Saltear al contenido principal

Consejos para potenciar unos buenos resultados en la escuela  

Aprendizaje

Ha llegado el temido final del primer trimestre escolar. Entre hoy y mañana los alumnos llevarán a sus casas las notas en las que sus profesores valorarán el progreso académico que han tenido en estos primeros tres meses de curso. Se trata de un momento temido por muchos y que puede producir situaciones de estrés para los más pequeños. Y es que nuestro sistema educativo todavía se basa en resultados y no en el aprendizaje. Los expertos tienen claro que los ritmos de los niños son diferentes y los hay que tienen más dificultades para adaptarse a un sistema tradicional. Por eso te damos algunos consejos para potenciar unos buenos resultados en la escuela.

 

De todas maneras, en algunos casos se recomienda la ayuda externa de profesionales como los pedagogos. Desde Previsora General ofrecemos el servicio de pedagogía a precios especiales con la tarjeta del Club Salud incluida en tu seguro Previsalud.

 

Cómo mejorar el rendimiento educativo de los alumnos

 

La aportación profesional de expertos como los pedagogos en estos casos es primordial para conseguir que el alumno o alumna siga el ritmo del resto de la clase sin problemas. Suelen plantear y elaborar programas de apoyo educativo que se basan en los programas escolares adaptándolos a las necesidades particulares de cada niñ@.

 

  • Crear rutinas de estudio. De esta manera se consigue potenciar los buenos hábitos y para conseguirlo es necesario establecer horarios y determinar un lugar fijo para realizar los deberes y estudiar.
  • Aprendizaje de técnicas de estudio. Es muy importante que aprenda diferentes métodos para conseguir estudiar y entender la información. También para resumirla, organizarla y ser capaz de relacionarla. Hablamos de esquemas y mapas conceptuales.
  • Valorar su capacidad de esfuerzo. Es muy importante hacerle ver al alumn@ que somos conscientes de su esfuerzo y que eso es lo más importante, mucho más que la nota final. Si hay esfuerzo seguro que habrá un aprendizaje.
  • Implicación de las familias en el proceso educativo. Es imprescindible, sin el apoyo de la familia es imposible que el alumn@ se motive. Sin embargo, si ve que existe una preocupación porque aprenda y se le apoya y anima, los resultados llegarán.
  • Aplicar disciplina positiva. Nunca hay que forzar la máquina y exigirles demasiado porque podemos conseguir el efecto contrario y no deseado. La exigencia debe estar basada en el cumplimiento de las rutinas de estudio y de las técnicas más que en una determinada calificación.

 

Como ya hemos mencionado anteriormente, en Previsora General ofrecemos el servicio de pedagogía a precios especiales con la tarjeta del Club Salud incluida en tu seguro Previsalud.

Este artículo tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados

Pedagogía ¿Necesitan tus hijos un pedagogo?

La educación y la enseñanza se han convertido en verdaderos ejes de la formación de los niños y niñas, no únicamente en la escuela, también fuera de ella. Un sistema educativo muy endogámico que siempre ha premiado a los que…

Pañales-reutilizables Los 5 beneficios de los pañales reutilizables

El cambio climático es un hecho y cada vez más personas han tomado conciencia de la grave problemática que representa contaminar el medio ambiente. Es por eso, que muchos han empezado a contribuir con pequeños gestos diarios para conseguir una…

Niños-juegos-solitario 8 pautas para que los niños y niñas aprendan a jugar solos

¿Tu hijo no juega nunca solo? ¿Es incapaz de entretenerse sin tu participación en el juego? Enhorabuena, tu hijo o hija tiene un comportamiento completamente normal. Eso sí, puedes seguir algunas pautas para enseñarle a jugar solo, una forma de…

Colecho Ventajas y desventajas del colecho en la crianza de tus hijos e hijas

Hace tiempo que los beneficios del “piel con piel” se han demostrado más allá del momento inmediato tras el parto. Está demostrado que el contacto de la piel de los bebés con un adulto, en especial sus padres, favorece el…

Volver arriba