas o en grupo.