Saltear al contenido principal

Preservativo femenino: El gran desconocido

Preservativo-femenino

Solo el 1,6% de los hombres y el 1% de las mujeres usan el preservativo femenino según la Encuesta Nacional de Salud Sexual que se publicó en 2009. Hasta el momento no se han publicado nuevos datos y ya en 2010 la empresa distribuidora reveló que solo se habían vendido 230.000 unidades frente a las 122 millones de unidades en el caso de los preservativos masculinos, cuyo uso supera el 60% en las relaciones estables y el 97% en las esporádicas.

El Ministerio de Sanidad inició en 2011 junto al Consejo General de Colegios Farmacéuticos la campaña “Pruébalo en femenino” para promocionar su uso, pero lo cierto es que todavía son muchas las farmacias que no venden el preservativo femenino, no lo tienen expuesto en el escaparate y a la distribuidora no le interesa publicitarlo porque no obtiene tantos beneficios como en el caso del masculino. Además, el precio para los usuarios es de más del doble por unidad que con la compra de un condón masculino.

 

Las características del preservativo femenino

Nadie conoce el preservativo femenino porque no se promociona en ninguna parte. Por el contrario, los preservativos masculinos se exponen a los escaparates de las farmacias y se publicitan en anuncios de televisión y campañas digitales. Esto provoca que exista un gran desconocimiento sobre este método anticonceptivo de barrera del cual se habla exclusivamente en charlas sobre sexualidad en colegios e institutos. Se habla, pero después no se facilita su uso, tampoco se le da visibilidad y plantea muchas dudas sobre su funcionamiento eficaz.

En realidad, el preservativo femenino aporta mayor autonomía a las mujeres sobre su fertilidad y sexualidad. Se trata de una funda transparente de nitrilo con dos anillos flexibles en los extremos. Facilita las relaciones para aquellos que son alérgicos al látex, se puede colocar horas antes de las relaciones y dejarlo en el interior de la vagina después de la penetración, está especialmente lubricado y protege del embarazo y las Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS).

Los expertos aseguran que las campañas de contracepción dirigidas a las mujeres se basan en anticonceptivos hormonales (evitar embarazo) dejando de lado otras problemáticas como las ETS.

En este documento puedes encontrar información indicativa sobre el uso del preservativo femenino.

Este artículo tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados

Microbiota-vaginal-CAST Cómo mantener una buena microbiota íntima

La microbiota humana está conformada por microorganismos como las bacterias, hongos o parásitos que viven en diferentes partes de nuestro cuerpo. Pueden ser positivos, neutros o patógenos (perjudiciales). En los últimos años se ha popularizado este término y los profesionales…

Test-o'sullivan-embarazadas Ventajas y desventajas del Test de O’Sullivan

Las pruebas diagnósticas que se realizan durante el embarazo se han incrementado y mejorado en las últimas décadas. Los controles son cada vez más exhaustivos y permiten detectar y tratar diferentes anomalías o enfermedades, tanto en el feto, como en…

Plan-de-parto 6 consejos para redactar mi plan de parto

El plan de parto es un documento del que se ha empezado a escuchar hablar hace relativamente poco tiempo. Se trata de un básico imprescindible para poder respetar los derechos y los deseos de la madre gestante, pero todavía existen…

Fertilidad-y-estrés La relación entre la fertilidad y el estrés

El estrés de la vida en la ciudad, los horarios imposibles y la alta exigencia laboral están provocando una auténtica epidemia con cuadros de ansiedad y afectaciones en la salud mental de las personas. Por eso, cada vez más, los…

Volver arriba