Recuperar tu peso después de Navidad  

Es inevitable. Mesas repletas de comida, aperitivos, primer plato, segundo, postre, turrones, más turrones, vino, cava, licores… Y reuniones familiares que se alargan hasta más de lo previsto y en las que el núcleo central es compartir plato, mesa y copas. Así que parece inevitable, acabamos comiendo más de lo habitual con el agravante de que muchas de esas delicias no son todo lo saludables que deberían. Así que lo más probable es que en el mejor de los casos hayas ganado un par de kilos, y en el peor… Unos pocos más. Te contamos cómo recuperar tu peso después de Navidad.

 

Prevenir es curar o eso dicen

 

Lo principal para recuperar tu peso después de Navidad es intentar no ganarlo. Por eso te damos algunos tips para “sobrevivir” a estas fiestas que más que navideñas deberían llamarse gastronómicas.

 

  • No te hinches en los aperitivos.
  • No comas más de lo que tengas en el plato y pide que te sirvan cantidades pequeñas.
  • No comas por aburrimiento o por inercia. Cuando saquen los turrones, coge un poco de cada y no vayas repitiendo la operación cada hora.
  • Después de las reuniones en fechas señaladas (Nochebuena, Navidad, Sant Esteve, Nochevieja, Año Nuevo…) compénsalo con cenas y comidas esos días muy ligeras. Apuesta por las cremas de verduras y las sopas.
  • Haz deporte y da largos paseos.

 

Volver a tu peso saludable después de las fiestas navideñas

 

Si a pesar de seguir estos consejos has cogido algo de peso, es necesario que regreses a tu rutina de menús cuanto antes.

 

  • Congela la comida que haya sobrado y resérvala para los fines de semana. Suelen tratarse de alimentos calóricos que no son recomendables para los días de cada día.
  • Con los dulces sobrantes como turrones y polvorones, repártelos entre la familia y con lo que te quedes, aprovecha para hacer puddings y pasteles. Básicamente recetas de aprovechamiento para que no tengas que tirarlos; y resérvalos también para los fines de semana.
  • Precisamente para los días entre semana recomendamos que optes por el consumo de frutas, verduras, carnes blancas a la plancha, pescado al papillote, huevos en sus formas más saludables (revueltos con champiñones, por ejemplo, escalfados, en tortilla, etc) y legumbres. Prescinde estos días de los alimentos más grasos y, por supuesto de la bollería industrial.
  • Practica ejercicio regularmente. Para conseguir la posible grasa que hayas acumulado en los días de Navidad.

 

Con estos prácticos consejos conseguirás recuperar tu peso anterior a la Navidad de forma segura.

Consejos para afrontar una jornada de trabajo en los días festivos de Navidad  

Nochebuena, Navidad, San Esteban, Nochevieja, Año Nuevo y Reyes. Fechas especiales en las que es habitual reunirse con amigos y familia para compartir comidas y cenas, una excusa para sentirnos acompañados en una época en la que el espíritu navideño lo inunda casi todo. Decíamos que son fechas especiales, aunque no para todos, algunos sectores como el de la hostelería, la sanidad y los transportes siguen trabajando para garantizar nuestra seguridad y ofrecernos sus servicios. Si eres de los que te ha tocado trabajar en Navidad y harás lo propio en la despedida del año o en el Día de Reyes, te damos algunos consejos para sobrellevar mejor unos días en los que la mayoría está de vacaciones.

 

Los 10 consejos infalibles para afrontar una jornada de trabajo en un día festivo

 

  1. Actitud positiva. Seguramente será lo más difícil de conseguir, pero es imprescindible para que superes este reto de la mejor manera posible. No vas a librarte de trabajar, así que mejor si te lo tomas con filosofía.
  2. Adelanta trabajo. Los días de Navidad suelen ser más tranquilos de lo habitual (a menos que trabajes en las urgencias de un hospital o en un parque de bomberos, siempre puede ocurrir un suceso en cualquier momento, aunque también en esta época es menos frecuente). Así que aprovecha las horas muertas o que haya menos personal para adelantar trabajo con tranquilidad y calma.
  3. Exige una compensación. Como decíamos, en muchos sectores no se puede parar la producción, pero por ley deben compensarte. Da igual dónde trabajes, dependiendo de tu convenio colectivo deben compensarte con un día festivo o con el pago extra de esas horas.
  4. Piensa a largo plazo. Los demás descansan y tú trabajas, pero piensa en la satisfacción que te supondrá luego irte de vacaciones sabiendo que la gran mayoría está en la oficina.
  5. Benefíciate de descuentos. Viajar en temporada baja o en fechas en las que nadie lo hace (entre semana, por ejemplo) puede ayudarte a conseguir precios muy competitivos.
  6. Celebra los festivos con tus compañeros de trabajo. Puede que tengas que pasar la Nochebuena o el Día de Reyes lejos de tus seres queridos, pero puedes montar una cena improvisada con tus compañeros. No renuncies a tomarte las uvas o incluso a bromear con el cotillón. No será lo mismo, pero ayuda.
  7. Empápate de espíritu navideño. Adorna la oficina con espumillón, guirnaldas, un pequeño árbol de navidad o pequeños detalles que harán que el ambiente sea más navideño y hogareño.
  8. Piensa en lo que te ahorras. Las conversaciones tediosas con ese primo que ves una vez al año, el empacho de comida, las sobremesas eternas, las fotos… Puede que hasta trabajar se convierta en una salida para ti.
  9. Una nueva experiencia. Algo que contar, son días en los que se suceden las anécdotas y seguro que acumularás muchas historias sobre tus días de trabajo en días festivos. Al tratarse de fechas señaladas, siempre recordamos mucho mejor aquello que nos pasa.
  10. Llegar al trabajo será un placer. Los transportes públicos reducen sus tiempos de paso, pero a cambio podrás viajar más tranquilo, tomar asiento en el autobús o metro y disfrutar del paisaje desde la ventanilla. Si vas en coche, las carreteras estarán desiertas. Y si no lo crees, prueba a conducir un día 1 de enero a las 10 de la mañana.

 

Solidaridad en Navidad: Comedores sociales, banco de alimentos y recogida de juguetes

El espíritu navideño ya lo inunda casi todo. Las calles, los comercios, los preparativos de las reuniones familiares, las últimas compras de la Lotería del Gordo, los turrones, las cestas navideñas… Pocos son aquellos a los que no les gusta la Navidad, pero los hay, y aunque intenten negarlo, también les acaba tocando ese frenesí navideño. Una época del año llena de abundancia, por eso es el momento ideal para reflexionar y pensar en los que están pasando un mal momento y no podrán disfrutar de estas fiestas. Hacemos un repaso de todas las buenas acciones que puedes llevar a cabo en Navidad.

 

Banco de alimentos

 

Desde que comenzó la crisis, hace ya una década, comenzaron a reforzarse los servicios de ayuda a los más necesitados en diferentes entidades sociales y ong’s. Uno de los departamentos que más ha trabajado para mejorar la vida de los colectivos más desfavorecidos es el que se dedica a la recogida de alimentos. De esta manera nacieron muchos de los actuales bancos de alimentos que están repartidos por todo el país.

 

Su trabajo no se detiene a lo largo de todo el año, pero con la llegada de fechas especiales como son las fiestas de Navidad, hacen que su función sea más imprescindible que nunca.

 

Si quieres donar alimentos puedes informarte en la web de la Federación Española de Bancos de Alimentos de los pasos que debes seguir. Pero lo más habitual es que puedas realizar tu compra solidaria en alguno de los supermercados de tu ciudad adheridos a este programa, que son los encargados de enviar los alimentos al banco para que se distribuyan de forma equitativa. También puedes hacer esta compra a través de internet.

 

Por otro lado, es habitual que en este tipo de donaciones se compren alimentos no perecederos, pero poco saludables como galletas, bollería y azúcar. Está demostrado que la población con menos ingresos es la que peor come, ya que elige opciones baratas y poco sanas. El nutricionista, Aitor Sánchez, te da algunas alternativas muy saludables en su web.

 

Comedores sociales

 

Hace algunos años los sin techo y los inmigrantes eran mayoría en los comedores sociales, ahora acuden familias sin recursos y parados de larga duración entre otros muchos colectivos. El papel que desarrollan organizaciones como Cruz Roja, Cáritas y el propio banco de Alimentos es indispensable para poder llevar un plato caliente a las mesas de estas personas.

 

En la web de estas entidades puedes informarte sobre sus programas de voluntariado para elegir la mejor forma en la que tu tiempo y tus perspectivas económicas te permitan ayudar. Puedes ayudar sirviendo comidas, preparando los menús, coordinando los servicios. Cualquier ayuda es buena para conseguir que nadie se quede sin probar bocado, ni en navidad, ni en ninguna otra época del año.

 

Recogida de juguetes

 

Poniendo en una balanza la alimentación y el ocio, seguramente poder comer es más que una necesidad básica. Pero la buena salud mental de los niños es imprescindible para que crezcan sanos, también a nivel psicológico y se desarrollen normalmente en la edad adulta. Los “peques” de familias en riesgo de exclusión social también necesitan jugar, además de comer. Papá Noel y Los reyes Magos pasan de largo en estas casas, puedes evitarlo colaborando en la recogida de juguetes.

 

Existen varias opciones, como la donación de juguetes nuevos y también el envío de aquellos que ya han usado los niños de la familia y que ya no van a utilizarse. También es una forma de hacerles entender a los “peques” de la casa que otros niños lo están pasando mal y deben ayudarlos.

 

Puedes informarte de la recogida de juguetes en la web de tu ayuntamiento y también en asociaciones y entidades sociales.

Consejos para afrontar los encuentros familiares esta Navidad  

Se acercan las fiestas navideñas y con ellas las celebraciones familiares y reuniones en torno a una mesa en la que se comparten comidas y dulces típicos de esta época. Una época que puede generar cierto estrés si no se sabe gestionar de la manera correcta. Te damos algunos consejos para “sobrevivir” a la Navidad.

 

¿Por qué la Navidad genera estrés en algunas personas?

 

La Navidad es una época que se ha dulcificado hasta el extremo y muchas personas sienten cierta presión, parece que es imprescindible estar feliz y contento, pero esto no siempre es así.

 

  • Los que ya no están. La Navidad es la época de reuniones familiares por excelencia y todos aquellos que han perdido a alguien temen la llegada de las comidas de Navidad en las que ya no estará ese ser querido.
  • Consumismo. Parece que los regalos de los Reyes Magos quedaron atrás y ahora es necesario participar también en amigos invisibles y Papá Noel. Además, luego llegan las rebajas de enero. Muchos se agobian haciendo la lista de regalos que deben comprar y viendo cómo ajustarán el presupuesto.
  • Conciliación. Pero no laboral, si no familiar. Las peleas a la hora de distribuirse las diferentes comidas de navidad son un clásico. En Nochebuena con la familia paterna, Navidad con la materna, Sant Esteve con los suegros… La repartición no es fácil ni sencilla, sobre todo cuando hay separaciones y niños de por medio.
  • Malas relaciones. No todas las relaciones familiares son fáciles. Algo que puede acentuarse durante los encuentros navideños, son famosas las discusiones sobre política y religión.

 

Consejos para afrontar los encuentros familiares esta Navidad

 

  1. Evita sacar como temas de conversación asuntos polémicos, que sepas que van a crear fricciones. Pueden ser a nivel político, religioso, social, etc.
  2. No alargues la reunión, no hace falta que te quedes hasta el final por compromiso. Una vez que la cena o la comida se ha terminado y ya se han tomado los cafés y los típicos turrones y otros dulces navideños, puedes marcharte.
  3. No te creas falsas expectativas. Si no te llevas bien con alguien eso no va a cambiar por ser Navidad, simplemente acude al encuentro y sé educado y cortés, no fuerces la relación ni intentes hacerte el o la simpátic@.
  4. Disfruta de la comida y alaba el buen hacer de la persona que haya dedicado su tiempo a prepararla. Ganarás puntos y además te sentirás bien contigo mismo.
  5. No entres en provocaciones. Sabemos que hay personas a las que les gusta chinchar y sacarán algún tema que saben que va a incomodarte, no les des el gusto de sentirse vencedores. Réstale importancia, aunque por dentro te sientas mal.

Consejos para hacer la lista de la compra de las comidas de Navidad  

Llega el mes de diciembre y con él los mercadillos navideños, las luces, las compras de regalos y la cuenta atrás para la celebración de las comidas y cenas familiares. Si este año el evento toca en tu casa y ya has empezado a agobiarte pensando en la organización del menú, no te preocupes, te damos algunos consejos para que te organices a la hora de hacer la lista de la compra.

 

Cómo organizar las reuniones familiares de Navidad

 

Lo primero de todo es hacerte con papel y boli y empezar a apuntar:

 

  • El número de personas que vendrán.
  • Agruparlas por adultos y niños.
  • Comprobar el número de asientos con los que contamos en casa. Si faltan, deberás pedir a conocidos y amigos que te presten algunas sillas. Otra opción es comprar unas plegables y guardarlas para futuras ocasiones.
  • Dibuja un pequeño esquema del lugar de tu casa en el que se celebrará la comida o cena. Debes tener en cuenta si será necesario retirar algunos muebles para dejar espacio.
  • Piensa un menú con opciones para todos los públicos. Platos más sencillos para los “peques” de la casa e incluye algún aperitivo y plato vegetariano por si alguno de los comensales lleva este tipo de dieta.
  • Lo principal es que ya hayas cocinado esos platos con anterioridad para que no te veas en apuros la tarde de Nochebuena y acabes sin nada comestible en la mesa. Otra opción, si te apetece probar cosas nuevas es hacer una prueba días antes y si te sale bien, también puedes dejarlo congelado.
  • De hecho, la congelación es un método ideal para tenerlo todo listo y apunto, sin necesidad de pasarte horas y horas en la cocina, pendiente entre plato y plato, y apenas poder disfrutar de la comida y de tu condición de anfitrión.

 

Cómo hacer la lista de la compra

 

Como en el caso de la organización de la cena o comida, lo primordial es volver a hacerse con lápiz y papel, o si eres 100% digital, apunta en tu bloc de notas de la Tablet o el móvil un listado con todos los ingredientes que necesitarás para elaborar los menús. Consulta también con el resto de invitados si ellos se encargarán de llevar algunas cosas, como los turrones y mazapanes o algo de aperitivo. Es bueno realizar esta consulta para no encontraros luego con alimentos por duplicado.

 

  • Ingredientes frescos. Si quieres cocinarlos el mismo día del evento para que resulten todavía más frescos, en vez de congelarlos, resérvalos con antelación. Así te ahorrarás disgustos de última hora que te obliguen a cambiar el menú. En esta época productos como el marisco están muy demandados, si te aventura a ir a comprarlo el último día puedes encontrarte con que ya no queden. Así que reserva.
  • Ingredientes no perecederos. Puedes comprarlos con tranquilidad semanas antes de la celebración. Te ahorrarás colas y subidas de precio, lo encontrarás todo más barato si lo adquieres con antelación, ya que no habrá tanta demanda.
  • Bebidas. La mejor opción es pedirlas por internet y que te las lleven a casa para ahorrarte cargar con mucho peso.

 

Una vez que ya tienes todo listo solo falta ponerse a cocinar y recuerda despejar, aunque sea media hora del día de la celebración para arreglarte y descansar. Recuerda que ser anfitrión también implica relajarse y disfrutar.

