fiambrera en el trabajo

Guía práctica para comer de fiambrera en el trabajo

Cada vez más las personas comen fiambrera en el trabajo debido a los horarios laborales actuales, no disponer de un restaurante cerca o, simplemente, por querer ahorrar un poco. Si comer de fiambrera es algo puntual, puede prepararse un poco a la ligera: lo primero que pilles para llenar el estómago es suficiente. Sin embargo, si es algo diario, vale la pena preparar comida saludable y saberla conservar en buenas condiciones. Por este motivo, os queremos ofrecer esta guía práctica para comer de fiambrera en el trabajo.

Cómo preparar la fiambrera

Para llevarte comida al trabajo hay que poner los cinco sentidos en pensar qué vamos a preparar y cómo lo vamos a preparar. Así evitaremos que el día que lo vayas a comer no esté malo, huela mal o sea imposible de masticar. Las siguientes recomendaciones son útiles a la hora de cocinar:

  • O bien cocinas cada día o bien el fin de semana para el resto de días de la semana. Haciéndolo de manera semanal es más fácil tener una visión global del menú, pues lo planificas todo más.
  • Lo importante es comer de manera variada. Si sólo llevamos un plato único, lo importante es que sea variado donde haya verdura o ensalada, hidratos de carbono y proteína. La clave es comer variado.
  • La cantidad también es importante. Vale la pena hacer la comida siendo conscientes del hambre que tendremos a la hora de comer. Si cocinamos recién comidos podemos pecar de poner poca cantidad.
  • Evitar alimentos a la plancha porque al recalentarlos se quedan bastante secos y poco masticables. Un truco es echar un poco de limón antes de calentarlos, conseguiremos que sea un poco más masticable.
  • Por el tema de la conservación, lo mejor es evitar salsas que lleven huevo.

Cómo conservar la comida

Cuando cocinas para guardar la comida hay que tener en cuenta algunas recomendaciones:

  • Los alimentos deben estar bien cocinados. Los de plato por encima de los 70ºC y las carnes bien cocinadas y no rosadas. Los huevos cocidos y el pescado también bien hecho.
  • No dejar los alimentos a temperatura ambiente más de dos horas. Además, si no los vamos a consumir, es preferible ponerlos en la nevera lo antes posible por debajo de los 5ºC.
  • A la hora de conservarla en frío, no cerrar la tapa completamente durante un rato para que se enfríe antes.
  • Mantener la temperatura el mayor tiempo posible. Sacar la fiambrera del frigorífico antes de salir de casa y meterlo en la nevera del trabajo al llegar. La comida varias horas sin una fuente de frío provocará que los microorganismos proliferen.

¡Hora de comer la fiambrera en el trabajo!

En el momento de comer también debemos tener en cuenta algunas recomendaciones:

  • Beber agua. Es más saludable que cualquier refresco o bebida.
  • Intentar comer en un sitio diferente en el que trabajas. Así rompes con la rutina y evitas ponerte a trabajar mientras comes.
  • Mantener el microondas limpio como lo encuentras. Para calentar la comida basta con abrir la tapa, ladeada, para que la comida no salpique.
  • Comer un yogur o una pieza de fruta como postre. Mejor llevarla sin pelar ni cortada en la fiambrera, así se conservará mejor.
2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *