prevenir el dolor de cervicales

Cómo prevenir el dolor de cervicales

El cuello es una parte muy importante, ya que se encarga de unir nuestro cerebro con nuestro cuerpo, y, en muchas ocasiones, no le prestamos la importancia que merece. Para prevenir el dolor de cervicales existen una serie de medidas que conviene aplicar, muy especialmente si nuestra actividad diaria repercute negativamente sobre esta parte de nuestro cuerpo.

Por qué nos duelen las cervicales

Los problemas y/o dolores de cervicales pueden ser por distintos motivos. Aquí citamos algunos de ellos:

  • Sentarse de manera incorrecta.
  • Un accidente o caída.
  • Coger mala postura al dormir.
  • Tener mucho estrés.

Y la gravedad va desde un leve dolor hasta llegarnos a impedir realizar nuestra vida cotidiana.

Recomendaciones para prevenir el dolor de cervicales

Sentarse correctamente

Parece muy sencillo pero la gran mayoría de la gente no lo hace. Tal como hemos visto en artículos anteriores, es importante que mantengamos la espalda recta y pegada al respaldo de la silla. La cabeza la debemos mantener alineada con la espalda y debemos intentar tener las dos palmas de los pies en el suelo en todo momento.

Realizar pausas cada 30 minutos

Las personas que, debido a su profesión, se pasan muchas horas delante del ordenador o en una misma posición, es muy recomendable que realicen pausas cada media hora para evitar, sobre todo, si se mantiene una postura incorrecta, la tensión postural. En esta pausa es aconsejable realizar ejercicios para liberar la musculatura de la zona cervical.

Dormir correctamente

La posición más recomendable para dormir es la fetal y, a poder ser, dormir con lo que se conoce como almohada cervical. En caso de no disponer de esta opción, la almohada que usemos debe alzarnos la cabeza un mínimo de 20 centímetros.

Caminar de manera correcta

Caminar erguidos es imprescindible para el bienestar de nuestras cervicales y espalda. La premisa que debemos tener clara es tener alineados cabeza, torso y pies cuando andamos.

Aplicar calor y frío

Cuando nos empieza a doler el cuello, y siempre que la lesión sea muscular, debemos aplicar frío para reducir la inflamación. Pero, pasadas las primeras 24 horas el frío puede ser contraproducente y se recomienda aplicar calor para mejorar la contractura cervical.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *