Entradas

Consejos para prevenir el cáncer de mama  

El mes de octubre se tiñe de rosa en apoyo a la lucha contra el cáncer y es que este próximo 19 de octubre se celebra el Día Internacional contra el cáncer de mama, el más frecuente entre las mujeres. Desde Previsora General os damos algunos consejos de prevención y os recordamos que, en caso de diagnóstico positivo, nuestro seguro Previsalud incluye el tratamiento de quimioterapia sin costes adicionales.

 

Los factores de riesgo del cáncer de mama

 

En las últimas décadas la movilización en la lucha contra el cáncer de mama se ha hecho global, una cuestión a la que se le ha dado visibilidad y esto ha permitido dedicar más recursos a la investigación y a la mejora de los tratamientos. De todas maneras ¿por qué tenemos la sensación de que los casos han aumentado? Nuestro estilo de vida acelerado está repercutiendo en nuestra salud, algo que ya han demostrado varios estudios científicos. Resumimos algunos de los factores de riesgo más importantes:

 

  • Sexo, edad y raza. Las mujeres y en concreto las de raza blanca tienen más probabilidades de padecer cáncer de mama que las de raza negra o asiáticas. Aunque todavía no se ha podido averiguar el por qué, muchos apuntan al estilo de vida. En cuanto a la edad el riesgo aumenta a partir de los 40 años y disminuye a partir de los 75.
  • Antecedentes genéticos. Si se tienen 2 o más familiares de primer grado con cáncer de ovario o de mama, que lo han padecido simultáneamente o ha aparecido antes de los 50 años.
  • Tratamientos hormonales. Ya sea para aliviar los síntomas de la menopausia o por procesos para tratar la infertilidad.
  • Factores hormonales. Por ejemplo, haber tenido la primera regla antes de los 12 años o la menopausia después de los 55.
  • Las mujeres sin hijos tienen un mayor riesgo de padecer cáncer de mama. De hecho, también cuenta la edad del primer embarazo, si es después de los 35 se incrementa en 1’6 el riesgo. Por otro lado, una lactancia prolongada disminuye las probabilidades de padecer cáncer.
  • Dieta y ejercicio. Disminuye el riesgo en dietas ricas en fibra (frutas y verduras) y con la práctica regular de ejercicio. Aumenta en casos de obesidad, alcohol y dietas ricas en grasas saturadas.

 

Consejos de prevención del cáncer de mama

 

  • Dieta saludable.
  • Ejercicio.
  • Evitar los tratamientos hormonales.

 

Todas aquellas que cuenten con varios factores de riesgo inevitables (antecedentes genéticos, hormonales o no hayan tenido embarazos, entre otros) deben revisar periódicamente sus mamas y someterse a mamografías anuales al alcanzar los 40 años.

Consejos de nutrición para el tratamiento del cáncer

Una dieta equilibrada ayuda a recuperar fuerzas y a afrontar mejor el tratamiento a los pacientes que padecen cáncer. La selección y preparación de los alimentos para el tratamiento del cáncer contribuye a reducir los efectos secundarios de las terapias invasivas.

El cáncer y sus tratamientos pueden afectar la nutrición

Algunos tumores reaccionan contra el cuerpo y crean sustancias químicas que cambian la manera en que el cuerpo utiliza los nutrientes. El uso que el cuerpo hace de las proteínas, que proviene de carbohidratos y grasas, puede cambiar. Muchas veces el paciente come suficiente alimento, pero el cuerpo no logra absorber todos esos nutrientes.

Los efectos del cáncer y su tratamiento hacen que muchas veces sea difícil disfrutar de una buena alimentación. Los tratamientos del cáncer que afectan directamente a la nutrición son los siguientes:

  • Cirugía
  • Quimioterapia
  • Radioterapia
  • Inmunoterapia
  • Trasplante de células madre

Efectos secundarios del cáncer y su tratamiento

Cuando el tratamiento se dirige directamente sobre la cabeza, el cuello, el esófago, el estómago o los intestinos, es muy difícil obtener suficientes nutrientes. El cáncer y su tratamiento pueden afectar el gusto, el olfato, el apetito y la capacidad de comer suficientes alimentos o absorber los nutrientes de los alimentos.

Algunos de los problemas más comunes del tratamiento del cáncer que influyen en la alimentación son los siguientes:

  • Dificultades para tragar los alimentos
  • Falta de apetito
  • Pérdida de gusto o de peso
  • Diarreas
  • Anorexia
  • Llagas
  • Náuseas o vómitos

Recomendaciones de nutrición para el tratamiento del cáncer

Las cremas de verduras y los purés son la mejor alternativa a la hora de comer en el tratamiento del cáncer. Además, si están enriquecidos con carne o verdura, aumentan su valor proteico y calórico. Este enriquecimiento alimenticio contrarresta la pérdida de apetito y ayuda a alimentar bien al paciente con pocas cucharadas.

Las personas que padecen cáncer requieren una dieta alta en calorías para evitar la pérdida de peso y, a la vez, mejorar los resultados del tratamiento oncológico. En este punto entran en juego los carbohidratos: el pan, las patatas, el arroz y las pastas son alimentos imprescindibles. Combinados con pollo o pescado hacen que la dieta sea perfecta para los afectados de cáncer.

Entre los trucos para combatir la diarrea encontramos la levadura de cerveza, ya que es un alimento natural astringente.

El simple hecho de comer equilibradamente ayuda a los pacientes a recuperar fuerzas y a tener una mejor calidad de vida.