Saltear al contenido principal

Saber perdonar, lo mejor para la salud mental  

Saber perdonar

Todos nos hemos sentido heridos alguna vez en nuestra vida. Traiciones, engaños, falta de empatía, mala fe… Las razones pueden ser diversas y provocar en nosotros distintos grados de “enfado”, pero la sensación de tristeza es la misma. Puede que a veces los demás no sean conscientes de que nos están haciendo daño, otras lo son y no les importa. En cualquier caso, perdonar cuesta, pero los expertos apuntan que es la única forma de cuidar nuestra salud mental.

 

Bob Enright es pionero en el estudio del perdón y ha explicado que perdonar nos ofrece cosas positivas como la empatía, la compasión y hasta la comprensión hacia la persona que te ha hecho daño.

 

Por su parte, Everett Worthington, doctor en psicología y estudioso del perdón publicó en 2015 “Forgiveness and Health” junto a dos compañeros. Un libro en el que desgranan que el perdón está vinculado a la salud mental y puede reducir la ansiedad, la depresión y otros trastornos psiquiátricos.

 

La rabia y la venganza queman nuestra energía

 

La mayoría de las veces somos incapaces de controlar nuestros sentimientos y cuando nos hacen daño es inevitable que la mente “vaya por libre” y desperdicie mucha energía pensando y dándole vueltas a ese suceso que todavía no hemos digerido. La clave está en aceptar el hecho sin estancarnos. Es inherente al ser humano, para seguir vivos es imprescindible seguir adelante. Seguramente habrás notado más de una vez que cuando alguien nos hace daño y pensamos en ello constantemente nos sentimos agotados mentalmente, y es que la rabia gasta nuestra energía.

 

¿Sabías que perdonar es bueno para tu salud mental? Es posible que hayas escuchado muchas veces a tu alrededor aquello de “perdono, pero no olvido” y son los propios expertos los que apuntan que ese debe ser el camino. Porque perdonar no significa olvidarlo todo y hacer como si nada hubiera pasado. No debemos confundir perdonar con librar a la persona que nos ha hecho daño de su responsabilidad. Perdonar es abandonar los sentimientos de negatividad, ya que guardarlos afectan a tu salud mental:

 

  • Tristeza.
  • Irritabilidad.
  • Pesimismo.
  • Ansiedad.

 

¿Cómo superar el odio, la ira o la rabia?

 

Es fácil hablar de perdonar, pero otra cosa es hacerlo, y hacerlo de verdad. Para ello los expertos recomiendan:

 

  • Terapia psicológica.
  • Grupos de apoyo.
  • Meditación.
  • Ejercicio regular.
  • Buscar nuevas aficiones.

 

Lo principal es admitir que la persona que te ha hecho daño ha seguido con su vida sin importarle que tú hayas detenido la tuya y que esas emociones negativas solo te van a perjudicar a ti.

 

Este artículo tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados

Beneficios leche 4 beneficios de la leche para tu salud

Una dieta equilibrada es esencial para que nuestro organismo funcione correctamente y se pueda defender también de agentes externos como los virus y bacterias. Las grasas, las proteínas y los hidratos de carbono son las principales fuentes de nutrición del…

Dejar-de-fumar 8 consejos para dejar de fumar

“Quienes lo dejan, ganan” es el lema de la campaña del Día Mundial Sin Tabaco que ha lanzado la Organización Mundial de la Salud (OMS) este 2021. El tabaco es la causa de 8 millones de muertes anuales y los…

Tensión-arterial 8 alimentos que mejoran la tensión arterial

La hipertensión arterial es una enfermedad cardiovascular crónica, una de las más frecuentes entre la población. De hecho, afecta aproximadamente al 30% de los adultos (en Cataluña una de cada cuatro personas adultas es hipertensa) y su prevalencia se incrementa…

Consejos-fisioterapeutas 9 consejos de fisioterapeutas para mejorar tu bienestar

La palabra bienestar se ha puesto de moda. Se usa en cualquier ámbito, para referirse al hogar, a la salud física, emocional, la compra de bienes, cuando disfrutamos de espectáculos culturales… La lista es casi interminable. La sociedad ha hecho…

Volver arriba