Entradas

España: Líder mundial de la economía social y solidaria    

La economía social y solidaria está en pleno auge. Si hace unos años su presencia era mínima y pocos conocían realmente cómo funcionaba y cuáles eran sus principios, poco a poco se ha hecho un hueco entre las opciones de muchas familias. Apostar por proyectos y empresas que siguen los principios de la economía social y solidaria tiene mucho que ver con los valores, algo que en tiempos de inmediatez, redes sociales y relaciones superficiales cobra cada vez más protagonismo. Y aquí España está jugando un papel crucial, ya ocupa el puesto número 9 de los países del mundo con más empleados en la economía social y solidaria.

 

¿Qué es la economía social y solidaria?

 

El Ayuntamiento de Barcelona ofrece en su web una de las definiciones más completas que se han hecho sobre este concepto económico. Habla de “conjunto de iniciativas socioeconómicas que priorizan la satisfacción de las necesidades de las personas por encima del lucro. Son independientes con respecto a los poderes públicos, actúan orientadas por valores como la equidad, la solidaridad, la sostenibilidad, la participación, la inclusión y el compromiso con la comunidad, y también son promotoras de cambio social”.

 

En definitiva, las iniciativas de la economía social y solidaria comparten algunas características que pasan por una gestión democrática y participativa, una orientación a las necesidades humanas y un compromiso con la comunidad.

 

El auge de la economía social y solidaria en España

 

Un total de 2,2 millones de trabajadores españoles desarrollan su actividad laboral en 43.000 entidades que practican la economía social y solidaria. El informe “La economía social y solidaria: Balance provisional y perspectivas para España” de la Fundación Alternativas presentó en mayo estas cifras según los datos que recogieron de la Confederación Empresarial Española de Economía Social (CEPES).

 

Las entidades españolas de la economía social y solidaria generan 150.000 millones de euros al año, lo que significa entre el 10 y el 12 por ciento del PIB. Esto sitúa a nuestro país en el noveno lugar mundial y las previsiones indican que esta cifra aumentará año a año. De hecho, en este informe destacan que no aumenta únicamente el número de empresas y empelados que se dedican a la economía social y solidaria, también lo hacen los consumidores que quieren adquirir productos y servicios vinculados a este sector.

 

En todo el mundo existen 2,6 millones de cooperativas con alrededor de 1.000 millones de miembros que emplean de forma directa a 250 millones de personas.

El papel de las rrss en el auge de la economía social y solidaria  

Las Redes Sociales ya forman parte de la estrategia digital de casi cualquier marca. Se han convertido en una apuesta que nadie discute y han entrado a formar parte de la normalidad para las empresas que potencian sus planes de marketing. Pero si hay un sector en el que el auge y el papel de las rrss ha sido crucial es el de la economía social y solidaria. La comunicación a través de estos canales ha sido muy importante para concienciar y dar a conocer qué hacen las empresas que practican la economía social y solidaria.

 

Las redes sociales solidarias

 

Internet como aliado para dar a conocer proyectos solidarios, es la gran apuesta de las marcas que utilizan las autodenominadas redes sociales solidarias; su facilidad de acceso desde cualquier lugar y a través de cualquier dispositivo facilitan su uso y la transmisión del mensaje.

 

Ayudas para la lucha contra el riesgo de exclusión social, voluntariados, banca ética, sostenibilidad, protección del medio ambiente… Una manera de favorecer el desarrollo de planes colaborativos que impliquen a la sociedad, algo posible y factible con una estrategia digital que potencie la comunicación a través de las redes sociales.

 

¿Por qué han triunfado los proyectos de la economía social y solidaria?

 

Hablamos de planes muy concretos y enfocados a un tipo de público específico. Hace años llegaban a pocas personas y exclusivamente interesadas en esas cuestiones. Ahora la lente se amplia y se muestran los resultados y los objetivos a un público más grandes.

 

Recordamos algunos de los proyectos más exitosos de la economía social y solidaria de los que ya hemos hablado en el blog en anteriores ocasiones y que ha utilizado sus RRSS para conseguir repercusión.

 

  • Som Energia. Es una de las alternativas a las tradicionales compañías de la luz de la que ya hablamos en este artículo del blog.
  • Barrio cooperativo de Sants. Una cooperativa del popular barrio barcelonés de Sants, un proyecto exitoso que echa mano de las rrss para dar a conocer sus servicios de proximidad.
  • Coop57. Una cooperativa de servicios financieros.
  • Mercado social Madrid. Apuesta por el consumo consciente.
  • Goteo. Una red social de financiación colectiva y cooperación.

 

Nuevas apuestas de la economía social y solidaria  

En una sociedad cada vez más individualista que sigue y se adapta a las fluctuaciones de los mercados, las nuevas apuestas de la economía social y solidaria se han convertido en un fenómeno bastante extendido que quieren practicar todos aquellos que apuestan por un regreso a los orígenes de las economías domésticas que se basaban en cubrir necesidades y no en crear nuevas. Te contamos cuáles son algunas de las apuestas más importantes de la economía social y solidaria.

 

La lista de iniciativas de la economía social y solidaria más importantes

 

Las iniciativas de la economía social y solidaria priorizan esas necesidades de las personas de las que hablábamos antes por encima del simple lucro. Suelen ser independientes de los poderes públicos y se enfocan mayoritariamente en valores como la solidaridad y la sostenibilidad.

 

  • Compañías de telecomunicaciones. Es una de las nuevas apuestas de la economía social y solidaria más importantes. Una forma de contratar servicios de telefonía, internet y televisión digital desde una perspectiva más sostenible.
  • Comercio de proximidad. Ya lo hablamos en su momento, comprando productos de kilómetro cero (su punto de origen se encuentra a una distancia máxima de 100 km respecto al punto de venta) se consigue potenciar el pequeño comercio, la subsistencia de los agricultores y también la salud, porque se consumen exclusivamente productos de temporada.
  • Banca ética. Un tipo de entidad que prioriza todos aquellos proyectos sociales que pueden revertir en el bien común y de sus clientes, antes que aquellos que pueden hacer ganar dinero a la entidad pero que tienen fines menos éticos.
  • Seguros éticos y solidarios. Fomentan el mercado social y buscan crear espacios de consumidores, proveedores y distribuidores en los que sea el ciudadano quien ejerza una opción de consumo con compromiso social. Se buscan las prácticas éticas y solidarias.

 

La economía social y solidaria se extiende cada vez más a otros sectores, aunque siempre enfocados desde un punto de vista económico.

 

 

 

 

 

Compañías de telecomunicaciones de la economía social y solidaria

Nadie dijo que sobrevivir a la sociedad de consumo en la que vivimos fuera fácil. Cada vez son más las cooperativas y empresas que prestan servicios y venden productos sostenibles desde un modelo de economía social y solidaria, pero, aun así, las opciones son muy pocas. Uno de los sectores en los que es más complicado ejercer de forma absolutamente ética es el de las telecomunicaciones. Te explicamos cuáles son las alternativas a las tradicionales compañías de teléfono.

 

El sector de las telecomunicaciones: Un mercado aún por explorar a nivel social y solidario

 

¿Conocéis a alguien que pueda sobrevivir al ritmo de vida actual sin estar “conectado”? Y no nos referimos únicamente a los datos móviles o el internet de banda ancha. Hablamos de comunicarse con las entidades bancarias, mensajería, administración… La tecnología avanza a pasos agigantados y existe una premisa de facilitarnos a todos la vida (vivimos más en el trabajo que fuera de él y son pocas las horas que nos quedan para realizar las gestiones del día a día. La idea es facilitarnos este aspecto para poder disfrutar de nuestro tiempo libre). Una premisa bajo la que caminamos hacia una sociedad cada vez más digitalizada y conectada, algo a lo que no se le puede dar la espalda.

 

Pero, ¿se puede estar conectado y continuar apostando por un modelo ético y sostenible? No es fácil pero la respuesta es sí. Ahora mismo existen en el mercado dos compañías que operan servicios de telecomunicaciones con una política de responsabilidad social muy estricta a diferencia de las multinacionales veteranas del sector como Movistar o Vodafone.

 

Las compañías de telecomunicaciones de la economía social y solidaria

 

  • Somos conexión. Con sede en Catalunya, comenzaron su andadura en el año 2015 y prestan servicio a todo el territorio español. Se trata de un proyecto colectivo que busca minimizar las consecuencias del consumo de telefonía e internet. Además, apuesta por un modelo de negocio justo, solidario y sostenible en el que se prima la atención al socio, porque aquí el cliente deja de existir como tale, ya que entra a formar parte de una cooperativa. De esta manera se pone coto a las desigualdades económicas y se busca el bien común. Proximidad, atención, confianza y servicio son algunas de sus premisas.
  • Parlem. La compañía de telecomunicaciones de Catalunya. Solo presta servicio en esta comunidad autónoma y aboga por la transparencia, contribuyendo al desarrollo económico y social de este territorio y con una comunicación en los diferentes canales en catalán. La atención también es personalizada (sin contestadores automáticos) y un customer service los 365 días del año.

 

Ambas operadoras utilizan proveedores de servicio de telefonía móvil externos, ya que hasta que no cambie la legislación las frecuencias pertenecen a Movistar, Vodafone, Orange y Yoigo. En el caso de Somos conexión, su proveedor es MásMóvil que utiliza la red Orange, igual que Parlem. En cuanto a la red de fibra óptima, Parlem se vale de Adamo y de la ADSL de Jazztel.