Saltear al contenido principal
Conoce los 5 tipos de hepatitis vírica que existen en el mundo
Día-hepatitis

“Por un futuro sin hepatitis” es el lema escogido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el Día Mundial contra la hepatitis que se celebra hoy 28 de julio. El objetivo principal de este 2020 es trabajar en la prevención de la hepatitis B en madres y bebés dando a conocer la vacuna segura que existe para evitar la infección en los más pequeños. Existen 5 tipos de hepatitis víricas que inflaman el hígado y son las causantes de enfermedades como el cáncer de hígado. Desde Previsora General te explicamos cuáles son los 5 tipos de hepatitis vírica que existen en el mundo.

 

Las 5 cepas principales de virus que causan la hepatitis

Las hepatitis virales son un grupo de enfermedades infecciosas conocidas como hepatitis A, B, C, D y E. Todas estas cepas afectan a millones de personas en el mundo y causan enfermedades en el hígado, pueden ser agudas y de corto plazo o crónicas, y por tanto, de largo plazo.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud se estima que 257 millones de personas sufren Hepatitis B crónica y 71 millones Hepatitis C. Estas infecciones son las causantes de más de un millón de muertes en el año y preocupa que los decesos se incrementen, mientras que en el caso otras enfermedades infecciosas graves como la tuberculosis o el VIH estén disminuyendo.

  • Hepatitis A. Se transmite por el contacto con objetos y alimentos contaminados. No causa una infección crónica y no es mortal. La mejor prevención en zonas del mundo con falta de higiene y condiciones sanitarias deficientes es la vacunación.
  • Hepatitis B. Se transmite mayoritariamente de madre a hijo en el momento del parto, pero también al tener contacto con la sangre y otros fluidos corporales si se usan drogas inyectables, equipación médica sin esterilizar y relaciones sexuales. La prevención más efectiva es la vacunación.
  • Hepatitis C. Se transmite con el contacto con la sangre de una persona infectada. Se convierte mayoritariamente en una enfermedad crónica que produce cirrosis o cáncer de hígado. Los nuevos tratamientos han permitido que más del 90% de las personas con Hepatitis C consigan curarse. La única manera de prevención es evitar el contacto con la sangre de personas infectadas, ya que no existe una vacuna.
  • Hepatitis D. También se transmite por contacto con sangre infectada y solo se produce en personas que ya sufran la hepatitis B.
  • Hepatitis E. Se transmite por beber agua contaminada y no existe vacuna, la mejor prevención es mejorar las condiciones sanitarias y la calidad del agua que se consume.
Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUBSCRIU-TE A LA NEWSLETTER

PROMOCIÓ

DESCARREGA'T L'E-BOOK

    ENTRADAS RELACIONADAS

    maternidad

    consejos

    soy saludable

    somos padres

    Volver arriba