Entradas

Seguros escolares: ¿Son obligatorios?  

Matrículas del curso escolar, academias de idiomas, actividades extraescolares, cursos de formación extracurricular, clases particulares y de refuerzo en centros especializados… Todos tienen en común la oferta educativa reglada y complementaria de los niños en edad escolar y mayores de edad que siguen formándose; y también todas comparten precio de matrícula y seguro escolar. Suele ser una cantidad muy pequeña que apenas destaca en el presupuesto total, pero muchas familias se preguntan si es algo obligatorio o podría prescindirse de este apunte. En Previsora General ofrecemos este tipo de seguros escolares y te explicamos para qué son necesarios.

 

¿Qué son los seguros escolares?

 

Los seguros escolares son un tipo de seguro colectivo en caso de accidentes que protege a los usuarios de diferentes actividades, tanto del ámbito empresarial como en otras actividades asociativas como podrían ser:

 

  • Cursos de formación.
  • Alumnos de centros escolares.
  • Campamentos.
  • Actividades extraescolares.
  • Soci@s de gimnasios.
  • Participantes en torneos y actividades deportivas no federadas.
  • Carreras populares.

 

Las coberturas de los seguros escolares

 

Caídas o lesiones producidas en la hora del patio en el colegio y problemas de salud en un viaje de estudios organizado por el centro escolar son algunos de los casos más típicos en los que se precisa un seguro escolar que cubra estas eventualidades. El seguro escolar es obligatorio a partir de tercero de la ESO y hasta los 28 años.

 

Los alumnos en esta franja de edad, tanto nacionales como extranjeros tienen que abonar el seguro en el momento de efectuar la matrícula de cada curso. Una cuota que ronda el 1,12€ para poder acogerse a los beneficios médicos y económicos del seguro. Los propios centros educativos son los que envían las cuotas de los estudiantes a la Seguridad Social.

 

  • Accidentes escolares. Se cubre la asistencia médica, farmacéutica y quirúrgica en caso de ser necesaria. Incluye además indemnizaciones económicas que pueden ser de por vida en caso de gran invalidez, por ejemplo (pensión vitalicia de 144,24€).
  • Enfermedad. Garantiza asistencia médica y farmacéutica.
  • Infortunio familiar. Cubre situaciones en el hogar del estudiante que le impiden continuar con sus estudios, incluyendo un doctorado. Muerte de los progenitores si aportaban ingresos a la familia, o la quiebra.

¿Qué seguros debe tener obligatoriamente un autónomo?  

Los trabajadores por cuenta propia arriesgan mucho más que el resto. La lista de gastos suele ser siempre la misma, pero otra cosa son los beneficios, que pueden variar dependiendo del trabajo registrado en un mes en particular. Por eso la contratación de seguros es algo que debe ir implícito junto al pago de las cuotas de autónomo. Además de los recomendables, los hay que son obligatorios. Te ayudamos a repasar cuáles son.

 

Los seguros obligatorios para trabajadores por cuenta propia

 

Los autónomos deben estar preparados ante cualquier imprevisto, por eso la ley exige la obligación de contratar el seguro de responsabilidad civil en el caso de que desarrolles tu actividad en un espacio de cara al público, un seguro de vehículos si utilizas un coche para realizar tus gestiones de trabajo y seguro de accidentes para trabajadores si tu actividad es de riesgo y tienes que contratar personal. También son obligatorios el seguro multirriesgos y el de convenio si tienes contratado a personal.

 

  • Seguro de responsabilidad civil. Una póliza que cubre los posibles daños civiles que pueda registrar un negocio. De esta manera se cubren los errores que pueda cometer el autónomo o su personal contratado. Es obligatorio en casos de establecimientos de cara al público o incluso en profesiones como la medicina, el derecho o los instaladores de gas y electricidad. De hecho, es un requisito para poder obtener la licencia de apertura de un local.
  • Seguro multirriesgos. Cubre el local en el que se esté ejerciendo la actividad laboral e incluye, entre otras disposiciones, los posibles incendios y robos.
  • Seguro de vehículos. Imprescindible si utilizas un coche para desarrollar tu actividad económica, ya sea transportando mercancías, repartiéndolas o para traslados y gestiones.
  • Seguro de convenio. Destinado a los trabajadores por cuenta propia con personal contratado, ya que de alguna manera deben responder por ellos en caso de accidente, incapacidad o fallecimiento. El seguro cubre las indemnizaciones necesarias. Es una de las pólizas más importantes y su incumplimiento puede acarrear multas de hasta 187.000 euros además del correspondiente pago de la indemnización que se derivara.

 

Al margen de estas pólizas obligatorias, también se recomienda la contratación de un seguro de salud que cubra el tiempo de inactividad durante las posibles bajas médicas por hospitalización, enfermedad, etc. No es algo obligatorio pero sí 100% recomendable, ya que los autónomos suelen cotizar a la Seguridad Social la base mínima obligatoria que no llega a cubrir la totalidad de estos imprevistos.

 

 

 

¿Qué es y qué revela una analítica de orina?

La analítica de orina consiste en el estudio de la apariencia y el color de la orina. Mediante métodos físicos, químicos y de microscopia podemos estudiar su densidad y acidez y otros elementos químicos y biológicos que podrían indicar alguna alteración o enfermedad.

¿En qué consiste una analítica de orina?

Como decíamos anteriormente, el análisis de la orina es una prueba utilizada en la medicina que consiste en la recogida de una muestra de orina para después analizarla en el laboratorio. Esta prueba no supone grandes molestias para realizarla, es muy barata y puede aportar mucha información útil. Por eso se pide de rutina para detectar enfermedades en fases precoces o controlar su tratamiento.

Las enfermedades que requieren de una analítica de orina son aquellas que afectan al riñón. Pero también se pide en otras enfermedades sistémicas como la diabetes o enfermedades autoinmunes, como el lupus. Su análisis es útil en la detección de infecciones de la orina, ya sean infecciones leves o graves; la más común la cistitis.

¿Cuál es la composición de la orina?

La orina está compuesta por un 95% de agua, un 2% de sales, un 2,5% de productos del metabolismo de las proteínas y pigmentos que le dan ese color amarillento característico. En condiciones normales, en la composición de la orina no se debería encontrar ni glucosa, ni sangre, ni bacterias, ni glóbulos blancos ni proteínas.

Qué revela una analítica de orina

Una vez realizado el análisis de orina, los resultados obtenidos permiten al médico valorar los siguientes aspectos:

  1. A través de la densidad de la orina, se puede observar el funcionamiento correcto o no de los riñones. En condiciones normales, los riñones pueden variar la concentración de la orina en función de las pérdidas de líquidos a través del cuerpo. En una situación de deshidratación, los riñones producen menos orina y es más concentrada.
  2. Rebela la repercusión de diferentes enfermedades sobre el paciente. Como los riñones producen la orina a partir del filtrado de la sangre, se puede evaluar la repercusión de algunas enfermedades. Por ejemplo, en la diabetes, una enfermedad donde la concentración de glucosa en sangre sobrepasa un determinado nivel.
  3. Se utiliza para detectar bacterias. En estos casos, además, permite identificar qué germen es el responsable de la infección y su resistencia a los antibióticos más utilizados.
  4. Rebela la presencia de sustancias que en condiciones normales no están presentes en la orina. Estas sustancias son consecuencia de enfermedades del metabolismo o de la ingesta de medicamentos o drogas.

¿Qué son los seguros éticos y solidarios?

Los seguros éticos y solidarios son aquellos que recuperan del sector los valores sociales. Entre ellos, encontramos la mutualidad variable, la comunidad como elemento de pertenencia, la equidad y transparencia en contratos o las cláusulas para los asegurados.

Objetivo de los seguros éticos y solidarios

El objetivo es fomentar el mercado social, entendiéndolo como una red de producción, distribución y consumo de bienes y servicios. Todos ellos funcionan con criterios éticos, democráticos, ecológicos y solidarios.

Su objetivo es crear un espacio de consumidores, proveedores y distribuidores donde el ciudadano ejerza una opción de consumo con compromiso social, reforzando la intercooperación entre entidades participantes.

Principales diferencias entre los seguros éticos y el resto de seguros del mercado

Los seguros éticos y solidarios son un nuevo concepto porque tratan de incluir al mercado la practica ética y solidaria, que son los principios del movimiento asegurador.

1. El valor de la mutualidad

Orientando el mercado asegurador hacia la práctica ética y solidaria se recuperan los principios del movimiento asegurador. La conciencia mutualista se basa principalmente en los vínculos de solidaridad entre las personas. El sentido original de los seguros es, precisamente, establecer vínculos entre los miembros de una comunidad.

Las relaciones que se crean entre quien tiene la suerte de no sufrir un daño y quien, en cambio, lo sufre (accidente, enfermedad, destrucción de bienes, etc.), permite a todos los miembros de la comunidad beneficiarse de las coberturas del seguro.

Según el criterio mutualista no puede haber discriminación entre aquellas personas que pidan estos servicios, sea por edad, minusvalía u otras cuestiones de carácter social.

2. Los seguros en la comunidad

Este tipo de seguro se entiende como un servicio ventajoso para la comunidad y un beneficio para el territorio. Una comunidad que no abandona sus miembros a su suerte, dispone de instrumentos solidarios para afrontar las adversidades.

Para una comunidad es preferible disponer de la solución a los problemas para prevenirlos y resolverlos rápidamente. Con este sistema se previene la desigualdad social y se evita la fractura entre los que tienen recursos económicos para afrontarlos y aquellos que no los tienen.

3. Equidad

El contrato asegurador ha de ser un contrato entre iguales, sin diferenciación. De esta manera, ambas partes tienen la misma dignidad. No pueden establecerse entre ellas desequilibrios de poder, bien sea por las condiciones del producto, bien por la burocracia, etc.

La función de las compañías aseguradoras es la de informar a las personas y organizaciones para que sean conscientes de sus derechos.

4. Transparencia

La transparencia es vital para llevar a cabo este proceso. Debe reflejarse en los contratos, de manera que aporten información clara y comprensible sobre las prestaciones del servicio. También es necesaria la transparencia en cuanto a la gestión financiera y la política inversora de la compañía.

Previsora General, mutualidad certificada con el sello EthSI E3 Insurance

Previsora General es la mutualidad que trabaja para ser una alternativa al seguro tradicional. La conciencia mutualista se basa en los vínculos de solidaridad entre las personas, y el sentido original de los seguros es, precisamente, establecer estos vínculos entre los miembros de una comunidad. Por esta razón, Previsora General obtiene el sello EthSI E3 Insurance.

Los principales criterios analizados que avalan esta certificación EthSI E3 han sido los siguientes:

  • Orientación social y solidaria de sus productos
  • Responsabilidad con la comunidad y el territorio
  • Responsabilidad económica con el comercio social y solidario
  • Cumplimiento de las políticas de sostenibilidad
  • Políticas laborales responsables e igualitarias

¿Qué es el sello EthSI?

El sello europeo EthSI (Ethical and Solidarity Based Insurance) es un distintivo que valora la calidad en la gestión de las compañías de seguros, las corredurías y los gestores. También certifica los productos aseguradores de las entidades. El sello pone en valor la gestión ética de la organización respecto las inversiones y la responsabilidad social, el fomento de la sostenibilidad social y ambiental y la transparencia.

Dentro del mundo de las aseguradoras, el sello EthSI promueve los seguros éticos y solidarios. Valora criterios con el objetivo de ofrecer transparencia en el mercado de los seguros. También valora el desarrollo de los seguros éticos al facilitar a los usuarios una herramienta para escoger el producto que mejor se ajuste a sus valores.

¿Qué impulsa el sello EthSI?

El sello EthSI es una herramienta facilitadora para la progresiva implantación del Seguro Ético y Solidario, impulsando:

  • Los vínculos de solidaridad entre las personas
  • El hecho asegurador como bien socialmente útil
  • El establecimiento de un círculo que favorezca el respeto recíproco de las partes implicadas: entidades aseguradoras, gestores y personas físicas o jurídicas aseguradas
  • La transparencia en el mercado de los seguros, para facilitar al usuario final la elección del seguro que más se ajuste a los valores asociados a prácticas comprometidas con la sostenibilidad social y ambiental

Proceso de certificación para conseguir el sello EthSI

El proceso que las empresas deben seguir para la obtención de este sello se describe a continuación:

1. Solicitud de registro
El proceso de certificación se inicia en el momento de recibir la solicitud formal por parte de la entidad solicitante. A partir de ese momento el Observatorio de las Finanzas Éticas se pone en contacto con la entidad para continuar con el proceso.

2. Recogida de información
Se solicitará un conjunto de datos y documentación a la entidad solicitante sobre los diferentes aspectos que se analizarán.

3. Elaboración de un informe para el Comité evaluador
Se elaborará un informe donde se recogerán los datos más destacados y se comprobará que la entidad solicitante se ajusta a los requisitos para obtener el sello.

4. Presentación del informe al Comité evaluador
Se presentará el informe al Comité evaluador y se decidirá si se otorga la certificación. El Comité evaluador puede proponer consideraciones de mejora sobre diferentes aspectos a la entidad solicitante.

5. Formalización del contrato
En caso de ser concedido el sello EthSI, la resolución se comunicará a la entidad solicitante y formalizarán el registro del sello EthSI mediante el pago de la tasa correspondiente.

Trabajar a tiempo completo puede ser malo para el cerebro

El trabajo es un estimulante de la actividad que se produce en el cerebro y ayuda a mantener las funciones cognitivas en las personas adultas. Sin embargo, trabajar a tiempo completo o en exceso puede ser una de las principales causas de fatiga y estrés físico o mental.

El Instituto Melbourne de Economía Aplicada e Investigación Social publicó un estudio donde confirmaba que trabajar más de 25 horas semanales podía afectar la inteligencia en personas de más de 40 años. De acuerdo con el estudio, 25 horas a la semana es el tiempo óptimo que debe dedicarse al trabajo para el funcionamiento cognitivo. Pero trabajar menos también es nocivo para la agilidad del cerebro, tanto de hombres como de mujeres.

Trabajar a tiempo completo a partir de los 40 años

Conforme una persona se hace adulta, su desarrollo del intelecto también evoluciona de manera diferente. A partir de los 20 años, procesamos información externa pero no al mismo ritmo que en la adolescencia. Al cumplir los 30 años, empieza a decrecer la capacidad para utilizar habilidades, conocimiento y experiencias.

Es a partir de los 40 años, cuando la mayoría de las personas comienzan a obtener resultados relativamente menos buenos en la memoria, el reconocimiento espacial y la agilidad mental. Antes de los 40, el cuerpo puede resistir todas las horas extra que se le quieran pedir. Después, ni siquiera el horario habitual de 40 horas semanales resulta ser una buena idea.

La ciencia detrás de esto

La economía actual nos está forzando a trabajar más horas que generaciones anteriores, pero la mente a partir de los 40 años, no está preparada para el estrés o la rutina laboral para trabajar a tiempo completo.

El efecto negativo del estrés en nuestra mente nos afecta a través de hormonas, producidas por la glándula suprarrenal en respuesta al estrés. Estas hormonas pueden afectar la memoria a corto plazo, la concentración y el pensamiento racional.

No obstante, otros factores se atribuyen a este proceso de decrecimiento intelectual a partir de los 40 años. El más importante de estos factores es el cuidado o la responsabilidad hacia al menos una persona (su padre o su hijo), además de trabajar tiempo completo. Es decir, como tener un empleo después del empleo habitual, en el que pocas veces hay oportunidad para descansar.

El factor sueño

Dormir y descansar la mente es importante para soportar una semana completa de trabajo. La recomendación más extendida entre los profesionales es la de dormir entre 7 o 8 horas diarias. La capacidad para aprender y recordar conceptos o situaciones dependen de cuánto dormimos y del tiempo que tenemos para divertirnos.

El trabajo es necesario

Trabajar menos horas suena bastante tentador, pero hay una economía personal de la que dependemos que generalmente nos obliga a realizar grandes jornadas de trabajo. Además, muchas personas con 40 años o más no se plantean trabajar menos aunque pudieran, ya que para ellos es un estímulo necesario.

Por eso muchas empresas se plantean la flexibilidad horaria de sus empleados para lograr una mayor productividad. Porque cuando una persona valora la calidad de vida, también tiene en cuenta valorar su felicidad dentro del puesto de trabajo.

La economía colaborativa impacta en el mundo de las aseguradoras

La economía colaborativa aparece como una oportunidad sostenible de desarrollo económico permitiendo una mayor participación de los ciudadanos. Está experimentando tasas de crecimiento muy rápidas obligando a muchos negocios a reinventarse. Y las aseguradoras son uno de estos negocios, donde ven la economía colaborativa como una oportunidad de negocio y no como un enemigo a batir.

De dónde surge el concepto de economía colaborativa en los seguros

Actualmente están teniendo un gran auge los seguros P2P (peer-to-peer), como un nuevo concepto de seguro que permite a un grupo de asegurados reducir los costes de su seguro. Gracias a las redes sociales, se buscan y forman grupos de personas que tienen un mismo tipo de seguro. Todos sus miembros acuerdan compartir la prima de su seguro para apoyarse económicamente si un miembro del grupo da un parte. Si al final del año los partes no exceden la prima habitual, entonces todo el grupo se beneficia de un ahorro en las prima de su seguro personal.

Todo hacía entender que el concepto de seguros colaborativos había surgido por la necesidad de ahorrar en los costes. Pero la realidad es que este concepto surgió por el elevado número de partes de daños (incluidos los fraudes) que se dieron en Alemania en 2010.

