Saltear al contenido principal

Un sujetador que lucha contra la presión social y médica

Sujetador-Lola

*Imagen realizada por @lalovenenoso y extraída de la web https://sujetadorlola.es/

La asociación sin ánimo de lucro Teta&Teta ha diseñado el sujetador Lola para mujeres con un solo pecho. La idea surgió después de recibir el mensaje de Idoia Miranda, que sufrió cáncer de mama, no encontraba sujetadores para mujeres #unitetas y les pedía ayuda para encontrar alguna solución.

Teta&Teta empezó ya hace tiempo un crowdfunding con la colaboración de Aniela Parys, una marca de lencería slow y Noelia Morales, la creadora de Anna Bonny, una marca de parches para mujeres que escogen no reconstruirse el pecho.

 

La reconstrucción del pecho: Presión social y médica

Porque la reconstrucción del pecho después de una mastectomía se ha convertido en presión médica y social. Desde Teta&Teta recuerdan que no siempre es fácil: A veces se necesitan muchas operaciones, la prótesis puede generar rechazo y el proceso es doloroso.

Cada vez más mujeres deciden vivir con un solo pecho y quieren sujetadores #uniteta:

  • Los sujetadores con prótesis pesan y dan calor.
  • Quieren lucir un único pecho sin fingir que tienen dos.
  • Hay mujeres que escogen marcar cicatriz.

El sujetador Lola también es para todas aquellas mujeres que deciden implantarse una prótesis, pero durante el proceso de reconstrucción del pecho quieren lucir un sujetador cómodo y estéticamente bonito sin necesidad de hacer uso de los tradicionales de 2 copas con prótesis exterior incluida.

 

Lola: Un sujetador con autorización para su reproducción total o parcial

Los patrones de los dos modelos del sujetador Lola se pueden descargar gratuitamente en la web de Teta&Teta que han conseguido que marcas como Women’secret, C&A, Carrefour, Mango y Oysho se comprometan a comercializar sus propios modelos a precios más ajustados.

El crowdfunding permitió desarrollar la idea y crear el patrón gracias a las 726 personas que hicieron aportaciones. Aun así, se ha hecho un llamamiento a través del hashtag #mássujetadorescomolola para conseguir que las grandes marcas lo comercialicen a un coste más asequible. Ahora es prácticamente un diseño que se desarrolla a pequeña escala y muy artesano, por eso el precio no es asumible para todos los bolsillos. Muchas marcas ya están estudiando la manera de comercializarlo a gran escala y poder rebajar el precio actual que es de 75 euros y que puedes comprar desde aquí el modelo blanco de plumeti y aquí el negro de algodón.

Este artículo tiene 2 comentarios
  1. ¡Nos ha encantado el post! La verdad es que es una maravillosa idea ya que, en todas las tiendas solamente se venden sujetadores para ambos pechos. Sin embargo, este tipo de iniciativas son espectaculares. ¡Sin duda, nos encanta!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados

Tratamiento-cáncer-de-mama Las últimas técnicas de tratamiento del cáncer de mama y la lucha contra el pinkwashing

Hoy se conmemora el Día Internacional del Cáncer de Mama, una fecha que en los últimos años se ha convertido en referente mundial de la reivindicación de más investigaciones para la búsqueda de tratamientos efectivos y para la visibilidad de…

Plan-de-parto 6 consejos para redactar mi plan de parto

El plan de parto es un documento del que se ha empezado a escuchar hablar hace relativamente poco tiempo. Se trata de un básico imprescindible para poder respetar los derechos y los deseos de la madre gestante, pero todavía existen…

Fertilidad-y-estrés La relación entre la fertilidad y el estrés

El estrés de la vida en la ciudad, los horarios imposibles y la alta exigencia laboral están provocando una auténtica epidemia con cuadros de ansiedad y afectaciones en la salud mental de las personas. Por eso, cada vez más, los…

Posparto-saludable 5 consejos para promover un posparto saludable

Cada vez se habla con más naturalidad de los embarazos y de los partos, pero el puerperio o posparto es todavía un tabú para gran parte de la sociedad. No se considera como una época concreta en la vida reproductiva…

Volver arriba