Entradas

Riesgos asociados a no desayunar bien por las mañanas

El estrés y las prisas por la mañana, son algunos de los motivos por los cuales muchas personas obvian desayunar bien por las mañanas. Entre el 20 y el 30 por ciento de los adultos no desayunan. Esta tendencia es la responsable directa del aumento de la obesidad y las anomalías cardiometabólicas entre las personas. Expertos nutricionistas y sanitarios apuntan que el desayuno es la comida más importante del día. No desayunar bien por las mañanas puede acarrear problemas de salud física y mermar las habilidades y capacidades mentales y provocar obesidad, infarto o problemas de concentración y estomacales.

 

Problemas asociados a no desayunar bien

No hay nada mejor que empezar el día cargando pilas para afrontar el comienzo de la jornada. Los estudios demuestran que las primeras ingestas de alimentos del día nos aportan el 25% de la energía diaria. No desayunar bien y pasar por alto este aporte de energía nos puede pasar factura. Los principales problemas asociados a la falta de nutrientes por la mañana son:

 

Problemas de obesidad

Estos casos son preocupantes entre la infancia y la adolescencia. Las personas que no desayunan por las mañanas, suelen tener más hambre a la tarde y noche, provocando que cenen en exceso y se levanten sin apetito. El ayuno prolongado es el causante directo de la acumulación de calorías en forma de grasa, ya que comemos mucho en un periodo muy corto.

 

Riesgo de infarto

Saltarse el desayuno eleva el riesgo de padecer un infarto. Además, no desayunar conduce a otros factores de riesgo como obesidad, presión arterial elevada, colesterol alto y diabetes.

 

Dificultades de concentración

Los niños que no desayunan bien y tienen hambre durante la escuela, pueden presentar problemas de comportamiento y académicos. Además, la falta de energía les hace sentir más cansados a lo largo del día.

 

Problemas de estómago

La falta de alimento por la mañana provoca que los jugos gástricos estomacales, ante la ausencia de alimentos, liberen ácidos. Estos ácidos pueden inflamar las paredes estomacales y desatar la gastritis.

 

Desequilibrios con la glucosa

Saltarse el desayuno puede llegar a desarrollar diabetes tipo 2. Por lo tanto, desayunar mantiene los niveles buenos de azúcar en sangre.

 

Ateroesclerosis

Otro problema grave asociado a la falta de ingesta de alimentos por la mañana es la aterosclerosis. Esta enfermedad provoca o el endurecimiento de las arterias o el estrechamiento de las arterias por acumulación de placa en ellas.

 

En conclusión, los estudios demuestran que saltarse el desayuno es síntoma de una dieta o estilo de vida insalubre en general. ¡No te olvides de desayunar y coger buenos hábitos! Tu salud te lo agradecerá con el tiempo.

Mutualidades de previsión social y Declaración de la Renta de las Personas Físicas

Ya se ha abierto el periodo para presentar la Declaración de la Renta de las Personas Físicas. Cómo cada año, el contribuyente podrá beneficiarse de reducciones en la base imponible general gracias a las aportaciones y contribuciones en los siguientes sistemas de previsión social:

  1. Planes de pensiones
  2. Mutualidades de previsión social
  3. Planes de previsión asegurados
  4. Planes de previsión social empresarial
  5. Primas de seguros privados que cubran el riesgo de gran dependencia

A continuación, queremos aclarar en qué casos es posible beneficiarse de las reducciones por aportaciones a mutualidades de previsión social.

 

Reducciones en la Declaración de la Renta de las Personas Físicas

En cualquiera de los siguientes supuestos, los contribuyentes a mutualidades de previsión social podrán beneficiarse en la Declaración de la Renta de las Personas Físicas:

 

Profesionales no integrados en la Seguridad Social (art. 51.2 a) 1º Ley)

Profesionales no integrados en alguno de los regímenes de la Seguridad Social. También se benefician sus cónyuges y familiares consanguíneos en primer grado, así como los trabajadores de las citadas mutualidades. Todos estos supuestos quedan ordenados en el artículo 8.6 del Real Decreto Legislativo 1/2002, de 29 de noviembre, de la Ley de Regulación de los Planes y Fondos de Pensiones.

