Entradas

Mutualidades de previsión social y Declaración de la Renta de las Personas Físicas

Ya se ha abierto el periodo para presentar la Declaración de la Renta de las Personas Físicas. Cómo cada año, el contribuyente podrá beneficiarse de reducciones en la base imponible general gracias a las aportaciones y contribuciones en los siguientes sistemas de previsión social:

  1. Planes de pensiones
  2. Mutualidades de previsión social
  3. Planes de previsión asegurados
  4. Planes de previsión social empresarial
  5. Primas de seguros privados que cubran el riesgo de gran dependencia

A continuación, queremos aclarar en qué casos es posible beneficiarse de las reducciones por aportaciones a mutualidades de previsión social.

 

Reducciones en la Declaración de la Renta de las Personas Físicas

En cualquiera de los siguientes supuestos, los contribuyentes a mutualidades de previsión social podrán beneficiarse en la Declaración de la Renta de las Personas Físicas:

 

Profesionales no integrados en la Seguridad Social (art. 51.2 a) 1º Ley)

Profesionales no integrados en alguno de los regímenes de la Seguridad Social. También se benefician sus cónyuges y familiares consanguíneos en primer grado, así como los trabajadores de las citadas mutualidades. Todos estos supuestos quedan ordenados en el artículo 8.6 del Real Decreto Legislativo 1/2002, de 29 de noviembre, de la Ley de Regulación de los Planes y Fondos de Pensiones.

 

Empresarios y profesionales integrados en la Seguridad Social (art. 51.2 a) 2º Ley)

Empresarios individuales o profesionales integrados en cualquiera de los regímenes de la Seguridad Social, sus cónyuges y familiares consanguíneos en primer grado. Como en el caso anterior, también los trabajadores de las citadas mutualidades. Todo previsto en el artículo 8.6 del Real Decreto Legislativo 1/2002, de 29 de noviembre, de la Ley de Regulación de los Planes y Fondos de Pensiones.

 

Trabajadores por cuenta ajena (art. 51.2 a) 3 Ley)

También se benefician los trabajadores por cuenta ajena o socios trabajadores. Se incluyen las contribuciones del promotor que les hubiesen sido imputadas en concepto de rendimientos del trabajo, de acuerdo con lo previsto en la disposición adicional primera del Real Decreto Legislativo 1/2002, de 29 de noviembre.

 

Mutualistas colegiados que sean trabajadores por cuenta ajena (D.A. 9ª Ley)

Se podrán desgravar las cantidades abonadas de contratos de seguro, concertados con las mutualidades de previsión social que tengan establecidas los correspondientes Colegios Profesionales. Los mutualistas colegiados que sean trabajadores por cuenta ajena, sus cónyuges y familiares consanguíneos en primer grado. También los trabajadores de las mutualidades de acuerdo al artículo 8.6 del Real Decreto Legislativo 1/2002, de 29 de noviembre.

 

Deportistas profesionales y deportistas de alto nivel (D.A. 11.dos Ley)

El mundo del deporte también tiene sus beneficios. Los deportistas profesionales y de alto nivel pueden desgravarse las aportaciones a la mutualidad de previsión social de deportistas profesionales. Pueden hacerlo aunque hayan finalizado su vida laboral como deportistas profesionales o hayan perdido la condición de deportistas de alto nivel. Estas aportaciones se podrán reducir en la base imponible según las contingencias previstas en el artículo 8.6 del Real Decreto Legislativo 1/2002, de 29 de noviembre.

Seguros que desgravan en la Declaración de la Renta

Como todos los años, llega la época de presentar la Declaración de la Renta. Y aunque ya estemos cansados de hacerla, seguimos haciéndonos muchas preguntas con respecto a ella. Una de las más comunes es: ¿desgravan los seguros? ¿Cuáles y en qué condiciones? A continuación os explicamos todo lo relacionado con la desgravación fiscal de seguros.

Seguros de hogar y vinculados a la hipoteca

Los seguros de hogar y de vida, en algunos casos, pueden tener ciertas ventajas fiscales en la declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Pero para que puedan desgravar deben estar vinculados a un préstamo hipotecario de la vivienda habitual.

Se trata de cantidades incluidas dentro de la deducción por adquisición de vivienda habitual. Lo que quiere decir que solo podrás deducir importes si se contrataron al mismo tiempo que firmabas la hipoteca de compra o rehabilitación del hogar.

Así que si tu banco te exigió la contratación de un seguro de vida u hogar para la concesión del préstamo para adquirir tu vivienda podrás desgravar tus seguros para la declaración del IRPF.

Seguros de vida

Las deducciones del seguro de vida dependerán de si el tomador del seguro y el beneficiario son o no la misma persona. Si ambas partes son la misma persona, la tributación se hace por el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF), pero si quien lo cobra es una persona distinta, tributará mediante el Impuesto de Sucesiones y Donaciones (ISD).

Cuando el tomador y el beneficiario son la misma persona, el seguro abonará una cantidad cuando se alcance cierta edad. Si esa cantidad se cobra en forma de capital, se aplica una fiscalidad similar y una base imponible a la de otros productos financieros. Dentro del IRPF estos seguros forman parte del Rendimiento de Capital Mobiliario (RCM), por lo que su tributación es diferente:

Entre 0 a 5.999 € el tipo impositivo será del 21%.
Entre 6.000 € y 24.000 € el tipo impositivo será del 25%.
A partir de 24.000 € el tipo impositivo será del 27%.
El beneficio se obtiene restando al capital obtenido las primas satisfechas. Además, la empresa aseguradora practicará una retención de IRPF del 19% sobre el rendimiento. Si la cantidad se percibe en forma de renta, se aplica una fiscalidad similar a los Rendimientos del Capital Mobiliario, con una base imponible al ahorro del 19%.

Asimismo, el impuesto recoge reducciones de la Base Imponible dependiendo del grado de parentesco del beneficiario: cuando el beneficiario es el cónyuge, un ascendiente o un descendiente de hasta 9.195,49 euros por heredero de forma general, una cantidad que dependerá de cada comunidad autónoma, ya que este es un tributo cedido a las autonomías. Si la persona fallece como consecuencia de un acto terrorista o en misiones humanitarias o de paz, la reducción no tiene límites.

Seguros de salud

La desgravación fiscal de contratar un seguro de salud repercute, directamente, en las empresas y en los autónomos. Existen ventajas fiscales cuando la contratación la realiza un autónomo o empresario para él, su familia o sus empleados. Por el contrario, no existe ningún tipo de efecto fiscal cuando el que contrata el seguro es un particular sin actividad empresarial o profesional.

Sin embargo, indirectamente, los trabajadores por cuenta ajena también pueden conseguir una importante ventajas fiscal si negocia con la empresa la contratación de un seguro de salud para él y/o los miembros de sus unidad familiar. Más abajo te lo explicamos.

De este modo, podemos concluir que los beneficiados de las ventajas fiscales son las empresas, los trabajadores por cuenta ajena y los trabajadores por cuenta propia junto con sus familiares de primer grado. En el siguiente artículo os explicamos más detalladamente todo lo relacionado con las deducciones de los seguros de salud.