Saltear al contenido principal

El pasado 11 de marzo del 2020, la Organización Mundial de la Salud OMS elevó la situación de emergencia de salud pública ocasionada por el brote de Coronavirus (COVID-19) a pandemia internacional.

La rápida evolución de los hechos, a escala nacional e internacional, supone una crisis sanitaria sin precedentes, que impactará al entorno macroeconómico y en la evolución de los negocios.

Con la voluntad de afrontar la situación, entre otras medidas, el Gobierno de España ha procedido a la declaración de estado de alarma, mediante publicación del Real Decreto 463/2020, del 14 de marzo, y a la aprobación de una serie de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19, mediante el Real Decreto Ley 8/2020, del 17 de marzo.

La Mutualidad considera que estos hechos no implican un ajuste en las cuentas anuales correspondientes al ejercicio verrado con fecha 31 de diciembre del 2019, si bien pueden impactar de manera significativa en las operaciones, y por lo tanto, en sus resultados y flujos de efectivo futuros.

Debido a la gravedad de los acontecimientos, la entidad activa la primera fase de su Plan de Contingencias y de preservación de Continuidad de Negocio, por lo que respecta a su actividad asegurador,a en fecha 9 de marzo, pasando a la siguiente fase en fecha 12 de marzo y decidiendo el dia 13 de marzo su aplicación al 100% a partir de ese mismo día a partir de las 21 horas.

La Entidad activa el Teletrabajo al 100% del personal de la entidad, permitiendo mantener el mismo nivel de servicio y  dando respuesta a la totalidad de los procedimientos de vinculados a los procesos de gestión de la entidad. Asimismo se mantienen todos los calendarios en la realización de tareas y proyectos y en la entrega de reports e indicadores.

El teletrabajo se soporta bajo tecnología propia de la entidad, no suponiendo ninguna inversión adicional, al estar previsto en el propio plan de contingencia ya previsto.

La entidad mantiene todo el personal en plantilla, proporcionando flexibilidad y herramientas tecnológicas, para seguir manteniendo el nivel de servicio y satisfacción hacia el Mutualista, Mediador, Proveedores y otros terceros.

En el Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por la enfermedad epidémica provocada por el COVID-19, declarada pandemia global por la OMS. Estamos ante un acontecimiento social imprevisible a nivel mundial e inevitable a corto y/o medio plazo. El escenario actual acaecido de forma fortuita, así como las condiciones fijadas en los reglamentos de prestaciones y condicionados de la entidad, ampara legalmente la exención a Previsora General MPS, del pago de las prestaciones.

No obstante, Previsora General, al ser una mutualidad de previsión social, sin ánimo de lucro y que se fundamenta en los principios básicos de solidaridad y socorro mutuo entre sus asociados, a pesar de la exención del pago escudada por el estado de alarma y la situación de pandemia global, ha acordado continuar dando cobertura a las contingencias derivadas del Covid-19.

La filosofía y esencia de nuestra mutualidad es ofrecer siempre el servicio y las coberturas que mejor se adecúan a las circunstancias y necesidades de nuestros mutualistas, agentes y mediadores, siempre con el fin de ofrecer la máxima seguridad y tranquilidad a todos ellos. Dicho esto, y con el objetivo de reconocer la fidelidad que éstos nos demuestran a diario, Previsora General no puede permitir el desamparo ante una situación excepcional que requiere respuestas excepcionales.

Respecto a la política de suscripción , se han elevado los niveles de valoración del riesgo, al igual que se ha acelerado el seguimiento de indicadores que pueden quedar afectados por la propia evolución de la situación.

Volver arriba