 

Empresarios y profesionales integrados en la Seguridad Social (art. 51.2 a) 2º Ley)

Empresarios individuales o profesionales integrados en cualquiera de los regímenes de la Seguridad Social, sus cónyuges y familiares consanguíneos en primer grado. Como en el caso anterior, también los trabajadores de las citadas mutualidades. Todo previsto en el artículo 8.6 del Real Decreto Legislativo 1/2002, de 29 de noviembre, de la Ley de Regulación de los Planes y Fondos de Pensiones.

 

Trabajadores por cuenta ajena (art. 51.2 a) 3 Ley)

También se benefician los trabajadores por cuenta ajena o socios trabajadores. Se incluyen las contribuciones del promotor que les hubiesen sido imputadas en concepto de rendimientos del trabajo, de acuerdo con lo previsto en la disposición adicional primera del Real Decreto Legislativo 1/2002, de 29 de noviembre.

 

Mutualistas colegiados que sean trabajadores por cuenta ajena (D.A. 9ª Ley)

Se podrán desgravar las cantidades abonadas de contratos de seguro, concertados con las mutualidades de previsión social que tengan establecidas los correspondientes Colegios Profesionales. Los mutualistas colegiados que sean trabajadores por cuenta ajena, sus cónyuges y familiares consanguíneos en primer grado. También los trabajadores de las mutualidades de acuerdo al artículo 8.6 del Real Decreto Legislativo 1/2002, de 29 de noviembre.

 

Deportistas profesionales y deportistas de alto nivel (D.A. 11.dos Ley)

El mundo del deporte también tiene sus beneficios. Los deportistas profesionales y de alto nivel pueden desgravarse las aportaciones a la mutualidad de previsión social de deportistas profesionales. Pueden hacerlo aunque hayan finalizado su vida laboral como deportistas profesionales o hayan perdido la condición de deportistas de alto nivel. Estas aportaciones se podrán reducir en la base imponible según las contingencias previstas en el artículo 8.6 del Real Decreto Legislativo 1/2002, de 29 de noviembre.

Cómo hacer ejercicio correctamente si tengo una hernia

Una hernia se produce al realizar un sobreesfuerzo. Pero si padeces una, no significa que tengas que estar inmóvil. El ejercicio con moderación ayuda a mantener tu salud, fortalecer tu cuerpo y evitar futuras lesiones de este tipo.

 

Tipos de hernia

Una hernia es el desplazamiento de una víscera o hueso. Es fácil de reconocer porque suele aparecer una protrusión en la zona afectada. Tampoco suele provoca dolor en todos los casos que aparece. Las hernias más comunes son:

  • Inguinal. Este tipo de dolencia es más común entre los hombres. Se visualiza por el abultamiento que aparece en la ingle. Incluso, en muchas ocasiones, puede llegar hasta el escroto. Por otra parte, la hernia femoral es más común entre las mujeres, apareciendo un bulto bajo la ingle.
  • Discal. Se produce cuando una parte del disco invertebral se desplaza y presiona los nervios. Su efecto inmediato es que provoca lesiones neurológicas.
  • De hiato. En esta ocasión se desplaza la parte superior del estómago, empujando la pared abdominal a través de una pequeña abertura que aparece en el diafragma. Provoca reflujo y acidez.
  • Umbilical. Se forma en la zona del ombligo.
  • Quirúrgica. Producida por una intervención de cirugía abdominal. Las vísceras salen a través de la cicatriz que deja la intervención.

Tener una hernia no es incompatible con practicar deporte

Aunque se padezca de hernia, esto no imposibilita a la persona a practicar deporte. Previo chequeo médico y siguiendo ciertas precauciones, cualquier persona puede realizar ejercicio. Se recomienda empezar por ejercicios suaves como caminar, bicicleta estática o elíptica. Todos estos ejercicios sirven para mejorar la capacidad cardiovascular de la persona. Realiza siempre con movimientos suaves, nada de movimientos bruscos. Y si en el transcurso del entrenamiento aparece dolor, se debe cesar el ejercicio y consultar al médico.

Si se pretende hacer trabajo con peso y máquinas, se debe comenzar con el propio peso corporal. Nada de coger pesas y mucho menos realizar sobreesfuerzos al levantar el peso. Una vez se mejore la resistencia y la fuerza, si no hay dolor, se puede aumentar el peso o las repeticiones.

Deportes de bajo impacto siempre pueden ayudar con la lesión, mejorar nuestra flexibilidad y resistencia sin perjudicar la hernia. En este ámbito encontramos la natación, el Pilates o el yoga.

 

Prevención de las hernias

Los más comunes causantes de los diferentes tipos de hernias suelen ser el sobrepeso y los esfuerzos físicos repentinos y exagerados. Para evitar su aparición, el mejor aliado para el cuerpo es el deporte y la alimentación saludable. Los abdominales hipopresivos son unos grandes aliados para prevenir las hernias que se producen en la zona abdominal. Ayudan a fortalecer los músculos de esta zona. Del mismo modo que practicar deporte de manera regular. Te ayudará a preparar el cuerpo ante cualquier esfuerzo extra que puedas realizar, minimizando el riesgo de padecer una hernia por este motivo.

Consejos para tratar un flemón dental

El flemón dental es uno de los problemas bucales más frecuentes y dolorosos. Consiste en una infección que se produce junto a un diente o una muela. La raíz queda afectada por esta infección bacteriana sin que encuentre salida, por eso se inflama la zona. El pus queda dentro de la piel causando esta molesta inflamación.

 

Causas que provocan el flemón dental

El origen de esta infección que produce el flemón dental puede ser diverso. El principal de ellos es la muerte del tejido que se encuentra dentro de las raíces. Este deterioro es provocado por una caries profunda, un traumatismo o una patología infecciosa procedente del tejido que rodea el diente.

 

Síntomas que aparecen

Si te ha salido un flemón dental, lo reconocerás porque se acompaña de una serie de síntomas muy específicos:

  • Dolor. Es el signo más evidente del flemón. Los afectados suelen sentir rápidamente las molestias, sobre todo, en el momento de masticar. Si la infección progresa, el dolor puede extenderse hacia la garganta o el oído.
  • Inflamación. El dolor y la inflamación vienen unidos. Una parte del rostro se inflama, mostrando un bulto bastante notable y característico de los flemones. Si no se trata la inflamación, puede provocar enrojecimiento de los ganglios de la oreja y el cuello, incluso, fiebre.
  • Mal aliento. Una característica común es el sabor desagradable y halitosis debido al pus y a las bacterias de la infección.
  • Sensibilidad. El flemón aumenta la sensibilidad dental al beber o comer alimentos muy fríos o muy calientes.

Para evitar problemas mayores, es importante detectar el flemón dental de forma rápida y acudir de inmediato al dentista. Con esta acción minimizaremos los dolores y las molestias en la boca.

 

Cuál es su tratamiento

Para aliviar el dolor y la inflamación se prescribirán antiinflamatorios. Antibióticos en el caso que haya infección. Un consejo casero para adelantar el proceso de curación seria la realización de enjuagues bucales. Éstos son con agua tibia y sal de mesa para mejorar la inflamación y favorecer el drenaje del pus acumulado.

Una vez la infección ha desaparecido, se realizará un empaste en el caso de que el diente se pueda salvar. Si el diente no se puede mantener, la solución será extraer esta pieza y colocar un implante dental. Cuando el flemón dental haya desaparecido, será el momento de tratar la causa que lo ha provocado para evitar una segunda infección y prevenir de cualquier tipo de dolencia.

