Entradas

Cómo lograr el equilibrio entre la vida personal y la vida laboral

Mucha gente entra en el hábito de pasar horas y horas en el trabajo y no tener ningún equilibrio entre la vida personal y la vida laboral. Puede ser una buena opción para conseguir un sueldo más alto o un ascenso, pero ¿te has preguntado alguna vez si estás trabajando mucho? ¿Supone algún riesgo para tu salud?

 

Por qué es importante equilibrar vida personal y laboral

Equilibrar vida personal y laboral es importante porque el exceso de trabajo afecta negativamente a la salud física y mental, a los niveles de estrés, satisfacción en las relaciones personales y en la capacidad para realizar un buen trabajo. El esfuerzo por conseguir un equilibrio saludable entre el trabajo y los objetivos personales de vida, ayuda en mejorar la salud de la persona. Lo importante es conseguir ser feliz consigo mismo y con las personas que te rodean.

 

Riesgos para tu salud de una mala conciliación

No conseguir un equilibrio entre la vida personal y la vida laboral puede provocar riesgos para tu salud:

  • Trabajar 55 horas a la semana o más puede aumenta el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular.
  • Hacer más de 10 horas al día aumenta el riesgo de padecer enfermedades del corazón.
  • Las personas que trabajan demasiadas horas tienden a consumir más alcohol. Esto implica serios riesgos para su salud.
  • Las mujeres con horarios extendidos, corren un mayor riesgo de sufrir depresión y ansiedad.
  • Trabajar más de 8 horas diarias o más de 40 horas a la semana, aumenta las probabilidades de sufrir una lesión.

Consejos para mantener el equilibrio entre la vida personal y la vida laboral

Poner el freno al trabajo

Es posible que bajar la cantidad de horas de un día para otro sea difícil, pero sí se puede reducir la carga laboral de manera paulatina. Reducir el horario de forma realista comienza por rebajar la carga laboral unas horas cada semana. La frase “solo cinco minutos más” se convierte, sin quererlo, en horas adicionales en el trabajo. Sólo es cuestión de saber cuándo desconectar. La clave para conseguir el equilibrio es saber dónde se encuentra uno.

Utilizar todos los días de vacaciones

Aunque muchos jefes no lo crean, el mundo no se acaba por tomarse un descanso. Los humanos no somos robots; necesitamos tiempo para desconectar, comer, ir al baño y relajarnos. No tomarse los días de vacaciones o acumulados no ayuda al empresario. El empleado es menos productivo y puede cometer errores por falta de atención. Por eso, cumplir con el descanso ayuda al empleado a mantener impulso y evitar el agotamiento.

Practicar tu hobby favorito

Encontrar el equilibrio entre la vida personal y la vida laboral se puede conseguir practicando un hobby por el que realmente disfrutes fuera de las horas laborales. Prueba de practicar senderismo, surf o pesca, hacer voluntariado o clases de arte. Lo importante es conseguir la desconexión del trabajo.

Poder trabajar desde casa

Cada vez más personas trabajan desde casa. Es una manera que puede ayudar en esta deseada conciliación personal y laboral. Es bueno comenzar por un día o dos a la semana y ver como se desarrolla el experimento. Si resulta positivo para ambas partes, siempre se puede aumentar el número de días de trabajo en casa.

¿Qué se considera accidente laboral según la legislación vigente?

La definición de accidente laboral queda recogido en el artículo 115 del Real Decreto Legislativo 8/2015, de 30 de octubre, texto refundido Ley General de la Seguridad Social.

¿Qué es un accidente laboral?

Un accidente de trabajo es toda lesión corporal del trabajador. Para que un accidente sea considerado como tal, debe cumplir los siguientes puntos:

  • Que el trabajador sufra una lesión corporal. Se entiende por lesión todo daño corporal causado por una herida, golpe o enfermedad. Se considera también lesión corporal las secuelas o enfermedades psíquicas o psicológicas.
  • Que la lesión sea causada con ocasión de un trabajo por cuenta ajena.
  • Que exista una relación de causalidad entre la lesión y la realización del trabajo.

En la legislación se establece que la simple presencia de una lesión no constituye, por sí sola, accidente de trabajo.

¿Qué es considerado accidente laboral?

Tienen consideración de accidente laboral los siguientes supuestos:

  • El que se sufra durante el trayecto de ir al trabajo o volver del trabajo.
  • Los que sufra la persona trabajadora desempeñando cargos electivos de carácter sindical.
  • Los ocurridos cumpliendo las tareas ordenadas por el empresario o bien espontáneamente en interés del buen funcionamiento de la empresa.
  • Los ocurridos en actos de salvamento.
  • Las enfermedades que se contraigan con motivo de la realización del trabajo.
  • Las enfermedades que se agraven como consecuencia de una lesión laboral.
  • Las lesiones psíquicas que sufra la persona trabajadora durante el tiempo y en el lugar del trabajo como, por ejemplo, el estrés laboral, el agotamiento psíquico y el mobbing laboral.

Cuando no se consideran accidentes laborales

No son considerados accidentes de trabajo los siguientes supuestos:

  • Aquellos accidentes debidos a imprudencia temeraria del trabajador. Por imprudencia se considera cuando el accidentado ha actuado de manera contraria a las normas de forma reiterada y notoria en materia de seguridad e higiene.
  • Los debidos a fuerza mayor al trabajo, es decir, cuando no guarde relación alguna con el trabajo que se realiza en el momento del accidente.
  • Accidentes provocados voluntariamente por el trabajador para recibir la prestación correspondiente.
  • Accidentes derivados de la actuación de otra persona.

Consejos para trabajar en una oficina saludable

Para evitar lesiones por el mal uso de los elementos de la oficina o realizar posturas incorrectas, es imprescindible trabajar con comodidad. Esto se consigue gracias a una buena disposición del mobiliario, el correcto uso del teclado y el ratón o una buena iluminación. Con unos pequeños cambios, se puede conseguir una oficina saludable y los trabajadores lo agradecerán.

Consejos para hacer del espacio de trabajo una oficina saludable

A continuación, te damos unos consejos muy útiles para conseguir una oficina saludable y mejorar el bienestar de los trabajadores:

  1. Los colores claros favorecen la concentración. En la medida de lo posible, se deben utilizar colores claros para evitar contrastes. La harmonía cromática favorece la concentración.
  2. Realizar pausas durante la jornada laboral. Una manera de evitar lesiones es aprovechar este break para realizar estiramientos.
  3. La iluminación debe ser la correcta para evitar la fatiga visual o el dolor de cabeza. Se debe utilizar un buen sistema de iluminación.
  4. La temperatura ambiental es importante. Se recomienda una temperatura entre los 20 y los 24 grados.
  5. Trabajar en equipo. Es mejor diseñar espacios que favorezcan las tareas en grupo frente a los individualizados.
  6. Evitar los malos olores en la oficina. El olor debe ser agradable, fresco y neutro.
  7. Incorporar plantas para mejorar el ambiente de trabajo y su calidad.

Más consejos de tu zona de trabajo personal

  1. La silla es la mejor aliada del trabajador. Es importante ajustar su altura hasta colocar brazos y cuerpo de forma correcta. Las extremidades deben formar un ángulo superior a 90 grados. El respaldo debe ser reclinable para permitir el apoyo correcto de las lumbares. El asiento debe ser estable, proporcionando libertad de movimiento y procurándole una postura confortable.
  2. El apoyo de los pies en el suelo es importante. El ángulo correcto de las piernas con los pies apoyados en el suelo ha de ser de 90 grados. Dependiendo de las características de cada persona, se puede utilizar un reposapiés en el caso que las piernas no lleguen al suelo.
  3. Limpieza y organización de los elementos de la mesa de trabajo. Se debe evitar el almacenamiento innecesario de materiales que impidan trabajar con fluidez y comodidad. Utilizar el material necesario para el día a día, colocados de tal manera que no se realicen movimientos forzados.
  4. Utilizar cajoneras móviles para aumentar las posibilidades de organización disponiendo, a la vez, de una mayor movilidad dentro del espacio de trabajo.
  5. Las dimensiones de la mesa de trabajo deben ser suficientes para poder colocar los elementos de trabajo. El espacio debe ser el suficiente para permitir a los trabajadores su comodidad en el espacio de trabajo.
  6. El teclado y el ratón son imprescindibles. El teclado debe tener una inclinación entre los 0 y los 25 grados. La posición ideal de uso del ratón es formando una línea recta entre la mano, muñeca y antebrazo.
  7. Colocar correctamente la pantalla. Debe ser legible desde cualquier ángulo de visión y colocada perpendicularmente a las ventanas y a todas las fuentes de luz para evitar reflejos.

Derechos y obligaciones de los trabajadores en prevención de riesgos laborales

Tanto los trabajadores como los empresarios tienen una serie de derechos y obligaciones en materia de prevención de riesgos laborales; una materia muy importante puesto que disminuir la siniestralidad laboral es uno de los grandes retos actuales. En este artículo vamos a abordar los derechos y obligaciones de los trabajadores en prevención de riesgos laborales.

Derechos y obligaciones de los trabajadores en prevención de riesgos laborales

Derechos de los trabajadores en prevención de riesgos laborales

La Constitución Española dice en el segundo epígrafe del artículo 40 que “Los poderes públicos fomentarán una política que garantice la formación y readaptación profesionales; velarán por la seguridad e higiene del trabajo y garantizarán el descanso necesario, mediante la limitación de la jornada laboral, las vacaciones periódicas retribuidas y la promoción de centros adecuados”.

El artículo 14.1 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales (31/1995) añade que “Los trabajadores tienen derecho a una protección eficaz en materia de seguridad y salud en el trabajo”.

Esto quiere decir que el empresario debe velar en todo momento por la seguridad y salud de sus trabajadores en todos los aspectos relacionados con el trabajo. Además, el coste de las medidas relacionadas con la seguridad y la salud en el trabajo deben recaer sobre el empresario, en ningún caso sobre el trabajador.

Obligaciones de los trabajadores en prevención de riesgos laborales

La Ley de Prevención de Riesgos Laborales antes citada, en su artículo 29 establece que el trabajador debe cumplir las siguientes obligaciones en materia de prevención de riesgos laborales:

  • Velar por su propia salud y seguridad en el trabajo y por la de aquellas personas que se puedan ver afectadas por la actividad profesional llevada a cabo.
  • Usar de forma adecuada los aparatos, máquinas, herramientas, equipos de transporte y, en general, todos los instrumentos que requiera para llevar a cabo su actividad profesional.
  • Utilizar de forma correcta los medios y equipos de protección necesarios para desarrollar su trabajo.
  • Utilizar correctamente los dispositivos de seguridad existente.
  • Informar con carácter inmediato a los superiores de cualquier situación susceptible de entrañar un riesgo para la salud y la seguridad de los trabajadores.
  • Cumplir con las obligaciones establecidas por las autoridades competentes y cooperar con el empresario cumpliendo las medidas para garantizar unas condiciones de trabajo seguras.

El incumplimiento de las obligaciones establecidas por parte de los trabajadores tiene la consideración de incumplimiento laboral.

Ley de Prevención de Riesgos Laborales para autónomos

La Ley de Prevención de Riesgos Laborales es obligatorio implantarla en la empresa. Los autónomos, en función de si tienen personas a su cargo o no, o la actividad a la que se dediquen, tiene que implantar la PRL de una u otra manera.

Qué es y cuándo se aplica la Ley de Prevención de Riesgos Laborales para autónomos

La PRL tiene la función de disminuir la siniestralidad laboral y la incidencia de las enfermedades profesionales.

Autónomos con trabajadores a su cargo

Los autónomos con trabajadores a su cargo tienen que implantar la Ley de Prevención de Riesgos Laborales. Es así porque, en este caso, el autónomo se equipara a un empresario y tiene las mismas obligaciones legales en materia de contratación que éste.

En empresas con menos de diez trabajadores será el empresario el que se podrá ocupar de organizar la prevención. Pero debe tener la capacidad de hacerlo en función de los riesgos del sector de la empresa.

El empresario está obligado a:

  • Elaborar el Plan de Prevención.
  • Integrar la Prevención de Riesgos Laborales en la gestión de la empresa.
  • Evaluar los riesgos y planificar las medidas preventivas oportunas.
  • Informar a los trabajadores de cuáles son sus riesgos y las medidas preventivas que se deben aplicar para su reducción o eliminación.
  • Garantizar la consulta y la participación de los empleados.
  • Formar a los trabajadores.
  • Crear procedimientos de actuación para casos de emergencia o de riesgo grave.

Autónomos con trabajadores a su cargo

En este caso no se aplica PRL. Es decir, no existe la obligación de contratar una organización que se encargue de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, hacer un plan de prevención de riesgos ni hacer la evaluación pertinente.

En este caso debemos tener en cuenta que sólo aplica si no se comparte centro de trabajo con otra empresa ni se realizan trabajos subcontratados por una empresa.

Autónomos sin trabajadores a su cargo afectados por la normativa sobre coordinación de actividades empresariales

En estos casos se ha de aportar información sobre los riesgos de las actividades que desarrollan y los equipos que utilizan para los trabajadores de las empresas con las que trabajan.

En el caso de autónomos con trabajadores a su cargo o que se vean afectados por la normativa sobre coordinación de actividades empresariales. El procedimiento más habitual es contratar a una persona o empresa especializada en la implantación de programas de prevención de riesgos laborales.