Entradas

Consejos de nutrición para el tratamiento del cáncer

Una dieta equilibrada ayuda a recuperar fuerzas y a afrontar mejor el tratamiento a los pacientes que padecen cáncer. La selección y preparación de los alimentos para el tratamiento del cáncer contribuye a reducir los efectos secundarios de las terapias invasivas.

El cáncer y sus tratamientos pueden afectar la nutrición

Algunos tumores reaccionan contra el cuerpo y crean sustancias químicas que cambian la manera en que el cuerpo utiliza los nutrientes. El uso que el cuerpo hace de las proteínas, que proviene de carbohidratos y grasas, puede cambiar. Muchas veces el paciente come suficiente alimento, pero el cuerpo no logra absorber todos esos nutrientes.

Los efectos del cáncer y su tratamiento hacen que muchas veces sea difícil disfrutar de una buena alimentación. Los tratamientos del cáncer que afectan directamente a la nutrición son los siguientes:

  • Cirugía
  • Quimioterapia
  • Radioterapia
  • Inmunoterapia
  • Trasplante de células madre

Efectos secundarios del cáncer y su tratamiento

Cuando el tratamiento se dirige directamente sobre la cabeza, el cuello, el esófago, el estómago o los intestinos, es muy difícil obtener suficientes nutrientes. El cáncer y su tratamiento pueden afectar el gusto, el olfato, el apetito y la capacidad de comer suficientes alimentos o absorber los nutrientes de los alimentos.

Algunos de los problemas más comunes del tratamiento del cáncer que influyen en la alimentación son los siguientes:

  • Dificultades para tragar los alimentos
  • Falta de apetito
  • Pérdida de gusto o de peso
  • Diarreas
  • Anorexia
  • Llagas
  • Náuseas o vómitos

Recomendaciones de nutrición para el tratamiento del cáncer

Las cremas de verduras y los purés son la mejor alternativa a la hora de comer en el tratamiento del cáncer. Además, si están enriquecidos con carne o verdura, aumentan su valor proteico y calórico. Este enriquecimiento alimenticio contrarresta la pérdida de apetito y ayuda a alimentar bien al paciente con pocas cucharadas.

Las personas que padecen cáncer requieren una dieta alta en calorías para evitar la pérdida de peso y, a la vez, mejorar los resultados del tratamiento oncológico. En este punto entran en juego los carbohidratos: el pan, las patatas, el arroz y las pastas son alimentos imprescindibles. Combinados con pollo o pescado hacen que la dieta sea perfecta para los afectados de cáncer.

Entre los trucos para combatir la diarrea encontramos la levadura de cerveza, ya que es un alimento natural astringente.

El simple hecho de comer equilibradamente ayuda a los pacientes a recuperar fuerzas y a tener una mejor calidad de vida.

Comida saludable para estas navidades

La Navidad ya llega y, con ella, las comidas copiosas y los excesos en la alimentación. Durante estos días tendemos a no privarnos de nada y a comer todo tipo de alimentos; da igual la hora y el día de la semana. La comida siempre está presente en estas fiestas, pero esto no implica que no podamos apostar por cocinar comida saludable.

Consejos para evitar los excesos navideños

Las grandes comilonas suelen ocasionar molestias digestivas. El organismo no está acostumbrado a enlazar comidas copiosas con cenas y luego irse directamente a dormir. Por eso, es aconsejable seguir estas pautas de comida saludable para tener unas fiestas tranquilas.

1. Planifica bien las fiestas

Lo primero de todo es preparar con antelación la lista de la compra para organizar bien los menús. Evitarás caer en la tentación de llenar el carro con alimentos de picoteo poco saludable.

2. Sigue una dieta equilibrada

Si habitualmente mantienes una dieta equilibrada, el cuerpo compensará estos pequeños excesos de las fiestas. Un gran error es ponerse a dieta justo antes de la llegada de la navidad. Desde el punto de vista nutricional es un hábito poco saludable. La clave para no pasarse estas fiestas está en la moderación en las comidas y realizar cinco comidas al día.

3. Consume frutas y verduras

Es importante no olvidar la ración diaria de frutas y verduras, aunque los dulces nos hagan caer en la tentación.

4. Toma infusiones

Las infusiones aportan múltiples beneficios a la salud. Después de comidas y cenas copiosas, tomar una infusión puede ayudar a depurar el cuerpo y a eliminar líquidos. Te sentirás menos pesado.

5. Come despacio

Masticando lentamente, además de degustar los alimentos, sentirás la sensación de estar lleno. Así evitarás los atracones de comida y ayudarás al cuerpo a realizar mejor la digestión.

Cocinar comida saludable en Navidad

Generalmente, en Navidad se consumen alimentos con alta contenido en grasas. Por eso, sólo tienes que modificar un poco el menú y cambiar algunos alimentos por otros más saludables. Cocinar comida saludable en estas fiestas te va a permitir tener una digestión más saludable:

  • Sustituir algunos alimentos por otros similares con menor contenido calórico y de grasa. La preparación también puede marcar la diferencia, mejor los alimentos al vapor que fritos. Además, también es importante controlar las cantidades de sal.
  • Incluir entre los platos principales ensaladas o mariscos.
  • Como primeros platos incluir cremas o sopas y alimentos horneados con verduras. Es una manera de eliminar una alta cantidad de grasas saturadas del menú navideño.
  • De postre introduce frutas como la piña, que contiene propiedades diuréticas. Pero si tu debilidad son los dulces, compra aquellos sin azúcares añadidos.

Ahora ya tienes unos tips para disfrutar de estas fiestas de una forma un poco más saludable. ¡Cuida siempre la alimentación, incluso en Navidad!

Alimentos que debes evitar si estás embarazada

El tipo de alimentación a seguir, si estás embarazada, es un factor importante porque algunas comidas y bebidas podrían acabar por no ser buenos para el bebé. Y no nos referimos simplemente al alcohol, sino a otro tipo de ingredientes. En apariencia son inocuos pero afectan negativamente al organismo. A continuación, te queremos indicar los alimentos que debes evitar si te encuentras embarazada, así como otros errores frecuentes que no querrás cometer.

Listado de alimentos que debes evitar

En realidad, son muy pocos los alimentos que debes evitar si estás embarazada. Más que alimentos en si mismos, se trata más bien de ingredientes poco recomendables o que no pueden consumirse de determinados modos. Los siguientes alimentos son perjudiciales para el desarrollo del feto:

  • Las bebidas alcohólicas se encuentran absolutamente prohibidas.
  • Los pescados que puedan contener mercurio. Ese es el caso de los peces grandes y depredadores que tienden a vivir más tiempo y pueden adquirir más cantidad de mercurio. Entre ellos encontramos: el tiburón, el pez espada, la caballa, el atún fresco o congelado, la lubina, jurel, marlín y mojarra. No es recomendable comerlo crudo, por lo que, durante un temporada debes evitar el sushi y los ahumados.
  • Esta condición también se extiende al marisco, los huevos y la carne. Los alimentos poco hechos pueden ser portadores de la toxoplasmosis. También aconsejable prescindir del hígado, porque el exceso de vitamina A puede ser dañina para el embrión.
  • Los patés y los embutidos, así como los quesos frescos y los elaborados con leche cruda.
  • La cafeína y los refrescos azucarados tampoco son recomendables.
  • Las frutas y hortalizas crudas siempre bien lavadas porque pueden contener pesticidas.
  • La leche siempre mejor pasteurizada.

Comer de forma saludable durante el embarazo

No todo son alimentos prohibidos para las embarazadas. Además, a medida que el embarazo avanza, la dieta se debe ir modificando para hacer llegar al bebé aquellos alimentos óptimos para su desarrollo. Se trata de comer de forma saludable, manteniendo una dieta sana y equilibrada.

Como hemos comentado anteriormente, con el avance del embarazo la dieta debe modificarse. A partir del cuarto mes se recomienda incrementar el consumo de carne, pescado, huevos y proteínas en general. También aumentar el consumo de productos ricos en calcio para prevenir problemas óseos. No te olvides de tomar Omega 3, que es un ácido graso muy beneficioso para el embarazo y la lactancia.

Llevar un control de los alimentos que ingieres, no debería conducir a una obsesión por seguir una dieta estricta para no engordar. Lo ideal en una embarazada sería incrementar la ingesta calórica entre 200 y 300 calorías por día. De esta manera aumentarás entre 9 y 15 kilos durante todo el embarazo.

Otros hábitos poco recomendables para las embarazadas

Los antojos y el ejercicio son hábitos a controlar cuando se está embarazada. Por una parte, los antojos son fruto de la ansiedad y los cambios hormonales. Suelen presentarse en ingestas de alimentos ricos en azúcares e hidratos de carbono. Por este motivo no hay que obsesionarse con los antojos. Por otra parte, no se recomienda dejar por completo de hacer ejercicio. Solamente tendrás que adaptarlo para seguir disfrutando de sus beneficios para la salud.

Ante cualquier duda sobre el embarazo, consulta a tu médico particular y plantéale tus preocupaciones.

Consejos para trabajar en una oficina saludable

Para evitar lesiones por el mal uso de los elementos de la oficina o realizar posturas incorrectas, es imprescindible trabajar con comodidad. Esto se consigue gracias a una buena disposición del mobiliario, el correcto uso del teclado y el ratón o una buena iluminación. Con unos pequeños cambios, se puede conseguir una oficina saludable y los trabajadores lo agradecerán.

Consejos para hacer del espacio de trabajo una oficina saludable

A continuación, te damos unos consejos muy útiles para conseguir una oficina saludable y mejorar el bienestar de los trabajadores:

  1. Los colores claros favorecen la concentración. En la medida de lo posible, se deben utilizar colores claros para evitar contrastes. La harmonía cromática favorece la concentración.
  2. Realizar pausas durante la jornada laboral. Una manera de evitar lesiones es aprovechar este break para realizar estiramientos.
  3. La iluminación debe ser la correcta para evitar la fatiga visual o el dolor de cabeza. Se debe utilizar un buen sistema de iluminación.
  4. La temperatura ambiental es importante. Se recomienda una temperatura entre los 20 y los 24 grados.
  5. Trabajar en equipo. Es mejor diseñar espacios que favorezcan las tareas en grupo frente a los individualizados.
  6. Evitar los malos olores en la oficina. El olor debe ser agradable, fresco y neutro.
  7. Incorporar plantas para mejorar el ambiente de trabajo y su calidad.

Más consejos de tu zona de trabajo personal

  1. La silla es la mejor aliada del trabajador. Es importante ajustar su altura hasta colocar brazos y cuerpo de forma correcta. Las extremidades deben formar un ángulo superior a 90 grados. El respaldo debe ser reclinable para permitir el apoyo correcto de las lumbares. El asiento debe ser estable, proporcionando libertad de movimiento y procurándole una postura confortable.
  2. El apoyo de los pies en el suelo es importante. El ángulo correcto de las piernas con los pies apoyados en el suelo ha de ser de 90 grados. Dependiendo de las características de cada persona, se puede utilizar un reposapiés en el caso que las piernas no lleguen al suelo.
  3. Limpieza y organización de los elementos de la mesa de trabajo. Se debe evitar el almacenamiento innecesario de materiales que impidan trabajar con fluidez y comodidad. Utilizar el material necesario para el día a día, colocados de tal manera que no se realicen movimientos forzados.
  4. Utilizar cajoneras móviles para aumentar las posibilidades de organización disponiendo, a la vez, de una mayor movilidad dentro del espacio de trabajo.
  5. Las dimensiones de la mesa de trabajo deben ser suficientes para poder colocar los elementos de trabajo. El espacio debe ser el suficiente para permitir a los trabajadores su comodidad en el espacio de trabajo.
  6. El teclado y el ratón son imprescindibles. El teclado debe tener una inclinación entre los 0 y los 25 grados. La posición ideal de uso del ratón es formando una línea recta entre la mano, muñeca y antebrazo.
  7. Colocar correctamente la pantalla. Debe ser legible desde cualquier ángulo de visión y colocada perpendicularmente a las ventanas y a todas las fuentes de luz para evitar reflejos.

Cómo evitar las agujetas al hacer deporte

Cuando empiezas a hacer deporte o a practicar un ejercicio nuevo es normal tener agujetas. A continuación, te explicamos el por qué de las agujetas y cómo evitarlas al hacer deporte.

Las agujetas son ese dolor muscular que suele aparecer entre un día o dos después de haber entrenado. Puede tener varios grados: desde una leve molestia hasta un dolor incapacitante. Las agujetas van muy ligadas al ejercicio porque aparecen en estos casos:

  • cuando estamos comenzando a practicar deporte
  • al entrenar de una forma diferente (por ejemplo, pasar del running a las pesas)
  • si se trabaja un músculo diferente al habitual

¿Qué son las agujetas?

Muchas son las opiniones de expertos acerca del origen de las agujetas. Se creía, en un principio, que se formaban por la creación de pequeños cristales de ácido láctico liberados en las fibras musculares debido al estrés sometido en los músculos durante el ejercicio físico.

Sin embargo, en este momento los expertos están de acuerdo que las agujetas se producen por las microrroturas musculares. Posteriormente al entrenamiento deportivo, el cuerpo repara estas roturas gracias al descanso y al uso de los nutrientes.

¿Cómo y por qué tenemos agujetas?

Este dolor muscular post-entrenamiento es algo totalmente normal que sucede a prácticamente todas las personas después de entrenar o de comenzar un entrenamiento nuevo. Responde al hecho de que hemos pedido a nuestro cuerpo un sobreesfuerzo al que no está acostumbrado. Las agujetas son su respuesta.

Generalmente suelen aparecer en las 24 o 48 horas posteriores al ejercicio. Y suelen desaparecer gracias al reposo y a la correcta hidratación después del entrenamiento. Aunque suele ser una leve molestia que permanece durante unas horas o unos días, se debe distinguir con una posible lesión causada por el entrenamiento.

Algunos tips para evitar las agujetas

Evitar las agujetas puede resultar complicado cuando empezamos a practicar un nuevo deporte. Estos consejos te ayudarán a que las agujetas sean menos molestas:

  • Comenzar siempre a hacer deporte de forma progresiva: lanzarse a hacer 10 kilómetros sin haber corrido con anterioridad, asegura la formación de agujetas al día siguiente. Es muy importante seguir un principio de progresión para ir acostumbrando al cuerpo al nuevo esfuerzo.
  • No olvidar nunca el calentamiento: se debe invertir al menos cinco minutos del entrenamiento para poner el cuerpo a punto y poder rendir al nivel deseado. Caminar a buen paso y realizar ejercicios de movilización de las articulaciones puede resultar un buen calentamiento. Así se evitarán agujetas y lesiones durante el entrenamiento.
  • Estirar después de entrenar: ocupar los últimos diez minutos del entrenamiento va a permitir volver a la calma de forma progresiva. Los estiramientos favorecen la recuperación muscular y evitar que las agujetas sean con más intensidad al día siguiente.
  • Hidratar y nutrir el cuerpo de forma adecuada: después del entrenamiento es recomendable recuperar la fibra muscular con alimentos ricos en hidratos de carbono. Cuidar la hidratación antes, durante y después del ejercicio físico facilita la recuperación muscular y se evitan posibles calambres y lesiones.

Trabajar a tiempo completo puede ser malo para el cerebro

El trabajo es un estimulante de la actividad que se produce en el cerebro y ayuda a mantener las funciones cognitivas en las personas adultas. Sin embargo, trabajar a tiempo completo o en exceso puede ser una de las principales causas de fatiga y estrés físico o mental.

El Instituto Melbourne de Economía Aplicada e Investigación Social publicó un estudio donde confirmaba que trabajar más de 25 horas semanales podía afectar la inteligencia en personas de más de 40 años. De acuerdo con el estudio, 25 horas a la semana es el tiempo óptimo que debe dedicarse al trabajo para el funcionamiento cognitivo. Pero trabajar menos también es nocivo para la agilidad del cerebro, tanto de hombres como de mujeres.

Trabajar a tiempo completo a partir de los 40 años

Conforme una persona se hace adulta, su desarrollo del intelecto también evoluciona de manera diferente. A partir de los 20 años, procesamos información externa pero no al mismo ritmo que en la adolescencia. Al cumplir los 30 años, empieza a decrecer la capacidad para utilizar habilidades, conocimiento y experiencias.

Es a partir de los 40 años, cuando la mayoría de las personas comienzan a obtener resultados relativamente menos buenos en la memoria, el reconocimiento espacial y la agilidad mental. Antes de los 40, el cuerpo puede resistir todas las horas extra que se le quieran pedir. Después, ni siquiera el horario habitual de 40 horas semanales resulta ser una buena idea.

La ciencia detrás de esto

La economía actual nos está forzando a trabajar más horas que generaciones anteriores, pero la mente a partir de los 40 años, no está preparada para el estrés o la rutina laboral para trabajar a tiempo completo.

El efecto negativo del estrés en nuestra mente nos afecta a través de hormonas, producidas por la glándula suprarrenal en respuesta al estrés. Estas hormonas pueden afectar la memoria a corto plazo, la concentración y el pensamiento racional.

No obstante, otros factores se atribuyen a este proceso de decrecimiento intelectual a partir de los 40 años. El más importante de estos factores es el cuidado o la responsabilidad hacia al menos una persona (su padre o su hijo), además de trabajar tiempo completo. Es decir, como tener un empleo después del empleo habitual, en el que pocas veces hay oportunidad para descansar.

El factor sueño

Dormir y descansar la mente es importante para soportar una semana completa de trabajo. La recomendación más extendida entre los profesionales es la de dormir entre 7 o 8 horas diarias. La capacidad para aprender y recordar conceptos o situaciones dependen de cuánto dormimos y del tiempo que tenemos para divertirnos.

El trabajo es necesario

Trabajar menos horas suena bastante tentador, pero hay una economía personal de la que dependemos que generalmente nos obliga a realizar grandes jornadas de trabajo. Además, muchas personas con 40 años o más no se plantean trabajar menos aunque pudieran, ya que para ellos es un estímulo necesario.

Por eso muchas empresas se plantean la flexibilidad horaria de sus empleados para lograr una mayor productividad. Porque cuando una persona valora la calidad de vida, también tiene en cuenta valorar su felicidad dentro del puesto de trabajo.

Qué alimentos deberías evitar en el caso de llevar brackets

La primera pregunta que se plantean los pacientes a los que se les coloca una ortodoncia con brackets es la de qué alimentos van a poder comer y cuales no. Llevar brackets no es sinónimo en absoluto de tener que comer purés, sopas u otros alimentos blandos durante todo el tratamiento, pero sí es cierto saber qué se debe comer y qué evitar para alcanzar unos resultados óptimos y acelerar el proceso.

Dos de las principales preocupaciones del paciente a lo largo de todo el tratamiento debería ser: prevenir el daño a los brackets y mantener una correcta higiene bucal.

Dieta blanda en las primeras semanas que te colocan brackets

Cuando se colocan los brackets por primera vez, es normal que el paciente sufra molestias que vienen asociadas a la presión que estos aparatos ejercen sobre los dientes para tratar de moverlos (algo que también ocurrirá cada vez que el paciente pase por el dentista para ajustar el aparato). Durante este periodo inicial, se recomienda llevar una dieta más blanda de lo habitual para reducir siempre que sea posible las molestias ocasionadas por la masticación.

El paciente debería decantarse por alimentos de textura suave y tierna que prácticamente se deshagan en la boca y no obliguen a masticar ni a hacer fuerza excesiva con los dientes. Por ejemplo, se podría optar por los siguientes alimentos:

  • cremas y purés
  • alimentos cocidos
  • sopas frías o calientes
  • pescados
  • carnes guisadas o más tiernas como la de pollo
  • ensaladilla rusa
  • frutas (las más maduras o en compota)

Alimentos a evitar cuando llevas brackets

Como norma general se debería prescindir de todos aquellos alimentos fibrosos, duros, pegajosos o demasiado ácidos.

Con el tiempo, y pasadas las primeras semanas en las que el paciente se acostumbra a los brackets, se podrían ir incorporando otro tipo de alimentos, pero tomando siempre algunas precauciones. Es aconsejable prescindir de todos aquellos alimentos que por su textura son susceptibles de dejar restos como, por ejemplo:

  • las carnes fibrosas como la ternera o el conejo
  • los alimentos pegajosos como chucherías, caramelos gomosos o chicles
  • los quebradizos, que pueden fracturarse en pequeñas partes e incrustarse en los dientes
  • alimentos como el pan tostado, las galletas o los frutos secos son especialmente propensos a quedarse entre los dientes

Consejo para evitar infecciones: extremar la higiene

Las morfología de los brackets hacen que la higiene bucal sea bastante complicada y, por lo tanto, sea fácil que los restos de comida se acumulen entre los dientes. En otras ocasiones, los brackets pueden causar llagas o irritaciones debido al roce que se produce entre estos aparatos y las mucosas bucales.

Por lo tanto, para evitar infecciones y males mayores, es recomendable una buena higiene bucal diaria incidiendo más en el cepillado habitual (utilizando cepillos interproximales, sedas dentales o irrigadores) junto a una dieta adaptada a las características de cada persona. Como hemos visto, la dieta en la ortodoncia con brackets se ve poco alterada; sólo hay que evitar ciertos alimentos perjudiciales o propensos a quedarse acumulados entre los dientes.

La economía colaborativa impacta en el mundo de las aseguradoras

La economía colaborativa aparece como una oportunidad sostenible de desarrollo económico permitiendo una mayor participación de los ciudadanos. Está experimentando tasas de crecimiento muy rápidas obligando a muchos negocios a reinventarse. Y las aseguradoras son uno de estos negocios, donde ven la economía colaborativa como una oportunidad de negocio y no como un enemigo a batir.

De dónde surge el concepto de economía colaborativa en los seguros

Actualmente están teniendo un gran auge los seguros P2P (peer-to-peer), como un nuevo concepto de seguro que permite a un grupo de asegurados reducir los costes de su seguro. Gracias a las redes sociales, se buscan y forman grupos de personas que tienen un mismo tipo de seguro. Todos sus miembros acuerdan compartir la prima de su seguro para apoyarse económicamente si un miembro del grupo da un parte. Si al final del año los partes no exceden la prima habitual, entonces todo el grupo se beneficia de un ahorro en las prima de su seguro personal.

Todo hacía entender que el concepto de seguros colaborativos había surgido por la necesidad de ahorrar en los costes. Pero la realidad es que este concepto surgió por el elevado número de partes de daños (incluidos los fraudes) que se dieron en Alemania en 2010.

Este concepto de seguros P2P lo que implica es un menor número de asegurados con un perfil de riesgo similar. Por lo tanto, florece un mayor sentido de responsabilidad hacia el grupo al que pertenecen los asegurados que automáticamente hace reducir el número de fraudes.

La virtud que presenta este modelo de seguro es que tiene menores costes para la aseguradora ya que las reclamaciones pequeñas se solucionan con la prima del grupo y la venta de seguros es más económica gracias un crecimiento viral que facilita la red social.

El futuro de la economía colaborativa en los seguros

En el futuro, todos estos modelos de seguros P2P se personalizarán cada vez más para cubrir mejor las necesidades de cada cliente. Abarcarán todos los ámbitos de seguros: médicos, del automóvil, del hogar, entre otros.

Como comentábamos antes, la economía colaborativa supone una revolución porque la idea de las compañías produciendo y personas consumiendo se está rompiendo y ahora cualquiera puede erigirse ya sea en consumidor o productor. El eje ahora es el acceso, no el tener.

El poseer es visto solo como algo positivo si es con la intención de compartirlo a través de las redes P2P. Surgen así estos nuevos modelos de negocio muy rentables, donde los productos o los servicios ya no son los pilares de las empresas sino que deberían disponer de plataformas donde los “prosumidores” puedan ofrecer o consumir ayudando así a la comunidad.

Pruebas médicas que todo hombre debería hacerse

Cada vez más se están extendiendo, dentro del ámbito de la analítica, las pruebas médicas específicas a través de las cuales el médico de cabecera controla de manera personal el estado del paciente y puede predecir un diagnóstico de futuro. En contraposición, todavía existen esos chequeos médicos generales que, en muchas ocasiones, provocan más alarma en el paciente que otra cosa.

Para prevenir un mal mayor, todo hombre debería realizarse a partir de cierta edad una serie de pruebas médicas como medida de control y prevención.

Pruebas médicas imprescindibles como medida de prevención

  • Diabetes

Edad recomendada: normalmente a partir de los 45 años a menos que existan síntomas de riesgo en el paciente (sobrepeso, colesterol o antecedentes familiares).

Cómo se realiza la prueba: con la medición de la glucosa en plasma o mediante una prueba donde se mide la hemoglobina A1C.

  • Índice de masa corporal

Edad recomendada: no existe una edad predeterminada porque es un índice esencial para conocer nuestro estado de salud.

Cómo se realiza la prueba: la puede realizar un facultativo mediante los chequeos universales que realiza el paciente o calculándolo en casa de una manera muy sencilla: dividiendo el peso (en kilogramos) por la estatura (en metros) al cuadrado.

  • Enfermedades de transmisión sexual (ETS)

Edad recomendada: en la adolescencia, a partir de los 15 años o cuando se haya realizado sexo sin protección.

Cómo se realiza la prueba: con un rutinario análisis de sangre.

  • Presión arterial

Edad recomendada: a partir de los 18 años.

Cómo se realiza la prueba: se puede acudir a la farmacia o optar por comprar una tensiómetro de uso personalizado.

  • Colesterol

Edad recomendada: a partir de los 20 años y con una periodicidad cada 4 años. En el caso de ser una persona fumadora, diabética o con la presión alta, este control debe realizarse con más asiduidad.

Cómo se realiza la prueba: con un simple análisis de sangre.

  • Colonoscopia

Edad recomendada: se recomiendo a partir de los 50 años y con una periodicidad de 10 años. En el caso de antecedentes familiares con enfermedades, se debe aumentar la frecuencia del control.

Cómo se realiza la prueba: consiste en la exploración del intestino en busca de indicadores anormales por medio de la introducción de una cámara por el ano. Es una prueba sencilla y menos dolorosa de lo que parece.

  • Examen de cáncer de próstata

Edad recomendada: generalmente a partir de los 50 años con un frecuencia cada 2 años o a partir de los 45 años en caso de antecedentes familiares.

Cómo se realiza la prueba: de manera estandarizada se controla por medio de un análisis de sangre donde se miden los antígenos de la próstata, pero en muchas ocasiones es una prueba errónea porque marca niveles inexactos. Ante una situación así, lo mejor es acudir a un especialista que realizará un examen digital del recto.

Guía para elegir un seguro médico

Elegir un seguro médico no es una tarea sencilla. Las necesidades varían en función de las personas y para satisfacerlas existen múltiples modalidades de seguros. A la hora de elegir el seguro médico que vamos a contratar debemos prestar atención a diversos puntos y conceptos. De este modo, antes de decantarnos por contratar un seguro u otros, conseguiremos tener claro los pros y los contras.

En primer lugar vamos a ver qué clases de seguros médicos existen. A nivel general, podemos encontrar tres clases de seguros:

Tipos de seguro médico

Seguros médicos de cuadro médico o reembolso

Los seguros de cuadro médico son aquellos donde el asegurado puede elegir el médico y los hospitales que más le convenga dentro de los concertados por la entidad aseguradora a través del cuadro médico.

Los seguros de reembolso de gastos son aquellos seguros que permiten que el asegurado elija libremente el centro y el médico, fuera del cuadro médico de la compañía. El asegurado abonará la factura y la compañía le reembolsará un porcentaje elevado de los gastos.

Los seguros mixtos de reembolso permiten acudir a cualquier médico dentro del cuadro médico de la compañía. En estos casos el asegurado no deberá hacerse cargo de los gastos ya que lo hace directamente la entidad aseguradora, cubriendo el 100% de los gastos. Mientras que se mantiene el seguro de reembolso para ciertos especialistas como pueden ser ginecología o pediatría.

Seguros médicos básicos o completos

Los seguros médicos completos son los que ofrecen la máxima cobertura asistencial, incluida la hospitalización e intervenciones quirúrgicas.

Los seguros médicos básicos ofrecen coberturas más limitadas y normalmente no incluyen la hospitalización ni las operaciones.

Seguros médicos con copagos o sin copagos

El copago está cada vez está más extendido. Se trata de una cantidad monetaria que el asegurado deberá abonar por cada servicio médico realizado. Las primas de los seguros variarán en función de si se opta por un seguro médico con copago o sin él. El sistema de copagos depende también de cada aseguradora. Algunas apuestan por un copago fijo, otras ofrecen sistema de copagos progresivo, donde el coste a pagar varía en función del número de actos o servicios médicos realizados.