La mejor forma de remediar una infección bucal es una buena prevención. Con una correcta higiene bucal y acudiendo al dentista regularmente para las revisiones, no tendríamos por qué preocuparnos de este tipo de afecciones bucales.

¿Cómo podemos mejorar la salud en el ámbito laboral?

Para ser más productivos en el trabajo y, a la vez, ser más felices en nuestra vida personal, hay que tener muy en cuenta la salud. Es un factor importante para el día a día de las personas. Por eso, queremos proponer algunas ideas sencillas para mejorar la salud en el ámbito laboral.

Los estudios recientes revelan que 6 de cada 10 adultos pasan más del 70% del tiempo en una posición sedentaria. Este hecho tiene un efecto negativo sobre el cuerpo en general. Al estar sentados tantas horas, mermamos la capacidad del cuerpo para procesar las grasas que ingerimos a lo largo del día. Además, incrementamos su resistencia a la insulina, que es la hormona encargada de procesar los azúcares.

 

Maneras de mejorar la salud en el ámbito laboral

Teniendo en cuenta que pasamos muchas horas en la oficina, os damos los siguientes consejos que pueden ayudarte a mejorar la salud en tu puesto de trabajo.

 

1. Olvidarse del tabaco

Es obvio que fumar es malo para la salud. Pero, además, empieza a ser mal visto por muchos compañeros de trabajo. Es una fuente de suciedad en los ceniceros de las entradas de los edificios de oficinas. También constituye una pérdida de horas de trabajo cuando se sale a la calle para echar un cigarro.

 

2. Adoptar una postura correcta frente al ordenador

Los puntos principales son: espalda erguida y estirada, mouse con soporte para la muñeca, teclado ergonómico, pies sobre el suelo y pantalla a 50 centímetros como mínimo, a la altura de la línea de los ojos.

 

3. Moverse más

Cuando una persona se siente atada a la mesa y está absorta en los quehaceres, existen pequeños trucos que obligan a moverse más. Por ejemplo, cambiar el vaso de agua por uno más pequeño hace que tengas que moverte más a por agua. Igual con tus compañeros de trabajo; vale más hablar en persona que por correo electrónico.

 

4. Ponerse más de pie

Al hablar por teléfono, intentar hacerlo de pie. Si de verdad preocupa el sedentarismo, siempre existen diferentes tareas que se pueden hacer durante día y que exigen levantarse.

 

5. Subir por las escaleras

No es cuestión de subir y bajar escaleras todo el día. Pero sí se puede intentar una vez al día utilizarlas. Si se practica esto todos los días, se puede mejorar mucho la forma física y sin darse cuenta.

 

6. Utilizar el transporte público

La sostenibilidad del planeta depende, en gran medida, del abandono del transporte privado por el público. No sólo se contribuye en su preservación, sino que ayudas a tu salud personal. Al utilizar metro o autobús, inevitablemente te obligas a caminar más, activando la circulación del organismo.

Rehabilitación después de una operación de prótesis de cadera

Después de una operación de prótesis de cadera, la rehabilitación es tan o más importante para conseguir una mejoría completa y mucho más rápida. A continuación, explicaremos una serie de consejos y ejercicios sencillos que pueden ayudar en la recuperación del movimiento en la cadera afectada.

 

¿Qué es una prótesis de cadera?

La prótesis de cadera consiste en la sustitución total o parcial de esta articulación. Esta operación es muy común en pacientes de edad avanzada. La consecuencia directa la degeneración del hueso, de problemas de desgaste o de inflamación de la articulación.

 

Consejos para prepararte antes de la operación

Si te vas a someter a una operación de prótesis de cadera, es recomendable prepararte un mes antes de la operación para que la recuperación sea satisfactoria. Lo primordial es preparar toda la musculatura que se verá afectada: la cadera y toda la pierna. Además, es importante desinflamar siempre que sea posible la articulación para disminuir el dolor. Otro punto que no podemos olvidar es fortalecer el tronco superior. Después de la operación utilizarás muletas para poder caminar, por lo que es importante fortalecer los músculos para soportar el peso de tu cuerpo.

 

Ejercicios prácticos para la recuperación de una operación de prótesis de cadera

Los ejercicios post-operatorios son muy importantes, ya que la musculatura después de la operación tiende a debilitarse con mucha facilidad. Debemos mantener la musculatura activa para prevenir atrofias y complicaciones posteriores. Completa la fisioterapia con estos ejercicios:

  1. Contracciones del cuádriceps. Tumbado en la cama y boca arriba, coloca una pequeña almohada bajo las rodillas y presiona hacia abajo contrayendo el músculo.
  2. Fortalecimiento de glúteos. Tumbado boca arriba con las rodillas flexionadas inhala mientras elevas la pelvis y contraes el glúteo. Baja lentamente mientras exhalas.
  3. Aductores de cadera. En la cama boca arriba con las caderas flexionadas aprieta con las rodillas una pelota pequeña 3 segundos.
  4. Flexión de cadera y rodilla. También en la cama boca arriba, dobla la rodilla mientras intentas llevar el talón hacia los glúteos deslizándolos sobre la cama.

Conforme la recuperación avance, dependiendo ya de cada persona, se podrán realizar ejercicios más complejos como, por ejemplo:

  • Elevaciones con escalera
  • Sentadillas
  • Apoyo con un solo pie
  • Fortalecimiento de brazos

De todas maneras, la recuperación de una prótesis de cadera puede variar por múltiples factores. La edad, el nivel de deterioro de la articulación, el estado de salud, peso, y composición corporal, son algunos de ellos. Generalmente, el tiempo de recuperación varía entre dos y cuatro meses con ciertas limitaciones, y entre seis y doce meses para lograr una recuperación total. Lo más importante es comenzar a mover la cadera cuanto antes, si se puede desde el primer día de la operación. Es una manera de evitar la atrofia muscular y la rigidez en la articulación.

 

Por último, y no menos importante, paciencia. Es un proceso lento y complejo. El éxito de una completa recuperación reside en la constancia y el esfuerzo personal de cada uno.

¿No controlas tu peso? Podrías padecer hipertiroidismo

El cuerpo humano reacciona acelerando la actividad metabólica del organismo cuando hay un aumento de los niveles de las hormonas tiroideas en sangre. Si notas los síntomas que a continuación te explicamos, es probable que puedas sufrir de hipertiroidismo.

 

¿Qué es el hipertiroidismo?

El hipertiroidismo es una condición por la que la glándula tiroides produce una cantidad superior de hormonas tiroideas (T4 y T3). Este aumento hormonal puede acelerar significativamente el metabolismo del cuerpo. En la mayoría de los casos causa una pérdida de peso repentina, un latido del corazón rápido o irregular, sudoración y nerviosismo o irritabilidad. La glándula tiroides, que se encuentra en la parte más baja del cuello, es la encargada de crear las hormonas tiroideas. Su principal función es estimular el funcionamiento de diferentes órganos, en especial el cerebro, los músculos, el corazón y el riñón.

Este trastorno es más frecuente de lo que uno se puede imaginar, afectando aproximadamente al 1% de la población, sobre todo a mujeres de entre 30 y 40 años.

 

Causas que provocan este trastorno hormonal

Las causas más comunes de hipertiroidismo son las siguientes:

  • Alteraciones del control cerebral. La glándula hipófisis, que crea la hormona TSH en el cerebro, es capaz de estimular la glándula tiroides para que sintetice más hormonas.
  • Enfermedad de Graves. Se produce por una respuesta anormal del sistema inmunitario. Las defensas del cuerpo humano se vuelvan contra la glándula tiroidea pero no la destruyen, sino que estimula la síntesis de sus hormonas.
  • Bocio multinodular tóxico. Ante la falta de yodo en el organismo, la glándula tiroidea aumenta su tamaño para suplir esta falta e intentar captar todo el yodo posible. En ocasiones este crecimiento se descontrola.
  • Adenoma tóxico. Ocurre dentro de un bocio multinodular cuando sufre mutaciones y se sintetizan hormonas tiroideas sin control.
  • Una infección vírica. Esta provoca la inflamación de la glándula tiroides y la expulsión de todas las reservas provocando un aumento repentino de estas en la sangre.

Síntomas

En general, todas las personas afectadas por este trastorno hormonal sufren un aumento de la excitación en sus órganos. Estas alteraciones se suceden poco a poco. Por eso, al principio se le suele achacar al estrés y al nerviosismo. Los síntomas más importantes son:

  • Pérdida de peso repentina
  • Latidos cardíacos rápidos o irregulares
  • Aumento del apetito
  • Nerviosismo, ansiedad e irritabilidad
  • Temblor en manos y dedos
  • Transpiración
  • Alteraciones en la menstruación
  • Aumento de la sensibilidad al calor
  • Cambios en los patrones intestinales
  • Un agrandamiento de la tiroides
  • Fatiga, debilidad muscular
  • Dificultad para dormir

Tratamiento para controlar este trastorno

Los recursos más utilizados para su tratamiento son:

  • Medicamentos. Disminuyen los niveles de producción de hormonas tiroideas. Los más utilizados son el propiltiouracilo y el metimazol. Como cualquier medicamento, puede provocar efectos secundarios: picor, rojeces en la piel, fiebre, etc.
  • Yodo radioactivo. Utilizando dosis controladas se destruye parte de la glándula tiroides, paralizando la sobreproducción de hormonas tiroideas. Es un tratamiento que no se puede utilizar ni en niños ni en embarazadas.
  • Cirugía. En ocasiones es necesario extirpar la glándula tiroides. Ya sea en parte o totalmente, siempre se intenta respetar la mayor cantidad de glándula tiroides sana posible.
  • Levotiroxina. Es un medicamento que sustituye a las hormonas tiroideas. Solo se utiliza para corregir el hipotiroidismo provocado por los tratamientos anteriores.

Cuando es mejor hacer deporte, ¿por la mañana o por la tarde?

El ritmo circadiano es el que determina cuándo una persona se siente mejor para hacer deporte. El funcionamiento de cada individuo marca el momento para salir a correr, montar bicicleta o sumergirse en un gimnasio. Este ritmo biológico influye en la predisposición del cuerpo para hacer ejercicio. Por tanto, influye en la presión de la sangre, la temperatura corporal, el nivel de hormonas y la frecuencia cardiaca.

 

Cada persona es un mundo

Realizar cualquier actividad física depende exclusivamente de la disponibilidad de cada uno. Aunque, existen otros factores externos como dieta, descanso, disciplina deportiva, etc., que juegan un papel más importante que el momento del día en el que se realiza el ejercicio. Lo principal, si el objetivo es ponerse en forma, es intentar combinar estas variables. Gracias a ello y, a la constancia en la actividad deportiva, se pueden alcanzar los objetivos deseados del entrenamiento.

Muchos estudios defienden que los ejercicios por la mañana ofrecen más ventajas a las personas que los realizados por la noche. Pero esta investigación no es realmente concluyente. Sí queda claro que el mejor momento para hacer deporte dependerá de los objetivos de cada uno y de su nivel de exigencia.

 

Es mejor hacer deporte por la mañana

Se recomienda siempre hacer ejercicio físico alejado de las horas de las comidas. Por eso la mañana es el mejor momento, en este sentido. La mañana es el mejor momento para realizar trabajos de flexibilidad articular y de resistencia aeróbica, pero siempre después de un buen calentamiento y un desayuno correcto.

Además, la actividad matutina también favorece a las personas a establecer una rutina y hacer ejercicio con regularidad. Se evitan compromisos u obligaciones que pueden surgir durante el día que releguen los ejercicios a otro momento del día. Una vez realizas deporte por la mañana, se afronta el día mucho mejor, tanto psicológica como fisiológicamente hablando.

La parte negativa la encontramos en el mayor riesgo de padecer una lesión o en la reducción de la eficiencia de los ejercicios. Esto se debe a la baja temperatura corporal que tiene el organismo por la mañana.

 

O, por el contrario, es mejor hacer deporte por la tarde

Contrariamente a la mañana, la temperatura corporal y los niveles de hormonas alcanzan un nivel máximo por la tarde. Físicamente el organismo se encuentra en el mejor momento para practicar deporte. Se puede exigir más al cuerpo y así lograr mejores resultados tanto en resistencia como en masa muscular.

Por la tarde hay una mejora de la eficiencia energética y neuromuscular. El nivel de actividad del cuerpo y hormonal aumenta y eso limita el riesgo de lesiones.

Como contraindicaciones en la práctica de deporte a última hora de la noche, podemos decir que realizar ejercicios de alta intensidad puede afectar al ritmo del sueño y retrasar la necesidad de dormir. La producción de altos niveles de adrenalina puede jugar una mala pasada en forma de insomnio.

Los mejores consejos para tratar la fiebre

La temperatura media corporal de un humano es de 36,7 grados centígrados. En ocasiones el cuerpo puede verse invadido por un calor anormal que llamamos fiebre. Es en estos casos cuando se debe tratar la fiebre para evitar problemas mayores.

Generalmente nuestro cerebro tiene un termostato de control que se activa para evitar perder calor cuando la temperatura exterior desciende. Sin embargo, a veces se ve invadido por patógenos que provocan que la temperatura sobrepase los márgenes normales. La mayoría de las veces la fiebre se desencadena por infecciones provocadas por microorganismos (bacterias, virus u hongos). En otros casos, algunas enfermedades con inflamación o algunos medicamentos también pueden originar alteraciones en el organismo y provocar fiebre.

 

Cómo tratar la fiebre

Para combatir la fiebre, es suficiente con guardar reposo y tomar líquidos en abundancia para evitar la deshidratación. En casos donde la fiebre es elevada o persiste durante muchas horas o días, se recomienda:

  • una temperatura ambiente de entre 21 y 22 grados
  • evitar el exceso de abrigo en la cama
  • usar ropas ligeras para facilitar la pérdida de calor
  • mantener las mucosas húmedas y limpias
  • dieta blanda

Ocasionalmente, también se recomienda tomar baños con agua tibia o templada. Sobre todo, evitar baños de agua fría porque la vasoconstricción que se produce impide la pérdida de calor.

 

Medicamentos para tratar la fiebre

Para bajar la temperatura y aliviar las molestias de la fiebre, podemos recurrir a fármacos. Los más recomendables son los anti-inflamatorios no esteroideos, que a su vez son antitérmicos. En este grupo de fármacos los más utilizados son el ácido acetilsalicílico o el paracetamol.

El ácido acetilsalicílico posee acciones analgésicas y antiinflamatorias. El paracetamol posee una escasa acción antinflamatoria, pero tiene menos efectos adversos que el ácido acetilsalicílico. Otro antiinflamatorio que se puede tomar para combatir la fiebre es el ibuprofeno.

 

Consejos útiles para tratar y bajar la fiebre en niños

Los niños pequeños tienen un sistema inmunológico menos desarrollado. Por eso, son más propicios a ser contagiados por muchas más infecciones y enfermedades. Los episodios de fiebre pueden ser más comunes y duraderos. Un niño tiene fiebre cuando su temperatura se encuentra por encima de los siguientes niveles:

  • 38° C medida en las nalgas
  • 37.5° C medida en la boca
  • 37.2° C medida en la axila

Los fármacos recomendados en estos casos también son el paracetamol e ibuprofeno especiales para niños. Se desaconseja el uso de aspirinas. Si la fiebre es muy alta en un bebé de menos de tres meses, se recomienda acudir al hospital.

Otros remedios caseros para niños pueden ser:

  • Vestirlo con menos ropa
  • Evitar temperaturas altas en la habitación
  • Recurrir a un baño caliente o tibio
  • Utilizar compresas frías en la frente
  • Hacer una dieta líquida para facilitar la rehidratación

Guía práctica para comer de fiambrera en el trabajo

Cada vez más las personas comen fiambrera en el trabajo debido a los horarios laborales actuales, no disponer de un restaurante cerca o, simplemente, por querer ahorrar un poco. Si comer de fiambrera es algo puntual, puede prepararse un poco a la ligera: lo primero que pilles para llenar el estómago es suficiente. Sin embargo, si es algo diario, vale la pena preparar comida saludable y saberla conservar en buenas condiciones. Por este motivo, os queremos ofrecer esta guía práctica para comer de fiambrera en el trabajo.

Cómo preparar la fiambrera

Para llevarte comida al trabajo hay que poner los cinco sentidos en pensar qué vamos a preparar y cómo lo vamos a preparar. Así evitaremos que el día que lo vayas a comer no esté malo, huela mal o sea imposible de masticar. Las siguientes recomendaciones son útiles a la hora de cocinar:

  • O bien cocinas cada día o bien el fin de semana para el resto de días de la semana. Haciéndolo de manera semanal es más fácil tener una visión global del menú, pues lo planificas todo más.
  • Lo importante es comer de manera variada. Si sólo llevamos un plato único, lo importante es que sea variado donde haya verdura o ensalada, hidratos de carbono y proteína. La clave es comer variado.
  • La cantidad también es importante. Vale la pena hacer la comida siendo conscientes del hambre que tendremos a la hora de comer. Si cocinamos recién comidos podemos pecar de poner poca cantidad.
  • Evitar alimentos a la plancha porque al recalentarlos se quedan bastante secos y poco masticables. Un truco es echar un poco de limón antes de calentarlos, conseguiremos que sea un poco más masticable.
  • Por el tema de la conservación, lo mejor es evitar salsas que lleven huevo.

Cómo conservar la comida

Cuando cocinas para guardar la comida hay que tener en cuenta algunas recomendaciones:

  • Los alimentos deben estar bien cocinados. Los de plato por encima de los 70ºC y las carnes bien cocinadas y no rosadas. Los huevos cocidos y el pescado también bien hecho.
  • No dejar los alimentos a temperatura ambiente más de dos horas. Además, si no los vamos a consumir, es preferible ponerlos en la nevera lo antes posible por debajo de los 5ºC.
  • A la hora de conservarla en frío, no cerrar la tapa completamente durante un rato para que se enfríe antes.
  • Mantener la temperatura el mayor tiempo posible. Sacar la fiambrera del frigorífico antes de salir de casa y meterlo en la nevera del trabajo al llegar. La comida varias horas sin una fuente de frío provocará que los microorganismos proliferen.

¡Hora de comer la fiambrera en el trabajo!

En el momento de comer también debemos tener en cuenta algunas recomendaciones:

  • Beber agua. Es más saludable que cualquier refresco o bebida.
  • Intentar comer en un sitio diferente en el que trabajas. Así rompes con la rutina y evitas ponerte a trabajar mientras comes.
  • Mantener el microondas limpio como lo encuentras. Para calentar la comida basta con abrir la tapa, ladeada, para que la comida no salpique.
  • Comer un yogur o una pieza de fruta como postre. Mejor llevarla sin pelar ni cortada en la fiambrera, así se conservará mejor.