Trabajo agosto

Trabajar el mes de agosto: ¿Cómo gestionarlo?  

Trabajar cuando el resto se marcha de vacaciones. Para algunos es un suplicio, para otros un regalo. En cualquier caso, se trata de una situación que se sale de lo habitual y como tal, debe gestionarse. Te damos algunas claves para gestionar de la mejor manera posible el hecho de trabajar el mes de agosto.

 

Las claves para gestionar el trabajo en el mes de agosto

 

Las zonas turísticas son las únicas que se salvan de esta situación, la de trabajar cuando los demás se marchan de vacaciones. Eso sí, tienen que hacerle frente a algo que pocos trabajadores de otros lugares soportarían: Trabajar para los que están de vacaciones en restaurantes, chiringuitos de playa, discotecas, comercios en zonas turísticas, etc.

 

Si nos centramos en las zonas que están fuera del ámbito turístico, lo más habitual es que muchas empresas cierren algunos días en agosto y que la mayoría de la plantilla se vaya de vacaciones ese mes. ¿Qué ocurre si eres de los pocos que deben quedarse trabajando?

 

  • Adapta tu ritmo de trabajo. A medida que se acerca el mes de agosto el número de correos electrónicos en tu bandeja de entrada va disminuyendo, también las llamadas telefónicas y las tareas diarias. Es un mes inhábil administrativamente hablando, y eso repercute también en el ámbito privado. El volumen de trabajo desciende, así que, aunque los demás estén disfrutando de sus vacaciones, piensa que en realidad tu tendrás más días festivos reales. También harás tus vacaciones y habrás disfrutado de un mes de poco trabajo.
  • Disfruta de la jornada intensiva. Es habitual que durante el mes de agosto las jornadas se intensifiquen en un único turno de mañana. Así que, aunque tengas que madrugar un poco más podrás disfrutar de medio día libre.
  • Realiza tareas que siempre dejas en segundo plano. Es el momento ideal para poner orden tus cajones, estanterías, almacén, papeles, carpetas del ordenador… Aprovecha para realizar esas tareas que vas dejando porque el día a día no te permite pararte a ordenar tu agenda. Ahora con menos volumen de trabajo es un momento idóneo.
  • Aprovecha tu tiempo libre. El sol se pone más tarde y la temperatura de verano invita a pasear, tomar algo y salir a cenar. Es un momento ideal para disfrutar de estos pequeños placeres, sobre todo porque los núcleos urbanos se vacían y podrás disfrutar mucho más de tu ciudad.

 

Si sigues estos pequeños consejos para concienciarte de que tendrás que trabajar cuando el resto disfruta de las vacaciones, conseguirás gestionarlo adecuadamente. Además, normalmente agosto es temporada alta y todos los viajes son más caros que en cualquier otra época del año. Piensa que como te irás en otro momento, al fin y al cabo, estarás ahorrando.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *