Saltear al contenido principal

La vida con Sensibilidad Química Múltiple

SQM

Erupciones en la piel, vértigo, migrañas, malestar general, falta de aire, fotofobia, intolerancias alimentarias… Son algunos de los síntomas que provoca la Sensibilidad Química Múltiple (SQM). Los expertos explican que prácticamente el 1% de la población española sufre procesos sensibles a la exposición de ciertos tóxicos físicos y ambientales. Una cifra que no hace más que crecer cada año en una sociedad acostumbrada a rodearse de productos químicos y ambientales cotidianos.

 

La vida con Sensibilidad Química Múltiple

Existen diferentes grados de SQM, el más grave impide que los afectados salgan de casa, trabajen o se relacionen, son las llamadas personas “burbuja”. Tienen que vivir encerrados del mundo para poder continuar viviendo. Cualquier exposición exterior los puede conducir a una reacción agresiva que afecte órganos principales.

Aun así, la Organización Mundial de la Salud (OMS) todavía no ha reconocido la SQM como una enfermedad. La califican de trastorno en la categoría de las alergias no especificadas. De hecho, la Sensibilidad Química Múltiple ha sido tratada durante años como una patología psicológica: Personas sanas que cada vez se sentían peor al entrar en contacto con productos químicos y ambientales cotidianos.

El origen es neurológico con relación ambiental y frecuentemente puede ir asociado al síndrome de fatiga crónica, la fibromialgia y otras patologías crónicas. Las reacciones son provocadas por productos de uso cotidiano:

  • Colonias y otros productos perfumados.
  • Productos de higiene personal.
  • De limpieza.
  • Ambientadores.
  • Fumigadores.
  • Aditivos alimentarios.
  • La ropa que no es de algodón orgánico.
  • La tinta de los productos editoriales (libros, revistas…).
  • Agua del grifo.

 

Los factores que predisponen a sufrir SQM

  • Factores genéticos.
  • Afecta más a las mujeres que a los hombres en una proporción del 80% frente al 20%. Los estrógenos favorecen el desencadenamiento.
  • La calidad del aire. Se ha demostrado que trabajar en espacios cerrados con poca ventilación con presencia constante de productos de limpieza y sistemas de climatización puede favorecer la aparición.
  • Exposición puntual a un químico concreto, pero de forma muy extrema.
  • Exposición rutinaria a disolventes, insecticidas o irritantes.
  • Exposición masiva a tóxicos ambientales, alimentarios, de la ropa, de productos de limpieza, bienestar, salud, higiene personal, medicamentos y vacunas.
  • Habitantes o trabajadores de edificios enfermos.
Este artículo tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados

Manchas-cutáneas Decálogo de buenas prácticas para evitar las manchas cutáneas

Más horas de sol y temperaturas más ligeras. La primavera y el verano son las estaciones del año preferidas por la mayoría. Eso sí, se tiene que tener cuidado y proteger nuestra piel de las inclemencias climatológicas que supone el…

Coaching-nutricional Los secretos del coaching nutricional

La salud mental es cada vez más relevante en la sociedad actual y juega un papel clave en el bienestar, no solo psicológico y emocional, sino también físico. Esto ha provocado que se visibilicen con normalidad las terapias psicológicas y…

Vitamina-D 5 consejos para incrementar los niveles de Vitamina D

Hace algunos años casi nadie hablaba de la vitamina D. Se daba por hecho que viviendo en un país que es la envidia del resto de Europa en cuanto a número de horas de sol y climatología, esta vitamina estaba…

Viatges-nens-asma 4 consejos para viajar de forma saludable con niños que tienen asma

Después de dos años de pandemia, todo indica que este verano se recuperarán con normalidad los viajes familiares en tiempo de vacaciones. Muchas familias ya están organizando y preparando toda la logística necesaria para pasar unos cuántos días o semanas…

Volver arriba