 

 

Consejos para combatir el insomnio  

El insomnio es uno de los principales problemas a los que se enfrenta la población en edad adulta y, de hecho, es bastante habitual que se sufra un episodio de este tipo, al menos una vez en la vida. La falta de sueño puede tener causas genéticas, pero sobre todo se debe a factores externos. Te contamos cómo puedes combatirlo.

 

¿Qué es el insomnio?

 

La incapacidad de poder dormir por la noche. Esta podría ser a grandes rasgos la definición más clara de lo que significa esta dolencia. Existen dos tipos de insomnio:

 

  • De inicio: Problemas para conciliar el sueño antes de 30 minutos. Todo aquel que tarde más de media hora en dormirse, tiene insomnio. Evidentemente existen grados, no es lo mismo tardar una hora que 3. Pero eso también depende de la situación que hayamos vivido durante el día, nuestro estado de salud y anímico.
  • De mantenimiento: Se trata de aquellas personas con dificultades para mantener el sueño. Sí que consiguen dormirse, pero se despiertan muchas veces a lo largo de la noche. Estos despertares nocturnos suelen durar más de 30 minutos y a veces, la persona ya no vuelve a conseguir dormirse.

 

Los profesionales médicos recomiendan dormir una media de 8 horas diarias, aunque esta cifra puede variar dependiendo de la persona. Las hay que con 6 o 7 horas de descanso tienen suficiente para funcionar con energía durante todo el día, y otras necesitan más de 8 para sentir que han tenido un sueño reparador.

 

¿Por qué surge el insomnio?

 

El principal motivo suele ser hereditario. Es bastante habitual que, si alguno de tus progenitores tiene problemas para dormir, tú también. De todas maneras, el tipo de vida que se lleve puede incrementar los síntomas y hacer que personas que en principio no deberían tener problemas para conciliar el sueño, acaben desarrollando insomnio.

 

  • Estrés y ansiedad.
  • Alimentación deficiente (la falta de nutrientes afecta a las capacidades motoras y neurológicas).
  • Vida sedentaria (si no se practica deporte o no se lleva una vida activa, esto afecta a nuestra capacidad de conciliar el sueño).

 

La falta de sueño afecta negativamente a nuestra vida diaria, incapacitando a la persona para desarrollar con normalidad sus actividades habituales.

 

Consejos para combatir el insomnio

 

  • Horarios estrictos. Es muy importante irse a dormir y levantarse siempre a la misma hora para no confundir a nuestro cerebro.
  • Siestas cortas. Las siestas deben durar como máximo 30 minutos, ya que, de otra manera, el cerebro también podría confundirse y creer que ya es de noche.
  • Vida activa: alimentación y deporte. Es muy importante consumir los nutrientes necesarios para que nuestro cuerpo funcione correctamente: proteínas, grasas saludables e hidratos de carbono. Prescindir de los azúcares añadidos y las grasas saturadas.
  • Evitar los estimulantes. Café, té, bebidas de cola, etc.
  • Mantener el estrés bajo control. Es muy importante evitar las situaciones de estrés prolongadas o la ansiedad. Es normal tener picos de estrés en el trabajo, pero debemos ser capaces de relajarnos al llegar a casa, podemos conseguirlo con meditación o disciplinas como el yoga.
  • Cenar dos horas antes de irse a dormir. Es importante meterse en la cama con la digestión hecha, de esta manera nuestro cuerpo estará preparado para dormirse más fácilmente.
  • Ducha caliente. Si el día ha sido duro y no consigues relajarte ni desconectar, lo mejor es que te des una ducha bien caliente. Pero cuidado, el agua debe estar bien caliente si no conseguirás lo contrario, activarte.

 

También puedes tomar infusiones de pasiflora, valeriana y otros compuestos de hierbas aromáticas para conseguir relajarte antes de irte a dormir. Y, sobre todo, si llegado el momento, no dejas de dar vueltas en la cama, lo mejor es no obsesionarse y levantarse, pasear por la casa o leer un libro hasta que nos vuelva a entrar sueño.

El auge del running y los estudios de la pisada del pie

La moda del running ha incrementado las peticiones de estudios de la pisada del pie. Cada vez son más los corredores que quieren conocer en profundidad las características de su marcha y de su pisada para mejorar este gesto y así, por un lado, evitar lesiones y por el otro, incrementar su marca personal.

El estudio de la pisada solía llevarse a cabo entre profesionales del atletismo y otros deportes que implican velocidad, pero desde que llegó la fiebre del running a nuestro país se ha popularizado entre los más deportistas. Lo recomendado es que se lleve a cabo en un centro acreditado pero cada vez es más habitual que en las propias tiendas que venden zapatillas de deporte realicen estudios parecidos.

 

¿En qué consiste el estudio del pie?

Se realiza un análisis completo del pie en todas sus posiciones y se tienen en cuenta otros factores que están muy relacionados con la pisada como es el estado de rodillas, caderas y columna.

Este tipo de estudios consiguen dos objetivos clave:

  • Evitar lesiones. Tanto musculares como óseas y articulares. Las más habituales cuando se sale a correr son los esguinces, la tendiditis, sobrecargas musculares, basculaciones pélvicas…
  • Mejorar la marca personal. Según los datos del Consejo General de Colegios Oficiales de Podólogos el 80% de los atletas pisan mal. Esto provoca que, además de las lesiones que ya hemos comentado, se corra de forma más lenta al no apoyar bien el pie.

Desde los Colegios de Podólogos advierten que este tipo de estudios debe realizarlos un profesional y no hay que fiarse de las plantillas confeccionadas en tiendas de calzado ya que pueden suponer un riesgo para la salud. De hecho, el año pasado junto a la Agencia Española de Protección de la Salud en el Deporte (AEPSAD) se presentó el Estudio de la pisada en los deportistas y sus riesgos. Se advierte de que salir a correr puede ser un deporte lesivo, es importante seguir unas pautas y utilizar un buen calzado. También se deben tener en cuenta otros factores como el tipo de suelo (el asfalto es más dañino, que los caminos naturales).

Así que antes de calzarte las zapatillas, acude a un profesional para conocer las características de tu pisada y comprarte un calzado adecuado.

La prevención de la hipertensión arterial a través de la dieta

Una dieta saludable es la base para conseguir y mantener un buen estado físico, y también mental. De hecho, un gran número de enfermedades se podrían evitar comiendo de forma equilibrada. Una de las dolencias más extendidas en la población española es la de la hipertensión arterial y de hecho es una de las principales causas de los llamados accidentes cardiovasculares: Infartos, anginas de pecho, etc. Te explicamos cuál debe ser la prevención de la hipertensión arterial a través de la dieta.

 

¿Qué es la hipertensión o presión arterial alta?

 

Es una enfermedad muy difícil de detectar, ya que causa un único síntoma: una presión alta, por encima de 140/90 mmHg. La mayoría de las veces, se mide cuando el paciente presenta otras problemáticas, como cefaleas, y se tarda en diagnosticar.

 

¿Cuáles son las causas de la hipertensión?

 

  • Genéticas (hay personas con predisposición a padecerla).
  • Género (los hombres tienen más probabilidades de tener la presión arterial alta que las mujeres que todavía no tienen la menopausia, después la predisposición se iguala.
  • Sobrepeso y la obesidad (principales factores de riesgo para sufrir hipertensión).
  • Estilo de vida sedentaria (la falta de práctica de ejercicio, el estrés y una dieta poco saludable contribuye a sufrir una presión arterial por encima de la media.

 

Consejos nutricionales para prevenir la hipertensión arterial

 

  • Evitar el consumo excesivo de sal (tomar menos de 4 o 6 gramos diarios) y de cafeína (café, té y bebidas de cola).
  • Evitar el consumo de bebidas alcohólicas.
  • Beber un mínimo de 2 litros de agua al día.
  • Eliminar de tu dieta el consumo de agua con gas y otras bebidas carbonatadas.
  • Incluir en la dieta más frutas y verduras.
  • Reducir la ingesta de grasas saturadas y azúcares libres (menos de 25 gramos diarios).
  • Cocinar los alimentos al papillote, al horno, a la plancha o hervidos.

 

Si te gusta sazonar tus comidas para darles sabor y no quieres que te resulten sosas a partir de ahora, puedes optar por añadir hierbas y especias en sustitución de la sal. También es muy importante que se mantengan unos horarios de comida concretos al margen de la nutrición:

 

  • Evitar el consumo de tabaco.
  • Practicar deporte con regularidad.
  • Llevar una vida activa (intentar subir las escaleras a pie, traslados a pie, etc).

 

Para conocer más cosas acerca de esta enfermedad, su prevención y tratamiento, puedes consultar la página oficial de la Sociedad Española de Hipertensión-Liga Española para la lucha contra la hipertensión arterial.

Consejos para fomentar la autoestima en personas mayores

La pérdida de la autoestima suele ser algo común en las personas mayores. Lo acreditan diferentes profesionales que trabajan con este colectivo como psicólogos, cuidadores, personal sanitario, etc. Pero, ¿por qué se produce? No existe una única causa, existen diversos factores que contribuyen a que los ancianos pierdan la confianza en sí mismos. Hemos elaborado un listado de los más frecuentes:

 

  • Pérdida de la energía y la buena salud. Esto dificulta continuar con la vida activa que llevaban antes.
  • Muchas personas mayores dependen de sus familiares para las tareas cotidianas.
  • Pérdida de seres queridos y otros amigos de su misma edad.
  • Los cambios físicos que experimentan. Es un hecho que el cuerpo cambia con el paso de los años: Envejecimiento cutáneo, acumulación de la grasa corporal, aparición de manchas en la piel, pérdida del brillo en el cabello… Pueden parecer cuestiones superficiales, pero es difícil adaptarse a cambios drásticos que nos hacen sentirnos más envejecidos.
  • Falta de proyectos de futuro y nuevas perspectivas. Se comienza a pensar en el corto plazo en vez de a largo plazo, algo que suele inquietar a nuestros mayores.

 

Todos estos factores contribuyen a una pérdida de la confianza por parte de muchos ancianos, algo a lo que se le debe poner freno para que no desarrollen enfermedades mentales como una depresión.

 

Cómo potenciar la autoestima en las personas mayores

 

  • Fomentar su independencia. Es importante que sean autónomos y debemos animarlos a que realicen las tareas cotidianas, aunque las desarrollen con más lentitud y sean más torpes que antes. Esto les ayudará a sentir que son útiles.

 

  • Valorar su opinión. Igual que con los niños, los adultos no solemos tener en cuenta lo que opinan estos dos colectivos. Muchos ancianos se sienten que son tratados como niños y esto mina su autoestima.

 

  • Respetar y aceptar sus decisiones. A veces puede parecernos que toman decisiones que no les convienen y pretendemos organizar sus vidas. Pero mientras no tengan problemas de memoria o de otro tipo que puedan afectar a su forma de actuar, debemos respetar lo que decidan.

 

  • Promover una vida activa. Hay que evitar que las personas mayores se queden en casa sin hacer nada, es importante animarlos a salir a pasear, hacer deporte, apuntarse a excursiones y actividades para realizar con otras personas de la tercera edad, etc.

 

Es muy importante fomentar la autoestima de forma especial en mayores que viven solos o que no tienen familia. Por eso existen diferentes asociaciones que promueven este tipo de ayuda, muchas se nutren de voluntarios que regalan su tiempo para pasarlo con ancianos que lo necesitan.

 

 

 

Dientes más blancos, sonrisa perfecta

Una sonrisa agradable es la base para lucir un rostro que destile amabilidad, buena presencia y credibilidad. Detalles cada vez más importantes en cualquier tipo de trabajo: la buena presencia resulta imprescindible. Y aquí, una dentadura visualmente saludable y bonita juega un papel principal. La sociedad nos empuja a buscar un esmalte cada vez más blanco.

