Saltear al contenido principal

Violencia obstétrica, la invisibilización de la violencia contra la mujer durante el parto

Violència-obstètrica

La violencia obstétrica se produce cuando una mujer es sometida a una episiotomía o una cesárea sin su consentimiento, o bien cuando le cambian el plan de parto sin previo aviso o sin informarla, entre otras formas de violencia durante el nacimiento del bebé. La Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó en 2019 un informe en el que a través de su relatora oficial, Dubravka Simonovic, dejó constancia de que “La violencia contra las mujeres en el parto está tan normalizada que no se considera violencia contra la mujer”. De este modo la OMS reconocía la invisibilidad de la violencia obstétrica y la necesidad de trabajar para poder erradicarla.

Los tipos de violencia contra la mujer durante el parto

La OMS reconoce la existencia de la violencia contra la mujer durante la atención al parto, pero todavía no reconoce la terminología “violencia obstétrica” que genera mucha controversia entre los profesionales. Porque no todas las problemáticas que se pueden generar durante el parto se pueden considerar violencia. Desde la entidad sin ánimo de lucro El Parto es Nuestro define como violencia obstétrica: Cesarias sin anestesia, episiotomías (corte en la vagina) o extraer al bebé con fórceps sin necesidad (para acabar antes, para enseñar a médicos residentes…).

El informe de la OMS describe algunas de las formas de maltrato más habituales durante el parto como el chantaje o la minimización o invisibilización de sus consecuencias. Las más comunes son:

  • Dolor permanente en las relaciones sexuales.
  • Incontinencia fecal y urinaria.
  • Estrés postraumático.
  • Miedo a un segundo embarazo.
  • Desconfianza en los profesionales sanitarios.

También se producen otras consecuencias de la violencia obstétrica mucho más graves, pero afortunadamente menos habituales:

  • Fractura craneal en bebés por uso indebido de fórceps.
  • Hemorragias por ventosas.
  • Parálisis cerebral.
  • Muerte del bebé.

El concepto de violencia obstétrica todavía no se usa en el derecho internacional de los derechos humanos, por eso es necesario tratarla en un marco internacional y que los países miembros de la ONU implanten las recomendaciones para acabar con la invisibilidad de la violencia contra las mujeres durante el parto.

 

Este artículo tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados

Microbiota-vaginal-CAST Cómo mantener una buena microbiota íntima

La microbiota humana está conformada por microorganismos como las bacterias, hongos o parásitos que viven en diferentes partes de nuestro cuerpo. Pueden ser positivos, neutros o patógenos (perjudiciales). En los últimos años se ha popularizado este término y los profesionales…

Test-o'sullivan-embarazadas Ventajas y desventajas del Test de O’Sullivan

Las pruebas diagnósticas que se realizan durante el embarazo se han incrementado y mejorado en las últimas décadas. Los controles son cada vez más exhaustivos y permiten detectar y tratar diferentes anomalías o enfermedades, tanto en el feto, como en…

Plan-de-parto 6 consejos para redactar mi plan de parto

El plan de parto es un documento del que se ha empezado a escuchar hablar hace relativamente poco tiempo. Se trata de un básico imprescindible para poder respetar los derechos y los deseos de la madre gestante, pero todavía existen…

Fertilidad-y-estrés La relación entre la fertilidad y el estrés

El estrés de la vida en la ciudad, los horarios imposibles y la alta exigencia laboral están provocando una auténtica epidemia con cuadros de ansiedad y afectaciones en la salud mental de las personas. Por eso, cada vez más, los…

Volver arriba