Saltear al contenido principal

10 consejos para una alimentación saludable

Una alimentación saludable consiste en ingerir una variedad de alimentos que te brinden los nutrientes que necesitas para mantenerte sano, sentirte bien y tener energía. Estos nutrientes incluyen las proteínas, los carbohidratos, las grasas, las vitaminas, los minerales y los líquidos. A continuación te damos 10 consejos para que consigas una alimentación saludable.

Varía los alimentos

Tu cuerpo necesita más de 40 nutrientes diferentes para conseguir y mantener una buena salud y no hay ningún alimento que por sí solo pueda suministrarlos todos. Combina los alimentos a lo largo del día. Por ejemplo, si al medio día ingeriste demasiadas grasas, hazte una cena baja en grasas; si comes una gran cantidad de carne un día, quizás sería bueno optar por pescado al día siguiente.

Basa tu dieta en alimentos ricos en hidratos de carbono

La mayor parte de las personas no comemos suficientes alimentos como pan, pasta, arroz, cereales o patatas. Más de la mitad de las calorías de tu dieta deben provenir de estos alimentos. Trata de comer pan integral, pasta y otros cereales para aumentar la ingesta de fibra.

Disfruta con las frutas y verduras

La mayoría de los expertos nutricionistas recomiendan comer, al menos, cinco piezas de fruta y verduras. Una buena opción es acompañar todos tus platos con verduras como tomates, patatas, brócoli u otras. También puedes añadir trozos de fruta o comerla como postre. Cuanto más colorido sea el plato que prepares, más posibilidades hay de que consigas todas las vitaminas, minerales y fibra que tu cuerpo necesita.

Tu peso adecuado es aquel con el que te sientas bien

Tu peso adecuado depende de muchos factores, incluyendo el sexo, la altura, la edad, algunos factores genéticos, etc. El sobrepeso aumenta el riesgo de padecer enfermedades del corazón y cáncer. Este exceso de grasa corporal proviene de ingerir más calorías de las que se necesita. La actividad física es una buena manera de aumentar el gasto de calorías del cuerpo y ello puede hacer que te sientas bien. El mensaje es bastante claro: si estás ganado peso, necesitarás comer menos y ser más activo.

Modera tus raciones, no elimines alimentos de tu dieta

Si crees que estás comiendo demasiado, una buena opción es reducir las raciones, nunca elimines una comida o un grupo de alimentos de la dieta.

No te saltes ninguna comida

Saltarse las comidas puede conducir al que sientas la necesidad de comer sin control. Es especialmente importante el desayuno. Las personas que comen regularmente un desayuno a base de cereales integrales o pan, leche baja en grasa, yogurt o un poco de fruta son más propensos a comer bien que aquellos que se saltan el desayuno.

Bebe muchos líquidos

Los adultos deben beber una media de 2 litros al día. Incluso más si hace mucho calor o son personas físicamente activas. Bebe agua en lugar de bebidas azucaradas. Trata de ponerle una rodaja de limón, lima o sandía a tu vaso de agua si quieres un poco de sabor.

Muévete

Ingerir demasiadas calorías y la falta de suficiente actividad puede dar como resultado un aumento de peso. La actividad física moderada puede ayudar a quemar esas calorías adicionales. Además, es bueno para el corazón, el sistema circulatorio y para la salud y el bienestar, en general. Incorpora el ejercicio a tu rutina diaria. Por ejemplo, sube las escaleras en lugar de coger el ascensor, ve a dar un paseo a la hora de la comida…

Empieza ahora y haz cambios graduales

Los pequeños cambios en el estilo de vida son mucho más fáciles de hacer que aquellos que requieren mayor esfuerzo. Durante tres días, anota los alimentos y las bebidas que consumes en las todas las comidas. ¿Has descubierto que comes poca fruta? Si es así, empieza añadiendo solo una pieza de fruta a tu dieta. ¿Son tus comidas de un alto contenido en grasa? En este caso, no elimines estos alimentos pero trata de reducir las raciones o elegir la opción más baja en grasa.

Recuerda, es cuestión de equilibrio

No hay alimentos buenos o malos, sino dietas buenas o malas. No te sientas culpable por los alimentos que te gustan. Cómelos con moderación y elige otros para conseguir una dieta equilibrada. La variedad es el secreto para una buena salud.

Este artículo tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados

Productos-bio Mitos y realidades de los productos bio

Orgánico, bio, natural, ecológico… La última década se ha caracterizado por un auge de los alimentos con certificación de cultivos sostenibles, saludables y, sobre todo, con precios disparados. Si hace unos años los productos bio y dietéticos se confundían, se…

reservas-de-hierro 6 consejos para incrementar el hierro de manera natural

El hierro es uno de los minerales más importantes para el buen funcionamiento del organismo. Tradicionalmente, unos niveles bajos se han asociado a procesos como la anemia o el periodo menstrual femenino. En cualquier caso, tener unas buenas reservas de…

Pies-saludables-verano 5 tips saludables para cuidar los pies este verano

La moda de los centros de estética especializados en esmaltes de uñas parecía una moda pasajera, al estilo de las tiendas de cigarrillos electrónicos, pero al parecer ha llegado para quedarse. El boom de los esmaltados permanentes y los diseños…

Golpe-de-calor 6 consejos para evitar un golpe de calor

El verano es la estación preferida por la mayoría: Calor, más horas de sol, buen tiempo, pocas lluvias, vacaciones, playa… Aun así, se deben extremar las precauciones para evitar algunas problemáticas relacionadas, como las quemaduras del sol si no nos…

Volver arriba