Los pros y los contras de apuntarse a un gimnasio  

Con el año nuevo son muchas las personas que se proponen comenzar a practicar más ejercicio y la forma más fácil de auto convencerse de que esta vez sí, cumplirán con su propósito es apuntarse a un gimnasio. Es temporada alta para este sector, que, en estas fechas, suele reventar precios y ofrecer promociones de todo tipo. Si estás decidido o decidida a calzarte las zapatillas de deporte y empezar a practicarlo de verdad. Te contamos los pros y los contras de apuntarse a un gimnasio.

 

Los pros de apuntarse a un gimnasio

 

  • Si encuentras uno cerca de casa es muy cómodo.
  • Es ideal para practicar deporte en invierno, evitando depender de las condiciones meteorológicas (no importa si llueve o nieva o hace mucho frío).
  • Te permite elegir entre un amplio abanico de deportes. Desde aerobic, pasando por zumba, natación, spinning o ejercicios de fuerza en la sala de máquinas.
  • Puedes ir a tu ritmo. Las clases dirigidas se adaptan a los diferentes niveles y si un día estás muy cansado puedes optar por hacer cardio suave en la sala de máquinas o unos largos en la piscina.
  • Hacer deporte siempre es un buen plan. Si un domingo por la mañana estás aburrido o aburrida en casa, puedes acercarte al gimnasio a nadar un rato o hacer cinta. Verás que hay mucha más gente y te ayudará a sentirte mejor contigo mismo después de la práctica de deporte, que todos sabemos que libera endorfinas. Pero más allá de eso, acudir al gimnasio es una forma de socializar y hacer relaciones públicas.
  • Existen tarifas planas que se ajustan a tus necesidades. Suelen existir cuotas familiares o de pareja que reducen el precio; también promociones para estudiantes y desempleados. Incluso hay gimnasios que reducen las cuotas según la hora de entrada. Antes de las 17h de la tarde, por ejemplo, se paga solo media cuota.
  • Conseguirás llevar una vida activa y reforzar las otras acciones que estés practicando para perder peso o mantener un peso saludable (dietas etc).

 

Los contras de apuntarse a un gimnasio

 

  • Practicar deporte en un recinto cerrado sin luz natural desagrada a algunas personas.
  • El hecho de correr en una cinta o pedalear sobre una bicicleta estática desmotiva a muchos, que no son capaces de rendir al máximo si no sienten que están avanzando kilómetros reales y recorriendo, ya sea paisajes urbanos o naturales.
  • Las disciplinas que ofertan los gimnasios son muy reducidas. De hecho, algunos centros de este tipo no cuentan con piscinas, ni pistas de paddle o futbol sala.
  • Si no te gusta practicar ejercicios de fuerza ni el baile, lo más probable es que no te guste el gimnasio. En su mayoría se practican actividades dirigidas relacionadas con el baile y la música como el aerobic, la zumba o el step. Y en la sala de máquinas, al margen del cardio que se puede llevar a cabo sobre la cinta o las bicis estáticas, toda la oferta es de fuerza (pesas etc).

 

Si finalmente te decides a apuntarte a un gimnasio el mejor consejo que te podemos dar es que vayas y no entres a formar parte de ese porcentaje de personas que pagan las cuotas, pero no pisan las instalaciones.

¿Por qué nos hacen daño los huesos cuando cambia el tiempo?  

 

Los dolores musculares y óseos se han relacionado desde tiempos inmemoriales con los cambios meteorológicos. Pero, ¿por qué nos hacen daño los huesos cuando cambia el tiempo? Te contamos si este fenómeno tiene realmente una explicación científica.

 

Dolor de huesos con los cambios de tiempo: ¿Realidad o mito?

 

Seguro que no es la primera vez que escuchas a alguien quejarse de un dolor en la espalda o en la rodilla que atribuye al cambio de tiempo, ya sea por una bajada brusca de las temperaturas, la humedad o las lluvias. Esta creencia se remonta a la época romana, pero en 2017 un estudio de The George Institute for Global Health de Australia que se publicó en la revista Pain Medicine demostró que estos dolores no tienen ninguna relación con la meteorología.

 

Entonces, ¿por qué nos duelen los huesos cuando cambia el tiempo? Este estudio habla de susceptibilidad, los seres humanos somos susceptibles a las creencias que se popularizan y acabamos relacionando esos episodios de dolor con el cambio de tiempo.

 

Es más, en este estudio explican que siempre es más fácil acordarse del dolor en días fríos y lluviosos; y olvidarse de aquellos en los que teniendo los mismos síntomas el tiempo era más agradable y soleado.

 

Controversia sobre los dolores musculares y óseos como forma de predecir los cambios de tiempo

 

En la actualidad existe cierta controversia sobre esta cuestión ya que al estudio australiano que mencionábamos antes, hay que sumar otros que se han publicado en revistas científicas reputadas como Nature en las que se hablaba sobre la base científica de este fenómeno.

 

Los expertos denominan meteosensibles a las personas que son capaces de detectar supuestamente los cambios de temperatura o que se ven afectadas por esos cambios:

 

  • Viento = Dolor de cabeza.
  • Lluvia y bajada de temperaturas = Dolores musculares y óseos.
  • Incremento de la humedad = Sensibilidad en las cicatrices.

 

En cualquier caso, la comunidad científica todavía se mantiene dividida sobre esta cuestión, así que por el momento es imposible contar con datos 100% objetivos que expliquen por qué nos duelen los huesos cuando cambia el tiempo.

Practicar deporte durante el embarazo: ¿peligro o beneficio?  

Lejos quedó aquella época en la que las embarazadas era tratadas poco menos que como enfermas. En la actualidad, las mujeres gestantes desarrollan una vida absolutamente normal, porque el embarazo es simplemente un estado. Sí que es cierto que este cambio de estado puede provocar, a veces, algunos problemas de salud.

 

Uno de los grandes debates tiene que ver con la práctica de deporte. Todavía hoy en día se asocia el embarazo al reposo y a evitar actividades que supongan un impacto como correr. Te contamos las particularidades del ejercicio durante el embarazo.

 

Actividad física durante el embarazo

 

Desde el Servei Català de la Salut recomiendan la práctica de actividad física moderada durante la gestación, ya que sus beneficios son principalmente:

 

  • Físicos.
  • Psicológicos.

 

Recomiendan realizar ejercicio regularmente si ninguna otra dolencia lo impide. Eso sí dan una serie de tips para que el deporte que desarrolle la mujer embarazada sea totalmente seguro:

 

  • Desaconsejan las actividades de competición.
  • Beber mucha agua y utilizar ropa cómoda.
  • Evitar las flexiones y extensiones profundas de las articulaciones.
  • Tampoco es aconsejable el ejercicio que implique saltos o cambios rápidos de dirección.
  • Actividades como la equitación, el esquí o el ciclismo están prohibidas, ya que comportan riesgo de pérdida del equilibrio.

 

Desde el CatSalut han desarrollado una guía para embarazadas, en la que se trata la práctica del deporte en el tercer capítulo. Se puede descargar desde AQUÍ, aunque te hacemos un pequeño resumen de los aspectos más importantes a tener en cuenta.

 

Los beneficios del ejercicio físico durante el embarazo

 

Los profesionales médicos coinciden en que, si no existen patologías previas, el riesgo de practicar deporte durante el embarazo es mínimo frente a la gran cantidad de beneficios que aporta:

 

  • Reduce el dolor lumbar, el insomnio y los calambres.
  • Disminuye el riesgo de sufrir diabetes gestacional e hipertensión.
  • Reducción del cansancio.
  • Ayuda al control del peso corporal.
  • Mejora el estado físico y mental.
  • Favorece el trabajo del parto, sus posibles complicaciones y su posterior recuperación.

 

Aunque las embarazadas se encuentren bien y no tengan complicaciones, siempre es necesario adaptar cualquier tipo de deporte a la nueva situación. Así que, si estás embarazada, lo más recomendable es realizar ejercicio físico moderado.

 

  • La intensidad es la que le permitiría mantener una conversación mientras practica ejercicio.
  • Se recomienda una práctica regular de 2 a 3 días a la semana durante 30-40 minutos.
  • Es preferible caminar cada día.

Consejos para gestionar las primeras parejas de nuestros hijos adolescentes

La adolescencia es una de las épocas más controvertidas del desarrollo humano. Decimos controvertidas porque es un momento en el que se experimentan muchísimos cambios a nivel físico, hormonal y emocional. El paso de la niñez a la edad adulta no es fácil, son años en los que ya no somos niños, pero tampoco adultos y es difícil gestionarlo. Esto se complica todavía más cuando los padres deben enfrentarse a los primeros amores de sus hijos adolescentes. El miedo a que les hagan daño suele ser la principal preocupación. Desgranamos algunos consejos para gestionar las primeras parejas de los hijos adolescentes.

 

El primer amor adolescente

 

El principal error que cometemos los adultos a la hora de gestionar la educación de los adolescentes es olvidar que hubo un tiempo en el que también lo fuimos nosotros. Es muy importante empatizar y para que esto sea efectivo es imprescindible ponernos en su lugar y recordar cómo éramos en esa época de nuestra vida.

 

Por eso lo más importante es acompañarlos en este viaje, que es inevitable y más importante de lo que creemos. En este momento es cuando se están formando sus caracteres, así que sus primeras experiencias a nivel emocional y sexual marcarán su salud emocional para el resto de su vida.

 

Consejos para gestionar las primeras parejas de nuestros hijos adolescentes

 

  • No debemos evitar que el noviazgo siga adelante. Puede que creamos que todavía es muy pequeñ@, o que no nos guste la persona que han elegido, pero lo mejor es acompañarlos y en el caso de detectar episodios preocupantes tratar de que tu hij@ se de cuenta por sí mismo.
  • Hablar abiertamente sobre relaciones sexuales. Nunca hay que evitar este asunto, se trata de algo que antes o después van a experimentar, así que lo mejor es tratarlo con naturalidad. Y es muy importante evitar mostrarle este aspecto de las relaciones humanas como algo negativo o prohibido, ya que puede condicionarle en un futuro que lleve una vida sexual sana. Es posible que no nos haga gracia que empiecen a una edad que consideramos muy temprana, pero siempre es mejor acompañarlos y mantenerlos alerta sobre la responsabilidad que van a adquirir: deben protegerse contra las enfermedades de transmisión sexual y los embarazados no deseados.
  • Conocer a su pareja. En muchos casos los padres no quieren saber nada de la otra persona y niegan la relación, o la prohíben sin más. Sin embargo, lo más importante es conocer a la pareja de tu hij@ para saber quien es, qué edad tiene, si van juntos a clase o si son de la misma pandilla. Es importante crear un vínculo para que se sienta a gusto y confíe en nosotros.
  • Hablarles de nuestras propias experiencias. No hay nada más efectivo para conectar con ellos, mostrarles que hubo un día en el que también nosotros fuimos adolescentes. Tus recuerdos pueden ayudarle a gestionar algunas situaciones y los acercarán a ti, de esta manera confiarán en ti para contarte algunos aspectos de su relación. Pero acepta que siempre habrá una parte que se van a guardar para sí mismos, todos lo hacemos, un espacio propio es necesario.

 

Y recuerda que al fin y al cabo la adolescencia solo es una etapa más de la vida, permítele que la viva, la experimente y la disfrute antes de aterrizar en la vida adulta, que eso sí que no tiene marcha atrás.

Vitamínate: Zumos naturales para cargar pilas en otoño  

El cambio horario, de temperatura y de estación provoca que nuestras defensas se vean debilitadas en esta época del año. Por eso es primordial controlar más que nunca nuestra alimentación para que no nos falte ningún nutriente y poder esquivar los virus típicos del otoño como el resfriado común. Uno de los alimentos de los que no puedes prescindir en tu dieta, te gusten más o menos, son las frutas. Una forma fácil de consumirla es en formato zumo, te lo contamos todo sobre los zumos naturales para cargar pilas en otoño.

 

Los beneficios de consumir zumos naturales

 

Las frutas y verduras son alimentos que se encuentran en cualquier dieta saludable que se precie. Lo más recomendable es tomar las piezas enteras, ya que es la forma en la que conservan todos sus nutrientes, pero a la hora del desayuno o si no eres muy amante de estos alimentos puede que te resulte difícil consumirla. Por eso te proponemos el formato zumo.

 

  • Fáciles y rápidos de elaborar. Los cítricos (naranjas, limones, pomelos…) se pueden exprimir y el resto de frutas se pueden licuar o batir.
  • Tómalos con pulpa, ya que es donde se encuentra toda la fibra y la mayoría de nutrientes que van a alimentarte.
  • En el caso de licuarlos, utiliza una slow juicer, una licuadora de prensado en frío que mantiene al máximo todos los nutrientes.
  • No tires esa pulpa, guárdala para utilizarla en la elaboración de bizcochos fit, cremas y otras elaboraciones culinarias.
  • No añadas azúcar a los zumos, al exprimirlos, licuarlos o batirlos se liberan los denominados azúcares libres. Esto significa que la fructosa presente en la fruta se convierte en azúcar. Energía para tu cuerpo, pero recuerda que no la OMS aconseja no consumir más de 25 gramos al día., Si quieres endulzar tu zumo puedes añadir estevia líquida o una cucharadita de pasta de dátiles.

 

Los zumos naturales que te ayudarán a cargar las pilas en otoño

 

Te proponemos 3 zumos clásicos que te ayudarán a mantener a raya tus defensas este otoño.

 

  • Naranja y fresas. La combinación perfecta del punto ácido y el dulzor. Puedes añadirle unas hojas de hierbabuena para aportarle una explosión de sabor. Un zumo muy antioxidante.
  • Sandía y remolacha. Un zumo de sabor dulce e intenso que te proporcionará un efecto diurético y detoxificante.
  • Zanahoria y manzana. Si lo que quieres es recuperar la energía del verano, prepara un delicioso zumo de zanahoria y manzana, una hortaliza y una fruta ideales para incrementar tu vitalidad.

Zumba: La actividad física completa  

Seguro que has oído hablar de ella, llegó a principios de los 2000 y lo hizo para quedarse. La zumba ha desbancado en los gimnasios a otras actividades dirigidas muy populares como lo eran el aerobic o el step. Te contamos en qué consiste exactamente esta disciplina y cuáles son sus beneficios.

 

¿Qué es la zumba?

 

Una disciplina de baile que utiliza los ritmos latinos como la salsa, el merengue o la bachata y los fusiona en coreografías pensadas para que las puedan seguir grandes y pequeños. No se requiere una forma física especial, pero sí que es necesario tener cierta coordinación para poder seguir los movimientos y memoria visual para recordar los pasos.

 

Sus orígenes se remontan a finales de la década de los años 90 cuando su creador, el colombiano Alberto “Beto” Pérez, puso en marcha esta disciplina que se ha hecho popular en todo el mundo, y es que se practica en más de 150 países diferentes.

 

¿Por qué la zumba es una actividad física completa?

 

Se trata de una actividad cardiovascular que ayuda a quemar calorías y con la que se trabaja todo el cuerpo. La zumba mejora:

 

  • El equilibrio.
  • El ritmo.
  • La coordinación.
  • La tonificación de brazos, piernas y abdomen.

 

Por lo tanto, se trata de una disciplina que ayuda a quemar grasa, pero también mejora la condición física de aquellos que la practican, ya que ayuda a que sean más ágiles y estén en mejor forma física.

 

Los otros beneficios de la zumba

 

Al margen de los beneficios físicos que proporciona la práctica regular de esta actividad de fitness, la zumba consigue mejorar otros aspectos a nivel psicológico:

 

  • Aporta bienestar a los que la practican por el ritmo divertido y trepidante de las clases.
  • Reduce el estrés y la ansiedad.
  • Incrementa la autoestima.
  • Libera tensiones y relaja (se liberan endorfinas que estimulan la relajación).
  • Te ayuda a socializar (puedes conocer a gente nueva en la clase con cosas en común, es una forma de compartir una afición).

Saber perdonar, lo mejor para la salud mental  

Todos nos hemos sentido heridos alguna vez en nuestra vida. Traiciones, engaños, falta de empatía, mala fe… Las razones pueden ser diversas y provocar en nosotros distintos grados de “enfado”, pero la sensación de tristeza es la misma. Puede que a veces los demás no sean conscientes de que nos están haciendo daño, otras lo son y no les importa. En cualquier caso, perdonar cuesta, pero los expertos apuntan que es la única forma de cuidar nuestra salud mental.

 

Bob Enright es pionero en el estudio del perdón y ha explicado que perdonar nos ofrece cosas positivas como la empatía, la compasión y hasta la comprensión hacia la persona que te ha hecho daño.

 

Por su parte, Everett Worthington, doctor en psicología y estudioso del perdón publicó en 2015 “Forgiveness and Health” junto a dos compañeros. Un libro en el que desgranan que el perdón está vinculado a la salud mental y puede reducir la ansiedad, la depresión y otros trastornos psiquiátricos.

 

La rabia y la venganza queman nuestra energía

 

La mayoría de las veces somos incapaces de controlar nuestros sentimientos y cuando nos hacen daño es inevitable que la mente “vaya por libre” y desperdicie mucha energía pensando y dándole vueltas a ese suceso que todavía no hemos digerido. La clave está en aceptar el hecho sin estancarnos. Es inherente al ser humano, para seguir vivos es imprescindible seguir adelante. Seguramente habrás notado más de una vez que cuando alguien nos hace daño y pensamos en ello constantemente nos sentimos agotados mentalmente, y es que la rabia gasta nuestra energía.

 

¿Sabías que perdonar es bueno para tu salud mental? Es posible que hayas escuchado muchas veces a tu alrededor aquello de “perdono, pero no olvido” y son los propios expertos los que apuntan que ese debe ser el camino. Porque perdonar no significa olvidarlo todo y hacer como si nada hubiera pasado. No debemos confundir perdonar con librar a la persona que nos ha hecho daño de su responsabilidad. Perdonar es abandonar los sentimientos de negatividad, ya que guardarlos afectan a tu salud mental:

 

  • Tristeza.
  • Irritabilidad.
  • Pesimismo.
  • Ansiedad.

 

¿Cómo superar el odio, la ira o la rabia?

 

Es fácil hablar de perdonar, pero otra cosa es hacerlo, y hacerlo de verdad. Para ello los expertos recomiendan:

 

  • Terapia psicológica.
  • Grupos de apoyo.
  • Meditación.
  • Ejercicio regular.
  • Buscar nuevas aficiones.

 

Lo principal es admitir que la persona que te ha hecho daño ha seguido con su vida sin importarle que tú hayas detenido la tuya y que esas emociones negativas solo te van a perjudicar a ti.

 

Cómo cenar saludable sin pasar mucho rato en la cocina

Y hoy, ¿qué cenamos? Es la pregunta que se repite en muchos hogares todas las noches de la semana laboral. Estamos acostumbrados a desayunar rápidamente y a comer de táper. A media mañana una pieza de fruta o un pequeño bocadillo y para merendar picamos unos frutos secos o alguna barrita energética. Pero llega la noche y se acaban las ideas. Te explicamos cómo cenar saludable sin enredarte demasiado en la cocina después de todo un día de trabajo.

 

¿Cómo es una cena saludable?

Todos los nutricionistas lo tienen claro: tenemos que olvidar aquello de desayunar como un rey, comer como un príncipe y cenar como un mendigo. Las tres comidas principales del día se tienen que hacer con sentido común y sobre bases nutricionales científicas, teniendo siempre en cuenta las peculiaridades de cada persona. Evidentemente no necesita el mismo número de calorías una persona de 180 cm y 90 kilos de peso que una de 160 cm y con un peso de 50 kilos.

Una cena saludable tiene que incluir proteínas, hidratos de carbono y grasas, tres elementos indispensables para el correcto funcionamiento del organismo. Lo más recomendable es que la mitad de los alimentos sean vegetales (hidratos de carbono), un cuarto, tienen que ser ricos en proteínas (carne, pescado, huevos, legumbres…) y el otro cuarto: grasas saludables (como el aceite de oliva o el aguacate). Las cantidades variarán en función de la constitución de cada persona.


Ideas de cenas saludables y fáciles de preparar

Cuando llega la noche y estamos cansados después de todo un día de trabajo, el gimnasio, las actividades extraescolares de los niños, la casa… Lo que apetece es preparar cosas rápidas. Te proponemos 5 menús para cada noche de la semana laboral que se preparan en menos de 15 minutos.

  • LUNES: Huevos revueltos con calabacín o champiñones y un yogur. Tienes que impregnar una sartén con un poco de aceite de oliva y cuando esté caliente, añadir a daditos el calabacín o los champiñones y sofreír un poco. La cantidad es totalmente opcional, pero un calabacín o una lata de champiñones es suficiente para 4 personas. Después incorporar los huevos batidos (un huevo por persona) sin dejar de remover. Cuando esté dorado retirar del fuego y servir. Para el postre, el acompañamiento ideal es un yogur natural sin azúcar.
  • MARTES: Crema de verduras, tortilla a la francesa con atún y una pieza de fruta. Puedes preparar crema de verduras casera o comprarla en tiendas que la hacen natural, sin incorporar azúcares, ni aditivos. La puedes hacer hirviendo las hortalizas que más te gusten: zanahoria, calabaza, calabacín… Puedes añadir una patata para espesar y aportarle sabor. Después sólo tienes que triturarlo todo. La puedes acompañar de una tortilla con atún y de postre, la pieza de fruta que más te guste.
  • MIÉRCOLES: Tostada de pan con aguacate y huevos escalfados y queso fresco batido con frutos rojos. Lo mejor es escoger pan de harina de trigo integral, de espelta, trigo sarraceno, maíz… Evitando siempre que se pueda el pan de harinas refinadas, que incorporan azúcares y otros aditivos poco saludables. El aguacate lo puedes triturar o colocar sobre la tostada cortado a trozos. Por encima incorporamos un huevo escalfado. Podemos añadir un poquito de aceite de oliva y sal. Para el postre, la mejor opción es el queso batido 0% acompañado con frutos rojos: frambuesas, moras, fresas, etc.
  • JUEVES: Salmón al vapor con brócoli y macedonia. La cocina al vapor conserva todos los nutrientes de los alimentos. El salmón es proteína, pero también grasa saludable. Acompañado con brócoli cocinado también al vapor y con una macedonia de frutas de temporada, el triunfo está asegurado.
  • VIERNES: Pollo a la plancha con verduras al horno y miel y requesón. La cocina a la plancha también es saludable, ya que solo se utiliza una cantidad pequeña de aceite, que tiene que ser siempre de oliva virgen extra, el de más alta calidad y más sano. Puedes acompañar el pollo de las verduras que más te gusten cocinadas al horno, ya que no necesitan aceite y quedan con gusto de barbacoa. El requesón es un tipo de queso que aporta grasas saludables, le puedes aportar dulzor con un poco de miel casera.

Para cenar sano y rápido lo mejor es preparar un menú semanal por escrito que nos permitirá comprobar qué alimentos necesitamos comprar para tenerlo siempre todo a punto antes de hacer la cena.

La gripe: Cómo saber si debo vacunarme

Los picos más altos de incidencia de la gripe en nuestro país suelen alcanzarse durante los meses de enero y febrero, los que históricamente suelen ser los más fríos del año. Ya se sabe, las bajas temperaturas son el campo de abono perfecto para los virus que van en busca de organismos con las defensas bajas. Ahora que hemos cambiado de estación y comenzamos a notar los primeros fríos de la temporada, es el momento de plantearse si es recomendable que nos vacunemos de la gripe.

 

¿Cómo actúa la vacuna de la gripe?

 

La vacuna de la gripe contiene partes de virus que reconocen nuestras células del sistema inmunológico. Debido a la constante mutación de estos virus, cada año la vacuna cambia para adecuarse a las nuevas “formas” de esos virus. Por esa razón, la vacuna debe repetirse anualmente para que tenga efecto, ya que los expertos elaboran una cepa diferente para hacer frente a esas mutaciones.

 

Una vez administrada la vacuna de la gripe comienza a ser efectiva a las 2 o 3 semanas hasta un período que puede ir de los 6 a los 12 meses. De todas maneras, vacunarse no es sinónimo de librarse de esta enfermedad común al 100%. Existen factores que influyen en su efectividad como es la edad y el estado inmunitario de cada paciente. De hecho, las personas mayores tienen una respuesta menos eficaz y se les suele administrar la vacuna junto a otras composiciones para mejorar su reconocimiento.

 

¿Cómo saber si es necesario vacunarse?

 

Se recomienda que los denominados “grupos de riesgo” se vacunen para evitar una enfermedad que, aunque es común, puede llegar a ser potencialmente grave por las complicaciones que se pueden derivar según el paciente.

 

  • Mayores de 60 años.
  • Menores de 1 año.
  • Enfermos crónicos.
  • Embarazadas.

 

Hablamos de personas que por su situación específica cuentan con un sistema inmunitario más débil y por lo tanto están más expuestos a contagiarse. También las consecuencias de la enfermedad serán más graves que en otros colectivos sin factores de riesgo. En cuanto a las mujeres embarazadas, no tienen porqué contar con las defensas bajas, ni tienen más riesgo de contagiarse, pero es recomendable que lo hagan para que en el caso de contagiarse no pongan en peligro la salud del bebé que están gestando.

 

Por otro lado, existe otro colectivo de riesgo: Personal sanitario y trabajadores en servicios públicos esenciales. En su caso, el riesgo de contagio es muy alto ya que tratan a diario con muchas personas, y en su mayoría, personas enfermas. Por lo que el contagio es muy probable.

 

Como decíamos al inicio, la vacunación no es obligatoria pero sí recomendable en estos casos. El resto de colectivos pueden administrarse la vacuna si así lo desean, aunque no sería necesario. La mejor época para hacerlo es ahora, ya que los efectos tardan entre 2 y 3 semanas en ser efectivos.

 

Puedes encontrar más información en la web del Ministerio de Sanidad.

 

 

Hacer frente al cambio de estación: ¿Cómo pasar del calor al frío?  

Hace apenas unos pocos días que se produjo el cambio de estación. Hemos pasado del verano al otoño y aunque las temperaturas, de momento, nos tengan engañados, es cuestión de semanas que empecemos a notar que la época estival quedó atrás. Los cambios de estación no son fáciles de asimilar, está comprobado científicamente que pueden provocar dolores musculares e incluso afectar a nuestra salud anímica. Te ayudamos a enfrentarte a la llegada del otoño con unos prácticos consejos para superar que los días de calor ya no volverán hasta el año que viene, si el cambio climático nos lo permite.

 

Cómo afrontar el cambio de estación

 

Nuestro organismo tiene que adaptarse a los cambios de temperatura, también a las variaciones en las horas de luz solar y en global, a retomar todas las rutinas de nuestra vida diaria. ¿Qué debemos hacer?

 

  • Pon atención a tu alimentación. En verano se consumen más ensaladas, frutas, cremas de verduras frías y helados. En definitiva, menús que precisan de una menor elaboración. Lo mejor es siempre guiarnos por los productos de temporada y empezar a introducir platos templados o semifríos que incluyan setas, boniato, castañas o caquis. La naturaleza es sabia y nos ofrece los alimentos necesarios con cada estación, así mantendrás tus defensas a raya y evitarás los primeros resfriados de la temporada.

 

  • Aprovecha los últimos rayos de luz por la tarde. Poco a poco habrás notado que se oscurece antes y tras el cambio de hora que llegará a finales de octubre lo más probable es que cuando salgas de trabajar ya sea de noche, aprovecha ahora las últimas tardes con luz solar. ¿Por qué? Básicamente por dos cuestiones:
  1. Tu cuerpo necesita vitamina D. En los países nórdicos la población consume píldoras de esta vitamina por las pocas horas de sol de las que disfrutan en el norte de Europa. Se trata de un nutriente muy necesario para que nuestro organismo funcione correctamente.
  2. A menos horas de sol, menos melatonina. Es una sustancia que generamos para que nuestro cuerpo se adapte a disfrutar de menos luz solar, pero a la vez disminuye la serotonina, otra hormona que está relacionada directamente con el estado de ánimo. Por eso en otoño es normal que te sientas decaído.

Para contrarrestarlo lo mejor es que des largos paseos aprovechando las últimas horas de luz por la tarde y que en tus días libres aproveches la mañana para realizar actividades al aire libre.

 

  • Duerme más y mejor. Es muy probable que te sientas más cansado y alicaído que de costumbre, así que intenta irte a dormir más pronto por las noches. Te ayudará a recuperar tu biorritmo habitual y verás que poco a poco ya no necesitarás ese tiempo extra de sueño.

 

  • Máxima hidratación. Siempre es necesario beber agua y cada época tiene su motivo, con el cambio de estación al otoño el cuerpo necesita mantenerse hidratado porque de lo contrario puede provocar que nos sintamos todavía más cansados. Mantén a raya tu energía bebiendo agua.