Saltear al contenido principal

4 recomendaciones para hacer frente al dolor crónico

Dolor-crónico

El próximo 17 de octubre se conmemora el Día Mundial contra el dolor, una jornada que la OMS (Organización Mundial de la Salud) estableció con el objetivo de destacar la necesidad urgente de encontrar alivio para el sufrimiento físico. Las estadísticas estiman que una de cada 5 personas sufre dolor crónico de moderado a grave y una de cada tres no puede mantener un estilo de vida independiente por las molestias. El dolor crónico se asocia a enfermedades como el cáncer, pero la realidad es que también existen muchas personas que sufren Dolor Crónico No Oncológico (DCNO). De hecho, el mismo dolor crónico es considerada una enfermedad y no un síntoma, ya que incapacita y afecta alrededor del 12% de la población adulta española (pacientes no oncológicos). Desde Previsora General te explicamos algunos consejos para hacer frente al dolor crónico, según tu patología.

 

Recomendaciones para hacer frente al Dolor Crónico

No existe un único criterio médico para diagnosticar el dolor crónico y es habitual que los pacientes reciban diferentes tratamientos antes de que sus médicos decidan derivarlos a una Unidad especializada. El origen del dolor crónico puede ser absolutamente desconocido y sin ninguna causa física, ser consecuencia de una caída o golpe, una operación, tratamiento o por la aparición de un tumor. También es posible que aparezca por la edad avanzada del paciente. En cualquier caso, cuando un dolor persiste más allá de los 6 meses y los profesionales médicos no consiguen aliviar las molestias del paciente, es importante recurrir a una unidad especializada en dolor.

  1. Seguir el tratamiento farmacológico de la Unidad del Dolor. Son especialistas que estudian cada caso de forma individualizada, por eso es importante seguir sus pautas que acompañarán a otros tratamientos no farmacológicos. Lo más habitual es recetar antiinflamatorios no esteroides, opiáceos y analgésicos auxiliares como pueden ser los antidepresivos o anticonvulsivos.
  2. Tratamientos de fisioterapia. Está demostrado que algunas técnicas de masaje y estiramientos pueden aliviar puntos gatillo.
  3. Terapia ocupacional. Hacer actividades sobre el cuidado personal y la mejora de la coordinación de articulaciones y músculos puede ayudar a reducir el dolor.
  4. Tratamientos psicológicos. Los tratamientos conductuales pueden mejorar la aptitud de los pacientes, aunque no desaparezca el dolor físico.

En este enlace se puede encontrar una guía de atención a pacientes con dolor no oncológico.

 

 

Este artículo tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados

estrés-visual Descubre si sufres estrés visual

El mercado laboral ha cambiado sustancialmente en las últimas décadas. El sector servicios ha crecido mientras que otros sectores tradicionales como el de la agricultura y la ganadería han caído. También la profesionalización de muchos puestos de trabajo y el…

5 consejos para evitar las enfermedades que provoca la contaminación 5 consejos para evitar las enfermedades que provoca la contaminación

La calidad del aire en las grandes ciudades es cada vez más preocupante y es un hecho que ha empeorado en las últimas décadas a consecuencia del crecimiento demográfico, de los vehículos de motor que circulan y de los servicios…

Cómo prevenir el Alzheimer Cómo prevenir el Alzheimer

El Alzheimer es una de las enfermedades más temidas, ya que hoy en día no tiene cura y supone la principal causa de demencia en el mundo y la que genera mayor discapacidad entre la gente mayor en España. Según…

Aliviar la dermatitis atópica 4 consejos para aliviar la dermatitis atópica

Las enfermedades de la piel y su alto componente estético han provocado que la mayoría de las veces se infravaloren. Ahora bien, la piel es el órgano más grande del cuerpo humano y se debe cuidar para poder disfrutar de…

Volver arriba