Entradas

Cómo prevenir la alergia

Vivimos en un entorno en el que cada día hay más personas que sufren algún tipo de alergia. La polución de las grandes ciudades, los colorantes y conservantes que contienen muchos alimentos que consumimos y otros factores medioambientales parecen decisivos en este incremento. Por este motivo en este artículo ahondamos en cómo prevenir la alergia así como hacemos hincapié en medidas a tomar por personas que ya tienen alergia.

Existen muchos tipos de alergia: al polen, a los ácaros del polvo, alimenticias, a medicamentos, cutáneas, a las picaduras de insectos, etc. No obstante, en este artículo abordaremos las dos primeras, que son las más habituales. Y en siguientes, haremos referencia a las otras.

Cómo prevenir la alergia al polvo

Evitar lugares con alta concentración de polen

Es aconsejable acudir lo mínimo posible a lugares en los que haya mucho polen como parques, jardines, etc. Y en caso de que haga mucho viento lo mejor es evitarlos del todo.

Evitar horas de máxima concentración de polen

A primera hora de la mañana, hasta aproximadamente las 10, y a última hora de la tarde noche, de las 7 a las 10 aproximadamente, de las épocas de polinización es mejor evitar ventilar y estar muchas horas al aire libre.

Plantas en casa

Tener plantas de interior o un balcón lleno de macetas con flores no es lo más indicado para personas con alergia al polen.

Limpieza

Se aconseja que, cuando lleguemos de la calle, nos duchemos y nos cambiemos la ropa para evitar estar más horas en contacto con el polen y propagarlo por casa.

Secar la ropa en secadora también es un buen sistema para evitar el polen.

Cómo prevenir la alergia a los ácaros del polvo

Decoración no recargada

Es aconsejable no tener muchos muebles ni objetos de decoración porque éstos acumulan mucho polvo. La limpieza se debe realizar siempre con un trapo húmedo en el que quede atrapado el polvo.

A la hora de limpiar el suelo también debemos optar por aspiradoras con filtro HEPA o mopas atrapa polvo. La escoba no recoge el polvo, lo levanta y mueve.

Ropa de casa

Las cortinas tampoco son las mejores aliadas de las personas alérgicas al polvo. Se recomienda tener sólo persianas y si se tienen cortinas o estores, que sean lavables.

Con la ropa de cama también debemos tener especial cuidado porque acumulan mucho polvo. Debemos optar siempre, por almohadas, edredones y mantas sintéticos y lavables. Y debemos lavarlos con una frecuencia de una o dos veces por semana en la lavadora a temperaturas altas.

Peluches y otros objetos

Si queremos tener peluches u otros objetos que se caracterizan por acumular polvo, como, por ejemplo, la ropa colgada en un perchero, debemos guardarlos en un armario.

Los libros, que también son una fuente de acumulación de polvo, es preferible que estén en vitrinas que en estanterías.