Descubre el consumo de productos de temporada

Los invernaderos y la mejora de los transportes han hecho que en los últimos años cambiemos nuestros hábitos alimentarios. Comemos fresas en noviembre y calabaza en abril, nos hemos olvidado de cuáles son los productos de temporada y el calendario de los denominados alimentos de proximidad y kilómetro cero. Las mejoras técnicas nos permiten cultivar todo tipo de frutas y verduras en cualquier época del año, aunque el resultado no sea siempre el más natural y ecológico. Además, importamos frutas desde países lejanos que se pasan semanas en cámaras frigoríficas, con lo que el alimento pierde textura y sabor. Te ayudamos a descubrir las cestas ecológicas que preparan muchas cooperativas de consumo para ayudarte a regresar a una alimentación con productos de temporada.

 

¿Qué es un producto de temporada?

 

Cada fruta y verdura cuenta con unas propiedades intrínsecas que hacen que madure en una época del año determinada según las condiciones climatológicas y el terreno. Con la tecnología esto ya no es necesario, pueden cultivarse en invernaderos, aunque es preciso la utilización de sustancias químicas que ayudan a su maduración y reducen la calidad nutricional del alimento.

 

Por otro lado, las cámaras frigoríficas permiten conservar productos durante todo el año y que nosotros disfrutemos de sandías en invierno, por ejemplo, pero este proceso ha hecho que pierda muchas propiedades. Algo que también ocurre con las frutas y verduras que son originales de otros países y se transportan hasta nuestras fronteras congeladas.

 

¿Qué es un producto de kilómetro cero?

 

Un producto de kilómetro cero se refiere a todos aquellos alimentos que han sido cultivados en un margen inferior a los 100 kilómetros a la redonda desde el punto de venta final. Insistimos, la tecnología nos permite traer naranjas de Marruecos, baratas y deliciosas, pero en Valencia tenemos uno de los mejores enclaves del mundo para el cultivo de cítricos. Y siempre es mejor para el medio ambiente apostar por los productos próximos. La huella de carbono que dejamos cuando se transportan los alimentos desde otros alimentos repercute en las emisiones de C02 que repercuten en la capa de ozono y contribuyen al cambio climático.

 

El consumo de los productos de temporada

 

Consumir productos de temporada no significa únicamente contribuir a la protección del medio ambiente y disfrutar también de alimentos con más sabor y menos uso de químicos en su elaboración, también significa ahorrar dinero, porque son más baratos al poder conseguirlos fácilmente.

 

Cada vez con más frecuencia se han puesto en marcha cooperativas que facilitan el consumo de las denominadas “cestas ecológicas”, que se venden semanalmente e incluyen únicamente productos de temporada para consumir en los siguientes 7 días.

 

Si quieres saber más sobre el calendario de los productos de temporada te dejamos este enlace, en el que encontrarás toda la información que puede ayudarte a comenzar a comer más conscientemente.

Consejos para elaborar el menú semanal  

Decidir qué desayunar, comer y cenar no es nada fácil. Si queremos llevar una dieta saludable, comer variado y sacar tiempo para cocinar, la planificación es imprescindible. Te damos algunos consejos para elaborar el menú semanal y no morir en el intento.

 

Cómo idear los platos del menú semanal

 

El primer paso es coger papel, boli y nuestro Smartphone en busca de inspiración para los platos que elaboraremos a lo largo de una semana. Existen multitud de webs y blogs de recetas que pueden ayudarte a elegir los menús. Nuestro consejo es que los platos sean:

 

  • Saludables.
  • Fáciles de elaborar.
  • Rápidos de cocinar.
  • Variados.
  • Incluyan fruta, verdura, proteína y grasas buenas.

 

A partir de aquí puedes dejar volar tu imaginación, algunas webs como Canal Cocina te proponen todo tipo de recetas, de diferentes dificultades, para que cada semana puedas elegir opciones diferentes y no sientas que comes lo mismo cada día.

 

Te recomendamos que la comida sea algo un poco más elaborada y las cenas más sencillas y ligeras, con menos cantidad y alimentos que ayuden a la digestión.

 

Suelen decir que muchas veces comemos por la vista, así que, si quieres que tus platos a parte de saludables, deliciosos y fáciles de preparar sean vistosos, date una vuelta por Pinterest, una aplicación en la que encontrarás cientos de imágenes de recetas con el link a la web para que puedas consultar cómo elaborar el plato.

 

La lista de la compra

 

Una vez que has decidido qué platos quieres cocinar, debes anotar en la libreta todos los ingredientes que necesitas comprar. Lo más recomendable es que aproveches los alimentos al máximo para sacarles todo el rendimiento posible. Si por ejemplo, quieres cocinar algo que lleva pollo, aprovecha los huesos para cocinar caldo para otra comida de la semana.

 

También debes ser cuidadoso con los alimentos perecederos: Si compras pescado fresco, por ejemplo, debes cocinarlo enseguida y congelarlo. No deberías dejarlo en la nevera ya que es posible que acabe estropeándose antes de que lo cocines. Por eso, otra buena idea es anotar debajo de los menús los días en los que los cocinarás, puede que quieras hacer batchcooking y cocinarlo todo el fin de semana, o quizás prefieres elaborarlo día a día.

 

Deja espacio en la nevera

 

La organización en la nevera es muy importante, tanto si vas a cocinar los platos como si no, es imprescindible que lo tengas todo colocado de tal manera que puedas identificarlo rápidamente y así no perder tiempo.

 

Con una buena organización y planificación elaborar el menú de la semana será algo fácil y rápido.

¿Por qué escoger una banca ética para guardar nuestros ahorros?  

Nadie pone en duda que en la sociedad actual en la que vivimos es imprescindible contar con una entidad bancaria en la que depositar nuestros ahorros. Y ya no solo eso, cada día realizamos operaciones económicas que precisan de un banco para que se puedan llevar a cabo, el cobro de la nómina, los recibos de la luz, el agua y el gas, las compras online y con tarjeta, etc… Por eso, decidir en qué entidad financiera confiamos no es algo baladí. Si has pensado en elegir una banca ética, te damos algunas razones para que optes por esta decisión y no acudas a la banca tradicional.

 

La banca ética como forma de ver y entender la vida

 

Lo más importante antes de escoger una banca ética para depositar nuestros ahorros es analizar qué impacto queremos que tenga nuestra participación monetaria en la entidad en cuestión.

 

  • La elección de banco también es un acto de consumo responsable. Así que una de las principales ventajas de decantarse por esta opción es que conseguirás que el impacto social sea menor. ¿Por qué? Porque los beneficios de estas entidades revierten en la sociedad.
  • Si apuestas por la banca ética tu dinero estará al servicio de la economía real. Esto significa, que como decíamos antes, los beneficios de estas entidades revierten en proyectos reales para el bien común, para la sociedad. Es decir, no se utiliza en ningún caso la especulación.
  • Banca ética igual a transparencia. Este tipo de entidades proporcionan toda la información necesaria antes de contratar cualquier tipo de servicio que se ofrezca.

 

Una de las partes más importantes a la hora de decidirse por una banca ética, es su carácter no especulativo respecto al uso que le darán a nuestro dinero. Que suele ser algo que los usuarios de la banca nunca nos preguntamos, ¿en qué utilizarán los bancos el dinero de nuestros ahorros? Es habitual que queremos saber los intereses que nos generará y sin embargo no interiorizamos que con nuestro capital se puede invertir en cosas en las que nosotros jamás lo haríamos como, por ejemplo, la producción de armas o especulaciones inmobiliarias. Todo esto con la banca ética desaparece, ya que se caracterizan por un uso exclusivo para fines sociales y por la máxima transparencia.

El aprovechamiento de alimentos: Una costumbre que habíamos olvidado  

“Aquí no se tira nada”. Es una frase que muchos habrán oído en sus casas de pequeños. Abuelos y padres que vivieron la postguerra y la falta de alimentos, muy conscientes del regalo que significa poder comer tres veces al día. El progreso de los países y algunos avances tecnológicos provocaron que en las últimas dos décadas comenzáramos a practicar aquello del “usar y tirar”, a comprar alimentos empaquetados y a darles un solo uso. Desechar lo que ya no necesitábamos o peor aún, comprar más de lo necesario provocando que algunos alimentos terminaran en la basura antes de poder consumirlos. Poco a poco se ha creado una conciencia colectiva que clama por volver a las buenas costumbres: Hablamos del aprovechamiento de alimentos.

