Entradas

Consejos para empezar a correr

Correr está de moda; es innegable. Hasta hace relativamente poco tiempo pocas personas habían oído hablar del running, y, hoy, sin embargo, forma parte del vocabulario de muchos de nosotros. Para que te puedas unir a este gran club sin inscripción que cada día parece tener más adeptos, aquí te damos consejos para empezar a correr.

Parece que correr sea algo fácil. Pero antes de salir a correr, y más si nuestra misión es prepararnos para participar en una de las múltiples carreras que se realizan hoy en día como la de bomberos, la de la mujer, la de San Silvestre, etc. debemos tener en cuenta una serie de consejos para no lesionarnos.

Consejos para empezar a correr

No dejarlo

Muchas veces cuesta empezar a coger el hábito de correr. La falta de costumbre, a pesar de que en muchas ocasiones si hemos ejercicio de jóvenes al empezar a correr podemos mantener cierto fondo físico, nos puede llevar a querer abandonar por agujetas o molestias. Pero no debemos hacerlo ya que las agujetas, habitualmente, sólo duran la primera semana y en aproximadamente un mes empezaremos a notar la progresión y querremos seguir.

Lento y seguro

Es muy importante que vayamos a nuestro ritmo.  No tenemos que correr 30 minutos a alta intensidad los primeros días. Lo importante es que vayamos cogiendo fondo poco a poco. El cuerpo necesita, como sucede siempre con el deporte, un período de adaptación.

Respiración

Para evitar fatigarnos y caer en la tentación de abandonar es muy importante que controlemos la respiración adecuadamente. Se trata de que te sientas cómodo y se cree que la mejor manera de conseguirlo es realizar respiraciones largas y no muy profundas.

Podemos combinar, según nos resulte más cómodo, las inhalaciones y exhalaciones con nuestros pasos. Por ejemplo, dos pasos para inhalar y dos para exhalar.

Calentamiento y estiramientos

Antes de empezar a correr es aconsejable que calentemos para evitar lesiones. Y cuando acabemos, estiramientos para una mujer recuperación y evitarnos lesiones, dolores y sobrecargas musculares.

Vestuario

Por obvio no es menos importante. Cuando salimos a correr tenemos que llevar ropa y, sobre todo, calzado adecuado. Llevar un calzado no pensado para correr o que no sea de nuestro número nos puede acarrear lesiones graves en los pies, rodillas e incluso espalda.