 

Científicamente es imposible conseguir una dentadura blanca al 100% de manera natural, ya que el esmalte es de color marfil, más oscuro o más claro dependiendo de una serie de factores:

 

  • Genéticos: Hay esmaltes más blancos que otros. ¿Por qué? Depende de su grosor, algo que viene determinado genéticamente. La dentina forma parte de las piezas dentales y presenta un tono amarillento que aporta el color. Por su parte, el grosor del esmalte permitirá que la dentina sea más o menos visible.

 

  • Ambientales: El abuso de alimentos como el café, el té o el vino sumado al tabaquismo provocan la aparición de manchas en los dientes y una tendencia a amarillear.

 

¿Cómo conseguir que nuestros dientes luzcan más blancos?

 

Partiendo de la base de que nuestros dientes no podrán alcanzar de forma natural un color blanco impoluto, os dejamos varias pautas para que podáis conseguir que parezcan lo más limpios posible.

 

  • Cepillado diario. Es algo vital para acabar con la placa dental y eliminar todo el sarro que se genera tras las comidas.
  • Uso de un cepillo eléctrico. Está demostrado que el cepillado eléctrico tiene un mejor resultado que el cepillado manual. ¡Así que hazte con un buen cepillo eléctrico!
  • El enjuague bucal es un plus. Tras el cepillado puedes enjuagarte la boca con un colutorio que, además de refrescarte la boca, conseguirá atrapar y eliminar las pequeñas bacterias que no hayas destruido con el cepillado.
  • Hilo dental. Se recomienda su utilización una vez por semana, conseguirás eliminar todos los restos de comida que se hayan podido quedar entre los dientes.
  • Evita fumar y el consumo de café y té en la medida de lo posible, ya que un uso continuado puede cambiar el color de tu esmalte natural. Asimismo, cuando ingieras bebidas como vino o refrescos de colores intensos o frutas como los arándanos, recuerda lavarte los dientes para eliminar la pigmentación temporal que se produce en tu dentadura. El esmalte es poroso y por eso se adhieren los colores de todo aquello que comemos.
  • Utiliza dentífricos blanqueantes. Conseguirás un efecto inmediato, aunque no duradero gracias a los microcristales que incluyen en sus fórmulas.
  • Trucos caseros: Bicarbonato de sodio y zumo de limón. Se pueden aplicar directamente sobre los dientes o mezclarlos con nuestra pasta de dientes habitual (lo más recomendable), permitirán una limpieza más a fondo y que consigas un esmalte más blanco.

 

Si a pesar de poner en práctica todos estos consejos, consideras que sigues teniendo una dentadura demasiado amarilla, tu única opción es la de conseguir unos dientes más blancos a través de químicos. Puedes hacerlo de dos maneras:

 

  • Geles y tiras blanqueantes. Productos que puedes encontrar en cualquier farmacia y parafarmacia y que puedes aplicarte tú mismo en casa. Contienen agentes químicos que conseguirán blanquear tus dientes.
  • Blanqueamiento dental. Un tratamiento odontológico que debes realizarte en la consulta del dentista.

 

La principal contraindicación de poner en práctica tratamientos químicos blanqueantes es que incrementa la sensibilidad dental y a la larga pueden dañar el esmalte. Por eso se recomienda no abusar de ellos.

 

Para terminar, te recomendamos un par de consejos para mantener tu dentadura sana y limpia:

 

  • Si estás fuera de casa y no puedes lavarte los dientes, come una manzana. Esta fruta ayuda a limpiar las piezas dentales y refresca el paladar.
  • Los dientes con un ligero tono amarillento son más fuertes que los más blancos debido al grosor del esmalte del que hablábamos al principio, así que no te preocupes por conseguir un color demasiado claro.
  • Espera media hora antes de cepillarte los dientes. De esta manera la saliva conseguirá neutralizar los ácidos de los alimentos que hemos ingerido. El ácido debilita la superficie de nuestros dientes haciéndolos más propensos a las caries.