Entradas

¿Qué beneficios presenta la maternidad tardía en la mujer?

Cada vez más, la mujer se encuentra más madura para asumir la maternidad tardía y todas sus consecuencias. Las mujeres atrasan su maternidad más allá de la frontera fisiológica normal (de 20 a 30 años). Generalmente, por razones económicas o sociales como las dificultades para encontrar un trabajo o una pareja estables, consolidar la carrera profesional o, sencillamente, por querer disfrutar de la vida.

Problemas que pueden surgir en un embarazo tardío

Pasados los 35 años, suelen aparecer más problemas para concebir hijos. Nuevos riesgos aparecen en una edad tardía: abortos, partos prematuros, malformaciones y anomalías cromosómicas en el niño. También surgen riesgos para la madre como la hipertensión y la diabetes gestacional.

Aun así, en los últimos años se han producido grandes avances médicos gracias a los cuales el embarazo tardío es hoy viable y mucho más seguro. A ello se le suma que las mujeres se encuentran generalmente en excelente estado de salud, por lo que se esperan embarazos saludables.

Beneficios de la maternidad tardía

Biológicamente, entre los 20 y los 30 años, la mujer presenta su máximo de fertilidad. Los embarazos presentan menos complicaciones y la mujer se encuentra con más fuerzas para emprender la gestación. Sin embargo, embarazos a los 40 o más allá también tiene sus ventajas:

  • Los bebés nacidos de madres maduras son especialmente deseados. Las parejas a esta edad suelen planificar más el momento de formar una familia. La mujer establece un vínculo muy fuerte con su futuro hijo incluso antes del embarazo.
  • La gestación la sienten y viven de una manera especial porque les ha costado más que se produzca. En muchos casos tras largos tratamientos de reproducción asistida ya que pasados los 40, la fertilidad de la mujer disminuye.
  • La formación de una unidad familiar tardía implica que los progenitores tienen ya una carrera profesional consolidada. Su seguridad económica y la flexibilidad horaria en los trabajos hace más fácil la paternidad.
  • La preparación emocional es mejor a una edad avanzada. Los padres son más maduros y con las ideas más claras frente a las inseguridades, dudas y otros problemas de la gestación en edades tempranas.

Por lo tanto, las ventajas de esta maternidad tardía se pueden resumir en una mejor preparación emocional y estabilidad económica. Entre las desventajas, la principal es el tener que recurrir con frecuencia a técnicas de reproducción asistida bastante caras. También influye las dificultades para ampliar la familia o una menor energía para la crianza del hijo.

¿Cuál es el balance de los riesgos/beneficios de una maternidad tardía?

Según un estudio de la revista Population and Development Review, publicada en marzo del 2016, se llegaron a las siguientes conclusiones:

  • los niños nacidos de madres mayores son más altos
  • son menos propensos a abandonar la escuela
  • tienen más probabilidades de asistir a la universidad que sus hermanos nacidos antes que ellos

Por lo tanto, los riesgos o los beneficios que puedan ofrecer una maternidad tardía hay que tenerlos en cuenta. Los riesgos no se pueden pasar por alto y los padres deben estar informados. Sin embargo, en una sociedad en la que se tienen los hijos cada vez más tarde, con una esperanza de vida mayor y técnicas de reproducción asistida, habrá que replantearse muchas cuestiones de la maternidad tardía.

Bruxismo infantil: qué debo hacer si mi hijo rechina los dientes

Seguramente habrás escuchado alguna vez cómo el rechinar de los dientes de nuestros hijos puede acarrear problemas devastadores en sus dientes, lo que comúnmente se conoce como bruxismo infantil.

El bruxismo infantil es una dolencia en la que el niño aprieta la mandíbula y/o frota el arco inferior y superior de los dientes entre sí. La consecuencia directa es el desgaste de las piezas de manera inconsciente. No se considera una patología, como sí lo es en el caso de los adultos, sino que tiende a desaparecer con la adolescencia.

¿Qué es el bruxismo infantil?

El bruxismo infantil suele aparece entre los seis y los diez años y, generalmente, coincide con la caída de los dientes de leche y la aparición de las piezas definitivas. Como ya hemos comentado, consiste en la acción de apretar los dientes, especialmente durante la noche, y es una forma natural de estimular la dentición. Este hábito disminuye con la aparición de los incisivos y muelas permanentes.

Se recomienda llevar un mínimo de control de este hábito porque si no disminuye, es posible que el pequeño tenga problemas en el futuro inmediato. Entre los problemas más frecuentes se encuentran los dolores en los músculos de la cara, desgaste de las piezas, las migrañas y los dolores en el oído. Llegado ese caso, se recomienda visitar al odontopediatra para evitar mayores dolores.

Las posibles causas de esta dolencia

Aparte del proceso de dentición, como comentábamos, también existen otras razones de tipo mental o emocional como causas del rechinar de los dientes de nuestros hijos. El estrés es una de las más habituales, relacionada principalmente con la carga de trabajo excesiva en el colegio, la separación de los padres, mudanzas, hiperactividad, bullying, etcétera. Las alteraciones del sueño también influyen en el desarrollo de esta dolencia.

Respecto a motivos físicos, las principales causas son la mala alineación de los dientes que les impide cerrar la mandíbula (maloclusión) y los parásitos intestinales que provocan tensión y nerviosismo por culpa de su incomodidad.

Diagnóstico y soluciones

A la hora de diagnosticar el bruxismo infantil se deben tener en cuenta todas las situaciones comentadas anteriormente, tanto si el niño se encuentra en una situación que le esté causando ansiedad, como si el bruxismo se da de manera ocasional o permanente. A su vez, el odontopediatra tendrá que valorar los daños causados por el bruxismo desde el punto de vista de los dientes y de la tensión muscular producida.

Una de las soluciones más comunes es la elaboración de una férula de descarga de silicona. Existen de muy cómodas y ayudarán al niño a paliar los daños durante la noche. No obstante, la idea es lograr que se relaje, por lo que es imprescindible trabajar con terapias antiestrés o similares, así como utilizar la fisioterapia para ayudar a reducir la tensión de la musculatura y bucodental.

Consejos para la elección de pediatra

Una de las preocupaciones que acostumbra a surgir durante el embarazo es la elección de pediatra. Queremos estar seguros de que nuestro hijo estará en las mejores manos y, a priori, no acostumbramos a tener excesivas referencias.

Es por este motivo que, en este artículo te damos una serie de recomendaciones que tanto padres como especialistas recomiendan a la hora de elegir pediatra.

Consejos para la elección de pediatra

Buscar un pediatra de nuestro cuadro médico

Lo primero que se recomienda hacer en estos casos es buscar pediatras que aparezcan en nuestro cuadro médico de la mútua y hacer una lista.

Preguntar a familia, amigos y médicos

Una vez tenemos la lista de los médicos que entran en el cuadro médico del seguro que tenemos contratado se recomienda preguntar a amigos y familiares con niños pequeños sobre los pediatras de sus hijos y pedirles referencias sobre ellos.

También es conveniente pedirle referencias al obstetra que nos lleve el embarazo y el parto sobre algún colega pediatra.

Buscar información

Una vez recopilada toda la información anterior, es conveniente buscar referencias en internet sobre los pediatrías que hemos preseleccionado para obtener datos básicos como la ubicación.

Tener un pediatra ubicado cerca de casa es importante porque tendremos que ir en diversas ocasiones, tanto para visitas rutinarias como para urgencias, y nos resultará cómodo tenerlo cerca.

También podemos centrarnos en otros parámetros como, por ejemplo, opiniones de otros usuarios o tiempo de espera para obtener visita médica ordinaria.

Programar una visita

Se recomienda llamar para concertar una entrevista y conocerlo. Antes de asistir a esta entrevista está bien que nos preparemos una lista con todas aquellas preguntas que le queramos hacer.

Normalmente las cualidades que se buscan con estas preguntas son las siguientes:

  • Accesibilidad. Queremos saber, en caso de urgencia, cuál es su disponibilidad para que nos pueda atender con rapidez
  • En caso de no visitar en un hospital, saber si está adscrito a algún hospital, cuál es y si esté está bien ubicado y es de nuestra confianza.
  • Conocer, como se ha apuntado con anterioridad, el tiempo de espera para las visitas y para las pruebas
  • El programa de vacunación que sigue también suele ser una pegunta que se incluye en esta primera toma de contacto.

Acudir al consultorio

Acudir al consultorio del pediatra es la prueba definitiva para saber si el pediatra nos convence.

Normalmente la decisión se toma basándose en la respuesta a las preguntas que hemos enumerado anteriormente ya que lo que se acostumbra a buscar es una persona que nos tramita confianza, sea cálida, accesible y buen profesional.