contagio gripe

Prevenir la gripe cuando alguien se contagia en casa  

Llega el invierno y es inevitable, en todas las casas hay alguien que se pone enfermo. Resfriados, gripe, anginas… ¿Cómo podemos evitar contagiarnos? Viviendo bajo el mismo techo es muy complicado, pero podemos seguir unas pautas para ponérselo difícil a los virus y bacterias que en las épocas de frío circulan a sus anchas.

 

¿Cómo se contagian los virus y bacterias?

 

La principal fuente de propagación de los virus es el aire, su medio ideal para viajar y depositarse en un nuevo cuerpo al que “atacar”. Y es que la mayoría de virus como el de la gripe solo puede transmitirse de persona a persona, a través de las gotas de saliva y secreciones nasales que expulsamos al toser o hablar. Unas gotas que pueden permanecer en las manos, en las superficies que toquemos (platos, libretas, cubiertos, ordenadores o los asideros del metro) y también dispersarse en el aire.

 

Por eso, en cuanto toquemos una superficie que contenga el virus o le demos la mano a alguien que esté contagiado estaremos expuestos y podremos enfermar. También si hablamos con alguien muy cerca.

 

La mejor forma de evitar el contagio: Lavarse frecuentemente las manos

 

Todos los expertos coinciden en que la mejor manera de evitar un contagio es lavarse frecuentemente las manos. No es una solución 100% efectiva, pero sí lo bastante como para evadir una gripe con una probabilidad bastante alta.

 

Si nos tocamos las mucosas (ojos, nariz y boca) después de haber estado en contacto con el virus, las probabilidades de contagio se disparan. Por eso lo más recomendable es:

 

  • Lavarse las manos después de viajar en transporte público (los asideros entran en contacto con cientos de personas cada día y son un foco de virus y suciedad).
  • Lavarse las manos al llegar de la calle, antes de cocinar y de comer y también después de haber estado trabajando con un ordenador, Tablet o cualquier otro tipo de objeto para el que necesitemos tocarlo asiduamente con las manos.
  • Cuando no se tenga la oportunidad de lavarse las manos con agua y jabón es recomendable llevar siempre con nosotros un gel de manos desinfectante con alcohol. Listo para utilizar en cualquier momento, elimina las bacterias y virus y no se necesita agua.
  • Si nosotros somos los enfermos debemos evitar ponernos la mano en la boca al estornudar y colocar la parte interior del codo. Así evitaremos transmitir los virus por el uso frecuente que hacemos todos de las manos.

 

Cómo evitar el contagio de nuestros familiares, pareja o compañeros de piso

 

Al margen de los consejos anteriores que siempre deben tenerse en cuenta, si no quieres que tu familiar o pareja te contagie lo mejor es:

 

  • Evitar dormir en la misma cama y si no hay otra opción, deben cambiarse las sábanas cada día y lavar las sucias a un mínimo de 60 grados para eliminar cualquier resto de bacteria.
  • No compartir platos, ni cubiertos, ni vasos.
  • Siempre es mejor lavar los objetos de menaje utilizados por el enfermo en el lavavajillas, ya que la temperatura del agua nos garantiza una limpieza total que no puede conseguirse a mano.
  • Limpiar constantemente los muebles y lugares que toque el enfermo como puede ser el tirador de la nevera.
  • Utilizar pañuelos de papel y desecharlos inmediatamente. Solo debería recogerlos la persona enferma para evitar que otros entren en contacto con el virus.
  • Evitar las muestras de cariño: besos, abrazos, caricias…

 

A pesar de todo esto, la posibilidad de contagiarse sigue siendo alta, por eso lo más indicado es llevar una buena alimentación, dormir lo suficiente y hacer ejercicio; de esta manera nuestro cuerpo estará más preparado y menos vulnerable a los virus.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *