Banca ética

¿Qué es la banca ética?  

La crisis económica nos ha dejado nuevos conceptos y prácticas que antes apenas conocíamos, uno de ellos es la banca ética. Las dificultades hacen que surjan nuevas ideas y se ponga el foco en las personas, el medio ambiente y todo aquello con un cariz social. Te ayudamos a conocer a fondo qué es la banca ética y en qué puede beneficiarte.

 

La banca ética

 

Es un tipo de entidad bancaria que prioriza los proyectos sociales por delante de los beneficios económicos. El objetivo es conseguir una utilidad social con todo el dinero que generan por sus servicios. Y no sólo eso, en la banca ética los clientes tienen mucho que decir y son ellos los que demandan este tipo de prácticas responsables. Es una forma de gestionar los ahorros de forma consciente siguiendo el denominado modelo de desarrollo humano y social sostenible.

 

  • Los clientes tienen derecho a conocer a qué se destina su dinero (proyectos, financiación de otras empresas o ideas, etc).
  • Los recursos generados se destinan a la creación de empleo y la inserción laboral de personas en riesgo de exclusión social, por ejemplo.
  • Es importante la labor de apoyo en los casos de créditos e hipotecas al margen de la recuperación del dinero prestado o invertido.
  • Los proyectos sociales a los que se destine el dinero deben ser viables para evitar pérdidas de recursos e inversión.

 

Es posible que esta descripción pueda parecer algo utópica, y es que hasta ahora las cajas de ahorros ya se dedicaban a desarrollar proyectos sociales con una parte de los beneficios. La diferencia es que en el caso de las entidades que conforman la denominada banca ética, todos los beneficios de sus productos bancarios tienen un fin social y los propios productos tienen una naturaleza sostenible.

 

¿Qué ofrece la banca ética?

 

Los productos que comercializan las entidades de banca ética son parecidos a los que ofrecen los bancos tradicionales con la clara diferencia de que todas las comisiones van a parar a fines sociales.

 

  • Libretas y tarjeta solidarias.
  • Fondos de inversión solidarios.
  • Microcréditos: Préstamos a corto plazo y de pequeñas cantidades que se destinan a proyectos que generan renta.

 

Si hay bancos éticos, ¿los hay que no lo son?

 

La banca ética se refiere a las entidades que cumplen con los objetivos que hemos mencionado antes, pero eso no significa que las entidades convencionales carezcan de ética.

 

Algunos expertos apuntan que como ya ocurre con el comercio justo, el consumo responsable o la moda sostenible, el uso de estos adjetivos únicamente ayuda a remarcar un aspecto concreto frente a la forma de funcionar del sector en cuestión.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *