Desfibrilador

Desfibriladores en la vía pública  

Parece que llevan con nosotros desde hace mucho tiempo, pero lo cierto es que la instalación de desfibriladores en la vía pública es algo nuevo, muy nuevo. Hace apenas unos años que España se unió a un movimiento global que hace décadas que funciona. En Japón se contabilizan 25 desfibriladores por cada 10.000 habitantes, un país pionero en cuanto a la instalación de estos mecanismos que salvan vidas. Nuestro país está lejos de acercarse a las cifras del país nipón, pero en el último lustro se han potenciado los planes de instalación de los denominados DEAS en espacios públicos.

 

¿Por qué es importante la instalación de desfibriladores en la vía pública?

 

Estos dispositivos son los responsables de doblar la supervivencia en las maniobras de resucitación cardiopulmonar. En nuestro país se calcula que alrededor de 30.000 personas fallecen al año por la denominada “muerte súbita”, el uso de desfibriladores podría reducir la cifra y salvar 7.500 vidas de media.

 

Todavía debe trabajarse la concienciación y es que un gran porcentaje de las paradas cardiorrespiratorias que se producen, ocurren fuera de un ámbito sanitario. Los lugares idóneos para su instalación son aquellos en los que se acumulen muchas personas y el riesgo sea mayor como, por ejemplo: centros deportivos.

 

Decíamos que la concienciación es clave y es que en nuestro país mueren al año menos de 200 personas a causa del fuego, sin embargo, hay extintores en todos los lugares públicos y privados (existen normativas que exigen un extintor por rellano en los edificios residenciales, por ejemplo). Los expertos hablan de voluntad para conseguir que España deje de estar a la cola en Europa en el número de instalaciones de desfibriladores: Tenemos 2,6 por cada 10.000 habitantes, lo que se traduce en un total de 10.000. En Francia cuentan con 100.000 y en Alemania con 80.000.

 

El uso de los desfibriladores

 

Su uso debe llegar en los primeros 4 minutos de parada cardiorrespiratoria y su uso es sencillo. De hecho, los expertos aseguran que es imposible causar daño a nadie con un desfibrilador. Las instrucciones son claras, concisas y efectivas.

 

Cada Comunidad Autónoma tiene su propia normativa y en los últimos años se han ido adaptando para incorporar el máximo número posible de desfibriladores. Hoy por hoy Girona es la demarcación más avanzada, con un dispositivo por municipio. Sin embargo, todavía hay 7 comunidades autónomas que no están “cardioprotegidas”: Galicia, Baleares, Extremadura, Murcia, La Rioja, Castilla-La Mancha y Castilla y León.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *