Entradas

Previsora General lidera el ranking web de las entidades aseguradoras que prestan el mejor servicio online

Innovación Aseguradora ha presentado el informe del segundo semestre de 2018 sobre la presencia en Internet de las diferentes aseguradoras que prestan servicios en el mercado español. Arag vuelve a liderar esta clasificación que incluye un total de 72 entidades. Previsora General, por su parte, ocupa el puesto 47 del ranking, lo que significa una subida de 3 posiciones respecto al informe anterior.

 

El servicio web que presta Previsora General

 

Al margen de los buenos resultados que ha obtenido Previsora General, que paulatinamente está mejorando e incrementando su presencia en internet, destaca por delante de las otras 71 aseguradoras a nivel web. La site de PG es la que presta un mejor servicio online a través de su web según los datos recogidos por el informe de Innovación Aseguradora. En la valoración general, Previsora general se alza con una puntuación positiva del 96’2% por delante de Generali Seguros, Asisa y Das, que con un 88’5% obtienen un triple empate y se sitúan en segunda posición.

 

Algunos de los aspectos que se valoran tienen que ver con que la web sea:

 

  • Responsive. Esto significa que se adapta a la resolución de los dispositivos móviles. El 96% de las páginas web de las aseguradoras, un total de 69, se adapta a estos requisitos.
  • Call me back. El 42% de las aseguradoras (30) ofrece este sistema en su página web de inicio o home.

 

Por otro lado, en este nuevo informe se han contemplado algunos cambios en el área web y de venta online. Ya no se valora la ubicación de los iconos de las RRSS y ahora simplemente se tienen en cuenta que tengan presencia en la página de inicio. Además, los métodos de pago se han unificado y se valora que pueda pagarse desde cualquier plataforma (PayPal, tarjeta bancaria, transferencia…). Asimismo, si los apartados de Blog y RRSS no contienen ningún enlace en la home, no son valorados.

 

 

 

 

 

Mutualidades de previsión social y Declaración de la Renta de las Personas Físicas

Ya se ha abierto el periodo para presentar la Declaración de la Renta de las Personas Físicas. Cómo cada año, el contribuyente podrá beneficiarse de reducciones en la base imponible general gracias a las aportaciones y contribuciones en los siguientes sistemas de previsión social:

  1. Planes de pensiones
  2. Mutualidades de previsión social
  3. Planes de previsión asegurados
  4. Planes de previsión social empresarial
  5. Primas de seguros privados que cubran el riesgo de gran dependencia

A continuación, queremos aclarar en qué casos es posible beneficiarse de las reducciones por aportaciones a mutualidades de previsión social.

 

Reducciones en la Declaración de la Renta de las Personas Físicas

En cualquiera de los siguientes supuestos, los contribuyentes a mutualidades de previsión social podrán beneficiarse en la Declaración de la Renta de las Personas Físicas:

 

Profesionales no integrados en la Seguridad Social (art. 51.2 a) 1º Ley)

Profesionales no integrados en alguno de los regímenes de la Seguridad Social. También se benefician sus cónyuges y familiares consanguíneos en primer grado, así como los trabajadores de las citadas mutualidades. Todos estos supuestos quedan ordenados en el artículo 8.6 del Real Decreto Legislativo 1/2002, de 29 de noviembre, de la Ley de Regulación de los Planes y Fondos de Pensiones.

 

Empresarios y profesionales integrados en la Seguridad Social (art. 51.2 a) 2º Ley)

Empresarios individuales o profesionales integrados en cualquiera de los regímenes de la Seguridad Social, sus cónyuges y familiares consanguíneos en primer grado. Como en el caso anterior, también los trabajadores de las citadas mutualidades. Todo previsto en el artículo 8.6 del Real Decreto Legislativo 1/2002, de 29 de noviembre, de la Ley de Regulación de los Planes y Fondos de Pensiones.

 

Trabajadores por cuenta ajena (art. 51.2 a) 3 Ley)

También se benefician los trabajadores por cuenta ajena o socios trabajadores. Se incluyen las contribuciones del promotor que les hubiesen sido imputadas en concepto de rendimientos del trabajo, de acuerdo con lo previsto en la disposición adicional primera del Real Decreto Legislativo 1/2002, de 29 de noviembre.

 

Mutualistas colegiados que sean trabajadores por cuenta ajena (D.A. 9ª Ley)

Se podrán desgravar las cantidades abonadas de contratos de seguro, concertados con las mutualidades de previsión social que tengan establecidas los correspondientes Colegios Profesionales. Los mutualistas colegiados que sean trabajadores por cuenta ajena, sus cónyuges y familiares consanguíneos en primer grado. También los trabajadores de las mutualidades de acuerdo al artículo 8.6 del Real Decreto Legislativo 1/2002, de 29 de noviembre.

 

Deportistas profesionales y deportistas de alto nivel (D.A. 11.dos Ley)

El mundo del deporte también tiene sus beneficios. Los deportistas profesionales y de alto nivel pueden desgravarse las aportaciones a la mutualidad de previsión social de deportistas profesionales. Pueden hacerlo aunque hayan finalizado su vida laboral como deportistas profesionales o hayan perdido la condición de deportistas de alto nivel. Estas aportaciones se podrán reducir en la base imponible según las contingencias previstas en el artículo 8.6 del Real Decreto Legislativo 1/2002, de 29 de noviembre.

Beneficios para un autónomo de pertenecer a una mutualidad

La elección de ser autónomo siempre puede ser un camino lleno de baches y complicaciones. Sobre todo, cuando el autónomo cae enfermo ya que, en ese periodo de ausencia laboral, la persona deja de recibir ingresos. Por este motivo, queremos hablar de los beneficios para un autónomo de pertenecer a una mutua.

 

¿Qué es una mutua?

Las Mutuas Profesionales son asociaciones empresariales encargadas de la gestión de las contingencias de accidentes de trabajo y enfermedades de los trabajadores autónomos o de empresas. Las principales características de estas asociaciones son:

  • Entidades gestoras de la Seguridad Social sin ánimo de lucro
  • El empresariado asociado a una mutua se responsabiliza de la gestión económica de ésta
  • Dependen del Ministerio de Empleo y Seguridad Social

Las Mutuas no son compañías aseguradoras. Surgieron por iniciativa de empresarios que se asociaron con el fin de asegurar la responsabilidad de indemnizar a los trabajadores que tuvieran accidentes laborales.

 

Beneficios para un autónomo de darse de alta en una mutua

Las mutuas ayudan en el momento en el cual un autónomo cae enfermo o es causa de una baja por accidente laboral. Los beneficios para un autónomo por la pertenencia a una mutualidad son los siguientes:

  • Asistencia sanitaria en las instalaciones propias de la Mutua. Diagnósticos y terapias necesarias (tratamientos médicos y quirúrgicos, prótesis, cirugía reparadora, prescripciones farmacéuticas, etc.) en caso de enfermedad
  • Otras prestaciones para la recuperación tras un accidente. Rehabilitación y, si fuera necesario, posterior orientación y formación profesional para la readaptación laboral
  • Si debido a un accidente el autónomo no puede volver a su puesto de trabajo habitual, la Mutua ofrece reorientación laboral en otras áreas profesionales, para poder optar a un nuevo puesto de trabajo
  • Prestación económica derivada del accidente de trabajo y enfermedad
  • Prestación económica derivada de la incapacidad temporal por enfermedad común

¿Qué es más barato? una Mutua o la Seguridad Social

Las tarifas para cotizar tanto por accidentes de trabajo como por enfermedades profesionales son muy parecidas entre una Mutua o la Seguridad Social. Eso sí, la ventaja de asociarse a una Mutua reside en los recursos que tienen para acelerar los procesos de prestación económica y sanitaria.

 

Procedimiento en caso de accidente o enfermedad laboral

Cuando el autónomo cae enfermo, lo primero de todo es acudir al médico de cabecera y cursas la baja por enfermedad común o laboral. El médico será el encargado de enviar toda la información a la Mutua. Si la baja es causada por accidente, ya sea en el centro de trabajo o de camino al trabajo, lo principal es acudir a la Mutua para ser atendido. Después, con el informe en mano, se debe cursar la baja oficialmente a través del médico de cabecera.

La Mutua no tiene la potestad real para dar bajas o altas. Lo único que hacen es gestionar el proceso de baja que da el médico de cabecera. Además, hace el seguimiento y pone todos los medios necesarios para acelerar la recuperación del autónomo.

¿Qué son los seguros éticos y solidarios?

Los seguros éticos y solidarios son aquellos que recuperan del sector los valores sociales. Entre ellos, encontramos la mutualidad variable, la comunidad como elemento de pertenencia, la equidad y transparencia en contratos o las cláusulas para los asegurados.

Objetivo de los seguros éticos y solidarios

El objetivo es fomentar el mercado social, entendiéndolo como una red de producción, distribución y consumo de bienes y servicios. Todos ellos funcionan con criterios éticos, democráticos, ecológicos y solidarios.

Su objetivo es crear un espacio de consumidores, proveedores y distribuidores donde el ciudadano ejerza una opción de consumo con compromiso social, reforzando la intercooperación entre entidades participantes.

Principales diferencias entre los seguros éticos y el resto de seguros del mercado

Los seguros éticos y solidarios son un nuevo concepto porque tratan de incluir al mercado la practica ética y solidaria, que son los principios del movimiento asegurador.

1. El valor de la mutualidad

Orientando el mercado asegurador hacia la práctica ética y solidaria se recuperan los principios del movimiento asegurador. La conciencia mutualista se basa principalmente en los vínculos de solidaridad entre las personas. El sentido original de los seguros es, precisamente, establecer vínculos entre los miembros de una comunidad.

Las relaciones que se crean entre quien tiene la suerte de no sufrir un daño y quien, en cambio, lo sufre (accidente, enfermedad, destrucción de bienes, etc.), permite a todos los miembros de la comunidad beneficiarse de las coberturas del seguro.

Según el criterio mutualista no puede haber discriminación entre aquellas personas que pidan estos servicios, sea por edad, minusvalía u otras cuestiones de carácter social.

2. Los seguros en la comunidad

Este tipo de seguro se entiende como un servicio ventajoso para la comunidad y un beneficio para el territorio. Una comunidad que no abandona sus miembros a su suerte, dispone de instrumentos solidarios para afrontar las adversidades.

Para una comunidad es preferible disponer de la solución a los problemas para prevenirlos y resolverlos rápidamente. Con este sistema se previene la desigualdad social y se evita la fractura entre los que tienen recursos económicos para afrontarlos y aquellos que no los tienen.

3. Equidad

El contrato asegurador ha de ser un contrato entre iguales, sin diferenciación. De esta manera, ambas partes tienen la misma dignidad. No pueden establecerse entre ellas desequilibrios de poder, bien sea por las condiciones del producto, bien por la burocracia, etc.

La función de las compañías aseguradoras es la de informar a las personas y organizaciones para que sean conscientes de sus derechos.

4. Transparencia

La transparencia es vital para llevar a cabo este proceso. Debe reflejarse en los contratos, de manera que aporten información clara y comprensible sobre las prestaciones del servicio. También es necesaria la transparencia en cuanto a la gestión financiera y la política inversora de la compañía.

Naturaleza del mutualismo. Principios y valores.

El mutualismo constituye una forma colectiva de organización social para conseguir fines que no se pueden lograr individualmente, sino mediante el esfuerzo y los recursos de muchos. A continuación, vamos a dar detalles de los principios, valores y naturaleza del mutualismo.

Naturaleza del mutualismo de previsión

Las Mutualidades de Previsión Social son entidades aseguradoras con características muy especiales. Son entidades independientes y con personalidad jurídica propia, formadas por una comunidad de individuos. Éstos comparten un patrimonio destinado a cubrir los riesgos inherentes a la vida laboral o cotidiana.

Esa condición las diferencia de las Compañías de Seguros. Mientras éstas se rigen por el principio de maximización de beneficios, en la naturaleza del mutualismo, que carece de ánimo de lucro, la cobertura de riesgos alcanza al colectivo formado por los propios mutualistas.

El gobierno y gestión de las Mutualidades se rige por el principio de participación democrática. El fin último de estas entidades es ofrecer servicios de calidad a los asegurados; no obstante, pueden producirse excedentes, en cuyo caso no se repartirán entre los socios, sino que se destinarán a reservas.

La función básica de las Mutualidades es la de abonar pensiones complementarias a las del sistema público. No obstante, también ofrecen otros servicios de marcado carácter benéfico social relacionadas con la salud, la tercera edad, la educación o la cultura.

Principios y valores del mutualismo

Las Mutualidades de Previsión Social asumen los principios de las entidades de la Economía Social, que se pueden sintetizar en los siguientes términos:

  • finalidad de servicio a los miembros más que la obtención de beneficios
  • autonomía de gestión
  • procesos de decisión democrática
  • primacía de las personas y del trabajo sobre el capital en el reparto de beneficios

La esencia en la reciprocidad y solidaridad mutua entre los miembros de la Mutualidad, se traduce en los dos grandes principios que inspiran el comportamiento de estas entidades:

1. Ausencia de ánimo de lucro

Las Mutualidades son agrupaciones de personas con una finalidad social, en las que los principios de ayuda mutua y solidaridad están por encima del beneficio personal. La ausencia de ánimo de lucro se interpreta como un criterio en el reparto de los resultados obtenidos.

2. Democracia, autogestión y solidaridad.

Todos los socios mutualistas tienen los mismos derechos y obligaciones en cuanto a participación en los órganos sociales de decisión y en la distribución de los excedentes. Los mutualistas son los únicos responsables de la gestión de la entidad.

La solidaridad entre los miembros alcanza su máxima expresión con el sistema de reparto entre sus miembros. También se refleja en el sistema de aportaciones y cuotas que se establece teniendo en cuenta las circunstancias personales de cada mutualista.

¿Qué beneficios presenta la maternidad tardía en la mujer?

Cada vez más, la mujer se encuentra más madura para asumir la maternidad tardía y todas sus consecuencias. Las mujeres atrasan su maternidad más allá de la frontera fisiológica normal (de 20 a 30 años). Generalmente, por razones económicas o sociales como las dificultades para encontrar un trabajo o una pareja estables, consolidar la carrera profesional o, sencillamente, por querer disfrutar de la vida.

Problemas que pueden surgir en un embarazo tardío

Pasados los 35 años, suelen aparecer más problemas para concebir hijos. Nuevos riesgos aparecen en una edad tardía: abortos, partos prematuros, malformaciones y anomalías cromosómicas en el niño. También surgen riesgos para la madre como la hipertensión y la diabetes gestacional.

Aun así, en los últimos años se han producido grandes avances médicos gracias a los cuales el embarazo tardío es hoy viable y mucho más seguro. A ello se le suma que las mujeres se encuentran generalmente en excelente estado de salud, por lo que se esperan embarazos saludables.

Beneficios de la maternidad tardía

Biológicamente, entre los 20 y los 30 años, la mujer presenta su máximo de fertilidad. Los embarazos presentan menos complicaciones y la mujer se encuentra con más fuerzas para emprender la gestación. Sin embargo, embarazos a los 40 o más allá también tiene sus ventajas:

  • Los bebés nacidos de madres maduras son especialmente deseados. Las parejas a esta edad suelen planificar más el momento de formar una familia. La mujer establece un vínculo muy fuerte con su futuro hijo incluso antes del embarazo.
  • La gestación la sienten y viven de una manera especial porque les ha costado más que se produzca. En muchos casos tras largos tratamientos de reproducción asistida ya que pasados los 40, la fertilidad de la mujer disminuye.
  • La formación de una unidad familiar tardía implica que los progenitores tienen ya una carrera profesional consolidada. Su seguridad económica y la flexibilidad horaria en los trabajos hace más fácil la paternidad.
  • La preparación emocional es mejor a una edad avanzada. Los padres son más maduros y con las ideas más claras frente a las inseguridades, dudas y otros problemas de la gestación en edades tempranas.

Por lo tanto, las ventajas de esta maternidad tardía se pueden resumir en una mejor preparación emocional y estabilidad económica. Entre las desventajas, la principal es el tener que recurrir con frecuencia a técnicas de reproducción asistida bastante caras. También influye las dificultades para ampliar la familia o una menor energía para la crianza del hijo.

¿Cuál es el balance de los riesgos/beneficios de una maternidad tardía?

Según un estudio de la revista Population and Development Review, publicada en marzo del 2016, se llegaron a las siguientes conclusiones:

  • los niños nacidos de madres mayores son más altos
  • son menos propensos a abandonar la escuela
  • tienen más probabilidades de asistir a la universidad que sus hermanos nacidos antes que ellos

Por lo tanto, los riesgos o los beneficios que puedan ofrecer una maternidad tardía hay que tenerlos en cuenta. Los riesgos no se pueden pasar por alto y los padres deben estar informados. Sin embargo, en una sociedad en la que se tienen los hijos cada vez más tarde, con una esperanza de vida mayor y técnicas de reproducción asistida, habrá que replantearse muchas cuestiones de la maternidad tardía.

Mutualidades de previsión social: actores de la economía colaborativa

Las nuevas tecnologías e internet han impulsado modelos de consumo alternativo en los últimos años. La relación existente entre quien ofrece un producto y quien tiene una necesidad concreta está cambiando de manera significativa. La economía colaborativa irrumpe como uno de los modelos con más adeptos actualmente.

¿Qué es la economía colaborativa? ¿Qué beneficios nos ofrece?

La economía colaborativa se basa en prestar, alquilar, comprar o vender productos en función de necesidades específicas pero no tanto en los beneficios económicos. El dinero no es el único valor de intercambio sino que los servicios también son considerados bienes de intercambio.

Es un modelo centrado en la colaboración y la ayuda muta. Actualmente, casi todos los sectores de la economía ya cuentan con negocios colaborativos, aunque aún es temprano para valorar resultados.

Las ventajas de este modelo de economía para los negocios son las siguientes:

  • El ahorro. Los productos o servicios se ofrecen dentro de un sistema de precios módicos o simbólicos.
  • Desarrollo sostenible. Esta economía estimula el segundo uso de los productos.
  • Gestión de recursos.
  • Mayor oferta. Los productos de segundo uso y los servicios compartidos amplían la oferta.
  • Beneficio medioambiental. La reutilización y los servicios compartidos contribuyen al cuidado y la sostenibilidad del medio ambiente.

Tipos de economía colaborativa

Existen varios tipos de relaciones que varían en función de las necesidades y los productos:

  • Consumo colaborativo: a través de plataformas digitales los usuarios se ponen en contacto para intercambiar bienes o artículos.
  • Conocimiento abierto: promueven la difusión del conocimiento sin barreras legales o administrativas.
  • Producción colaborativa: promueven la difusión de proyectos o servicios de todo tipo.
  • Finanzas colaborativas: se aplican microcréditos, préstamos, ahorros, donaciones y otras vías de financiación. El mejor ejemplo es el crowfunding.

Actores de la economía colaborativa

En el futuro, es de prever que coexistirán modelos de trabajo basados tanto en el lucro personal y empresarial, como los orientados a la cooperación y desarrollo de las personas.

Por lo tanto, los nuevos actores de la economía colaborativa serán las personas mismas que, con su ánimo de cooperación, cambiarán los paradigmas establecidos de la economía actual. Este nuevo pensamiento se está trasladando a las grandes empresas y corporaciones que se han visto obligadas a gestionar su reputación.

El caso de las mutualidades de previsión social no queda aparte. Su principal función es la de cubrir riesgos ligados a las personas tanto en el ámbito profesional como personal. Las mutualidades de previsión social transforman los riesgos individuales en riesgos colectivos constituyendo así reservas de seguro. Se ejerce una modalidad aseguradora de carácter voluntario complementaria del sistema de seguridad social habitual.

4º Encuentro de Mutualidades de Cataluña, 8-9 de Noviembre

Los próximos días 8 y 9 de Noviembre se celebra el 4º Encuentro de Mutualidades de Cataluña. Es una nueva jornada para afianzar los vínculos mutualistas y desarrollar nuevos proyectos con la participación de todos.

Objetivos del Encuentro de Mutualidades de Cataluña

El encuentro anual de las Mutualidades de Cataluña se realiza para trabajar unidos y buscar caminos que permitan continuar el viaje mutualista comenzado hace años desde diferentes lugares de Cataluña.

Los objetivos principales del encuentro se pueden resumir en los siguientes puntos:

  1. Intensificar las relaciones entre las personas de las diferentes entidades
  2. Crear un espacio idóneo de confianza para poder desarrollar proyectos conjuntos

Estos encuentros sirven para reforzar los vínculos y conseguir desarrollar nuevos proyectos como mutualidades de previsión social. Por lo tanto, es importante la participación activa de todas las personas vinculadas a las Mutualidades, para dar continuidad en el tiempo y que cada vez sea amena y profesional.

Implicación de las Mutualidades de Cataluña

Las mutualidades catalanas siempre han demostrado tener un gran nivel de implicación y una capacidad de aptitud importante.

En estas jornadas del sector de las mutualidades de previsión social, se ponen en común cuestiones de interés mutuo, en aspectos como productos, gestión de riesgos, entorno económico y normativo.

Todo responde a cooperar conjuntamente para competir. Cada cual tiene unos intereses y prioridades, pero permite que el conjunto obtenga cosas en común y, gracias a este tipo de organizaciones, esto es posible.

Nueva normativa: Solvencia II

El ámbito mutualista comporta importantes cambios en el tema regulador porque pide más exigencias en la gestión. Esta situación proviene de un proceso de concentración muy importante, iniciado en 2016.

Durante este periodo, las Mutualidades de Cataluña tuvieron que hacer un cambio mental, de control y de gestión de riesgos. Esto fue como consecuencia de la implantación de una nueva normativa: Solvencia II. 35 mutualidades, 565 millones activos y 119 millones de recaudación de cuota anual. Cada una con las peculiaridades de su vinculación territorial, de proximidad y fidelidad, unos valores que las diferencian.

El próximo encuentro servirá para confirmar que se han conseguido de manera satisfactoria la transición de entrada en este nuevo marco regulador. También que se han logrado todos los requerimientos con superávits en todos ellos.

La economía colaborativa impacta en el mundo de las aseguradoras

La economía colaborativa aparece como una oportunidad sostenible de desarrollo económico permitiendo una mayor participación de los ciudadanos. Está experimentando tasas de crecimiento muy rápidas obligando a muchos negocios a reinventarse. Y las aseguradoras son uno de estos negocios, donde ven la economía colaborativa como una oportunidad de negocio y no como un enemigo a batir.

De dónde surge el concepto de economía colaborativa en los seguros

Actualmente están teniendo un gran auge los seguros P2P (peer-to-peer), como un nuevo concepto de seguro que permite a un grupo de asegurados reducir los costes de su seguro. Gracias a las redes sociales, se buscan y forman grupos de personas que tienen un mismo tipo de seguro. Todos sus miembros acuerdan compartir la prima de su seguro para apoyarse económicamente si un miembro del grupo da un parte. Si al final del año los partes no exceden la prima habitual, entonces todo el grupo se beneficia de un ahorro en las prima de su seguro personal.

Todo hacía entender que el concepto de seguros colaborativos había surgido por la necesidad de ahorrar en los costes. Pero la realidad es que este concepto surgió por el elevado número de partes de daños (incluidos los fraudes) que se dieron en Alemania en 2010.

Este concepto de seguros P2P lo que implica es un menor número de asegurados con un perfil de riesgo similar. Por lo tanto, florece un mayor sentido de responsabilidad hacia el grupo al que pertenecen los asegurados que automáticamente hace reducir el número de fraudes.

La virtud que presenta este modelo de seguro es que tiene menores costes para la aseguradora ya que las reclamaciones pequeñas se solucionan con la prima del grupo y la venta de seguros es más económica gracias un crecimiento viral que facilita la red social.

El futuro de la economía colaborativa en los seguros

En el futuro, todos estos modelos de seguros P2P se personalizarán cada vez más para cubrir mejor las necesidades de cada cliente. Abarcarán todos los ámbitos de seguros: médicos, del automóvil, del hogar, entre otros.

Como comentábamos antes, la economía colaborativa supone una revolución porque la idea de las compañías produciendo y personas consumiendo se está rompiendo y ahora cualquiera puede erigirse ya sea en consumidor o productor. El eje ahora es el acceso, no el tener.

El poseer es visto solo como algo positivo si es con la intención de compartirlo a través de las redes P2P. Surgen así estos nuevos modelos de negocio muy rentables, donde los productos o los servicios ya no son los pilares de las empresas sino que deberían disponer de plataformas donde los “prosumidores” puedan ofrecer o consumir ayudando así a la comunidad.

Diferencias entre Mutuas Aseguradoras y Compañías de Seguros

Entidades Aseguradoras es el término que mejor recoge tanto a las Mutuas como a las Compañías de Seguros (sociedades anónimas), según recoge la Asociación Empresarial del Seguro. Ambas entidades aseguradoras están reguladas por ley, sin embargo existen algunas diferencias importantes en el trato y la forma jurídica que adopta cada una de ellas.

Las Compañías de Seguros

Las Compañías de Seguros o Entidades Aseguradoras Privadas son empresas cuya actividad económica consiste en productos el servicio de seguridad, cubriendo determinados riesgos económicos a las personas físicas o jurídicas que lo contratan.

Se constituyen como sociedades anónimas y su capital está dividido en acciones. El objetivo es lograr el máximo beneficio para sus accionistas. Su actividad es una operación para acumular riqueza a través de las aportaciones de muchos sujetos expuestos a eventos económicos desfavorables, para destinar lo acumulado a los pocos a quienes se presente la necesidad. La Compañía de Seguros considera estos riesgos en su conjunto: solo unos pocos asegurados los sufren, frente a los muchos que contribuyen al pago de la cobertura.

Las Mutuas Aseguradoras

Las Mutuas de Seguros son entidades sin ánimo de lucro constituidas bajo los principios de la solidaridad y la ayuda mutua en las que unas personas se unen voluntariamente para tener acceso a unos servicios basados en la confianza y la reciprocidad. Los socios de la mutualidad, llamados mutualistas, contribuyen a la financiación de la institución con una cuota periódica. Con el capital acumulado a través de las cuotas de los mutualistas, la institución brinda sus servicios a aquellos socios que los necesiten.

Esto quiere decir que los beneficios obtenidos por las Mutuas de Seguros se reparten entre sus socios mutualistas, pero siempre con el objetivo de que el mayor beneficio para los miembros asegurados se obtenga a través de los servicios que presta la mutua. La principal consecuencia de ello es que las tarifas y bonificaciones suelen ser muy competitivas para los mutualistas y sus familiares.

Los principios básicos de las mutualidades son los siguientes:

  • adhesión voluntaria
  • organización democrática
  • neutralidad institucional: política, religiosa, racial y gremial
  • contribución acorde con los servicios a recibir
  • capitalización social de los excedentes
  • educación y capacitación social y mutual
  • integración para el desarrollo.

Además de las Mutuas Aseguradoras, existen otros dos tipos de mutualidades: las Mutualidades de Previsión Social y las Mutuas de Accidentes del Trabajo y Enfermedades Profesionales.