Saltear al contenido principal

Las 3 claves del parto velado: ¿Qué es?

Parto-velado

Cada vez es más habitual compartir aspectos relacionados con el embarazo, el parto y la maternidad con el resto de la sociedad. Hace pocos años, muchas de estas experiencias se compartían con otras madres, un entorno vetado para todos los que no habían pasado por un momento así. Desinterés, desconocimiento y falsas creencias han hecho que muchas mujeres vivieran en silencio algunos aspectos de la maternidad. Ahora la situación ha cambiado y cada vez se dispone de más información sobre diferentes aspectos relacionados con la salud de la mujer, y es que la mayoría de las veces se trataba de una barrera de género, más que otra cosa. Desde Previsora General hablamos de un fenómeno extraordinario (por las pocas veces que sucede): El parto velado. Recuerda que con nuestro seguro de salud está cubierto el seguimiento del embarazo, el parto y el posparto.

 

¿Qué es el parto velado?

Cuando la bolsa amniótica no se rompe, el bebé nace sumergido en el líquido amniótico rodeado por la bolsa, como un «velo», de aquí el nombre que se atribuye a este fenómeno. No es nada frecuente, ya que con la presión que ejercen las contracciones y la dilatación, lo más habitual es que se acabe rompiendo, lo que se conoce como “romper aguas”.

En muchas ocasiones, los profesionales médicos se encargan de romper artificialmente la bolsa (en aquellos casos en los que no se ha producido el fenómeno de «romper aguas») porque esto estimula el parto gracias a la pérdida de agua que reduce el espacio ocupado en el útero y facilita las contracciones.

 

Las claves del parto velado

  1. Sucede una vez de cada 80.000 nacimientos.
  1. No supone ninguna ventaja para la madre o para el feto. Eso sí, las imágenes son impactantes, ya que un parto velado permite comprobar in situ cómo ha crecido y vivido el bebé dentro de la bolsa.
  1. Se tiene que romper la bolsa inmediatamente después del nacimiento. Una vez que la placenta y el bebé se encuentran en el exterior del útero, deja de fluir sangre por el cordón umbilical y es necesario romper la bolsa amniótica para que el bebé pueda continuar respirando.
Este artículo tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados

Microbiota-vaginal-CAST Cómo mantener una buena microbiota íntima

La microbiota humana está conformada por microorganismos como las bacterias, hongos o parásitos que viven en diferentes partes de nuestro cuerpo. Pueden ser positivos, neutros o patógenos (perjudiciales). En los últimos años se ha popularizado este término y los profesionales…

Test-o'sullivan-embarazadas Ventajas y desventajas del Test de O’Sullivan

Las pruebas diagnósticas que se realizan durante el embarazo se han incrementado y mejorado en las últimas décadas. Los controles son cada vez más exhaustivos y permiten detectar y tratar diferentes anomalías o enfermedades, tanto en el feto, como en…

Plan-de-parto 6 consejos para redactar mi plan de parto

El plan de parto es un documento del que se ha empezado a escuchar hablar hace relativamente poco tiempo. Se trata de un básico imprescindible para poder respetar los derechos y los deseos de la madre gestante, pero todavía existen…

Fertilidad-y-estrés La relación entre la fertilidad y el estrés

El estrés de la vida en la ciudad, los horarios imposibles y la alta exigencia laboral están provocando una auténtica epidemia con cuadros de ansiedad y afectaciones en la salud mental de las personas. Por eso, cada vez más, los…

Volver arriba