Este concepto de seguros P2P lo que implica es un menor número de asegurados con un perfil de riesgo similar. Por lo tanto, florece un mayor sentido de responsabilidad hacia el grupo al que pertenecen los asegurados que automáticamente hace reducir el número de fraudes.

La virtud que presenta este modelo de seguro es que tiene menores costes para la aseguradora ya que las reclamaciones pequeñas se solucionan con la prima del grupo y la venta de seguros es más económica gracias un crecimiento viral que facilita la red social.

El futuro de la economía colaborativa en los seguros

En el futuro, todos estos modelos de seguros P2P se personalizarán cada vez más para cubrir mejor las necesidades de cada cliente. Abarcarán todos los ámbitos de seguros: médicos, del automóvil, del hogar, entre otros.

Como comentábamos antes, la economía colaborativa supone una revolución porque la idea de las compañías produciendo y personas consumiendo se está rompiendo y ahora cualquiera puede erigirse ya sea en consumidor o productor. El eje ahora es el acceso, no el tener.

El poseer es visto solo como algo positivo si es con la intención de compartirlo a través de las redes P2P. Surgen así estos nuevos modelos de negocio muy rentables, donde los productos o los servicios ya no son los pilares de las empresas sino que deberían disponer de plataformas donde los “prosumidores” puedan ofrecer o consumir ayudando así a la comunidad.

Cosas que si no aseguras te pueden llevar a la ruina

Hay ciertos aspectos de la vida de todas las personas que son básicas. Pensemos qué ocurriría con nosotros o con nuestras familias si nos faltara la salud, la capacidad de trabajar o la vida misma. Bastantes problemas tenemos ya diariamente para mantener a flote la economía familiar como para pensar en el desequilibrio que nos supondría la falta de previsión.

Y es que es una realidad que el número de seguros en nuestro país sigue siendo bajo respecto a otros países, en lo que a seguros no obligatorios se refiere. No tenemos problema a la hora de contratar un seguro para nuestro Smartphone de última generación, pero somos bastante reticentes a la hora de asegurar aspectos de nuestra vida para evitar la bancarrota de la economía doméstica.

La salud

Un seguro de salud nos asegura una asistencia sanitaria más cómoda y rápida, así como mayor facilidad para acceder a analíticas, pruebas y hospitalización en el momento en el que las necesites. Puede parecer que en España no necesitamos este tipo de seguros dada la sanidad pública con la que contamos. Sin embargo, echemos un vistazo a la actualidad política y veremos que la sanidad pública está en periodo de reformas. Copagos, reducciones de plantilla, disminución de los servicios que ofrece y aumento de los tiempos de espera al pedir cita a un médico.

Además, la sanidad pública no ofrece ciertas coberturas y especialidades que sí contemplan los seguros de salud privados. Por eso, los seguros de salud, se sitúan como la solución si se quiere disponer de atención sanitaria especializada además de otros servicios sin necesidad de extensas esperas o de pagar extensas sumas de dinero.

La incapacidad

El seguro por incapacidad está muy asociado a los autónomos pero se ha extendido más allá y ahora también contempla a los trabajadores por cuenta ajena. Con este tipo de seguros seguiremos percibiendo un salario en caso de que caigamos en una condición de incapacidad que impidiera hacer frente a la vida laboral.

Este tipo de seguros tiene varias versiones. Por un lado nos encontramos con la incapacidad temporal, que sería algo similar a una indemnización por baja laboral, y, por otro, la incapacidad permanente, que daría lugar al pago de una prima tal y como se hubiera especificado en la póliza del seguro.

La vida

Este es un tema complicado. A nadie le gusta pensar que la propia ausencia pero debiera parecer una obviedad cuando tenemos personas dependientes de nosotros o deudas que pudieran repercutir en personas de la familia. En estos casos, tener un seguro de vida es mucho más que recomendable.

Guía para elegir un seguro médico

Elegir un seguro médico no es una tarea sencilla. Las necesidades varían en función de las personas y para satisfacerlas existen múltiples modalidades de seguros. A la hora de elegir el seguro médico que vamos a contratar debemos prestar atención a diversos puntos y conceptos. De este modo, antes de decantarnos por contratar un seguro u otros, conseguiremos tener claro los pros y los contras.

En primer lugar vamos a ver qué clases de seguros médicos existen. A nivel general, podemos encontrar tres clases de seguros:

Tipos de seguro médico

Seguros médicos de cuadro médico o reembolso

Los seguros de cuadro médico son aquellos donde el asegurado puede elegir el médico y los hospitales que más le convenga dentro de los concertados por la entidad aseguradora a través del cuadro médico.

Los seguros de reembolso de gastos son aquellos seguros que permiten que el asegurado elija libremente el centro y el médico, fuera del cuadro médico de la compañía. El asegurado abonará la factura y la compañía le reembolsará un porcentaje elevado de los gastos.

Los seguros mixtos de reembolso permiten acudir a cualquier médico dentro del cuadro médico de la compañía. En estos casos el asegurado no deberá hacerse cargo de los gastos ya que lo hace directamente la entidad aseguradora, cubriendo el 100% de los gastos. Mientras que se mantiene el seguro de reembolso para ciertos especialistas como pueden ser ginecología o pediatría.

Seguros médicos básicos o completos

Los seguros médicos completos son los que ofrecen la máxima cobertura asistencial, incluida la hospitalización e intervenciones quirúrgicas.

Los seguros médicos básicos ofrecen coberturas más limitadas y normalmente no incluyen la hospitalización ni las operaciones.

Seguros médicos con copagos o sin copagos

El copago está cada vez está más extendido. Se trata de una cantidad monetaria que el asegurado deberá abonar por cada servicio médico realizado. Las primas de los seguros variarán en función de si se opta por un seguro médico con copago o sin él. El sistema de copagos depende también de cada aseguradora. Algunas apuestan por un copago fijo, otras ofrecen sistema de copagos progresivo, donde el coste a pagar varía en función del número de actos o servicios médicos realizados.

Seguro de vida y seguro de accidentes, ¿es lo mismo?

Si hablamos de seguro de vida y seguro de accidentes podemos caer en la confusión. De hecho, es bastante habitual confundirlos o pensar que tienen las mismas coberturas. Es cierto que ambos tienen algunas similitudes, pero son seguros muy diferentes. Aunque podríamos tratarlos de complementarios: para tener una cobertura completa, a menudo es recomendable contar con ambos seguros.

Por eso, antes de contratar un seguro debemos ser conscientes de que seguro de vida y seguro de accidentes no son lo mismo. A continuación analizaremos en qué consiste cada tipo de seguro y cuáles son sus diferencias. Así podrás conocer qué coberturas tiene cada uno de ellos para que elijas el que te ofrece la protección más adecuada.

Diferencias entre seguro de vida y seguro de accidentes

  • Seguro de vida: este tipo de seguros actúa como resguardo económico para las personas que el asegurado tiene a su cargo. En caso de fallecimiento o incapacidad permanente total de este, sus beneficiarios reciben una indemnización.
  • Seguro de accidentes: este seguro cubre los gastos de un accidente, así como indemnizaciones en caso de accidentes que provoquen la muerte o incapacidad del asegurado.

Causas de fallecimiento o invalidez

El seguro de vida cubre el fallecimiento y la invalidez del asegurado por cualquier causa, independientemente de que se produjera por accidente, por enfermedad o por causas naturales. Por su parte, el seguro de accidentes solo prevé la prestación de indemnizaciones por muerte o incapacidad del asegurado, cuando estas han sido motivadas por un accidente.

Coberturas y prestación de servicios

El seguro de vida suele incluir la gestión de los trámites del fallecimiento, mientras que el seguro de accidentes cubre los gastos sanitarios de la atención del asegurado por un accidente, así como los traslados al hospital.

En el caso de los seguros de vida, existe una tendencia generalizada de incluir entre sus coberturas el pago de una indemnización adicional en caso de que la muerte del asegurado sea producida por un accidente.

Invalidez parcial

El seguro de accidente es el único que cubre situaciones de invalidez parcial sobrevenidas por un accidente. Dependiendo de cada caso y en base a un baremo que cada aseguradora aplica en situaciones de invalidez parcial, en estas situaciones se calcula la indemnización del seguro aplicando un porcentaje sobre el capital asegurado en la póliza.

Cabe destacar, no obstante, como invalidez permanente por accidente, subsidio diario por Incapacidad Temporal por accidente y muchas más.

Comparación de precios

El seguro de accidentes es mucho más económico que el seguro de vida. Esto es porque solo ofrece coberturas en caso de accidentes. Sin embargo, la decisión de contratar uno u otro también debe estar motivada por las necesidades de cada persona y el riesgo percibido. En todo caso, ambos seguros pueden ser complementarios.