alzheimer

¿Cómo detectar el Alzheimer?

La pérdida de memoria que afecta a la vida cotidiana puede ser un síntoma del Alzheimer u otra demencia. Y es que esta es la principal consecuencia del Alzheimer, una enfermedad cerebral que causa una disminución en la memoria, el pensamiento y la capacidad de razonamiento. Según la Alzheimer’s Association existen 10 síntomas que nos pueden servir para realizar una detección precoz de la enfermedad. Esto no quiere decir que la misma persona deba experimentar los 10 síntomas a la vez, sino que cada individuo puede sufrir uno o más de estos síntomas en mayor o menor grado.

Pérdida de memoria que interrumpe la rutina diaria

Uno de los síntomas más comunes del Alzheimer es la pérdida de memoria, especialmente en lo que respecta a la memoria a corto plazo: olvidar cosas que han pasado hace un periodo de tiempo muy reciente. También puede un síntoma el olvido de fechas o eventos importantes, preguntar por lo mismo una y otra vez o la dependencia de ayudas para recordar, como alarmas, notas en la nevera, etc.

No hay que preocuparse demasiado por los olvidos de nombres o fechas, si más tarde vienen a la memoria, ya que es un cambio relacionado con la edad.

Dificultades para planificar o resolver problemas

Ciertas personas pueden desarrollar cambios en su capacidad para desarrollar y seguir una planificación o trabajar con números. Quizás tenga problemas para seguir una receta que antes conocía muy bien o hacer el seguimiento de la contabilidad familiar. Puede tener problemas con la capacidad de concentración y tardar mucho más tiempo en hacer actividades cotidianas que antes desarrollaba con mayor rapidez.

Problemas para realizar tareas cotidianas

Las personas con Alzheimer a menudo tienen problemas para llevar a cabo tareas cotidianas. A veces, se presentan problemas para reconocer el camino a un lugar conocido o recordar las reglas de un juego al que lleva jugando toda la vida.

Confundir el tiempo o los lugares

Otro de los síntomas más frecuentes es confundir fechas, estaciones, el paso del tiempo en general. Pueden tener problemas para entender algo si no está ocurriendo en el mismo momento. Incluso es posible que se olviden de dónde están, cómo llegaron hasta allí y del camino de vuelta a casa.

Problemas de visión

Para algunas personas, tener problemas de visión puede ser un síntoma de que padecen la enfermedad del Alzheimer. Pueden tener dificultades para leer, jugar a cierta distancia o diferenciar los colores. Todo ello provoca, además, problemas a la hora de conducir. Si esto ocurre, habrá que consultar con un oftalmólogo para descartar posibles enfermedades de la vista como las cataratas.

Dificultades con el habla y la escritura

Las personas con Alzheimer pueden tener dificultades a la hora de seguir o participar en una conversación. Quizás estén hablando y paren de repente sin saber cómo seguir o repetir lo que acaban de decir. Pueden olvidarse de algunas palabras comunes, tener problemas para elegir la palabra adecuada o llamar a las cosas por un nombre equivocado.

Colocar cosas en lugares erróneos y no recordar dónde las puso

Un enfermo de Alzheimer puede colocar las cosas en sitios inusuales y ser incapaz de volver sobre sus pasos para recuperarlas. A veces, puede acusar a otros de haberlas robado.

No habría que preocuparse si la persona tiende a ser despistada, si olvida dónde puso algo siempre que sea capaz de volver sobre sus pasos.

Disminución de la capacidad de razonar

Es frecuente que las personas con Alzheimer experimenten cambios en su raciocinio. Por ejemplo, puede tener problemas con el dinero, donando grandes cantidades de dinero o gastándolas en cosas que no va a necesitar.

Pérdida de sociabilidad

Una persona con Alzheimer puede empezar a dejar de lado actividades sociales, pasatiempos, proyectos de trabajo o el deporte. Puede tener problemas para mantenerse al día con su equipo favorito o recordar cómo ejecutar un pasatiempo al que estaba acostumbrado. También puede tender al aislamiento, dejando de lado a los amigos.

Cambios en el humor y la personalidad

El estado de ánimo y la personalidad de las personas con Alzheimer pueden cambiar. Se sienten confusos, sospechosos, deprimidos, miedosos o ansiosos. Y pueden molestarse con facilidad y ser irritables sin motivo alguno.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *