Entradas

5 consejos para el cuidado de tu bebé

La posibilidad de que los bebés se conviertan en adolescentes y adultos sanos, dependerá en gran medida de la forma en la que los eduquemos, protejamos y atendamos a sus necesidades más primordiales. Aquí te dejamos unos consejos para el cuidado de tu bebé.

La alimentación

La lactancia es más que una elección: es una importante decisión que va a tener mucha incidencia en la salud de tu bebé. Independientemente del tiempo que puedas hacerlo, la recomendación de la Organización Mundial de la Salud es hacerlo hasta los 2 años. Lo cierto es que son pocos los niños que llegan a esta edad siendo amamantados, pero la OMS indica que incluso después de los dos años de edad la leche materna sigue siendo un excelente aporte de calorías y nutrientes.

También es importante que inicies a tu hijo en la alimentación a base de verduras y hortalizas, en lugar de frutas dulces. A partir de los seis meses, las hortalizas deben forman parte de la dieta del bebé, complementando a la leche materna.

El juego

No hay nada de malo con lo básico: las palmadas y el escondite son juegos que se han utilizado durante años para entretener a los bebés, ya que ayudan a que sus cerebros se vayan desarrollando. Tu hijo responderá a la estimulación y disfrutará de la interacción.

A través del juego, los bebés empiezan a aprender lo que puede o no puede hacerse con los objetos que le rodean, experimentan y descubren por medio de la acción. Al bebé le produce placer y satisfacción comprobar que puede manipular su entorno y obtener respuesta de los padres, por ejemplo, cuando tira un objeto al suelo y le es devuelto. Ese placer hará que el bebé tenga energía e ilusión de buscar nuevas interacciones y repetirlas. Así, el juego ayuda a adquirir hábitos como la perseverancia, tan importante para el desarrollo intelectual.

El sueño

Es fundamental establecer una rutina de sueño, tanto por la noche como a la hora de la siesta. La importancia de la siesta está comprobada, ya que los bebés que están muy cansados tienen más dificultades para dormirse y tienden a despertarse con más frecuencia por la noche. Prepara un calendario del sueño y empieza a establecerlo a partir de las dos semanas de vida del bebé. Al principio puede que no sea factible, pero si mantienes la rutina, el bebé se ira acostumbrado a descansar adecuadamente.

El cuidado de la piel

La crema solar no se recomienda a los niños menores de 6 meses de edad. Por ello es fundamental que mantengas a tu hijo en la sombra hasta que puedas protegerlo contra los efectos negativos del sol.

Los pañales

La mayoría de los bebés de entre 4 a 15 meses de edad experimentan la dermatitis del pañal. Es posible que se note más cuando los bebés empiezan a comer alimentos sólidos y se manifiesta con sarpullidos, descamaciones, granitos, ampollas, úlceras, etc. El mejor tratamiento es mantener la piel limpia y seca. Asegúrate de que tu niño está completamente seco después de un cambio de pañal y déjale sin pañal todo el tiempo que puedas.

Consejos para evitar que los niños se mareen en el coche

Llega el verano y con él las vacaciones y los desplazamientos medios y largos en el coche para poder disfrutar de unos días de relax y diversión. Estos trayectos pueden convertirse en una pesadilla si tenemos niños y se marean. Para evitar esta agonía en este artículo te damos una serie de consejos para evitar que los niños se mareen en el coche.

¿Por qué los niños se marean en el coche?

El mareo cinético o cinetosis, que es el que se produce en el coche y otros tipos de transporte en movimiento, es un trastorno que se ocasiona en el sistema que regula nuestra percepción del equilibrio.

Tanto niños como adultos nos mareamos porque la información que recibe el sistema nervioso central desde el oído, desde la vista y desde el sistema osteomuscular no se corresponde. Es decir, la sensación de movimiento que percibe la vista no cuadra con la de aceleración captada por el oído interno ni con la sensación de posición del cuerpo proveniente de nuestro sistema osteomuscular. Esta falta de entendimiento entre las diferentes partes del cuerpo nos provoca la pérdida de equilibrio y orientación que conocemos como mareo cinético.

Los síntomas de este mareo son palidez, salivación, bostezos, sudores fríos, náuseas e, incluso, vómitos.

Consejos para evitar que los niños se mareen en el coche

  • Mantener la vista fija en el horizonte. Es aconsejable mirar al frente, pero también se puede mirar por las ventanas laterales fijando la vista en un punto lejano como, por ejemplo, las nubes o una montaña.
  • Viajar a las horas que no haga calor intenso. Y, siempre que sea posible, hacerlo en horas en las que los más pequeños puedan dormir.
  • Evitar que los niños y niñas vayan leyendo, escribiendo, pintando, dibujando, jugando a videojuegos o cualquier otra actividad que requiera evadirnos del movimiento externo. A pesar de que a priori puede parecer pertinente, no lo es porque cuando el niño levanta la cabeza, el cambio es muy brusco y no da tiempo a la adaptación.
  • Parar cada dos horas para que los niños se puedan airear y mover. El hecho de moverse es muy positivo porque contribuye a reconciliar el sistema osteomuscular con el oído interno.
  • Evitar que los niños vayan con el estómago vacío o que hayan comido mucho. Es aconsejable comer algo ligero en el coche o en las paradas que se realicen.
  • Debemos evitar la conducción brusca poniendo especial atención en las frenadas y las curvas.

En caso de que el niño sea muy propenso al mareo debemos visitar al médico pediatra para que valore si es conveniente darle algún fármaco.