Saltear al contenido principal

Los Trastornos de la Conducta Alimentaria, más allá de la imagen corporal y la obsesión por el peso

Trastornos-conducta-alimentaria

Los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA) son la parte visible de un problema de salud mental más profundo, no solo relacionado con lo que se come o no se come o cómo se hace. La mayoría de TCA’s se caracterizan por fijar la atención de forma excesiva en el peso, la imagen corporal y los alimentos, pero también esconden un excesivo perfeccionismo, inseguridades, exceso de control y una baja autoestima. Hoy se conmemora el Día Internacional de la lucha contra los trastornos alimentarios, una jornada reivindicativa que busca visibilizar estos trastornos y concienciar a la sociedad.

 

¿Qué es un TCA?

El Trastorno de la Conducta Alimentaria es un problema de salud mental que tiene un origen multifactorial: Biológico, psicológico y sociocultural. Se manifiesta en una relación tóxica con los alimentos y la forma de consumirlos que puede conducir a patologías muy graves que pueden afectar el corazón, aparato digestivo, huesos, dientes o derivar en otras enfermedades por la falta de nutrientes.

 

Tipo de Trastornos de la Conducta Alimentaria más comunes

  • Anorexia nerviosa. Restricción y reducción de la ingesta nutricional. La pérdida de peso es significativa, pero la persona afectada tiene una distorsión de su imagen real y cree que tiene sobrepeso al mirarse al espejo. El miedo a ganar peso es inmenso.
  • Bulimia nerviosa. Ingesta voraz con mecanismos compensatorios. Después de los atracones el sentimiento de pérdida de control conduce a compensar el episodio para evitar el aumento de peso provocándose el vómito, usando laxantes y diuréticos, practicando el ayuno o haciendo ejercicio desmesurado.
  • Trastorno por atracones. Ingesta voraz sin mecanismos compensatorios. Se come más rápido de lo habitual, aunque se esté lleno, las cantidades de alimentos son muy grandes y se consume sin tener hambre. Los episodios provocan un sentimiento de culpabilidad.
  • Trastorno evitativo/restrictivo de la ingesta. Las personas que sufren este TCA no tienen interés en los alimentos o bien les causan rechazo por el color, la forma, el olor o el sabor. También puede estar asociado al miedo a las consecuencias de comer como puede ser un atragantamiento. La pérdida de peso es significativa, pero no hay ninguna relación con la imagen corporal.

Los profesionales piden que no se asocien los TCA’s con personas extremadamente delgadas porque es una visión distorsionada e irreal. Una persona con TCA puede tener un peso adecuado o incluso sobrepeso. Los TCA afectan mayoritariamente a mujeres. Es habitual que empiecen durante la adolescencia o los primeros años de adulto.

Aquest article té un enllaç

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados

Relajarse-cuarentena 4 recomendaciones para relajarte esta cuarentena

  Hay dos tipos de personas durante esta cuarentena: Los que no están haciendo nada y los que lo están haciendo todo. Puede que no te apetezca ponerte a practicar deporte como si no hubiera un mañana, a cocinar pan…

Salud-cerebro 5 pautas para cuidar de la salud de tu cerebro

El cerebro es todavía hoy en día una de las partes del cuerpo más desconocidas. La investigación no se para y cuanto más se estudia este órgano principal, más se descubre y queda claro que todavía faltan muchas piezas para…

Ajedrez-terapéutico 5 beneficios del ajedrez terapéutico en niños con TDAH

El ajedrez es un deporte de estrategia e ingenio en el que la memoria, la atención y la estrategia son vitales para poder desarrollar un buen juego y ganar una partida. Las matemáticas y el entrenamiento de la capacidad lógica…

Alergias 3 consejos para detectar si sufro alguna alergia

La contaminación, la alimentación, la vida sedentaria y el estrés no son exclusivamente elementos ligados a la vida de las sociedades contemporáneas y capitalistas que se tienen que aceptar sin más, ya que los estilos de vida también se convierten…

Volver arriba