Ejercicio embarazo

Practicar deporte durante el embarazo: ¿peligro o beneficio?  

Lejos quedó aquella época en la que las embarazadas era tratadas poco menos que como enfermas. En la actualidad, las mujeres gestantes desarrollan una vida absolutamente normal, porque el embarazo es simplemente un estado. Sí que es cierto que este cambio de estado puede provocar, a veces, algunos problemas de salud.

 

Uno de los grandes debates tiene que ver con la práctica de deporte. Todavía hoy en día se asocia el embarazo al reposo y a evitar actividades que supongan un impacto como correr. Te contamos las particularidades del ejercicio durante el embarazo.

 

Actividad física durante el embarazo

 

Desde el Servei Català de la Salut recomiendan la práctica de actividad física moderada durante la gestación, ya que sus beneficios son principalmente:

 

  • Físicos.
  • Psicológicos.

 

Recomiendan realizar ejercicio regularmente si ninguna otra dolencia lo impide. Eso sí dan una serie de tips para que el deporte que desarrolle la mujer embarazada sea totalmente seguro:

 

  • Desaconsejan las actividades de competición.
  • Beber mucha agua y utilizar ropa cómoda.
  • Evitar las flexiones y extensiones profundas de las articulaciones.
  • Tampoco es aconsejable el ejercicio que implique saltos o cambios rápidos de dirección.
  • Actividades como la equitación, el esquí o el ciclismo están prohibidas, ya que comportan riesgo de pérdida del equilibrio.

 

Desde el CatSalut han desarrollado una guía para embarazadas, en la que se trata la práctica del deporte en el tercer capítulo. Se puede descargar desde AQUÍ, aunque te hacemos un pequeño resumen de los aspectos más importantes a tener en cuenta.

 

Los beneficios del ejercicio físico durante el embarazo

 

Los profesionales médicos coinciden en que, si no existen patologías previas, el riesgo de practicar deporte durante el embarazo es mínimo frente a la gran cantidad de beneficios que aporta:

 

  • Reduce el dolor lumbar, el insomnio y los calambres.
  • Disminuye el riesgo de sufrir diabetes gestacional e hipertensión.
  • Reducción del cansancio.
  • Ayuda al control del peso corporal.
  • Mejora el estado físico y mental.
  • Favorece el trabajo del parto, sus posibles complicaciones y su posterior recuperación.

 

Aunque las embarazadas se encuentren bien y no tengan complicaciones, siempre es necesario adaptar cualquier tipo de deporte a la nueva situación. Así que, si estás embarazada, lo más recomendable es realizar ejercicio físico moderado.

 

  • La intensidad es la que le permitiría mantener una conversación mientras practica ejercicio.
  • Se recomienda una práctica regular de 2 a 3 días a la semana durante 30-40 minutos.
  • Es preferible caminar cada día.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *