Enfermedad-minoritaria

Trabajar con una dolencia minoritaria

Las personas con discapacidad lo tienen más difícil que el resto para encontrar trabajo en un entorno laboral complicado. A pesar de que cada vez más, la sociedad integra a aquellos que tienen diversidad funcional. Muchas veces estas problemáticas vienen asociadas a dolencias minoritarias y nada tienen que ver con las capacidades sensoriales o cognitivas. Este sábado 29 de febrero se celebra el Día de las Dolencias Minoritarias, una jornada que tiene como objetivo impulsar la investigación de las dolencias que afectan a menos de una de cada 2.000 personas.

 

Las dificultades de trabajar con una dolencia minoritaria

 

Las personas con algún tipo de discapacidad siguen sin estar integradas totalmente en el mundo laboral. A pesar de las ayudas y de la obligación que tienen las instituciones públicas de reservar un tanto por ciento de sus plazas a personas con alguna discapacidad, lo tienen más complicado en el sector privado. En el caso específica de aquellos que sufren una enfermedad rara que les provoca alguna discapacidad, la situación se complica aún más.

 

  • El 65% de las personas con dolencias minoritarias se encuentra en el paro.
  • El perfil de la mayoría de los que están trabajando es administrativo.
  • Las condiciones de algunos lugares de trabajo dificultan el normal desarrollo para las personas con dificultades y las bajas médicas son frecuentes.
  • La Federación Española de Dolencias Minoritarias pide mejoras como la flexibilización de horarios, adaptaciones de las condiciones laborales al lugar de trabajo, que las bajas no computen y se puedan compensar, ayudas para las empresas que contraten…

 

Desde las asociaciones que integran a personas y familiares con enfermedades minoritarias reclaman, sobre todo, más ayudas para la contratación, algo que permitiría a muchas empresas dar el paso. Si hasta ahora no lo hacen, se debe en muchas ocasiones a las problemáticas que se encuentran en el camino:

 

  • Dificultad para adaptar los espacios.
  • Bajas frecuentes.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *