Entradas

¿Es posible comer sin azúcar?

La mayoría de los productos alimenticios que compramos contienen azúcares entre sus componentes. De ahí, el 80 por ciento de los azúcares que ingerimos lo encontramos en los alimentos procesados, pero, ¿es posible comer sin azúcar?

La mayor cantidad de azúcar que ingerimos al día la encontramos de manera natural en los alimentos, como las frutas. Lo verdaderamente perjudicial para nuestro organismo no son los azúcares naturales, como la fructosa, sino aquellos llamados azúcares libres o añadidos. En plena batalla para educar a la sociedad contra el consumo de azúcar añadido en los productos alimenticios, cada vez más ciudadanos apuestan por seguir una dieta sin azúcar. Estás a punto de descubrir como es posible comer sin azúcar. Una dieta más saludable y libre de esos añadidos que contaminan nuestro organismo.

 

Consejos para comer sin azúcar

Poder comer sin azúcar no resulta fácil, pero no es imposible. A continuación, algunas recomendaciones para diseñar un menú en el que no existan esos azúcares añadidos de la mayoría de los productos que encontramos en los supermercados.

  • Productos frescos y con bajo índice glucémico: verduras, frutas (menos el plátano), carnes magras, pescados y mariscos, frutos secos, aceite de oliva y huevos, entre otros.
  • Elimina los refrescos. Lo mejor es beber agua y, en ocasiones, té, infusiones y café, pero sin ponerles azúcar.
  • Evita salsas y aderezos. En su lugar puedes condimentar los platos con salsa de tomate casera o mahonesa hecha en casa.
  • Termina la comida con fruta fresca o yogur. Incluso, si necesitas algo dulce, toma chocolate lo más puro posible.
  • A la hora de comprar escoge alimentos enteros, ya que contienen menos azúcar que los desnatados.
  • Los zumos de frutas no son un sustitutivo de las piezas de fruta. Los zumos contienen más calorías que la fruta entera, aunque sean naturales.
  • Lee las etiquetas para asegurarte de que los alimentos envasados no contienen azúcar.
  • Los cereales del desayuno contienen muchos azúcares. Opta por la avena o copos de espelta sin azúcar. Otra opción es tomar huevos.
  • Vacía la nevera de todos aquellos productos con azúcares para no caer en la tentación.
  • Educa el paladar a comer productos sin azúcares. Por ejemplo, el café o los yogures naturales.

Al acudir al supermercado, hay que tener en cuenta qué se puede y qué no se debe comprar. Planifica primero el menú semanal y luego compra lo necesario para cumplir ese menú, así no caerás en errores.

Cómo prevenir el sobrepeso infantil.

El número de niños que padecen sobrepeso aumenta día tras día. El sobrepeso infantil es una lacra en la sociedad actual. Principalmente consecuencia de una alimentación preparada llena de grasas saturadas y unos hábitos sedentarios debido a las nuevas tecnologías. Para conseguir un peso controlado y evitar que padezcan sobrepeso infantil, es importante llevar un control sobre los alimentos y los hábitos. Por este motivo, os enseñamos a prevenir el sobrepeso infantil y, a la vez, apostar por hábitos saludables y beneficiosos para su crecimiento.

 

Consejos para evitar el sobrepeso infantil

Para evitar el sobrepeso, es importante prestar atención en esta etapa de su vida. En época de crecimiento tienen que alimentarse correctamente para crecer sanos y fuertes. A continuación, os dejamos con unos consejos preventivos para controlar el sobrepeso infantil y que te ayudarán a cambiar sus hábitos de alimentación y salud.

 

Control en la despensa

Es el mejor truco para evitar que los niños padezcan sobrepeso. Cambia la despensa llena de bollería, galletas y chocolate, por una mucho más saludable. Añade en su dieta productos como frutas variadas, yogures y tentempiés saludables.

 

Fomentar el ejercicio físico

Los niños tienden a ser más activos y con mucha energía. Por eso, es interesante aprovechar su vitalidad para educarlos en los hábitos saludables. Las clases extraescolares de baloncesto, natación, baile, patinaje, etc. son un buen reclamo para estos niños activos. Además, se evitará que los niños tengan una vida en exceso sedentaria. También puedes fomentarles la pasión por el deporte desde casa. Realiza actividades en familia para activar todo el cuerpo: yoga, concursos de baile, artes marciales, etc.

 

Evitar bebidas azucaradas

Para calmar la sed se suele dar a los más pequeños zumos envasados y refrescos. Este es un hábito totalmente desaconsejado. Estas bebidas son muy ricas en azúcares. Para evitar su ingesta, se recomienda beber más agua, comer más frutas o preparar zumos naturales y hechos en casa.

 

La fruta es el mejor postre

Es muy común también dar a los niños natillas, flanes, copas de nata y chocolate, entre muchos otros. Si bien gustan mucho a los niños, también es cierto que contienen azúcares y calorías vacías. Se recomienda su ingesta de 1 a 2 veces a la semana. El mejor postre que existe es la fruta del tiempo. Educar a los más pequeños a tomar una pieza de fruta al día les ayudará en su crecimiento. Otra opción son los yogures desnatados para controlar la cantidad de grasas.

 

Control en el tamaño de las raciones

Otro punto importante es la ración que toma el niño. Debe ser un plato adaptado a su edad y a sus necesidades calóricas. Un niño de 8 años no tiene las mismas necesidades biológicas que uno de 12 años. Por eso, se recomienda adaptar las raciones a sus necesidades.

Cómo hacer masa de pizza 100% proteica

Comer sano ya no te prohíbe de disfrutar de tu comida favorita. Solamente hay que encontrar cuál es la versión más saludable. Si la pizza es una de tus comidas favoritas y no puedes pasar sin ella, te enseñamos cómo preparar una masa de pizza proteica y muy saludable.

Sin duda alguna, la pizza es uno de los platos que más pasión despierta entre todos los públicos. Pero también es uno de los primeros platos que deben desaparecer de nuestra dieta si estamos en el proceso de apostar por una alimentación más sana, baja en hidratos de carbono y sin grasas.

La versatilidad de este plato nos permite prepararla con todos los ingredientes que queramos. Podemos elegir tanto verduras como carnes magras. Pero elegir ingredientes saludables sin pensar en la masa es quedarse a mitad de camino. Conseguir comer pizza dentro de una dieta saludable es sencillo; siempre y cuando preparemos de forma casera una masa de pizza proteica, baja en hidratos de carbono. Es una buena manera de consumir las proteínas que se aconsejan consumir diariamente y sintiendo una sensación de saciedad duradera.

 

Variedad de ingredientes para preparar una masa de pizza proteica

Existe en el mercado multitud de ingredientes sustitutorios de la harina de trigo refinada. Podemos utilizar en nuestra receta otros ingredientes: harina de avena, proteínas de guisante, harina de soja o proteínas whey sin sabor. En lugar de usar el huevo completo para preparar la masa de pizza, apuesta solo por añadir las claras del huevo.

Otro de los puntos clave para dar sabor a las pizzas proteicas son las especias. Siempre se pueden añadir la masa o al topping ingredientes como el orégano, el ajo en polvo o una mezcla de especias italianas.

 

Prepara tu propia masa de pizza

Preparar masa de pizza crujiente y saludable es muy sencillo. Los ingredientes imprescindibles para la masa son:

Para 2 personas / tamaño de pizza grande:

  • Medio vaso de clara de huevo
  • ¼ vaso de proteínas whey sin sabor. ¡No querrás que tu pizza sepa a vainilla o chocolate!
  • 10 g de proteínas de guisante en polvo (también puedes encontrar proteínas de arroz o de cáñamo)
  • 6 cucharadas de copos de avena
  • Sal, pimienta y especias al gusto

Preparación de la masa:

Siempre se puede realizar a mano, pero si se tiene una máquina de procesar alimentos, mucho mejor y más rápido. Se deben mezclar todos los ingredientes hasta conseguir una pasta densa y uniforme. Una vez la masa está lista, poner un poco de aceite en una sartén antiadherente a fuego fuerte hasta calentar bien el aceite. Añadir la mitad de la masa y bajar el fuego para cocinar la masa de manera homogénea. Cuando los bordes estén cocinados, dar la vuelta a la masa y cocinar el otro lado. Esta misma operación se debe realizar con el resto de masa preparada.

Conseguiremos una masa crujiente y lista para condimentar con tus ingredientes favoritos, salsa ligera o pasta de tomate y queso. Mientras condimentas la masa, no olvides de poner a calentar el horno en modo grill, es decir, por arriba. Ahora solo te falta introducir la pizza hasta que veas que el queso se funde. ¡Buen provecho!

¿Qué nutrientes protegen el cerebro del envejecimiento?

La genética y el ejercicio son muy importantes para la salud cerebral de las personas. A estos factores hay que añadirle la dieta, también muy influyente. Determinados nutrientes protegen el cerebro del envejecimiento porque se les relacionan con la mejoría en la función cognitiva o de la memoria. Por este motivo, una dieta equilibrada que incluya estos nutrientes puede ayudarnos a proteger el cerebro.

 

Principales nutrientes que protegen el cerebro

A continuación, os dejamos con un listado de los principales alimentos y nutrientes que protegen el cerebro del paso del tiempo. Porque una salud mental es muy importante para afrontar un buen envejecimiento.

 

Omega 3

El omega 3 es fundamental para varias funciones del cuerpo: la relajación y contracción de los músculos, la fertilidad, la división celular, la coagulación, la digestión, el crecimiento y el control de la inflamación. Es un ácido graso esencial. Este nutriente también es esencial para el desarrollo cerebral, la capacidad de trabajo y la memoria. Su ausencia en el cerebro se relaciona con algunos trastornos psicológicos como la depresión o la hiperactividad. Su ingesta ayuda a prevenir la pérdida de memoria y el Alzheimer. Muchas veces la cantidad de este nutriente no es siempre suficiente. Los siguientes alimentos pueden ayudarte a cambiar la balanza: aceite de oliva, soja, aceite de pescado, nueces, albahaca, orégano, brócoli, espinaca, coliflor, col, anacardos, cordero, tofu, fresas, entre otros.

 

Omega 3 de origen marino

El omega 3 de origen marino es importante para el cerebro en desarrollo, la salud cerebral de los adultos y la protección frente al deterioro cognitivo en las personas mayores. Los alimentos que contienen estos nutrientes son: el marisco, la caballa, el salmón, las sardinas, las anchoas, el atún, el lenguado o la merluza.

 

Verduras crucíferas

Estos alimentos tienen potentes efectos anticancerígenos y, además, son buenos para el cerebro. Por su alto contenido en antioxidantes y sus nutrientes específicos ayudan a mejorar las funciones cognitivas y benefician el mantenimiento del cuerpo, la piel y la mente. Son ricos en potasio, fundamental para el correcto funcionamiento del sistema nervioso. Además, contienen un alto contenido en vitamina K, para la vitalidad y la longevidad. Las verduras con altos contenidos en estos nutrientes son: brócoli, coles de Bruselas, nabo, coliflor, rábano, col lombarda, berro, entre otros.

 

Magnesio

El aumento de magnesio en el cerebro ayuda a mejorar las capacidades de aprendizaje, la memoria y evita los derrames cerebrales. Por tanto, para retrasar el envejecimiento del cerebro es recomendable una dieta con los siguientes alimentos: el fletán (pescado), las espinacas, las pipas de calabaza, las alcachofas, las almendras, las nueces o la soja.

 

Té verde

El té verde es un potente antioxidante que estimula el cerebro y mejora las capacidades cognitivas sobre todo la memoria a corto plazo. Introducir este nutriente en la dieta tiene muchos efectos beneficiosos para el organismo. Ayuda a prevenir enfermedades del corazón y del cerebro, conservando la memoria, muy importante para evitar el daño causado por el paso del tiempo.

 

Curcumina

Esta sustancia, presente en la cúrcuma, es una ayuda valiosa para la prevención de la enfermedad de Alzheimer. La turmerona aromática, que es un compuesto bioactivo, ayuda a prevenir y tratar diversos problemas neurológicos al promover la multiplicación de las células madre en el cerebro.

 

Luteína

Este nutriente se encuentra de forma natural en muchas plantas y algas. Se acumula en los tejidos cerebrales y, además, posee propiedades anti-inflamatorias. Como el cuerpo humano no la produce de forma natural, solo la podemos obtener a través de los siguientes alimentos: pimientos rojos, col rizada, aguacate, repollo, lechuga, espinacas, maíz, yemas de huevo y kiwis.

Alimentos que mejoran la salud ocular

La vista es un sentido que puede mejorar gracias a la alimentación. Solo tenemos que introducir una serie de alimentos idóneos para mejorar nuestra salud ocular. A continuación, te descubrimos los alimentos imprescindibles que no deben faltar en tu dieta. ¡Haz tu lista!

 

Los mejores alimentos que ayudan en tu salud ocular

Sin importar si sufres o no algún problema de vista, existen alternativas naturales que brindan los nutrientes necesarios para mejorar tu salud ocular. Si quieres mantener una visión sana por muchos años y evitar el deterioro con el paso de los años, asegúrate de comer los siguientes alimentos:

  • Zanahoria. Es el alimento por excelencia vinculado a la salud de los ojos, 100% verdadero. El motivo reside en los carotenoides, un nutriente que mejora la salud ocular y evita afecciones como las cataratas.
  • Ostras. Este marisco es muy rico en zinc, un mineral que ayuda a mejorar nuestra vista. Además, el zinc evita que los músculos del cuerpo, incluidos los oculares, se degeneren por el paso de los años.
  • Arándanos. Gracias a la vitamina E que aportan los arándanos, se consigue mejorar la calidad de nuestra visión. También es un fruto idóneo para prevenir la formación de cataratas.
  • Alimentos ricos en vitamina C. Ayudan a reducir la pérdida de agudeza visual y la degeneración macular. Los alimentos con mayor cantidad de esta vitamina son: naranjas, kiwis, bayas rojas y limones.
  • Cebolla. Es un gran aliado para la salud de nuestros ojos gracias a la quercetina. Especialmente beneficioso para los diabéticos, ayuda a prevenir la formación de cataratas y controla los niveles de glucosa en sangre. Este compuesto también resulta ser un gran antiinflamatorio y antioxidante.
  • Espinacas. Es muy saludable, ayuda en el desarrollo óptimo de los músculos y mejora la salud ocular. Contienen luteína y zeaxantina, que son potentes antioxidantes. Además, previenen el deterioro de los ojos y la pérdida de visión.
  • Col rizada. Es un alimento importantísimo para la salud de la mácula ocular. Con el paso del tiempo, ésta se degenera y nos cuesta más trabajo enfocar con precisión objetos a mayor distancia o de menor tamaño.

Otros consejos para el cuidado de la visión

No solo los alimentos nos ayudan a mejorar la salud ocular; también hay que tener en cuenta algunos hábitos de vida para disfrutar de una mejor visión. A continuación, otros consejos interesantes:

  • Alimentación sana: es importante apostar por una dieta saludable y nutritiva, consumiendo más frutas y verduras, y reduciendo las grasas o dulces.
  • Beber mínimo 1,5 litro al día: hidratarse es esencial para la salud. Se recomienda beber entre 1,5 a 2 litros de agua al día para hidratar el organismo.
  • Dejar de fumar: el tabaco es nocivo en general para el organismo. La nicotina y otros tóxicos afectan a la retina y aumentan el riesgo de padecer cataratas.
  • Desmaquillarse a diario: limpiar la cara antes de dormir para evitar que las impurezas o bacterias entren en los ojos.
  • Usar colirio: las personas que usan el ordenador a diario es importante mantener hidratados sus ojos. Por eso, se hace imprescindible llevar colirio o gotas para hidratar el ojo.

Guía práctica para comer de fiambrera en el trabajo

Cada vez más las personas comen fiambrera en el trabajo debido a los horarios laborales actuales, no disponer de un restaurante cerca o, simplemente, por querer ahorrar un poco. Si comer de fiambrera es algo puntual, puede prepararse un poco a la ligera: lo primero que pilles para llenar el estómago es suficiente. Sin embargo, si es algo diario, vale la pena preparar comida saludable y saberla conservar en buenas condiciones. Por este motivo, os queremos ofrecer esta guía práctica para comer de fiambrera en el trabajo.

Cómo preparar la fiambrera

Para llevarte comida al trabajo hay que poner los cinco sentidos en pensar qué vamos a preparar y cómo lo vamos a preparar. Así evitaremos que el día que lo vayas a comer no esté malo, huela mal o sea imposible de masticar. Las siguientes recomendaciones son útiles a la hora de cocinar:

  • O bien cocinas cada día o bien el fin de semana para el resto de días de la semana. Haciéndolo de manera semanal es más fácil tener una visión global del menú, pues lo planificas todo más.
  • Lo importante es comer de manera variada. Si sólo llevamos un plato único, lo importante es que sea variado donde haya verdura o ensalada, hidratos de carbono y proteína. La clave es comer variado.
  • La cantidad también es importante. Vale la pena hacer la comida siendo conscientes del hambre que tendremos a la hora de comer. Si cocinamos recién comidos podemos pecar de poner poca cantidad.
  • Evitar alimentos a la plancha porque al recalentarlos se quedan bastante secos y poco masticables. Un truco es echar un poco de limón antes de calentarlos, conseguiremos que sea un poco más masticable.
  • Por el tema de la conservación, lo mejor es evitar salsas que lleven huevo.

Cómo conservar la comida

Cuando cocinas para guardar la comida hay que tener en cuenta algunas recomendaciones:

  • Los alimentos deben estar bien cocinados. Los de plato por encima de los 70ºC y las carnes bien cocinadas y no rosadas. Los huevos cocidos y el pescado también bien hecho.
  • No dejar los alimentos a temperatura ambiente más de dos horas. Además, si no los vamos a consumir, es preferible ponerlos en la nevera lo antes posible por debajo de los 5ºC.
  • A la hora de conservarla en frío, no cerrar la tapa completamente durante un rato para que se enfríe antes.
  • Mantener la temperatura el mayor tiempo posible. Sacar la fiambrera del frigorífico antes de salir de casa y meterlo en la nevera del trabajo al llegar. La comida varias horas sin una fuente de frío provocará que los microorganismos proliferen.

¡Hora de comer la fiambrera en el trabajo!

En el momento de comer también debemos tener en cuenta algunas recomendaciones:

  • Beber agua. Es más saludable que cualquier refresco o bebida.
  • Intentar comer en un sitio diferente en el que trabajas. Así rompes con la rutina y evitas ponerte a trabajar mientras comes.
  • Mantener el microondas limpio como lo encuentras. Para calentar la comida basta con abrir la tapa, ladeada, para que la comida no salpique.
  • Comer un yogur o una pieza de fruta como postre. Mejor llevarla sin pelar ni cortada en la fiambrera, así se conservará mejor.

Alimentos que ayudan a mantener una buena salud bucodental

Para tener una dentadura sana no solo debemos cepillarnos los dientes después de cada comida y usar seda dental. La alimentación también influye en la salud bucodental. Los alimentos que comemos y su frecuencia de ingesta afectan al estado de salud general y, consecuentemente, a los dientes y encías. Comer dulces o tomar bebidas azucaradas puede desembocar en caries. Llevar una dieta carente de ciertos nutrientes también puede hacer que la boca no resista a determinadas infecciones.

Los mejores alimentos para una buena salud bucodental

Una dieta equilibrada y una correcta higiene oral, es fundamental para mantener unos dientes fuertes y buena salud bucodental. Los alimentos y bebidas beneficiosos para nuestra boca son los siguientes:

1. La leche y todos sus derivados

Aportan calcio a los dientes, elemento indispensable para la reparación del esmalte dental. El queso ayuda a reforzar la superficie del diente y el yogur es muy útil para remineralizar el diente. Eso sí, lo ideal es tomarlo sin azúcares añadidos.

2. Frutas y verduras

Las manzanas, las zanahorias y el apio tienen un efecto de barrido sobre la placa bacteriana. Limpia los dientes y contribuye a que las encías no se inflamen. En general, las frutas y verduras facilitan la eliminación de la placa bacteriana y los restos de comida adheridos a los dientes porque potencian la producción de saliva.

3. Agua

Estimula la salivación. Si no estamos bien hidratados, el organismo ahorra agua y genera menos saliva. Se recomienda beber entre unos 1,5 y 2 litros de agua al día.

4. Chicles sin azúcar y con xilitol

Todos estos productos favorecen la limpieza de los dientes porque potencian la secreción de saliva. Además, el xilitol, un edulcorante natural, tiene importantes efectos contra las caries y las bacterias manteniendo una óptima salud bucodental.

5. Alimentos sin color

Los alimentos con color, al contener pigmentos, pueden teñir los dientes. Por eso, es conveniente tomar alimentos como el arroz blanco y las carnes y los pescados blancos.

6. Alimentos con fibra

Los cereales integrales o las legumbres promueven la producción de saliva porque exigen un mayor esfuerzo de masticación.

7. Frutos secos y semillas

Son alimentos ricos en vitaminas y minerales, entre los que destacan el calcio (almendras, avellanas, pistachos). Se recomienda tomarlos naturales y sin azúcar o miel.

8. Té

El té tiene una doble aportación: flúor, para el refuerzo del esmalte, y polifenoles, para combatir las bacterias. La única pega es que mancha con facilidad los dientes. Sin embargo, con una buena higiene diaria se puede disfrutar de él con total tranquilidad.

Incluyendo estos alimentos y bebidas en cantidad suficiente dentro de una rutina alimentaria, obtendrás grandes beneficios en el cuidado de tu boca. Si generalmente comes entre horas, selecciona queso, hortalizas crudas, frutas y yogur. Y nunca olvides cepillarte los dientes después de cada comida con pasta dentífrica flourada, utilizar la seda dental y visitar al dentista con regularidad.

Consejos de nutrición para el tratamiento del cáncer

Una dieta equilibrada ayuda a recuperar fuerzas y a afrontar mejor el tratamiento a los pacientes que padecen cáncer. La selección y preparación de los alimentos para el tratamiento del cáncer contribuye a reducir los efectos secundarios de las terapias invasivas.

El cáncer y sus tratamientos pueden afectar la nutrición

Algunos tumores reaccionan contra el cuerpo y crean sustancias químicas que cambian la manera en que el cuerpo utiliza los nutrientes. El uso que el cuerpo hace de las proteínas, que proviene de carbohidratos y grasas, puede cambiar. Muchas veces el paciente come suficiente alimento, pero el cuerpo no logra absorber todos esos nutrientes.

Los efectos del cáncer y su tratamiento hacen que muchas veces sea difícil disfrutar de una buena alimentación. Los tratamientos del cáncer que afectan directamente a la nutrición son los siguientes:

  • Cirugía
  • Quimioterapia
  • Radioterapia
  • Inmunoterapia
  • Trasplante de células madre

Efectos secundarios del cáncer y su tratamiento

Cuando el tratamiento se dirige directamente sobre la cabeza, el cuello, el esófago, el estómago o los intestinos, es muy difícil obtener suficientes nutrientes. El cáncer y su tratamiento pueden afectar el gusto, el olfato, el apetito y la capacidad de comer suficientes alimentos o absorber los nutrientes de los alimentos.

Algunos de los problemas más comunes del tratamiento del cáncer que influyen en la alimentación son los siguientes:

  • Dificultades para tragar los alimentos
  • Falta de apetito
  • Pérdida de gusto o de peso
  • Diarreas
  • Anorexia
  • Llagas
  • Náuseas o vómitos

Recomendaciones de nutrición para el tratamiento del cáncer

Las cremas de verduras y los purés son la mejor alternativa a la hora de comer en el tratamiento del cáncer. Además, si están enriquecidos con carne o verdura, aumentan su valor proteico y calórico. Este enriquecimiento alimenticio contrarresta la pérdida de apetito y ayuda a alimentar bien al paciente con pocas cucharadas.

Las personas que padecen cáncer requieren una dieta alta en calorías para evitar la pérdida de peso y, a la vez, mejorar los resultados del tratamiento oncológico. En este punto entran en juego los carbohidratos: el pan, las patatas, el arroz y las pastas son alimentos imprescindibles. Combinados con pollo o pescado hacen que la dieta sea perfecta para los afectados de cáncer.

Entre los trucos para combatir la diarrea encontramos la levadura de cerveza, ya que es un alimento natural astringente.

El simple hecho de comer equilibradamente ayuda a los pacientes a recuperar fuerzas y a tener una mejor calidad de vida.

Comida saludable para estas navidades

La Navidad ya llega y, con ella, las comidas copiosas y los excesos en la alimentación. Durante estos días tendemos a no privarnos de nada y a comer todo tipo de alimentos; da igual la hora y el día de la semana. La comida siempre está presente en estas fiestas, pero esto no implica que no podamos apostar por cocinar comida saludable.

Consejos para evitar los excesos navideños

Las grandes comilonas suelen ocasionar molestias digestivas. El organismo no está acostumbrado a enlazar comidas copiosas con cenas y luego irse directamente a dormir. Por eso, es aconsejable seguir estas pautas de comida saludable para tener unas fiestas tranquilas.

1. Planifica bien las fiestas

Lo primero de todo es preparar con antelación la lista de la compra para organizar bien los menús. Evitarás caer en la tentación de llenar el carro con alimentos de picoteo poco saludable.

2. Sigue una dieta equilibrada

Si habitualmente mantienes una dieta equilibrada, el cuerpo compensará estos pequeños excesos de las fiestas. Un gran error es ponerse a dieta justo antes de la llegada de la navidad. Desde el punto de vista nutricional es un hábito poco saludable. La clave para no pasarse estas fiestas está en la moderación en las comidas y realizar cinco comidas al día.

3. Consume frutas y verduras

Es importante no olvidar la ración diaria de frutas y verduras, aunque los dulces nos hagan caer en la tentación.

4. Toma infusiones

Las infusiones aportan múltiples beneficios a la salud. Después de comidas y cenas copiosas, tomar una infusión puede ayudar a depurar el cuerpo y a eliminar líquidos. Te sentirás menos pesado.

5. Come despacio

Masticando lentamente, además de degustar los alimentos, sentirás la sensación de estar lleno. Así evitarás los atracones de comida y ayudarás al cuerpo a realizar mejor la digestión.

Cocinar comida saludable en Navidad

Generalmente, en Navidad se consumen alimentos con alta contenido en grasas. Por eso, sólo tienes que modificar un poco el menú y cambiar algunos alimentos por otros más saludables. Cocinar comida saludable en estas fiestas te va a permitir tener una digestión más saludable:

  • Sustituir algunos alimentos por otros similares con menor contenido calórico y de grasa. La preparación también puede marcar la diferencia, mejor los alimentos al vapor que fritos. Además, también es importante controlar las cantidades de sal.
  • Incluir entre los platos principales ensaladas o mariscos.
  • Como primeros platos incluir cremas o sopas y alimentos horneados con verduras. Es una manera de eliminar una alta cantidad de grasas saturadas del menú navideño.
  • De postre introduce frutas como la piña, que contiene propiedades diuréticas. Pero si tu debilidad son los dulces, compra aquellos sin azúcares añadidos.

Ahora ya tienes unos tips para disfrutar de estas fiestas de una forma un poco más saludable. ¡Cuida siempre la alimentación, incluso en Navidad!

¿Cómo leer las etiquetas de los alimentos?

La mayoría de los productos llevan llamativos mensajes en sus etiquetas sobre sus supuestas características saludables. Una vez lees el reverso de las etiquetas de los alimentos, nos damos cuenta que estas supuestas características saludables no son ciertas.

Comprar alimentos saludables se está convirtiendo en una tarea difícil, sobre todo de productos envasados. Leer la letra pequeña se ha convertido en una práctica obligada si la intención es saber que estamos comprando o comiendo. El empaquetado muchas veces no refleja realmente el contenido de los productos alimenticios.

Los engaños más frecuentes en la industria alimenticia

La industria alimenticia tiende a confundir al consumidor ya que el lenguaje utilizado en las etiquetas de los alimentos incita a pensar en productos saludables. Algunos de los engaños más frecuentes que nos encontramos en las tiendas son los siguientes:

  • Los términos light o 0%. Estos supuestos productos sanos que carecen de grasa, contienen azúcares. Es el caso de muchos yogures o leches desnatadas que están compuestas por agua y leche en polvo.
  • Artesano y natural también están sobrevalorados. Al leer la letra pequeña del envase, se pueden leer numerosos aditivos E, cuestionados por los posibles daños para la salud. Muchos contienen también aceite de palma.
  • Otra cuestión a poner en duda es el origen de los productos. En muchos casos se indica que son autóctonos de un lugar y luego resulta que no lo son.
  • Más alarmante es el tema cuando se trata de productos de alimentación infantil. Muchos se anuncian como enriquecidos con vitaminas, calcio, fósforo o minerales. Pero, además, también contienen un alto porcentaje de azúcar, aromatizantes y conservantes.
  • El aceite de oliva se utiliza como reclamo en muchos productos, pero la realidad es otra. Se utilizan grandes cantidades de aceite de girasol o de palma y tan sólo un pequeño porcentaje de aceite de oliva.

Cómo leer las etiquetas de los alimentos

Muchas veces, interpretar las proporciones de los ingredientes y descifrar su nombre resulta una tarea complicada. Más allá de los mensajes de las etiquetas de los alimentos, para una alimentación saludable hay que tener en cuenta lo siguiente:

  • Calorías: esta información indica la cantidad total de calorías que hay en una porción. Los carbohidratos siempre aparecen en gramos y, a su vez, desglosados por azúcares, almidón y fibra vegetal. Los azúcares suelen venir indicados por separado. Si eres diabético deberías tener especial atención en estos datos.
  • Grasas: los expertos recomiendan que las grasas saturadas sean menores al 6% de todas las calorías diarias consumidas. Se recomienda optar por alimentos sin grasas trans o que contengan menos de 1 gramo. Por ejemplo, evitar alimentos hechos con aceites hidrogenados, como la mantequilla y la margarina.
  • Sal: se recomienda controlar los alimentos con alto contenido en sodio, sobre todo, las personas hipertensas. Por cada 100 miligramos de sodio, el producto contiene unos 250 miligramos de sal. Un producto es considerado bajo en sal cuando tiene 0,25 gramos o menos por cada 100 gramos.
  • Azúcar: cada vez son más numerosas las voces que se alzan contra el azúcar, sobre todo el refinado. Se establece que un alimento contiene niveles elevados de azúcar cuando contiene 10 o más gramos por cada 100 gramos.