Saltear al contenido principal
Cómo afrontar el cambio horario si tienes turno de noche en el trabajo  
Horario verano

Este fin de semana dejamos atrás el horario de invierno, adelantamos los relojes una hora y empezaremos a disfrutar de más horas de luz solar. Un cambio que ya de por sí afecta al 100% de la población, lo hace con más profundidad en el caso de los trabajadores con horarios nocturnos. La Encuesta de Población Activa (EPA) publicada en marzo de 2018 aseguraba que el 12’5% de los ocupados había trabajado en jornada nocturna. Si eres uno de ellos, te damos algunos consejos para afrontar el nuevo cambio horario.

 

El cambio al horario de verano

 

La madrugada de este sábado 30 al domingo 31 de marzo deberemos volver a cambiar las agujas del reloj, a las 2 serán las 3, con lo que teóricamente perdemos una hora de sueño. Algo que se produce únicamente si nos ponemos el despertador porque tenemos que ir a trabajar o tenemos algún evento o cita.

 

Si nos despertamos de manera natural, no notaremos tanto el cambio y únicamente seremos conscientes de ello cuando por la tarde veamos que la puesta de sol se produce una hora más tarde y nos cueste conciliar el sueño al irnos a dormir a nuestra hora habitual (que en realidad será una hora antes que el día anterior).

 

Consejos para afrontar el cambio al horario de verano si eres un trabajador nocturno

 

En el caso de los trabajadores con horario nocturno, los síntomas del cambio horario se acrecientan, te damos algunos consejos para solventarlos:

 

  • Si la madrugada de este domingo tienes que trabajar, lo positivo es que harás 7 horas en vez de 8, ya que por el camino desaparecerá esa hora.
  • Intenta irte a dormir nada más terminar el turno o a la misma hora que lo suelas hacer habitualmente, aunque a nivel orgánico tu cuerpo sienta que es una hora menos. Esto te ayudará a adaptarte más rápidamente al cambio. Y, además, te costará mucho menos que al resto de la población, siempre es más fácil irse a dormir antes cuando hablamos de la madrugada que de la noche.
  • Duerme las 7-8 horas habituales para poder tener un buen descanso Normalmente los turnos nocturnos se producen entre las 10 de la noche y las 6 de la mañana. Si a las 7 ya estás en casa, intenta despertarte entre las 2 y las 3 de la tarde.
  • Dedícate tiempo para ti, sal a comer fuera, lee, descansa, escucha música, relájate. Es bueno que estés distraído/a pero que tampoco realices grandes esfuerzos, reserva tu energía.

 

Es normal que durante los primeros días te sientas algo más cansado, pero es algo que se pasará. Y sobre todo, en tus días libre mantén los mismos horarios que en los turnos nocturnos para no alterar tus biorritmos.

Blog » Cómo afrontar el cambio horario si tienes turno de noche en el trabajo  

adaptación horario trabajadores nocturnoscambio horariohorario de veranoturnos nocturnos
Este artículo tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados

Urgencias ¿Cuándo ir a urgencias?

Las polémicas en Twitter siempre están al acecho. Una de las más habituales tiene que ver con profesionales de la salud que denuncian los casos de personas que llegan a urgencias y contribuyen a saturar el servicio, cuando en realidad…

Infiltraciones-médicas Infiltraciones médicas como solución al dolor crónico

El dolor crónico no oncológico se considera una enfermedad y no un síntoma, ya que afecta a alrededor de un 12% de la población adulta en España e incapacita a la hora de seguir una rutina diaria en el caso…

Cicatrices-piel Cómo prevenir las cicatrices de la piel causadas por algunas enfermedades

La salud dermatológica es una cuestión que está adquiriendo cada vez más relevancia. Por un lado, cierta preocupación hacia los cambios que haya en la piel: pecas, deshidratación, descamación, granos, rojeces… Y por la otra, todo aquello que está relacionado…

Sistema-inmunológico Cómo mejorar tu estado inmunitario

El sistema inmunitario de las personas es fundamental para mantener un buen estado de salud general. Se encarga, entre otras cosas, de cerrar la puerta a los virus o infecciones, y lucha contra bacterias y todos aquellos procesos que ponen…

Volver arriba