TAC vs Resonancia magnética: ¿Cuál es la diferencia?

El TAC y la Resonancia Magnética son dos de las pruebas más demandadas por los profesionales médicos en la actualidad, ya que son muy efectivas y permiten diagnosticar rápidamente múltiples tipos de dolencias. En ambos casos, se trata de exámenes que utilizan la imagen para conseguir un diagnóstico, Además de ser muy precisas permiten detectar enfermedades de forma no invasiva.

 

Tanto para el TAC como para la RM, el paciente se tumba sobre una camilla metálica que se introduce en un túnel en forma de cilindro (puede ser abierto o cerrado) y allí debe permanecer, inmóvil, durante el tiempo que sea necesario para tomar las imágenes necesarias. Estas pruebas pueden alcanzar un tiempo de hasta 1 hora.

 

Características de la Tomografía Axial Computarizada (TAC)

 

Se utiliza para diagnosticar patologías como:

 

  • Fracturas.
  • Lesiones de órganos internos por traumatismo.
  • Hemorragias.
  • Tumores.
  • Infecciones.
  • Patologías de la columna vertebral.

 

Puede ser necesaria la aplicación de un líquido de contraste oral o por vía intravenosa. Suele ser de yodo, lo que permite resaltar y definir las imágenes para un diagnóstico más preciso.

 

Características de la Resonancia Magnética

 

Se utiliza para detectar dolencias en estas zonas del cuerpo:

 

  • Abdomen
  • Pecho.
  • Pelvis.
  • Cerebro.
  • Médula espinal.

 

Y para diagnosticar este tipo de enfermedades y dolencias:

 

  • Tumores.
  • Rotura de ligamentos.

 

 

Diferencias entre el TAC i la RM

 

La principal diferencia tiene que ver con el método con el que se toman las imágenes del organismo.

 

  • El TAC se realiza con la ayuda de los rayos X. Se diferencia de la tradicional radiografía, en que este escáner permite conseguir imágenes tridimensionales y transversales. De esta manera, los facultativos pueden estudiar las imágenes desde múltiples planos.
  • La Resonancia Magnética se realiza a través de ondas de radio e imanes, se utiliza un campo magnético y un ordenador para conseguir imágenes en 2 y 3 dimensiones. Aporta información más detallada que no puede verse de forma tan clara en un TAC. Es más habitual su uso cuando se quieren detectar dolencias en tejidos blandos.

 

Síntomas del estrés laboral

Con la vuelta de las vacaciones se ponen sobre la mesa algunas problemáticas asociadas al ámbito laboral que se repiten cada temporada. Una de las más importantes es el estrés, una dolencia que causa múltiples bajas médicas y que afecta cada vez a más trabajadores.

 

Los síntomas de estrés laboral

 

  • Irritabilidad
  • Falta de motivación.
  • Depresión.
  • Ira.
  • Tristeza.
  • Apatía.
  • Baja autoestima.
  • Alteración del sueño.
  • Problemas digestivos.
  • Dolores musculares.
  • Peor rendimiento laboral.

 

A pesar de que el estrés laboral causa síntomas así de claros y definidos, a veces es difícil detectar la dolencia, ya que estas señales también pueden asociarse a otras enfermedades o presentarse en momentos puntuales de picos de trabajo intensos. Por eso es muy importante definir las causas para poder descartar otras enfermedades.

 

Las causas del estrés laboral

 

  • Volumen y ritmo de trabajo elevado.
  • Tareas monótonas.
  • Inestabilidad laboral.
  • Elevado nivel de responsabilidad.
  • Falta de reconocimiento por parte de los superiores.
  • Condiciones ambientales en el lugar de trabajo.
  • Acoso laboral.

 

Las consecuencias del estrés laboral

 

La mayor parte de las consecuencias de sufrir un episodio de estrés laboral tienen que ver con nuestra salud y nuestro estado físico y psicológico. También existen otras relacionadas con la parte económica. Las analizamos en global para poder evitar llegar a este punto en caso de estrés laboral.

 

  • Falta de concentración.
  • Pérdidas de memoria.
  • Dificultad para tomar decisiones.
  • Insomnio.
  • Trastornos afectivos.
  • Adicciones.

 

Todas estas cuestiones afectan al día a día de la persona que sufre estrés, más allá del ámbito laboral, por eso, al primer síntoma los expertos recomiendan que se acuda al médico y se intente rebajar la tensión a través de vías de escape como el deporte o la meditación. Además, consecuencias como la falta de concentración o las pérdidas de memoria pueden ser una causa de despido, algo que evidentemente afectaría a la economía familiar.

 

Para conseguir más información sobre cómo detectar el estrés laboral, la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés (SEAS) ha publicado en su página web una batería de respuestas a preguntas frecuentes sobre esta dolencia.

 

Consejos para combatir el insomnio  

El insomnio es uno de los principales problemas a los que se enfrenta la población en edad adulta y, de hecho, es bastante habitual que se sufra un episodio de este tipo, al menos una vez en la vida. La falta de sueño puede tener causas genéticas, pero sobre todo se debe a factores externos. Te contamos cómo puedes combatirlo.

 

¿Qué es el insomnio?

 

La incapacidad de poder dormir por la noche. Esta podría ser a grandes rasgos la definición más clara de lo que significa esta dolencia. Existen dos tipos de insomnio:

 

  • De inicio: Problemas para conciliar el sueño antes de 30 minutos. Todo aquel que tarde más de media hora en dormirse, tiene insomnio. Evidentemente existen grados, no es lo mismo tardar una hora que 3. Pero eso también depende de la situación que hayamos vivido durante el día, nuestro estado de salud y anímico.
  • De mantenimiento: Se trata de aquellas personas con dificultades para mantener el sueño. Sí que consiguen dormirse, pero se despiertan muchas veces a lo largo de la noche. Estos despertares nocturnos suelen durar más de 30 minutos y a veces, la persona ya no vuelve a conseguir dormirse.

 

Los profesionales médicos recomiendan dormir una media de 8 horas diarias, aunque esta cifra puede variar dependiendo de la persona. Las hay que con 6 o 7 horas de descanso tienen suficiente para funcionar con energía durante todo el día, y otras necesitan más de 8 para sentir que han tenido un sueño reparador.

 

¿Por qué surge el insomnio?

 

El principal motivo suele ser hereditario. Es bastante habitual que, si alguno de tus progenitores tiene problemas para dormir, tú también. De todas maneras, el tipo de vida que se lleve puede incrementar los síntomas y hacer que personas que en principio no deberían tener problemas para conciliar el sueño, acaben desarrollando insomnio.

 

  • Estrés y ansiedad.
  • Alimentación deficiente (la falta de nutrientes afecta a las capacidades motoras y neurológicas).
  • Vida sedentaria (si no se practica deporte o no se lleva una vida activa, esto afecta a nuestra capacidad de conciliar el sueño).

 

La falta de sueño afecta negativamente a nuestra vida diaria, incapacitando a la persona para desarrollar con normalidad sus actividades habituales.

 

Consejos para combatir el insomnio

 

  • Horarios estrictos. Es muy importante irse a dormir y levantarse siempre a la misma hora para no confundir a nuestro cerebro.
  • Siestas cortas. Las siestas deben durar como máximo 30 minutos, ya que, de otra manera, el cerebro también podría confundirse y creer que ya es de noche.
  • Vida activa: alimentación y deporte. Es muy importante consumir los nutrientes necesarios para que nuestro cuerpo funcione correctamente: proteínas, grasas saludables e hidratos de carbono. Prescindir de los azúcares añadidos y las grasas saturadas.
  • Evitar los estimulantes. Café, té, bebidas de cola, etc.
  • Mantener el estrés bajo control. Es muy importante evitar las situaciones de estrés prolongadas o la ansiedad. Es normal tener picos de estrés en el trabajo, pero debemos ser capaces de relajarnos al llegar a casa, podemos conseguirlo con meditación o disciplinas como el yoga.
  • Cenar dos horas antes de irse a dormir. Es importante meterse en la cama con la digestión hecha, de esta manera nuestro cuerpo estará preparado para dormirse más fácilmente.
  • Ducha caliente. Si el día ha sido duro y no consigues relajarte ni desconectar, lo mejor es que te des una ducha bien caliente. Pero cuidado, el agua debe estar bien caliente si no conseguirás lo contrario, activarte.

 

También puedes tomar infusiones de pasiflora, valeriana y otros compuestos de hierbas aromáticas para conseguir relajarte antes de irte a dormir. Y, sobre todo, si llegado el momento, no dejas de dar vueltas en la cama, lo mejor es no obsesionarse y levantarse, pasear por la casa o leer un libro hasta que nos vuelva a entrar sueño.

El auge del running y los estudios de la pisada del pie

La moda del running ha incrementado las peticiones de estudios de la pisada del pie. Cada vez son más los corredores que quieren conocer en profundidad las características de su marcha y de su pisada para mejorar este gesto y así, por un lado, evitar lesiones y por el otro, incrementar su marca personal.

El estudio de la pisada solía llevarse a cabo entre profesionales del atletismo y otros deportes que implican velocidad, pero desde que llegó la fiebre del running a nuestro país se ha popularizado entre los más deportistas. Lo recomendado es que se lleve a cabo en un centro acreditado pero cada vez es más habitual que en las propias tiendas que venden zapatillas de deporte realicen estudios parecidos.

 

¿En qué consiste el estudio del pie?

Se realiza un análisis completo del pie en todas sus posiciones y se tienen en cuenta otros factores que están muy relacionados con la pisada como es el estado de rodillas, caderas y columna.

Este tipo de estudios consiguen dos objetivos clave:

  • Evitar lesiones. Tanto musculares como óseas y articulares. Las más habituales cuando se sale a correr son los esguinces, la tendiditis, sobrecargas musculares, basculaciones pélvicas…
  • Mejorar la marca personal. Según los datos del Consejo General de Colegios Oficiales de Podólogos el 80% de los atletas pisan mal. Esto provoca que, además de las lesiones que ya hemos comentado, se corra de forma más lenta al no apoyar bien el pie.

Desde los Colegios de Podólogos advierten que este tipo de estudios debe realizarlos un profesional y no hay que fiarse de las plantillas confeccionadas en tiendas de calzado ya que pueden suponer un riesgo para la salud. De hecho, el año pasado junto a la Agencia Española de Protección de la Salud en el Deporte (AEPSAD) se presentó el Estudio de la pisada en los deportistas y sus riesgos. Se advierte de que salir a correr puede ser un deporte lesivo, es importante seguir unas pautas y utilizar un buen calzado. También se deben tener en cuenta otros factores como el tipo de suelo (el asfalto es más dañino, que los caminos naturales).

Así que antes de calzarte las zapatillas, acude a un profesional para conocer las características de tu pisada y comprarte un calzado adecuado.

La prevención de la hipertensión arterial a través de la dieta

Una dieta saludable es la base para conseguir y mantener un buen estado físico, y también mental. De hecho, un gran número de enfermedades se podrían evitar comiendo de forma equilibrada. Una de las dolencias más extendidas en la población española es la de la hipertensión arterial y de hecho es una de las principales causas de los llamados accidentes cardiovasculares: Infartos, anginas de pecho, etc. Te explicamos cuál debe ser la prevención de la hipertensión arterial a través de la dieta.

 

¿Qué es la hipertensión o presión arterial alta?

 

Es una enfermedad muy difícil de detectar, ya que causa un único síntoma: una presión alta, por encima de 140/90 mmHg. La mayoría de las veces, se mide cuando el paciente presenta otras problemáticas, como cefaleas, y se tarda en diagnosticar.

 

¿Cuáles son las causas de la hipertensión?

 

  • Genéticas (hay personas con predisposición a padecerla).
  • Género (los hombres tienen más probabilidades de tener la presión arterial alta que las mujeres que todavía no tienen la menopausia, después la predisposición se iguala.
  • Sobrepeso y la obesidad (principales factores de riesgo para sufrir hipertensión).
  • Estilo de vida sedentaria (la falta de práctica de ejercicio, el estrés y una dieta poco saludable contribuye a sufrir una presión arterial por encima de la media.

 

Consejos nutricionales para prevenir la hipertensión arterial

 

  • Evitar el consumo excesivo de sal (tomar menos de 4 o 6 gramos diarios) y de cafeína (café, té y bebidas de cola).
  • Evitar el consumo de bebidas alcohólicas.
  • Beber un mínimo de 2 litros de agua al día.
  • Eliminar de tu dieta el consumo de agua con gas y otras bebidas carbonatadas.
  • Incluir en la dieta más frutas y verduras.
  • Reducir la ingesta de grasas saturadas y azúcares libres (menos de 25 gramos diarios).
  • Cocinar los alimentos al papillote, al horno, a la plancha o hervidos.

 

Si te gusta sazonar tus comidas para darles sabor y no quieres que te resulten sosas a partir de ahora, puedes optar por añadir hierbas y especias en sustitución de la sal. También es muy importante que se mantengan unos horarios de comida concretos al margen de la nutrición:

 

  • Evitar el consumo de tabaco.
  • Practicar deporte con regularidad.
  • Llevar una vida activa (intentar subir las escaleras a pie, traslados a pie, etc).

 

Para conocer más cosas acerca de esta enfermedad, su prevención y tratamiento, puedes consultar la página oficial de la Sociedad Española de Hipertensión-Liga Española para la lucha contra la hipertensión arterial.

Conoce los síntomas de la fibromialgia: una enfermedad silenciosa

La fibromialgia es una enfermedad relativamente joven en lo que a su diagnóstico respecta. La Organización Mundial de la Salud la reconoció en 1992, no hace ni 30 años. Pero no ha sido hasta la última década cuando se ha empezado a hablar más de esta dolencia que cuesta detectar, ya que los síntomas de la fibromialgia pueden asociarse a múltiples enfermedades.

 

¿Qué es la fibromialgia?

 

La fibromialgia es una enfermedad crónica que causa un dolor generalizado (no articular) y agotamiento, entre otros síntomas. Además, ese dolor aparece y se va sin seguir ningún patrón. También es habitual que los afectados (se calcula que lo están entre el 2 y el 4% de la población mundial) tengan dificultades para conciliar el sueño, en su mayoría mujeres. El género femenino es el que se ve más afectado por la fibromialgia.

 

¿Cómo se diagnostica?

 

La enfermedad puede detectarse a través de un examen médico muy minucioso en el que se presionan algunos puntos sensibles y específicos del cuerpo que permiten conocer la reacción de la persona a esa presión. Los criterios de diagnóstico que establece el American College of Rheumatology establece lo siguiente:

 

  1. Dolor y síntomas presentes durante la semana anterior, basado en el total de: Cantidad de zonas doloridas de 19 partes del cuerpo

Más un nivel de gravedad de estos síntomas:

  1. cansancio;
  2. despertar con cansancio;
  3. problemas cognitivos (de memoria o del pensamiento);

 

Más varios otros síntomas físicos generales.

 

  1. Síntomas que permanecen tres meses como mínimo en un nivel similar.

 

  1. No hay otro problema de salud que pudiera explicar el dolor y otros síntomas.

 

¿Cuáles son los síntomas de la fibromialgia?

 

Como ya hemos dicho, la fibromialgia causa dolor en todo el cuerpo, y lo hace de forma crónica. Sus afectados deben aprender a vivir con ella. Aunque está declarada como enfermedad benigna (ya que no causa la muerte ni otros problemas de salud) lo cierto es que se trata de una dolencia que resta calidad de vida a sus afectados. A continuación, te detallamos las señales más habituales que indicarían que padeces esta enfermedad:

 

  • Sensibilidad al tacto
  • Cansancio
  • Dificultades para conciliar el sueño
  • Despertarse con cansancio
  • Dificultades para pensar con claridad
  • Problemas de memoria

 

También existen otros síntomas que tienen algunas de las personas con esta dolencia diagnosticada:

 

  • Depresión
  • Angustia
  • Migrañas y cefaleas tensionales
  • Problemas digestivos (colon irritable, reflujo…)
  • Vejiga irritable y/o hiperactiva
  • Dolor pélvico

 

En la actualidad no existe un tratamiento que cure esta enfermedad y se sigue investigando para detectarlo de forma más rápida y también para disminuir los síntomas de dolor que padecen sus enfermos. Asimismo, diferentes asociaciones de afectados por la fibromialgia actúan en diferentes puntos del país prestando ayuda y colaboración a todos los diagnosticados. De hecho, desde la Sociedad Española de Fibromialgia y Síndrome Fatiga Crónica gestionan proyectos de investigación y también coordinan cursos de formación dirigidos a profesionales de la salud.

Ergonomía: Cuestión de educación postural

La Asociación Española de Ergonomía define este concepto como “el conjunto de conocimientos de carácter multidisciplinar aplicados para la adecuación de los productos, sistemas y entornos artificiales a las necesidades, limitaciones y características de sus usuarios, optimizando la eficacia, seguridad y bienestar”. Así que podemos aventurarnos a afirmar que la ergonomía no es más que una educación postural y ambiental para mejorar el rendimiento en el trabajo y mantener nuestra salud muscular.

 

¿Cómo podemos mejorar nuestra ergonomía?

Es muy importante tener en cuenta que existen varios tipos de ergonomía, todos ellos representan factores que pueden influir en nuestra capacidad de trabajo y rendimiento. Podemos destacar las tres tipologías más importantes:

 

  • Ambiental. Tiene en cuenta aspectos como la iluminación, la temperatura y el nivel de ruido.
  • Temporal. Se basa en la distribución de la jornada laboral: horas de trabajo al día, tiempos de descanso y vacaciones.
  • Geométrica. Se refiere a las dimensiones del área de trabajo teniendo en cuenta nuestras medidas. Aquí se trabajan las posturas frente al ordenador, por ejemplo.

 

Ahora que ya sabemos cuáles son los tipos de ergonomía más importantes que existen, debemos tener en cuenta un listado de consejos para que nuestra ergonomía mejore.

 

  • Puesto de trabajo cercano a una fuente de luz natural y, si no es posible, que la luz sea blanca (prescindir de las luces amarillentas). Un lugar bien iluminado repercutirá positivamente en el confort del trabajador y por tanto en su rendimiento.
  • Que la temperatura media sea de 24 grados centígrados y, a ser posible, evitar el uso de aires acondicionados. Suele tratarse de la eterna batalla en las oficinas, la temperatura nunca está al gusto de todos. Pero es importante mantener esos 24 grados para conseguir mantener la salud del personal y evitar resfriados.
  • Se recomiendan ambientes con poca contaminación acústica. Evitar que el volumen de radios, televisores y otro tipo de reproductores estén a un nivel alto. Ya que afecta a la concentración y pueden resultar molestos. La música está muy recomendada si tiene una base instrumental para oficios en los que se trabaje con cifras y letras.
  • Se recomiendan jornadas laborales intensivas en las que se respeten pequeños descansos de 5 minutos cada hora. Son más productivas que la clásica jornada partida. En cualquier caso, es necesario respetar los tiempos de descanso sobre todo en el caso de trabajar con ordenadores. Las pausas nos ayudan a no fatigarnos. Te dejamos una serie de ejercicios que puedes realizar durante tus pausas.
  • Herramientas de trabajo cómodas, adaptables y ergonómicas; y entornos agradables. En trabajos de oficina, sobre todo, es muy importante que el mobiliario (mesas, sillas, etc.) se adapten a nuestras necesidades.
  • El lugar de trabajo debe estar ordenado y limpio. Puede parecer una banalidad, pero en realidad una acumulación de papeles sobre la mesa y poca pulcritud crean ambientes estresantes.

 

¿Cuál es el objetivo final de la ergonomía?

 

Adaptar el trabajo a nuestras necesidades individuales. De esta manera incrementaremos nuestra productividad y el nivel de bienestar será mayor.

 

  • Reducir los riesgos y enfermedades laborales
  • Incrementar el nivel de bienestar del trabajador
  • Enseñar una educación postural

 

Se ha demostrado que con la mejora de la ergonomía personal se reducen las bajas laborales por afecciones musculares como la cervicalgia o los dolores de espalda y también afecciones de tipo psicológico y emocional como el estrés o la depresión.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Desfibriladores: Aparatos que salvan vidas

La muerte súbita se cobra miles de vidas en todo el mundo y los desfibriladores son la manera más rápida y eficaz de evitarlo. Se estima que en España se producen 30.000 fallecimientos al año que tienen como causa principal la parada cardiorrespiratoria. Aún así, nuestro país sigue a la cola de Europa en cuanto al número de desfibriladores de los que dispone. En total, España cuenta con 10.000, mientras que otros países del continente europeo como Francia, con 100.000, Alemania, con 80.000 y Reino Unido con 50.000, superan ampliamente esa cifra.

 

¿Qué es un desfibrilador?

 

Se trata de un equipo médico automatizado pensado para que pueda utilizarlo cualquier persona, tenga o no conocimientos de reanimación. Miden el ritmo del corazón, elaboran un protocolo a seguir y la persona que lo está utilizando únicamente tiene que seguir las instrucciones.

 

Los más complejos son precisamente los más fáciles de utilizar, ya que al encenderse trasladan una serie de instrucciones a través de imágenes y de audio. ¿Qué produce su uso? Proporciona una descarga eléctrica directa al corazón para detener la fibrilación ventricular y recuperar el ritmo cardíaco.

 

Los pasos a seguir para utilizar correctamente un desfibrilador

 

Como ya hemos dicho, su uso es muy sencillo al tratarse de un equipo totalmente automatizado. Y, además, al encenderlo lo primero que nos dirá es que contactemos con los servicios de emergencias y nos ayudará hasta que lleguen los sanitarios. Éstos son los pasos a seguir en el caso de que debamos utilizar un desfibrilador:

 

  1. Comprobar que la persona está inconsciente (colocar los nudillos del puño sobre el pecho haciendo presión, si la persona no responde al dolor, es que se encuentra inconsciente).
  2. Alargar el cuello del paciente, ya que al no estar consciente la lengua se relaja y puede obstruir las vías respiratorias.
  3. Comprobar si respira acercando nuestro oído a su nariz y boca.
  4. Si no respira, descubrir el pecho del paciente y colocar los parches del desfibrilador, una vez encendido.
  5. El aparato analizará las constantes vitales del paciente y nos recomendará si es necesario o no dar una descarga y si hay que presionar el botón
  6. Tras la descarga debe practicarse una RCP (Reanimación Cardiopulmonar)

 

El índice de supervivencia a un paro cardíaco en nuestro país se encuentra entorno al 4%, mientras que en países como Estados Unidos alcanza el 50% por amplia presencia de desfibriladores.

 

Se calcula que, si junto a cada extintor que la normativa marca que debe instalarse, hubiera también un desfibrilador, además de personas con conocimientos en reanimación, se salvarían una media de 4.500 personas al año.

 

En muchas Comunidades Autónomas todavía no existen normativas que obliguen a instalar desfibriladores en los espacios públicos. De hecho, únicamente Andalucía, Asturias, canarias, Catalunya, Comunidad Valencia, País Vasco y Madrid pueden considerarse territorios “cardioprotegidos”.

 

 

 

Seguro de viaje, vacaciones seguras

Sol, playa y vacaciones: la fórmula del éxito para sobrevivir a la estación más calurosa del año, el verano. Julio y agosto son los meses durante los que se registran más movimientos de viajeros en los puntos de entrada y salida de nuestro país. Miles de turistas inundan puertos, aeropuertos y estaciones de trenes y autobuses. Pero, ¿todos llevan consigo un seguro de viaje?

 

Es habitual que en nuestro país banalicemos este paso previo a la salida hacia cualquier tipo de destino. Nunca saldríamos de casa sin el pasaporte en regla o los billetes de transporte comprados, y sin embargo obviamos que durante las vacaciones también podemos sufrir un accidente.

 

Pero el seguro de asistencia en viajes va mucho más allá de la cobertura de accidentes, desde Previsora General te hacemos un resumen de los servicios que ofrecen nuestras pólizas.

 

Gastos en la intervención de profesionales médicos y establecimientos de salud

 

  • Atención médica en emergencias
  • Exámenes médicos complementarios
  • Hospitalización por tratamientos e intervenciones quirúrgicas
  • Suministro de medicamentos
  • Problemas odontológicos agudos (hasta un máximo de 30€)
  • Traslados en ambulancia

 

Gastos de repatriación

 

  • Repatriación o transporte sanitario de heridos o enfermos
  • Repatriación o transporte del resto de asegurados y menores
  • Repatriación en caso de fallecimiento (fallecido y resto de asegurados)
  • Regreso anticipado (en caso de fallecimiento de un familiar)

 

Otras coberturas

 

  • Pago de la estancia en caso de convalecencia (dolencias como gripes que no permitan viajar)
  • Búsqueda y envío de equipajes extraviados
  • Envío de medicamentos al extranjero
  • Información legal en el extranjero

 

Si viajas a Estados Unidos, por ejemplo, es muy importante que lleves contigo una buena cobertura de asistencia sanitaria, ya que allí las facturas pueden ser estratosféricas, aquí podéis ver algunos ejemplos.

 

Por eso, lo mejor es viajar sobre seguro, nunca mejor dicho y contratar una póliza que cubra todas las problemáticas que puedan surgir durante las vacaciones.

 

 

 

 

Riesgos del trasplante de córnea

Para una buena visión se debe tener una córnea sana y transparente. Esta membrana cristalina con forma de disco es muy delicada y se puede producir en ella heridas o enfermedades que dejan lesiones importantes. Las consecuencias de estas alteraciones pueden producir: disminución de la visión, visión borrosa, deslumbramientos o dolor por alteraciones de la superficie ocular. Esta patología se puede corregir gracias a un trasplante de córnea.

 

El trasplante de córnea

El trasplante de córnea es la cirugía que reemplaza la córnea dañada por otra córnea sana de un donante. Antes de poder realizar el trasplante, es necesario realizar varias pruebas, tanto en el donante como en el receptor, para garantizar que la córnea es segura para efectuar la cirugía.

 

Cuando es necesario un trasplante de córnea

Un trasplante de córnea es necesario cuando su transparencia disminuye de forma progresiva. El trasplante de córnea solo es viable cuando las patologías no se pueden corregir con el uso de gafas o lentillas. Las principales causas para la intervención quirúrgica son:

  • Infecciones y lesiones causadas por algunos virus. Se producen cicatrices corneales como el herpes.
  • Distrofias de la córnea.
  • El queratocono. Esta enfermedad degenerativa de la córnea causa mala visión de forma progresiva. La córnea se adelgaza y se vuelve más débil, en forma de cono.
  • Descompensación de la córnea tras una cirugía de cataratas.

Tipos de trasplante que existen

En la actualidad, los dos tipos de trasplante de córnea son los siguientes, pero no los únicos:

   1. Queratoplastia penetrante

Es una operación de trasplante de espesor completo. Se extrae una porción circular del centro de la córnea y se sustituye por una de un donante sano. Las dos partes deben ser coincidentes, se colocan y se suturan.

   2. Trasplante corneal lamelar

Esta operación es un trasplante selectivo. Sólo afecta a la capa dañada manteniendo aquellas que están sanas. La recuperación visual tras la operación es más rápida y presenta menos complicaciones.

 

Riesgos de la operación

A pesar de que es un procedimiento seguro, siempre puede conllevar algún pequeño riesgo:

  • Infección ocular
  • Glaucoma o aumento en la presión dentro del globo ocular
  • Cataratas o riesgo de opacidad del cristalino del ojo
  • Problemas con las suturas que fijan la córnea
  • Edema o defecto epitelial de la córnea donada
  • Rechazo de la córnea donada
  • Astigmatismo post-quirúrgico

Principales síntomas de su rechazo tras la operación

El rechazo de la córnea se produce cuando el sistema inmunitario del cuerpo ataca por error la córnea donada. Se produce aproximadamente en el 10% de los trasplantes que se realizan. En el caso que ocurra el rechazo, se precisa de una nueva intervención quirúrgica para solucionar el problema. Los síntomas que provoca el rechazo de la córnea son: