Entradas

Consejos para ventilar bien la casa

Ventilar bien la casa es esencial para garantizar la higiene y la calidad del aire que respiramos. En todas las casas hay infinidad de partículas tóxicas no perceptible que demandan de ventilación diaria.

Estos elementos tóxicos a los que nos referimos son:

  • Humo de tabaco en las casas en las que haya fumadores
  • Ácaros, hongos y bacterias que se suelen acumular en alfombras y moquetas
  • Restos de la combustión que genera la calefacción
  • Aerosoles
  • Productos químicos tóxicos que se encuentran, por ejemplo, en los productos de limpieza

Para no tener que convivir respirando esta toxicidad es esencial realizar una buena ventilación de todas las estancias de la casa.

Consejos para ventilar bien la casa

Los expertos recomiendan ventilar todas las habitaciones de la casa un mínimo de media hora diaria.

Esta ventilación se recomienda hacerla a primera hora de la mañana y abrir diversas ventanas simultáneamente para que haya corriente de aire y la renovación del aire sea más efectiva. La idea de ventilar por la mañana a primera hora está pensada, sobretodo, para los meses de más calor. A esas horas las temperaturas todavía no son muy altas con lo que la casa no se calienta tanto y ello contribuye a reducir el consumo de aire acondicionado. En caso de no poder, se recomienda que se haga por la noche.

También se recomienda la ventilación nocturna cuando hay personas alérgicas a los ácaros en casa. O si hay obras cerca de casa o estamos cerca de una carretera con mucho tráfico también es mejor que ventilemos de noche.

En invierno también se aconseja abrir las ventanas para eliminar los olores y renovar el aire a primera hora para no malgastar calefacción y reducir la factura energética a la par que contribuimos al medio ambiente.

En casos extremos también se dispone de sistemas de ventilación mecánica que tienen la función de renovar el aire del interior.

40 euros extra mensuales por ir a trabajar en bicicleta

Desde hace ya más de un año en Francia se ha puesto en marcha una iniciativa que consiste en pagar a los empleados para ir a trabajar en bicicleta. Con la finalidad de motivar el uso de la bici, 18 empresas fueron voluntarias para pagar a los empleados que se sumasen a la iniciativa 0,25 céntimos por cada kilómetro que separa su hogar de su puesto de trabajo de ida y vuelta.

Esta iniciativa, financiada por la Agencia del Medio Ambiente y Control de la Energía del país vecino, fue todo un éxito. En sólo cinco meses desde su implantación aseguran que consiguió aumentar el 2% al 3.6% el uso de la bicicleta entre los trabajadores.

De los 8000 empleados que formaban parte de las 18 empresas adscritas al proyecto, 380 empleados decidieron sumarse a la iniciativa. La adhesión les comprometía a ir al trabajo en bicicleta, especificando el número de kilómetros que iban a hacer en cada recorrido.

Cabe destacar que esta iniciativa también contribuyó a que trabajadores de otras empresas se sumasen al proyecto. Ya que esta medida forma parte de un plan global de la ley sobre transición energética de Francia. Ésta tiene como finalidad disminuir el tráfico en transporte contaminante y su consiguiente beneficio en la salud de los ciudadanos.

Se calcula, como se anuncia en el titular, que con esta media, cada empleado que va trabajar en bicicleta puede ingresar 40 euros de media al mes. Además, muchos de éstos, han pasado a usar la bicicleta para usos que van más allá de ir al trabajo porque se ha convertido en un saludable hábito.

Y, además, los trayectos son cada vez más largos. En 2008, según Cicloesfera, la distancia media de los desplazamientos era de 3,4 kilómetros, y en enero de 2015, rondaba los cinco kilómetros.

Ir a trabajar en bicicleta también se incentiva en otros países

Experimentos similares se habían llevado a cabo con anterioridad en otros países como Gran Bretaña, Dinamarca, Países Bajos, Bélgica y Alemania. En todos estos países existen diferentes incentivos para incrementar el uso de la bicicleta y disminuir el uso de vehículos a motor. Algunas de las recompensas que se han implantado para aumentar el uso de la bicicleta como medio de transporte son: exenciones de impuestos, subvenciones para la compra de bicicletas o, como en Francia pago por kilómetro recorrido.