aire acondicionado trabajo

Consejos para consensuar la temperatura del aire acondicionado en el trabajo  

Se ha convertido en uno de los principales motivos de disputa en los centros de trabajo: La temperatura del aire acondicionado. No todos los cuerpos son iguales y, por lo tanto, no todos reaccionan y toleran de la misma manera una temperatura ambiente en concreto. Te recordamos cuál es la recomendada por los organismos internacionales y algunos consejos para que la sangre no llegue al río.

 

La temperatura ideal del aire acondicionado

 

No existe una cifra concreta que fije la temperatura ideal a la que debe estar conectado el aire acondicionado, básicamente por deben tenerse en cuenta diferentes variables que cambian el escenario. Una de las principales es la temperatura exterior, no es lo mismo estar a 40 grados en Sevilla que a 30 en Ibiza. Aquí también juega un papel primordial la humedad, que no será la misma en Mallorca que en Lugo.

 

Lo más recomendable es programar la temperatura cinco grados por debajo de la temperatura exterior. De todas maneras, la Norma ISO 7730 determina la temperatura estándar en base a ciertos cálculos que pasan por tener en cuenta el voto mediano estimado y el porcentaje estimado de insatisfechos.

 

En cualquier caso, desde la Generalitat llaman al ahorro con los sistemas de climatización, que pueden evitar la emisión de hasta 65.000 toneladas de CO2 a la atmósfera. El ahorro puede suponer unos 95 euros de media en la factura eléctrica de una familia. Un aire programado a 19 grados, si se regula a 25 puede provocar un descenso del consumo de 1.600 kilovatios a 900 en 3 meses.

 

¿Por qué se discute en el trabajo por la temperatura del aire acondicionado?

 

  1. Lucha de sexos. Es lo más habitual, la guerra del frío suele disputarse entre hombres y mujeres, ya que éstas últimas requieren temperaturas menos bajas para desarrollar su actividad laboral por su metabilismo basal. (Conoce el estudio que lo acredita).
  2. Lo que no tienen en cuenta los estudios es la complexión. No es lo mismo un cuerpo de 1’80 y 70 kilos que uno de 1’65 y 50 kilos. Esto genera percepciones diferentes del organismo sobre la temperatura y la sensación térmica.
  3. La ropa. Normalmente los hombres en las oficinas visten, incluso en verano, traje de chaqueta y pantalón y corbata. Las mujeres se decantan por tejidos más ligeros, manga corta, tirantes, zapato abierto… Están por lo tanto más expuestas a la temperatura.

 

Consejos para consensuar la temperatura en tu centro de trabajo

 

No será fácil, pero ahí van unos cuantos consejos para que todos los trabajadores, en la medida de lo posible, estén de acuerdo.

 

  1. Viste prendas ligeras, pero a poder ser de manga francesa o manga larga.
  2. Mejor pantalones o faldas largas.
  3. Zapato cerrado.
  4. Si sueles pasar frío, no te olvides de un pañuelo para el cuello.
  5. Evita las prendas de lana o ganchillo, aunque sean ligeras para el verano, acumulan el calor. Mejor lino o gasa.
  6. Si puedes prescinde de las corbatas.
  7. Deja en el trabajo una chaqueta, kimono o poncho para cubrirte si sientes mucho frío.
  8. Intenta no ponerte debajo de ninguna salida de aire acondicionado.
  9. Consensuad la temperatura entre todos.
  10. Paciencia.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *