Saltear al contenido principal
Cómo evitar el mal aliento
mal aliento

Una buena salud bucodental mantiene a raya las enfermedades relacionadas con los dientes y las encías, pero también reduce las posibilidades de sufrir halitosis. El mal aliento es un problema muy extendido entre la población, por eso desde Previsora General te explicamos algunos trucos para evitarlo, ya que puede llegar a provocar cierta ansiedad social en algunas personas, inseguridad y estrés.

Recuerda que con el seguro de salud de Previsora General puedes acceder a todas las especialidades médicas, principalmente al médico de familia que te puede ayudar en problemáticas como la halitosis.

¿Qué es la halitosis?

El mal aliento es un término médico que se refiere al olor desagradable que desprende el aire exhalado por la boca o por la nariz. Es habitual a primera hora de la mañana, después de toda una noche durmiendo, ya que la reducción del flujo salival y la acumulación de horas sin comer, la provocan. También se produce con frecuencia después de ingerir alimentos, sobre todo si se trata de algunos en concreto con olores fuertes como el ajo o la cebolla. Aun así, existe otro tipo de halitosis, denominada persistente, que no se soluciona con métodos adecuados de higiene y necesita un tratamiento específico.

5 consejos para evitar el mal aliento

Siempre que la halitosis sea transitoria se pueden tener en cuenta algunas recomendaciones para evitarla.

  1. Lavarse los dientes después de cada comida. Los dentífricos antibacterianos reducen el mal aliento.
  2. Usar el hilo dental una vez en el día. Elimina todas las partículas de comida y placa bacteriana ayudando a controlar la halitosis.
  3. Utilizar colutorios bucales y dentífricos. Eliminan las bacterias que se acumulan en la boca.
  4. Cepillarse la lengua. Es una zona donde se acumulan una gran cantidad de bacterias.
  5. Limpiar las dentaduras postizas y aparatos de ortodoncia. Sería conveniente limpiarlos una vez al día con agua y una vez a la semana con productos de higiene dental y desinfectantes.
  6. Hidratarse. Es importante mantener la boca húmeda y evitar la sequedad, por eso el recurso más fácil es beber más agua. También puedes reducir el consumo de café, refrescos, alcohol y también el tabaco. Otra buena idea es mascar chicle para estimular la producción de saliva.
  7. Cambiar el cepillo de dientes con regularidad. Los expertos aconsejan hacerlo cada tres o cuatro meses aproximadamente.
  8. Controlar las enfermedades bucales. Algunas enfermedades como la periodontitis pueden provocar mal aliento, ya que las encías se repliegan, se deja ver el hueso y los alimentos se quedan entre los agujeros. Por eso es fundamental visitar al dentista y aplicar los tratamientos necesarios para controlar esta enfermedad.

Blog » Cómo evitar el mal aliento

halitosihalitosishedor bocamal alientomales olors bocamalos olores boca
Este artículo tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Posts relacionats

Polipíldora-infarto La polipíldora: un nuevo tratamiento para evitar accidentes cardiovasculares tras un infarto

Las enfermedades cardiovasculares se sitúan como la primera causa de muerte en España, representan casi el 30% del total de defunciones. Una de las problemáticas más comunes es el infarto agudo de miocardio y precisamente, un ensayo presentado hace pocos…

Revisión-de-salud Los imprescindibles de una revisión médica

Mantener un buen estado de salud es imprescindible después de los 40 años para prevenir enfermedades y mejorar la calidad de vida. Los bebés, niños y niñas se hacen revisiones médicas periódicas, pero una vez que alcanzan la mayoría de…

Urgencias ¿Cuándo ir a urgencias?

Las polémicas en Twitter siempre están al acecho. Una de las más habituales tiene que ver con profesionales de la salud que denuncian los casos de personas que llegan a urgencias y contribuyen a saturar el servicio, cuando en realidad…

Infiltraciones-médicas Infiltraciones médicas como solución al dolor crónico

El dolor crónico no oncológico se considera una enfermedad y no un síntoma, ya que afecta a alrededor de un 12% de la población adulta en España e incapacita a la hora de seguir una rutina diaria en el caso…

Volver arriba