 

¿Por qué no debemos tirar los alimentos?

En una sociedad que se mueve por impulsos, que come por los ojos y que en cierta manera es caprichosa, es probable que no nos apetezca la crema de verduras que habíamos preparado hace 2 días y es más fácil tirarla y comprarnos otra cosa. En países como el Yemen, muere un niño de hambre cada diez minutos según ACNUR, algo que muchas veces nos suena lejano, pero está demostrado que la agricultura mundial podría alimentar a 12.000 millones de personas, casi dos veces la población actual.

Según datos de 2016 en España se desperdician cada año alrededor de 7’7 millones de toneladas de alimentos. Un estudio elaborado por la Universitat Autónoma de Barcelona apunta que cada habitante desperdicia 34’9 kilos al año, un 7% de la comida que adquirimos.

 

Consejos para aprovechar los alimentos

 Muchas veces no nos damos cuenta de que desperdiciamos alimentos, por las costumbres sociales adquiridas. Te ayudamos a conseguir que aproveches mucho mejor los alimentos.

  • Comprar únicamente lo necesario y en pequeñas cantidades. La gran mayoría de las veces compramos más alimentos de los que necesitamos y muchos acaban pudriéndose en nuestras despensas y neveras. Es mejor comprar en cantidades más pequeñas, aunque eso nos obliga a visitar más veces el mercado.
  • Aprovechar los alimentos de temporada. Ahorraremos en la cesta de la compra y los alimentos tendrán una duración más larga, ya que al ser de temporada conservan mejor sus nutrientes
  • Busca más de un uso a los alimentos. Si compras un pollo, puedes hacer filetes, caldo con los huesos y croquetas con lo que sobre. La cuestión es no tirar nada. Igual que si haces zumo de frutas, la pulpa consérvala para convertirla en compota o en el ingrediente principal de una salsa o crema, también en un dulce.
  • Compra los productos que estén a punto de caducar. Así conseguirás que no terminen en un contenedor y ahorrarás dinero, ya que suelen rebajar su precio para darles salida de venta.

 

En internet se pueden encontrar multitud de recursos para el aprovechamiento de alimentos (talleres, blogs de recetas etc.). También ha visto la luz la primera empresa que vende productos cuyo origen son alimentos que se iban a desechar. Hablamos de Es Im-perfect, que no utiliza aditivos, apuesta por la calidad, la sostenibilidad y el respeto por el medio ambiente. Su especialidad son las compotas y mermeladas elaboradas con frutas que iban a desecharse, bien por su aspecto poco atractivo para la compra, o por excedente.

 

 

 

¿Qué es lo que no debes hacer nunca si tienes agujetas?  

Tener agujetas es algo bastante habitual, sobre todo entre aquellas personas que no están acostumbradas a practicar deporte o bien, han realizado un sobreesfuerzo un día en concreto. Existen miles de remedios para combatirlas, pero poco o nada se habla de lo que no se debe hacer nunca si ya las estamos sufriendo.

 

¿Qué son las agujetas?

 

Las agujetas no son más que el término coloquial que se utiliza para referirse al Dolor Muscular de Aparición tardía (DMAT) o DOMS en sus siglas en inglés. Se trata de dolores musculares que suelen aparecer al día siguiente o a las pocas horas de haber realizado un sobreesfuerzo físico al que nuestro cuerpo no está acostumbrado. En realidad, son micro roturas en los músculos y pueden durar de 3 a 5 días después de su inicio.

 

Suelen aparecer tras el primer día de entrenamiento, ya sea en el gimnasio o fuera. También después de épocas de “parón” del ejercicio físico que solemos practicar (vacaciones, Navidad, puentes festivos…). Cualquier elemento que modifique nuestra rutina puede provocar la aparición de las temidas agujetas.

 

Lo que no debemos hacer nunca si tenemos agujetas

 

Como decíamos antes, parece que existen mil remedios para combatir las agujetas, pero nadie nos dice qué es lo que no debemos hacer cuando las estamos sufriendo. ¿Qué debemos evitar?

 

  • No estar activos. Puede parecer contradictorio, pero es muy importante que no nos quedemos quietos, los músculos y articulaciones deben estar siempre activos para un correcto funcionamiento. Es posible que en las primeras horas sea muy molesto, pero podemos aliviar el dolor con bolsas de hielo y masajes.
  • Cambiar tu rutina de ejercicios de forma constante. De esta manera tus músculos jamás podrán acostumbrarse a una actividad física concreta. Hay que darles tiempo. Practicar un tipo de rutina y cuando ya estés totalmente cómodo o cómoda, entonces podrás probar cosas nuevas y diferente.
  • Evita los sobreesfuerzos. Uno de los consejos más extendidos tiene que ver con el hecho de practicar la misma rutina que te ha provocado las agujetas. Esto puede ser cierto mientras que evites un sobreesfuerzo. Tus músculos están doloridos, les has provocado mini roturas, así que no fuerces la máquina.

 

Al margen del dolor muscular debido a la inflamación provocada por las mini roturas, las agujetas también causan pérdida de fuerza y de movilidad a nivel articular. Todo esto se recupera al cabo de unos días. Y lo más importante es que las agujetas se “curan” de forma totalmente natural, debe seguirse un proceso.

 

 

Compañías de telecomunicaciones de la economía social y solidaria

Nadie dijo que sobrevivir a la sociedad de consumo en la que vivimos fuera fácil. Cada vez son más las cooperativas y empresas que prestan servicios y venden productos sostenibles desde un modelo de economía social y solidaria, pero, aun así, las opciones son muy pocas. Uno de los sectores en los que es más complicado ejercer de forma absolutamente ética es el de las telecomunicaciones. Te explicamos cuáles son las alternativas a las tradicionales compañías de teléfono.

 

El sector de las telecomunicaciones: Un mercado aún por explorar a nivel social y solidario

 

¿Conocéis a alguien que pueda sobrevivir al ritmo de vida actual sin estar “conectado”? Y no nos referimos únicamente a los datos móviles o el internet de banda ancha. Hablamos de comunicarse con las entidades bancarias, mensajería, administración… La tecnología avanza a pasos agigantados y existe una premisa de facilitarnos a todos la vida (vivimos más en el trabajo que fuera de él y son pocas las horas que nos quedan para realizar las gestiones del día a día. La idea es facilitarnos este aspecto para poder disfrutar de nuestro tiempo libre). Una premisa bajo la que caminamos hacia una sociedad cada vez más digitalizada y conectada, algo a lo que no se le puede dar la espalda.

 

Pero, ¿se puede estar conectado y continuar apostando por un modelo ético y sostenible? No es fácil pero la respuesta es sí. Ahora mismo existen en el mercado dos compañías que operan servicios de telecomunicaciones con una política de responsabilidad social muy estricta a diferencia de las multinacionales veteranas del sector como Movistar o Vodafone.

 

Las compañías de telecomunicaciones de la economía social y solidaria

 

  • Somos conexión. Con sede en Catalunya, comenzaron su andadura en el año 2015 y prestan servicio a todo el territorio español. Se trata de un proyecto colectivo que busca minimizar las consecuencias del consumo de telefonía e internet. Además, apuesta por un modelo de negocio justo, solidario y sostenible en el que se prima la atención al socio, porque aquí el cliente deja de existir como tale, ya que entra a formar parte de una cooperativa. De esta manera se pone coto a las desigualdades económicas y se busca el bien común. Proximidad, atención, confianza y servicio son algunas de sus premisas.
  • Parlem. La compañía de telecomunicaciones de Catalunya. Solo presta servicio en esta comunidad autónoma y aboga por la transparencia, contribuyendo al desarrollo económico y social de este territorio y con una comunicación en los diferentes canales en catalán. La atención también es personalizada (sin contestadores automáticos) y un customer service los 365 días del año.

 

Ambas operadoras utilizan proveedores de servicio de telefonía móvil externos, ya que hasta que no cambie la legislación las frecuencias pertenecen a Movistar, Vodafone, Orange y Yoigo. En el caso de Somos conexión, su proveedor es MásMóvil que utiliza la red Orange, igual que Parlem. En cuanto a la red de fibra óptima, Parlem se vale de Adamo y de la ADSL de Jazztel.

 

 

 

 

 

 

Recuperar tu peso después de Navidad  

Es inevitable. Mesas repletas de comida, aperitivos, primer plato, segundo, postre, turrones, más turrones, vino, cava, licores… Y reuniones familiares que se alargan hasta más de lo previsto y en las que el núcleo central es compartir plato, mesa y copas. Así que parece inevitable, acabamos comiendo más de lo habitual con el agravante de que muchas de esas delicias no son todo lo saludables que deberían. Así que lo más probable es que en el mejor de los casos hayas ganado un par de kilos, y en el peor… Unos pocos más. Te contamos cómo recuperar tu peso después de Navidad.

 

Prevenir es curar o eso dicen

 

Lo principal para recuperar tu peso después de Navidad es intentar no ganarlo. Por eso te damos algunos tips para “sobrevivir” a estas fiestas que más que navideñas deberían llamarse gastronómicas.

 

  • No te hinches en los aperitivos.
  • No comas más de lo que tengas en el plato y pide que te sirvan cantidades pequeñas.
  • No comas por aburrimiento o por inercia. Cuando saquen los turrones, coge un poco de cada y no vayas repitiendo la operación cada hora.
  • Después de las reuniones en fechas señaladas (Nochebuena, Navidad, Sant Esteve, Nochevieja, Año Nuevo…) compénsalo con cenas y comidas esos días muy ligeras. Apuesta por las cremas de verduras y las sopas.
  • Haz deporte y da largos paseos.

 

Volver a tu peso saludable después de las fiestas navideñas

 

Si a pesar de seguir estos consejos has cogido algo de peso, es necesario que regreses a tu rutina de menús cuanto antes.

 

  • Congela la comida que haya sobrado y resérvala para los fines de semana. Suelen tratarse de alimentos calóricos que no son recomendables para los días de cada día.
  • Con los dulces sobrantes como turrones y polvorones, repártelos entre la familia y con lo que te quedes, aprovecha para hacer puddings y pasteles. Básicamente recetas de aprovechamiento para que no tengas que tirarlos; y resérvalos también para los fines de semana.
  • Precisamente para los días entre semana recomendamos que optes por el consumo de frutas, verduras, carnes blancas a la plancha, pescado al papillote, huevos en sus formas más saludables (revueltos con champiñones, por ejemplo, escalfados, en tortilla, etc) y legumbres. Prescinde estos días de los alimentos más grasos y, por supuesto de la bollería industrial.
  • Practica ejercicio regularmente. Para conseguir la posible grasa que hayas acumulado en los días de Navidad.

 

Con estos prácticos consejos conseguirás recuperar tu peso anterior a la Navidad de forma segura.

Consejos para afrontar una jornada de trabajo en los días festivos de Navidad  

Nochebuena, Navidad, San Esteban, Nochevieja, Año Nuevo y Reyes. Fechas especiales en las que es habitual reunirse con amigos y familia para compartir comidas y cenas, una excusa para sentirnos acompañados en una época en la que el espíritu navideño lo inunda casi todo. Decíamos que son fechas especiales, aunque no para todos, algunos sectores como el de la hostelería, la sanidad y los transportes siguen trabajando para garantizar nuestra seguridad y ofrecernos sus servicios. Si eres de los que te ha tocado trabajar en Navidad y harás lo propio en la despedida del año o en el Día de Reyes, te damos algunos consejos para sobrellevar mejor unos días en los que la mayoría está de vacaciones.

 

Los 10 consejos infalibles para afrontar una jornada de trabajo en un día festivo

 

  1. Actitud positiva. Seguramente será lo más difícil de conseguir, pero es imprescindible para que superes este reto de la mejor manera posible. No vas a librarte de trabajar, así que mejor si te lo tomas con filosofía.
  2. Adelanta trabajo. Los días de Navidad suelen ser más tranquilos de lo habitual (a menos que trabajes en las urgencias de un hospital o en un parque de bomberos, siempre puede ocurrir un suceso en cualquier momento, aunque también en esta época es menos frecuente). Así que aprovecha las horas muertas o que haya menos personal para adelantar trabajo con tranquilidad y calma.
  3. Exige una compensación. Como decíamos, en muchos sectores no se puede parar la producción, pero por ley deben compensarte. Da igual dónde trabajes, dependiendo de tu convenio colectivo deben compensarte con un día festivo o con el pago extra de esas horas.
  4. Piensa a largo plazo. Los demás descansan y tú trabajas, pero piensa en la satisfacción que te supondrá luego irte de vacaciones sabiendo que la gran mayoría está en la oficina.
  5. Benefíciate de descuentos. Viajar en temporada baja o en fechas en las que nadie lo hace (entre semana, por ejemplo) puede ayudarte a conseguir precios muy competitivos.
  6. Celebra los festivos con tus compañeros de trabajo. Puede que tengas que pasar la Nochebuena o el Día de Reyes lejos de tus seres queridos, pero puedes montar una cena improvisada con tus compañeros. No renuncies a tomarte las uvas o incluso a bromear con el cotillón. No será lo mismo, pero ayuda.
  7. Empápate de espíritu navideño. Adorna la oficina con espumillón, guirnaldas, un pequeño árbol de navidad o pequeños detalles que harán que el ambiente sea más navideño y hogareño.
  8. Piensa en lo que te ahorras. Las conversaciones tediosas con ese primo que ves una vez al año, el empacho de comida, las sobremesas eternas, las fotos… Puede que hasta trabajar se convierta en una salida para ti.
  9. Una nueva experiencia. Algo que contar, son días en los que se suceden las anécdotas y seguro que acumularás muchas historias sobre tus días de trabajo en días festivos. Al tratarse de fechas señaladas, siempre recordamos mucho mejor aquello que nos pasa.
  10. Llegar al trabajo será un placer. Los transportes públicos reducen sus tiempos de paso, pero a cambio podrás viajar más tranquilo, tomar asiento en el autobús o metro y disfrutar del paisaje desde la ventanilla. Si vas en coche, las carreteras estarán desiertas. Y si no lo crees, prueba a conducir un día 1 de enero a las 10 de la mañana.

 

Solidaridad en Navidad: Comedores sociales, banco de alimentos y recogida de juguetes

El espíritu navideño ya lo inunda casi todo. Las calles, los comercios, los preparativos de las reuniones familiares, las últimas compras de la Lotería del Gordo, los turrones, las cestas navideñas… Pocos son aquellos a los que no les gusta la Navidad, pero los hay, y aunque intenten negarlo, también les acaba tocando ese frenesí navideño. Una época del año llena de abundancia, por eso es el momento ideal para reflexionar y pensar en los que están pasando un mal momento y no podrán disfrutar de estas fiestas. Hacemos un repaso de todas las buenas acciones que puedes llevar a cabo en Navidad.

 

Banco de alimentos

 

Desde que comenzó la crisis, hace ya una década, comenzaron a reforzarse los servicios de ayuda a los más necesitados en diferentes entidades sociales y ong’s. Uno de los departamentos que más ha trabajado para mejorar la vida de los colectivos más desfavorecidos es el que se dedica a la recogida de alimentos. De esta manera nacieron muchos de los actuales bancos de alimentos que están repartidos por todo el país.

 

Su trabajo no se detiene a lo largo de todo el año, pero con la llegada de fechas especiales como son las fiestas de Navidad, hacen que su función sea más imprescindible que nunca.

 

Si quieres donar alimentos puedes informarte en la web de la Federación Española de Bancos de Alimentos de los pasos que debes seguir. Pero lo más habitual es que puedas realizar tu compra solidaria en alguno de los supermercados de tu ciudad adheridos a este programa, que son los encargados de enviar los alimentos al banco para que se distribuyan de forma equitativa. También puedes hacer esta compra a través de internet.

 

Por otro lado, es habitual que en este tipo de donaciones se compren alimentos no perecederos, pero poco saludables como galletas, bollería y azúcar. Está demostrado que la población con menos ingresos es la que peor come, ya que elige opciones baratas y poco sanas. El nutricionista, Aitor Sánchez, te da algunas alternativas muy saludables en su web.

 

Comedores sociales

 

Hace algunos años los sin techo y los inmigrantes eran mayoría en los comedores sociales, ahora acuden familias sin recursos y parados de larga duración entre otros muchos colectivos. El papel que desarrollan organizaciones como Cruz Roja, Cáritas y el propio banco de Alimentos es indispensable para poder llevar un plato caliente a las mesas de estas personas.

 

En la web de estas entidades puedes informarte sobre sus programas de voluntariado para elegir la mejor forma en la que tu tiempo y tus perspectivas económicas te permitan ayudar. Puedes ayudar sirviendo comidas, preparando los menús, coordinando los servicios. Cualquier ayuda es buena para conseguir que nadie se quede sin probar bocado, ni en navidad, ni en ninguna otra época del año.

 

Recogida de juguetes

 

Poniendo en una balanza la alimentación y el ocio, seguramente poder comer es más que una necesidad básica. Pero la buena salud mental de los niños es imprescindible para que crezcan sanos, también a nivel psicológico y se desarrollen normalmente en la edad adulta. Los “peques” de familias en riesgo de exclusión social también necesitan jugar, además de comer. Papá Noel y Los reyes Magos pasan de largo en estas casas, puedes evitarlo colaborando en la recogida de juguetes.

 

Existen varias opciones, como la donación de juguetes nuevos y también el envío de aquellos que ya han usado los niños de la familia y que ya no van a utilizarse. También es una forma de hacerles entender a los “peques” de la casa que otros niños lo están pasando mal y deben ayudarlos.

 

Puedes informarte de la recogida de juguetes en la web de tu ayuntamiento y también en asociaciones y entidades sociales.

Consejos para afrontar los encuentros familiares esta Navidad  

Se acercan las fiestas navideñas y con ellas las celebraciones familiares y reuniones en torno a una mesa en la que se comparten comidas y dulces típicos de esta época. Una época que puede generar cierto estrés si no se sabe gestionar de la manera correcta. Te damos algunos consejos para “sobrevivir” a la Navidad.

 

¿Por qué la Navidad genera estrés en algunas personas?

 

La Navidad es una época que se ha dulcificado hasta el extremo y muchas personas sienten cierta presión, parece que es imprescindible estar feliz y contento, pero esto no siempre es así.

 

  • Los que ya no están. La Navidad es la época de reuniones familiares por excelencia y todos aquellos que han perdido a alguien temen la llegada de las comidas de Navidad en las que ya no estará ese ser querido.
  • Consumismo. Parece que los regalos de los Reyes Magos quedaron atrás y ahora es necesario participar también en amigos invisibles y Papá Noel. Además, luego llegan las rebajas de enero. Muchos se agobian haciendo la lista de regalos que deben comprar y viendo cómo ajustarán el presupuesto.
  • Conciliación. Pero no laboral, si no familiar. Las peleas a la hora de distribuirse las diferentes comidas de navidad son un clásico. En Nochebuena con la familia paterna, Navidad con la materna, Sant Esteve con los suegros… La repartición no es fácil ni sencilla, sobre todo cuando hay separaciones y niños de por medio.
  • Malas relaciones. No todas las relaciones familiares son fáciles. Algo que puede acentuarse durante los encuentros navideños, son famosas las discusiones sobre política y religión.

 

Consejos para afrontar los encuentros familiares esta Navidad

 

  1. Evita sacar como temas de conversación asuntos polémicos, que sepas que van a crear fricciones. Pueden ser a nivel político, religioso, social, etc.
  2. No alargues la reunión, no hace falta que te quedes hasta el final por compromiso. Una vez que la cena o la comida se ha terminado y ya se han tomado los cafés y los típicos turrones y otros dulces navideños, puedes marcharte.
  3. No te creas falsas expectativas. Si no te llevas bien con alguien eso no va a cambiar por ser Navidad, simplemente acude al encuentro y sé educado y cortés, no fuerces la relación ni intentes hacerte el o la simpátic@.
  4. Disfruta de la comida y alaba el buen hacer de la persona que haya dedicado su tiempo a prepararla. Ganarás puntos y además te sentirás bien contigo mismo.
  5. No entres en provocaciones. Sabemos que hay personas a las que les gusta chinchar y sacarán algún tema que saben que va a incomodarte, no les des el gusto de sentirse vencedores. Réstale importancia, aunque por dentro te sientas mal.