Entradas

Mutualidades de previsión social y Declaración de la Renta de las Personas Físicas

Ya se ha abierto el periodo para presentar la Declaración de la Renta de las Personas Físicas. Cómo cada año, el contribuyente podrá beneficiarse de reducciones en la base imponible general gracias a las aportaciones y contribuciones en los siguientes sistemas de previsión social:

  1. Planes de pensiones
  2. Mutualidades de previsión social
  3. Planes de previsión asegurados
  4. Planes de previsión social empresarial
  5. Primas de seguros privados que cubran el riesgo de gran dependencia

A continuación, queremos aclarar en qué casos es posible beneficiarse de las reducciones por aportaciones a mutualidades de previsión social.

 

Reducciones en la Declaración de la Renta de las Personas Físicas

En cualquiera de los siguientes supuestos, los contribuyentes a mutualidades de previsión social podrán beneficiarse en la Declaración de la Renta de las Personas Físicas:

 

Profesionales no integrados en la Seguridad Social (art. 51.2 a) 1º Ley)

Profesionales no integrados en alguno de los regímenes de la Seguridad Social. También se benefician sus cónyuges y familiares consanguíneos en primer grado, así como los trabajadores de las citadas mutualidades. Todos estos supuestos quedan ordenados en el artículo 8.6 del Real Decreto Legislativo 1/2002, de 29 de noviembre, de la Ley de Regulación de los Planes y Fondos de Pensiones.

 

Empresarios y profesionales integrados en la Seguridad Social (art. 51.2 a) 2º Ley)

Empresarios individuales o profesionales integrados en cualquiera de los regímenes de la Seguridad Social, sus cónyuges y familiares consanguíneos en primer grado. Como en el caso anterior, también los trabajadores de las citadas mutualidades. Todo previsto en el artículo 8.6 del Real Decreto Legislativo 1/2002, de 29 de noviembre, de la Ley de Regulación de los Planes y Fondos de Pensiones.

 

Trabajadores por cuenta ajena (art. 51.2 a) 3 Ley)

También se benefician los trabajadores por cuenta ajena o socios trabajadores. Se incluyen las contribuciones del promotor que les hubiesen sido imputadas en concepto de rendimientos del trabajo, de acuerdo con lo previsto en la disposición adicional primera del Real Decreto Legislativo 1/2002, de 29 de noviembre.

 

Mutualistas colegiados que sean trabajadores por cuenta ajena (D.A. 9ª Ley)

Se podrán desgravar las cantidades abonadas de contratos de seguro, concertados con las mutualidades de previsión social que tengan establecidas los correspondientes Colegios Profesionales. Los mutualistas colegiados que sean trabajadores por cuenta ajena, sus cónyuges y familiares consanguíneos en primer grado. También los trabajadores de las mutualidades de acuerdo al artículo 8.6 del Real Decreto Legislativo 1/2002, de 29 de noviembre.

 

Deportistas profesionales y deportistas de alto nivel (D.A. 11.dos Ley)

El mundo del deporte también tiene sus beneficios. Los deportistas profesionales y de alto nivel pueden desgravarse las aportaciones a la mutualidad de previsión social de deportistas profesionales. Pueden hacerlo aunque hayan finalizado su vida laboral como deportistas profesionales o hayan perdido la condición de deportistas de alto nivel. Estas aportaciones se podrán reducir en la base imponible según las contingencias previstas en el artículo 8.6 del Real Decreto Legislativo 1/2002, de 29 de noviembre.

Beneficios para un autónomo de pertenecer a una mutualidad

La elección de ser autónomo siempre puede ser un camino lleno de baches y complicaciones. Sobre todo, cuando el autónomo cae enfermo ya que, en ese periodo de ausencia laboral, la persona deja de recibir ingresos. Por este motivo, queremos hablar de los beneficios para un autónomo de pertenecer a una mutua.

 

¿Qué es una mutua?

Las Mutuas Profesionales son asociaciones empresariales encargadas de la gestión de las contingencias de accidentes de trabajo y enfermedades de los trabajadores autónomos o de empresas. Las principales características de estas asociaciones son:

  • Entidades gestoras de la Seguridad Social sin ánimo de lucro
  • El empresariado asociado a una mutua se responsabiliza de la gestión económica de ésta
  • Dependen del Ministerio de Empleo y Seguridad Social

Las Mutuas no son compañías aseguradoras. Surgieron por iniciativa de empresarios que se asociaron con el fin de asegurar la responsabilidad de indemnizar a los trabajadores que tuvieran accidentes laborales.

 

Beneficios para un autónomo de darse de alta en una mutua

Las mutuas ayudan en el momento en el cual un autónomo cae enfermo o es causa de una baja por accidente laboral. Los beneficios para un autónomo por la pertenencia a una mutualidad son los siguientes:

  • Asistencia sanitaria en las instalaciones propias de la Mutua. Diagnósticos y terapias necesarias (tratamientos médicos y quirúrgicos, prótesis, cirugía reparadora, prescripciones farmacéuticas, etc.) en caso de enfermedad
  • Otras prestaciones para la recuperación tras un accidente. Rehabilitación y, si fuera necesario, posterior orientación y formación profesional para la readaptación laboral
  • Si debido a un accidente el autónomo no puede volver a su puesto de trabajo habitual, la Mutua ofrece reorientación laboral en otras áreas profesionales, para poder optar a un nuevo puesto de trabajo
  • Prestación económica derivada del accidente de trabajo y enfermedad
  • Prestación económica derivada de la incapacidad temporal por enfermedad común

¿Qué es más barato? una Mutua o la Seguridad Social

Las tarifas para cotizar tanto por accidentes de trabajo como por enfermedades profesionales son muy parecidas entre una Mutua o la Seguridad Social. Eso sí, la ventaja de asociarse a una Mutua reside en los recursos que tienen para acelerar los procesos de prestación económica y sanitaria.

 

Procedimiento en caso de accidente o enfermedad laboral

Cuando el autónomo cae enfermo, lo primero de todo es acudir al médico de cabecera y cursas la baja por enfermedad común o laboral. El médico será el encargado de enviar toda la información a la Mutua. Si la baja es causada por accidente, ya sea en el centro de trabajo o de camino al trabajo, lo principal es acudir a la Mutua para ser atendido. Después, con el informe en mano, se debe cursar la baja oficialmente a través del médico de cabecera.

La Mutua no tiene la potestad real para dar bajas o altas. Lo único que hacen es gestionar el proceso de baja que da el médico de cabecera. Además, hace el seguimiento y pone todos los medios necesarios para acelerar la recuperación del autónomo.

¿Qué se considera accidente laboral según la legislación vigente?

La definición de accidente laboral queda recogido en el artículo 115 del Real Decreto Legislativo 8/2015, de 30 de octubre, texto refundido Ley General de la Seguridad Social.

¿Qué es un accidente laboral?

Un accidente de trabajo es toda lesión corporal del trabajador. Para que un accidente sea considerado como tal, debe cumplir los siguientes puntos:

  • Que el trabajador sufra una lesión corporal. Se entiende por lesión todo daño corporal causado por una herida, golpe o enfermedad. Se considera también lesión corporal las secuelas o enfermedades psíquicas o psicológicas.
  • Que la lesión sea causada con ocasión de un trabajo por cuenta ajena.
  • Que exista una relación de causalidad entre la lesión y la realización del trabajo.

En la legislación se establece que la simple presencia de una lesión no constituye, por sí sola, accidente de trabajo.

¿Qué es considerado accidente laboral?

Tienen consideración de accidente laboral los siguientes supuestos:

  • El que se sufra durante el trayecto de ir al trabajo o volver del trabajo.
  • Los que sufra la persona trabajadora desempeñando cargos electivos de carácter sindical.
  • Los ocurridos cumpliendo las tareas ordenadas por el empresario o bien espontáneamente en interés del buen funcionamiento de la empresa.
  • Los ocurridos en actos de salvamento.
  • Las enfermedades que se contraigan con motivo de la realización del trabajo.
  • Las enfermedades que se agraven como consecuencia de una lesión laboral.
  • Las lesiones psíquicas que sufra la persona trabajadora durante el tiempo y en el lugar del trabajo como, por ejemplo, el estrés laboral, el agotamiento psíquico y el mobbing laboral.

Cuando no se consideran accidentes laborales

No son considerados accidentes de trabajo los siguientes supuestos:

  • Aquellos accidentes debidos a imprudencia temeraria del trabajador. Por imprudencia se considera cuando el accidentado ha actuado de manera contraria a las normas de forma reiterada y notoria en materia de seguridad e higiene.
  • Los debidos a fuerza mayor al trabajo, es decir, cuando no guarde relación alguna con el trabajo que se realiza en el momento del accidente.
  • Accidentes provocados voluntariamente por el trabajador para recibir la prestación correspondiente.
  • Accidentes derivados de la actuación de otra persona.

Seguros para autónomos que debes conocer

Es evidente que la vida laboral de un trabajador por cuenta ajena es muy diferente que la de un trabajador por cuenta propia. Cada una tiene sus ventajas y desventajas y hay personas que no cambiarían una situación por la otra. Pero en las coberturas en caso de enfermedad y/o accidente y prestaciones sí que existen diferencias y los autónomos, por norma general, están más desprotegidos. Es por ello que es importante conocer los seguros para autónomos que existen.

Seguros para autónomos

Baja laboral

Seguro que más de una vez has oído decir a un autónomo “es que no me puedo ni poner enfermo”. Incluso puede ser que tú lo hayas dicho en alguna ocasión. Esto es porque la cuantía que recibe un trabajador autónomo en caso de baja médica o incapacidad es, en términos generales, menor. El hecho de que un trabajador autónomo tenga que abandonar su trabajo habitual por enfermedad o accidente le conlleva una reducción importante de sus ingresos.

Ante esta situación es muy recomendable que el trabajador autónomo tenga un seguro de Baja Laboral que le sirva para poder compensar el descenso de ingresos que va a tener mientras está de baja. Estos seguros acostumbran a dar al trabajador una cuantía diaria previamente estipulada.

Accidentes

El seguro de Accidentes es muy aconsejable en los casos en los que el trabajador autónomo realice una actividad en la que el riesgo de sufrir un accidente sea alta.

Debemos tener en cuenta que en estos casos el Seguro de Accidentes se le puede sumar al de Baja Laboral o el de Incapacidad Laboral Temporal y percibir dos pagas.

Seguro de vida

Si un autónomo quiere cubrir a su familia el día que no esté es necesaria la contratación de un seguro de vida. En caso de no hacerlo es muy probable que, en caso de viudedad, su pareja cobre unos 195 euros de pensión.

Los seguros de vida tienen muchas y muy distintas coberturas. Los básicos incluyen una determinada cantidad en caso de fallecimiento o incapacidad permanente. Otros pueden incluir otras garantías como, por ejemplo, el subsidio por incapacidad temporal.

Seguro de salud

El seguro de salud le sirve al trabajador autónomo para ampliar la cobertura sanitaria pública. En muchos casos incluye, desempleo, subsidios de hospitalización, coberturas dentales, etc.

Además, también tiene ventajas fiscales.

Otros seguros para autónomos

Además de los seguros señalados existen otros como:

  • Seguro de jubilación
  • Seguro de responsabilidad civil
  • Seguros de cobertura de negocio.

Derechos y obligaciones de los trabajadores en prevención de riesgos laborales

Tanto los trabajadores como los empresarios tienen una serie de derechos y obligaciones en materia de prevención de riesgos laborales; una materia muy importante puesto que disminuir la siniestralidad laboral es uno de los grandes retos actuales. En este artículo vamos a abordar los derechos y obligaciones de los trabajadores en prevención de riesgos laborales.

Derechos y obligaciones de los trabajadores en prevención de riesgos laborales

Derechos de los trabajadores en prevención de riesgos laborales

La Constitución Española dice en el segundo epígrafe del artículo 40 que “Los poderes públicos fomentarán una política que garantice la formación y readaptación profesionales; velarán por la seguridad e higiene del trabajo y garantizarán el descanso necesario, mediante la limitación de la jornada laboral, las vacaciones periódicas retribuidas y la promoción de centros adecuados”.

El artículo 14.1 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales (31/1995) añade que “Los trabajadores tienen derecho a una protección eficaz en materia de seguridad y salud en el trabajo”.

Esto quiere decir que el empresario debe velar en todo momento por la seguridad y salud de sus trabajadores en todos los aspectos relacionados con el trabajo. Además, el coste de las medidas relacionadas con la seguridad y la salud en el trabajo deben recaer sobre el empresario, en ningún caso sobre el trabajador.

Obligaciones de los trabajadores en prevención de riesgos laborales

La Ley de Prevención de Riesgos Laborales antes citada, en su artículo 29 establece que el trabajador debe cumplir las siguientes obligaciones en materia de prevención de riesgos laborales:

  • Velar por su propia salud y seguridad en el trabajo y por la de aquellas personas que se puedan ver afectadas por la actividad profesional llevada a cabo.
  • Usar de forma adecuada los aparatos, máquinas, herramientas, equipos de transporte y, en general, todos los instrumentos que requiera para llevar a cabo su actividad profesional.
  • Utilizar de forma correcta los medios y equipos de protección necesarios para desarrollar su trabajo.
  • Utilizar correctamente los dispositivos de seguridad existente.
  • Informar con carácter inmediato a los superiores de cualquier situación susceptible de entrañar un riesgo para la salud y la seguridad de los trabajadores.
  • Cumplir con las obligaciones establecidas por las autoridades competentes y cooperar con el empresario cumpliendo las medidas para garantizar unas condiciones de trabajo seguras.

El incumplimiento de las obligaciones establecidas por parte de los trabajadores tiene la consideración de incumplimiento laboral.

Ventajas fiscales del seguro de salud

Los seguros de salud nacen como alternativa a las coberturas de la sanidad pública, ofreciendo múltiples ventajas a los asegurados, como la libre elección de profesionales sanitarios, de hospitales y clínicas privadas, una mayor rapidez en las pruebas diagnósticas y una importante desgravación fiscal.

¿A quién beneficia el seguro de salud?

Las ventajas fiscales de contratar un seguro de salud repercuten en las empresas y en los autónomos. Existen ventajas fiscales cuando la contratación la realiza un autónomo o empresario para él, su familia o sus empleados.

¿Cuáles son los beneficios fiscales de un seguro de salud?

Las primas de seguro de enfermedad satisfechas por el contribuyente serán consideradas gastos deducibles en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF).

Ventajas fiscales del seguro de salud para los autónomos

Se establece que el límite máximo de deducción será de 500 euros o de 1500 para los miembros de la familia que tengan discapacidad.

La deducción se aplica a los seguros contratados por el autónomo, como también a los de sus familiares directos (cónyuge e hijos menores de 25 años) y el límite es individual, es decir, los 500 o 1500 euros anuales son para cada persona.

Igualmente se considerará gasto fiscalmente deducible el seguro de salud que contrate el autónomo para sus empleados.

Ventajas fiscales del seguro de salud para las empresas

Las empresas que contraten un seguro médico para sus empleados pueden deducir las pólizas de los seguros pagadas hasta un límite de 500 euros anuales por persona.

Este es un gasto fiscalmente deducible, como un gasto social en la declaración del Impuesto de Sociedades, pero no es considerado como un rendimiento del trabajador. Por lo tanto, sobre el coste o la cuantía del seguro se ahorrará el 30% de las cuantías sociales.

Se debe tener muy en cuenta que para poder obtener los beneficios fiscales correspondientes, el tomador del seguro debe ser obligatoriamente la empresa, a través de un seguro colectivo que incluya unas determinadas coberturas. Se admite la posibilidad de que al seguro base cada trabajador pueda aplicar una ampliación de esas coberturas, corriendo este con la sobre-prima correspondiente.

En el primer caso, el pago del seguro no se considerará retribución en especie salvo por los importes que excedan el límite de los 500 euros anuales. Si se aplicara la segunda opción, el límite de los 500 euros se mantiene pero, además, las primas pagadas por el trabajador para ampliar el seguro no serán desgravables.

Cuánto cobra un autónomo estando de baja

Que un autónomo se coja la baja parece, a día de hoy, de ciencia ficción. Y, a pesar de que sí que tiene derecho a la baja pagada, como los trabajadores asalariados, en este artículo veremos de dónde procede esta visión de los autónomos y la baja. La respuesta reside en cuánto cobra un autónomo estando de baja.

¿Cobra un autónomo estando de baja?

La respuesta, como ya hemos dejado intuir en el párrafo inicial, es sí. Los autónomos, de la misma manera que sucede con los trabajadores asalariados, tienen entre sus derechos laborales el acceso a baja en caso de incapacidad laboral o enfermedad.

Pero para un autónomo resulta más complicado coger una baja porque, como veremos a continuación, la cuantía de dinero que reciben acostumbra a ser muy justa, y si faltan al trabajo no hay nadie que realice su trabajo. Es decir, el propietario de un bar o un taxista, por ejemplo, si no acude a realizar su trabajo deja de recibir ingresos porque no tiene clientes. Mientras que en el caso de un asalariado, en la mayoría de los casos, su trabajo puede ser temporalmente asumido por un compañero o sustituto.

Cuánto cobra un autónomo estando de baja

Lo que cobra un autónomo estando de baja oscila entre el 60% y el 75% de su base de cotización. La diferencia percibida varía en función del tipo de baja, enfermedad común o accidente o enfermedad laboral- y los días de duración de ésta.

La cuantía de la prestación se calcula aplicando los porcentajes que veremos a continuación a la base reguladora. Ésta es la base de cotización del autónomo del mes anterior de la baja médica dividida entre 30.

Vamos a ver a continuación en qué caso cobra cada porcentaje:

  • En caso de enfermedad común o accidente no laboral se empieza a cobrar el 60% a partir del cuarto día del inicio de la baja hasta el 21. A partir del día 22 la prestación aumenta hasta el 75%.
  • En el caso de accidente o enfermedad laboral, se cobra el 75% de la base de cotización del mes anterior desde el primer día de la baja. Pero para poder acceder a esta prestación se debe haber abonado la cotización por contingencias profesionales de accidente de trabajo y enfermedades profesionales. Ésta es, en casi todos los casos, voluntaria e incrementa la cuota de autónomos entre un 0,1% y un 8,50%.

Es importante destacar que en el período de baja, sea éste por la causa que sea, el trabajador autónomo tiene que seguir abonando su cuota.

Ejemplo de cuánto cobra un autónomo estando de baja

Un trabajador autónomo que cotice por la base mínima, el primer mes, en caso de enfermedad común, cobrará 525.42 euros. Y, el resto, 656.78 euros. Ésta será la cantidad que cobrará desde el primer día en caso de tratarse de un accidente laboral. Si tenemos en cuenta que, tal como hemos indicado, debe seguir pagando la cuota de autónomo, le quedarán 264 euros netos el primer mes y 395.82 euros el resto de días.

Es por este motivo que muchos trabajadores autónomos contratan seguros privados para, en caso de tener que coger la baja, percibir una cuantía económica más alta que les permita hacer frente a sus gastos cotidianos. Consulta aquí la gran variedad de seguros para autónomos que te ofrece Previsora General.

Previsora General ofrece una amplia variedad de seguros para autónomos

Por todos es sabido que es conveniente que un autónomo cuente con un seguro para poder cubrir sus posibles bajas laborales por accidente y/o enfermedad. En este artículo te presentamos los seguros para autónomos que tiene Previsora General y una descripción de los mismos.

PG Autónomos

PG Autónomos es uno de los seguros para autónomos de Previsora General. El producto PG Autónomos ofrece un subsidio diario por enfermedad y/o accidente durante el tiempo en el que el profesional adscrito al régimen de autónomos no pueda desarrollar su actividad laboral a causa de una Incapacidad Temporal (IT). Se debe tener en cuenta, no obstante, que hay límites establecidos para determinadas patologías.

Lo que recibirá la persona mientras esté incapacitada para trabajar oscilará entre los 10 y los 300 euros al día. La cantidad a percibir variará en función de la franquicia y la profesión del asegurado. Entre las ventajas de este producto encontramos las siguientes:

  • No tiene carencia. Es decir, la cobertura empieza en el mismo momento en el que se da de alta la póliza.
  • La tramitación y el cuestionario de salud se pueden hacer fácilmente por teléfono. Previsora General se adapta a los horarios de la persona demandante.
  • Máximas ventajas fiscales
  • Existe la opción de revalorizar el seguro cada año con la finalidad de mantener el nivel de ingresos.

PG Autónomo Plus

Este producto es más amplio que el anterior en tanto que permite contratar capitales de muerte e incapacidad.

Las coberturas complementarias que ofrece son:

  • Subsidio diario en caso de hospitalización por cirugía.
  • Indemnización por intervención quirúrgica: El asegurado recibirá una indemnización según lo establecido, independientemente del coste real del acto médico. Incluye, además, prestaciones en caso de fracturas, maternidad, determinadas pruebas complementarias de diagnóstico y algunos tratamientos que no incluyen cirugía.
  • Capital por muerte.
  • Capital por invalidez permanente absoluta.
  • Capital por invalidez permanente total para la profesión del asegurado.

PG Autónomos Premium

PG Autónomos Premuim suma a las anteriores el hecho de que es un producto sin baremo y,además, se puede complementar con garantías como el pago de un determinado capital para la persona designada en caso de que se produzcan algunas de las situaciones siguientes:

  • Fallecimiento
  • Doble capital en caso de fallecimiento por accidente.

El capital depende de lo que el asegurado establece que quiere percibir en cada situación.

Otros seguros para autónomos de Previsora General

Además de los productos descritos existen otros seguros y productos complementarios:

PG Autónomos Vida
Previvida Flexible
PG Vida Elección
PreviAutonómos
Accidentes individual

Ley de Prevención de Riesgos Laborales para autónomos

La Ley de Prevención de Riesgos Laborales es obligatorio implantarla en la empresa. Los autónomos, en función de si tienen personas a su cargo o no, o la actividad a la que se dediquen, tiene que implantar la PRL de una u otra manera.

Qué es y cuándo se aplica la Ley de Prevención de Riesgos Laborales para autónomos

La PRL tiene la función de disminuir la siniestralidad laboral y la incidencia de las enfermedades profesionales.

Autónomos con trabajadores a su cargo

Los autónomos con trabajadores a su cargo tienen que implantar la Ley de Prevención de Riesgos Laborales. Es así porque, en este caso, el autónomo se equipara a un empresario y tiene las mismas obligaciones legales en materia de contratación que éste.

En empresas con menos de diez trabajadores será el empresario el que se podrá ocupar de organizar la prevención. Pero debe tener la capacidad de hacerlo en función de los riesgos del sector de la empresa.

El empresario está obligado a:

  • Elaborar el Plan de Prevención.
  • Integrar la Prevención de Riesgos Laborales en la gestión de la empresa.
  • Evaluar los riesgos y planificar las medidas preventivas oportunas.
  • Informar a los trabajadores de cuáles son sus riesgos y las medidas preventivas que se deben aplicar para su reducción o eliminación.
  • Garantizar la consulta y la participación de los empleados.
  • Formar a los trabajadores.
  • Crear procedimientos de actuación para casos de emergencia o de riesgo grave.

Autónomos con trabajadores a su cargo

En este caso no se aplica PRL. Es decir, no existe la obligación de contratar una organización que se encargue de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, hacer un plan de prevención de riesgos ni hacer la evaluación pertinente.

En este caso debemos tener en cuenta que sólo aplica si no se comparte centro de trabajo con otra empresa ni se realizan trabajos subcontratados por una empresa.

Autónomos sin trabajadores a su cargo afectados por la normativa sobre coordinación de actividades empresariales

En estos casos se ha de aportar información sobre los riesgos de las actividades que desarrollan y los equipos que utilizan para los trabajadores de las empresas con las que trabajan.

En el caso de autónomos con trabajadores a su cargo o que se vean afectados por la normativa sobre coordinación de actividades empresariales. El procedimiento más habitual es contratar a una persona o empresa especializada en la implantación de programas de prevención de riesgos laborales.

Consejos para sentarse correctamente al volante

De la misma manera que hay personas que se pasan muchas horas frente al ordenador, hay otras que, por su profesión, se pasan gran cantidad de tiempo al volante. Tener una buena postura es muy importante por cuestión de seguridad vial y para la salud. Es por este motivo que creemos conveniente dar una serie de consejos para sentarse correctamente al volante

Consejos para sentarse correctamente al volante

Distancia

Se tiene que buscar la separación ideal entre el volante y los pedales. El asiento debe quedar a una distancia de éstos que nos permita conducir y maniobrar cómodamente.

Para establecer la distancia hay quien aconseja pisar el pedal del acelerador a fondo y que la pierna quede ligeramente flexionada.

Altura

Tenemos que regular el asiento a una altura que os permita tener una visión global central. Nuestros ojos deben quedar a la altura de la mitad de la luna delantera y nuestra vista debe alcanzar hasta el final del capó.

Inclinación

El ajuste del respaldo del asiento del conductor es esencial porque tiene incidencia directa en la movilidad de los brazos. La inclinación ideal de éste es de un poco más de 90º, de manera que, con la espalda completamente apoyada en el respaldo, se pueda tocar la parte superior del volante con las muñecas.

Reposacabezas

El centro del reposacabezas debe coincidir con la parte de atrás de su cabeza y ambos deben quedar alineados por arriba.

La finalidad del reposacabezas no es dar comodidad al conductor. Es amortiguar el movimiento de la cabeza en caso de impacto.

Volante

La altura y la profundidad óptimas del volante deben permitirnos sujetarlo cómodamente con los codos flexionados formando un ángulo de 90º.

Debe estar a una altura que impida que las rodillas choquen con éste cuando maniobremos. Tampoco se debe interponer en nuestra visión de la carretera ni del cuadro de control del vehículo.

Manos

Las manos se tienen que situar sobre el volante pensando en que tenemos que tener capacidad de maniobra.

Tal como nos enseñan en la autoescuela, debemos coger el volante, imaginando que es un reloj, a las 10 horas y 10 minutos. También es importante mantener los brazos flexionados y evitar cruzarlos al girar el volante.