Asertividad

4 consejos para aprender a trabajar la asertividad en el trabajo  

La mayoría de las personas se guardan en algún momento de sus vidas lo que piensan por no herir, molestar o enfadar al otro. A veces simplemente por seguir la corriente y quedar bien, otras porque no se atreven a llevar la contraria. También unas pocas por miedo o respeto o dudas. Esto se magnifica en los ambientes laborales, cuando la falta de comunicación y de claridad puede comportar problemas a largo plazo. La asertividad es una de las grandes asignaturas pendientes en nuestro país, te damos 4 consejos para aprender a manejarla.

 

Consejos para aplicar la asertividad en tu trabajo

 

La asertividad es una habilidad social que permite comunicar y defender los derechos e ideas propios de cada persona de forma adecuada y con respeto pero de forma directa y clara.

 

Es habitual que una gran mayoría de la población consienta ciertas situaciones que no le gustan y muchas veces se alcanza el límite de la paciencia y se acaba estallando, algo que provoca consecuencias mucho peores.

 

Todo esto en el ámbito laboral, como decíamos al inicio de este artículo, se magnifica y las situaciones pueden ser mucho peores de lo que esperábamos para el desarrollo de proyectos e incluso el buen ambiente en el entorno de trabajo. Apunta estos consejos para trabajar la asertividad en el trabajo.

 

  1. Da tu opinión sobre cuestiones laborales concretas siempre que consideres que mejorará el resultado final. Debes basarte en hechos y no en conclusiones subjetivas.
  2. Expresa tus quejas, críticas y desacuerdos de forma educada pero firme. Y recuerda que los demás no pueden leerte la mente, ni saber lo que necesitas o sientes, debes expresarlo.
  3. Felicita y aplaude los logros individuales y colectivos desde la sinceridad.
  4. Abandona el sentimiento de culpabilidad cuando te niegues a hacer algo en lo que no crees. No te veas obligado a hacerlo a disgusto.

 

La asertividad es un comportamiento que se puede aprender y mejorar pero no es posible desarrollarlo hasta que el individuo mantiene una buena autoestima y confianza en sí mismo. Solo entonces conseguirá no dejarse llevar por sus sentimientos y exponer sus ideas y sentimientos de forma clara.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *