Entradas

Cómo compensar los excesos de las fiestas navideñas

Ya se han acabado las fiestas y ahora, quien más, quien menos, tiene en mente cuidarse para depurar el cuerpo de los excesos típicos de estos días y, en muchos casos, también, perder algún que otro kilo ganado. Es por ello que consideramos oportuno dar una serie de consejos sobre cómo compensar los excesos de las fiestas navideñas.

¿Cómo compensar los excesos de las fiestas navideñas?

Existen infinidad de consejos para compensar los excesos de las fiestas navideñas, en las que normalmente comemos y bebemos más de lo que estamos habituados, y aquí sólo daremos algunos básicos. La base de todos ellos, no obstante, reside en una buena alimentación y ejercicio físico.

Ejercicio físico para compensar los excesos de las fiestas navideñas

Como en todo, hay diferentes opiniones al respecto, pero, por norma general, los expertos recomiendan caminar a un ritmo ligero sobre 45 minutos o una hora al día o correr entre 25 y 35 minutos. Estos datos son orientativos y pensados para personas que habitualmente no se someten a ningún entreno deportivo.

También se recomienda evitar los ascensores y subir por las escaleras y hacer los trayectos cortos a pie.

Alimentación para compensar los excesos de las fiestas navideñas

A continuación se listan algunos consejos que la mayoría de expertos y especialistas en nutrición coinciden en recomendar.

Estos consejos no sirven sólo para estos días post fiestas de navidad. Lo ideal es que los apliquemos durante todo el año.

  1.  Comer 5 veces al día. Comiendo cada 3 horas el cuerpo realiza mayor gasto calórico y disminuye la ansiedad propia del hambre. No es conveniente, en ningún caso, saltarse ninguna comida.
  2.  Beber agua abundante. Es muy importante beber mucha agua para estar hidratados y depurarnos.
  3.  Comer, al menos, un yogur al día porque éste favorece la digestión.
  4.  Incluir la fibra en nuestra dieta en forma de fruta, pan, cereales etc.
  5.  Cocinar al vapor, al horno o la plancha es una buena forma de evitar grasas innecesarias.
  6.  Evitar el azúcar. El azúcar aporta pocos nutrientes y muchas calorías
  7.  No cenar fruta. Muchas veces pensamos que cenando fruta estamos compensando una comida copiosa, pero no es aconsejable por la gran cantidad de azúcar que contiene.
  8.  Reducir el consumo de embutidos, quesos y patés. Éstos son alimentos ricos en grasas.
  9.  En caso de beber alcohol optar por un vino de buena calidad antes de por una cerveza o un alcohol de alta graduación.
  10.  Aumentar el consumo de verduras; proteína vegetal (legumbres; etc.) y proteína animal (pescado, preferiblemente azul, y, como primera opción, pollo o pavo)

Comer sano en las fiestas de Navidad

Las fiestas de Navidad se asocian, tradicional y habitualmente, a comer y beber en abundancia. Los ardores de estómago, hinchazón, digestiones pesadas, indigestión y muchas otras molestias que, en ocasiones, incluso acaban requiriendo de la intervención de un médico. De ahí la importancia de comer sano en las fiestas de Navidad.

Pero, además de comer sano en las fiestas de Navidad, también deberíamos hacerlo, además de durante todo el año, los días previos como preparación para esta época en la que se come más. Algunos de los ingredientes que deben formar parte de nuestra dieta los días previos son: pan integral, infusiones, queso fresco, pescados, cremas de verduras depurativas y yogures con bifidus.

Consejos para comer sano en las fiestas de Navidad

Evitar las calorías sin nutrientes

Poner en nuestra mesa alimentos ricos en fibra como, por ejemplo, verduras, fruta, pan integral, legumbres y cualquier otro alimento que nos aporte saciedad a la vez que vitaminas y nutrientes.

Debemos dejar de lado alimentos que nos aporten, por ejemplo, muchos azúcares y muy pocos nutrientes.

Evitar grandes picoteos o buffets

Es habitual que en las cenas navideñas nos encontremos mesas llenas de diferentes productos. Esto no es aconsejable porque a mayor variedad de platos mayor es el consumo. Es así porque existe una saciedad específica para cada tipo de alimento, sabor y aroma –se le llama saciedad sensoroespecífica- . Podemos, por ejemplo, estar saciados de comer gambas pero no estarlo para comernos un plato de cordero.

En este sentido, no es positivo tener muchos tipos diferentes de platos en la mesa.

Porciones adecuadas

En la línea de lo apuntado en los anteriores puntos, se recomienda no comer porciones muy grandes. Para evitarlo se recomienda no llevar la fuente a la mesa. Los expertos aseguran que es mejor servir los platos con cantidades adecuadas a la edad y necesidades de los comensales.

Alcohol

El alcohol también es un gran enemigo de las fiestas navideñas. Beber con moderación es indispensable porque contiene calorías que no tienen ningún nutriente y, además, los efectos secundarios del alcohol no son deseables.

Otros

Además de todos los puntos anteriores, tenemos que tener en cuenta otros como beber mucha agua; realizar ejercicio físico –que puede consistir en desplazarse de un lugar a otro andando-; tomar infusiones digestivas, etc.